Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Bárbaros post Gutenberg

No description
by

Diego Peralta Murias

on 7 May 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Bárbaros post Gutenberg

Pre paréntesis
(Paréntesis Gutenberg)
Post paréntesis
Desde el origen del hombre, hasta la
invención de la imprenta (1440)
500 años de la cultura impresa
Desde el 2000 (Internet) hasta hoy
Oral
Recreativo
Colectivo
Contextual
Inestable
Tradicional
Original
Autonomo
Individual
Estable
Canónico
Samplear
Remixar
Tomar prestado
Rediseñar
Apropiar
Performance
Composición
El mundo oral, que predominó en toda la historia previa a la invención de la imprenta, sufre una interrupción con Gutenberg. Es un paréntesis que dura 500 años hasta la aparición de Internet. Lo que se vive en la actualidad es una oralidad secundaria, muy vinculada a toda nuestra época oral post paréntesis.
El futuro está en el pasado
La hipótesis del paréntesis de Gutenberg fue formulada originalmente por el profesor Lars Ole Sauerberg, del Institute for Literature, Media and Cultural Studies de la University of Southern Denmark
Recontextualizar
La performance es una acción/forma de expresión que resultaba muy común en la época isabelina. Las obras isabelinas citaban sin reconocimiento de nombres y autores. Muestra cómo las nociones de propiedad, lenguaje y textualidad se volvieron posibles justamente a partir de la negación de esos orígenes. Obras y producciones que no se convirtieron en libro durante mucho tiempo, fueron verdaderos “work in progress” o performances en construcción continua, colaborativa y provisoria. La flexibilidad de la oralidad permitía este juego de ensayo y error.
Macbeth, por ejemplo, fue representada por primera vez en 1606, sin embargo, no tuvo una versión impresa sino hasta1623 cuando comenzaba a abrirse el paréntesis de Gutenberg. Macbeth fue representada en múltiples versiones. Al no estar plasmada en un libro era una Macbeth diferente en cada performance. Desde 1606 hasta 1623, los espectadores fueron testigos de un continuo remixado de Macbeth, a tal punto que los mismos espectadores funcionaban como un “grupo focal” que le sirvió a Shakespeare para intervenir, modificar, pulir, re-diseñar y re-formatear las performances de la obra en cada oportunidad en que se ponía en escena y entraba en contacto con el público. Shakespeare murió en 1616, cuando aún no se había publicado Macbeth, y la pieza siguió representándose y enriqueciéndose hasta su impresión en1623.
En el post-paréntesis muchas producciones aluden permanentemente alcut-up (corta, mezcla, pega) convertido en género, al mashup o remixado, a los VJ’s y a todas las formas de jamming e improvisación, como características cada vez más masivas y apreciadas de una cultura que está negando permanentemente la autoría, las formas cerradas y la pertenencia a tradiciones canónicas. Piscitelli explicó que la puesta en crisis del derecho de autor no es solo una postura legal planteada en términos jurídicos sino en términos de re-usos, re-apropiaciones e inteligencia colectiva.
A lo largo de nuestra historia la obras de arte siempre derivaron de otras creaciones preexistentes: todas las producciones creativas son derivativas. Entonces resulta válida la pregunta ¿de quién es el copyright de las piezas que aquí vemos? ¡De la humanidad!
"Endosar esta hipótesis llevaría a ver a Gutenberg con otros ojos. En vez de calificarlo como el revolucionario que abrió la época moderna, también podría haber sido (simultánea y concurrentemente) el contrarrevolucionario que interrumpió el arco mas amplio de la comunicación oral a destajo"

Francisco Piscitelli.
Gracias a la red y al intento de convertir a Gutenberg en un mero paréntesis (¿qué son 500 años en una historia filogenética que tiene al menos 100.000 años de duración?), la oralidad volvería a convertirse en el oxígeno cultural pervasivo que siempre fue antes de su emergencia a mediados del siglo XV, y la mayoría de las interacciones humanas volverían a su estado líquido de conversaciones, chimentos y rumores.El verdadero orígen del lenguaje, y reivindicación de lo efímero, estos tres elementos definitorios de nuestra cultura de la remediación interneteana actual, tal como dice Alejandro Piscistelli.
El autor es una invención moderna y que como bien decía Foucault al final de Las Palabras y las Cosas , está condenado a desaparecer de la fase de la tierra como una escultura de arena bañada por el mar.
Oral
escribal
electronal
Bárbaros
El Imperio
La Gran Muralla China
La idea de crear la muralla no fue creada con un fin militar sino para que el Imperio se confirme en su propia identidad. La pesadilla de la civilización no es ser conquistada por los bárbaros, sino ser contagiada por ellos. La idea siempre fue poner un límite entre ellos y nosotros. El imperio era la civilización y todo lo demás barbarie y por lo tanto no existe. La gran muralla no defendía de los bárbaros: los inventaba

(Alejandro Baricco, Los Bárbaros)
La superficie en vez de la profundidad
La velocidad en vez de la reflexión
Las secuencias en vez del análisis
El surf en vez de la profundidad
La comunicación en vez de la expresión
El placer en vez del esfuerzo
Es esto lo que está sucediendo alrededor. Hay una manera fácil de definirlo. La invasión de los bárbaros (...) la muralla se yergue, y nuestra ceguera se multiplica con la idolatría de una frontera que no existe. No hay fronteras, créanme, no hay civilización de un lado y del otro bárbaros: existe únicamente el borde la mutación que va avanzando, y que corre dentro de nosotros. Somos mutantes, todos, algunos más evolucionado, otros menos.

Alejandro Baricco, Los Bárbaros
Si ayer la palabra hablada configuro el sistema cultural de la oralidad y la palabra escrita dibujo el sistema cultural de la escribalidad, hoy el mundo de las computadoras nos ha comenzado a codificar el sistema cultura de la electronalidad.

No estamos simplemente ante una tecnología capaz de acelerar los procesos, sino como las tecnologías de la información anteriores, estamos ante una tecnología capaz de alterar desde la estructura del cerebro del usuario hasta sus modos de interactuar, su organización social y su propio universo.

(Ernesto Zapata, Derribando Muros
Los hombres estamos mejor preparados para situaciones estables y menos para situaciones inéditas. Mal hacemos en enfrentar este nuevo mundo con conceptos anquilosados del ayer. Los conceptos rígidos no son capaces de producir conocimiento.

Eduardo Zapata, Derribando Muros
El gran cambio cultural que nos revela el habla electronal es que niños y jóvenes han dejado de ser simples consumidores de signos ajenos para convertirse en productores. Y este cambio tiene efectos sobre el mundo de lo político, lo social y lo económico. Lo que parece claro es que nunca más las nuevas generaciones aceptarán discursos de terceros sin intervenir en su construcción.
El futbol (Los Bárbaros)
El carácter del invasor: el ser multitalento sobre el talento. El fútbol total de la naranja mecánica. “Para que suceda todo y en cualquier parte del campo, tienes que correr rápido, jugar rápido, pensar rápido. La medianía es rápida. El genio es lento. En la medianía el sistema encuentra una circulación rápida de las ideas. En el genio la profundidad lo vuelve fragmentario. El migrante digital y el ser multitasking: “Habitar cuantas zonas sea posible con una atención bastante baja.
Gutenberg
Google
“Google es de hecho lo más parecido a la invención de la imprenta que nos ha tocado vivir”, dice Baricco.
¿Exageración? La objeción es: lo que está en la red, por muy grande que sea la red, no es el saber. O, por lo menos, no todo el saber. ¿Pero han pensado que paso lo mismo con la invensión de la imprenta? ¿Tienen idea de las toneladas de cultura oral, irracional, esotérica que ningún libro impreso ha podido contener?
Tanto la imprenta como la red no es un receptáculo del saber sino una forma que modifica el saber en su propia imagen.
Conocimiento:
Google logra que el conocimiento sea simplificado, superficial, veloz y basado en la experiencia.

Un conocimiento superficial que sea general para todos, que no tenga profundidad pero que abarque una gran parte de lo que se quiere saber.

Un conocimiento simplificado. Google es un movimiento que persigue el saber, en el mundo real se convierte en el movimiento que busca la experiencia. Para los bárbaros la experiencia es algo que tiene forma de secuencia y trayectoria. Para los bárbaros la chispa de la experiencia salta en el movimiento veloz para adquirir el saber.
El campamento bárbaro, la capital el corazón del mismo imperio.
Ahora nos damos cuenta que todo lo que identificabamos como destrucción mental era en realidad una especie de reestructuración mental y arquitectónica
Eric A. Havelock manifiesta que con la aparición de la escritura en Grecia no solo supuso un cambio en el medio de comunicación, sino también de las formas de la conciencia griega. Los conceptos de educación general en la antigua Grecia tenían que adaptarse a la oralidad. Tenía que haber un vínculo entre los adultos y los menores para asegurar el aprendizaje, de generación en generación. El delito de Sócrates fue pedir que la educación se profesionalice. Con esto afectó el control social y político.
Havelock en 'La musa aprende a escribir' demuestra que Platón estaba sustancialmente en lo cierto al aceptar que la función principal de la poesía era didáctica. Atribuí esa función al papel cultural del lenguaje versificado en una sociedad de comunicación oral, en la cual la memorización efectiva depende del uso del ritmo. Actuando como una especie de enciclopedia versificada.
La expulsión de los poetas de la República platónica es el signo de la búsqueda de nuevas fórmulas del conocimiento permitidas ahora por el soporte de la escritura. Los poetas habían almacenado el conocimiento en sus obras, creando una tradición que se basaba en la repetición; ahora era el turno de los filósofos. Con ellos, el conocimiento se desplaza de la tradición a la especulación, a la reflexión crítica, que se ve sustentada gracias a la escritura.

(Parte de la reseña de Joaquín Mª Aguirre)
Havelock dice que la barrera histórica de la escritura relega a una categoría inferior a todo aquello que está más allá. El documento escrito es tomado como indicador de un nivel de desarrollo capaz de producir una cultura superior. La ausencia de escritura se confunde con la situación de analfabetismo en la cultura de la escritura.
Está gráfica ha sido construida en base al 'Paréntesis Gutenberg' de Lars Ole Sauerberg, muy bien explicada en sendos post por Alejandro Piscistelli y Carina Maguregui en sus respectivos blogs. A este esquema se le ha agregado los conceptos del libro 'Los Bárbaros' de Alejandro Baricco (por eso el título de mi blog ;) ) y 'La Musa Aprende a Escribir' de Eric A. Havelock. Además se le ha superpuesto un supraesquema creado por Eduardo Zapata y Juan Biondi, explicado, en parte, en sus libros 'Derribando Muros' y 'La Palabra Permanente'.
Diego Peralta Murias
Profesor de Periodismo Digital
@diegol19
diegol19@gmail.com
invasionesbarbaras.wordpress.com
Si tú hubieras vivido en Norteamérica en el siglo XVII habrías visto dos culturas diferentes: la oral y la escrita, que venía por la imprenta. Una de las dos sobrevivió y la otra, la oral, desapareció. Estamos viviendo la misma dinámica ahora. Tenemos la cultura impresa y la digital. Y la primera está a punto de desaparecer.
(Lawrence Lessig, creador del Creative Commons)
Se estaba gestando una tormenta cultural. Por un lado, teníamos las tecnologías que incitaban a cualquiera a ser un creador y compartir su obra, a ser mucho más activo que pasivo en el terreno cultural. Por otra parte, teníamos el sistema legal. Por defecto, a cada paso que se daba hacia este modelo de nueva creación se topaba con un abogado que recordaba los derechos de autor. Estas dos realidades no podían coexistir porque son extremas y persistir en él es un error. Así que en pensamos crear un sistema que estuviera en medio de las dos posiciones.
(Lawrence Lessig, creador del Creative Commons)
Ser Mutantes
"Una oda al tipo de pensamiento que encarna el libro y una llamada de atención respecto a lo que está en juego: el pensamiento lineal, profundo, que incita al pensamiento creativo y que no necesariamente tiene un fin utilitario. La multitarea, instigada por el uso de Internet, nos aleja de formas de pensamiento que requieren reflexión y contemplación, nos convierte en seres más eficientes procesando información pero menos capaces para profundizar en esa información y al hacerlo no solo nos deshumanizan un poco sino que nos uniformizan"
Nicholas Carr, autor del libro 'Superficiales'
La habilidad de concentrarse en una sola cosa es clave en la memoria a largo plazo, en el pensamiento crítico y conceptual, y en muchas formas de creatividad. Incluso las emociones y la empatía precisan de tiempo para ser procesadas. Si no invertimos ese tiempo, nos deshumanizamos cada vez más.
Nicholas Carr, autor del libro 'Superficiales'
Es cierto y eso es muy valioso, pero Internet nos incita a buscar lo breve y lo rápido y nos aleja de la posibilidad de concentrarnos en una sola cosa. Lo que yo defiendo en mi libro es que las diferentes formas de tecnología incentivan diferentes formas de pensamiento y por diferentes razones Internet alienta la multitarea y fomenta muy poco la concentración. Cuando abres un libro te aíslas de todo porque no hay nada más que sus páginas. Cuando enciendes el ordenador te llegan mensajes por todas partes, es una máquina de interrupciones constantes.
Es necesario recordar que la superficie es el lugar de la estupidez sólo para quien cree en la profundidad como lugar del sentido. Después que los bárbaros (es decir nosotros) desenmascararon esta creencia, conectar automáticamente superficie e insignificancia se ha vuelto un reflejo mecánico que traiciona un cierto tipo de imbecilidad. Donde muchos veían una rendición ante la superficialidad, otros muchos intuyeron un escenario bien distinto: el tesoro del sentido que era relegado en una cripta secreta y reservada, ahora se distribuía sobre la superficie del mundo, donde la posibilidad de recomponerlo no coincidía con una bajada ascética (de la teología ascética) al subsuelo, manejada por una elite de sacerdotes, sino de una habilidad colectiva en registrar y conectar tejidos de la realidad.
Alejandro Baricco, autor del artículo "Los nuevos bárbaros"
Perdemos capacidad de concentración, no somos capaces de llevar a cabo un gesto a la vez, elegimos siempre la velocidad en perjuicio de la profundización. El cruce de estos defectos genera una técnica de la percepción de la realidad que busca de forma sistemática la simultaneidad y superposición de los estímulos: es aquello que nosotros llamamos experimentar.
En cierto momento del siglo XVIII los autores empezaron a ser los archivistas de sí mismos y conservaron todas estas huellas del proceso de escritura. Hay que entender por qué se produjo esta profunda transformación que hizo que apareciera la mano del autor. Cambió la perspectiva de la creación literaria, la idea de la originalidad de la obra y la propiedad literaria nació en ese momento. Es la idea de la obra vinculada con la singularidad de la experiencia del individuo.

Hay una gran tensión que los autores mismos están experimentando. Se intenta, inclusive en la forma electrónica, preservar estas nociones para evitar el plagio. Al mismo tiempo la premisa de los autores es dar un texto abierto a múltiples interpretaciones y reescrituras, como un palimpsesto, pero no hay más singularidad, sino una escritura colectiva. No hay más propiedad porque hay una utilización del texto electrónico libre, gratuito, abierto. Las nuevas tecnologías podrían estar más próximas a ciertas concepciones del siglo XVI y XVII y más lejos de lo que impone la herencia romántica.
Roger Chartier, autor del libro El Mundo
La gente de los medios vemos Internet como si fuera un medio; esperamos que actúe como un medio: producido, editado, pulido, limpio, controlado. Pero Internet no es un medio; es un sitio. Internet es sociedad, un espacio donde nos conectamos con los demás; con información, con acciones, con transacciones. Hay gente buena, gente mala, gente inteligente, gente estúpida. Internet es vida, la vida es desordenada, y así es Internet, desordenado. Y eso es lo que gente como Dery no puede entender ni soportar. Ven una página como si fuera la de una revista, y no lo es; no tiene nada que ver. Es también el problema de los grupos de comunicación: siguen creyendo que Internet debería operar como su industria. No. El control de Internet lo tiene la gente, es de la gente. Ahí somos invitados, y si no añadimos valor, sobramos.
Jeff Jarvis.
Como bien dice Jarvis, medido en categorías gutenberguianas estamos hoy en el año 1472. En esa fecha de la historia era imposible saber cuan disruptiva había sido la invención de la imprenta. Nadie sabia hasta qué punto minaría la autoridad de la Iglesia Católica, o inclinaría al poder a favor de la Reforma o de la Contrarreforma. ¿Cómo podíamos imaginar qué haría posible la nueva ciencia, como inventaría nuevas clases sociales, como delinearía profesiones aun vigentes, aunque muchas bajo riesgo de extinción, hoy 5 siglos mas tarde, como fabricaría a la infancia como un periodo de protectorado generacional y que cambiaría para siempre la idea de lo que es (o era) una nación.
Repitiendo la historia
Los libros cambiaron la forma de aprender y de recordar. Los eruditos pudieron dejar (en parte) de viajar para acceder a los libros, por primera vez en la historia los libros fueron los que viajaran a su encuentro (exactamente en esto estaba pensando Tim Berners Lee cuando invento la web a fines de los años 80). Pero del mismo modo que que los libros se convierten en nuestra memoria cultural (nuestro exoesqueleto cognitivo) durante 5 siglos, Google (y ahora las redes sociales) han devenido nuestras bases de datos personales (Alejandro Piscistelli)
el paréntesis Gutenberg. Entre otras cosas, sostiene que antes de Gutenberg, el conocimiento consistía en preservar el conocimiento de los antiguos. Durante el paréntesis de Gutenberg, el conocimiento proviene de los autores contemporáneos, expertos e instituciones. Después del paréntesis, tal y como interpreto yo la tesis de Weinberger, el conocimiento es competencia de la red. No reside tan sólo en hechos o artefactos únicos (es decir, los libros), sino que es un prisma mucho más complejo que se puede ver desde muchos ángulos y con apariencia cambiante. El conocimiento se convierte en menos estático, más vivo.


Estoy leyendo un libro absolutamente extraordinario, Historia de la decadencia y caída del imperio romano, de Edward Gibbon (...)Es extraordinario, desde el punto de vista literario por la maravillosa descripción de lo que es una sociedad que entra en un periodo de decadencia. He leído unas 200 páginas y con verdadero horror veo las semejanzas y similitudes con la sociedad de nuestros días. El desplome de los valores por ejemplo, que él describe maravillosamente bien, cuando ya no existe esa jerarquía entre las cosas que están muy bien vistas, aceptables, no aceptables o execrables, perfectamente claros para los romanos pero que en un momento dado empiezan a dejar de serlo y comienza a haber una confusión absoluta de esos valores.
Detrás de esto lo que viene es una especie de putrefacción que va cubriéndolo todo poco a poco, que tiene su vértice en el poder pero que llega hasta los estratos más alejados del mismo y es lo que va debilitando tremendamente al Estado. Y al final, simplemente, la invasión de los bárbaros. Es un libro fascinante para leer en esta época.
Los bárbaros ahora somos nosotros, eso es lo terrible. El bárbaro que todos llevamos dentro, como decía Bataille: “El ser humano es una jaula de ángeles y de demonios”. A veces prevalecen los ángeles pero ahora, claramente, prevalecen los demonios.
(Mario Vargas Llosa, en entrevista a la revista Ñ)
Full transcript