Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La ilustración

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La ilustración

LA ILUSTRACIÓN
Nuevo modo de explicación del mundo.
Ilustrados
¿Qué es la Ilustración?
Defensa del conocimiento científico y de la técnica como instrumentos de transformación del mundo y del progresivo mejoramiento de las condiciones materiales y espirituales de la humanidad.
"La Ilustración es el abandono del hombre del estado de minoría de edad que debe atribuirse a sí mismo. [...] ¡Atrévete a conocer! ¡Ten el valor de usar tu propia inteligencia!" Kant (1784).
El siglo XVIII es llamado el Siglo de las Luces porque el enfoque intelectual era encarar los problemas “a la luz de la razón” o racionalmente.
Razón
Infalible (máxima confianza)
Método Científico
Empirismo (Newton):
Se busca el funcionamiento de la naturaleza. (LEY)
"No debemos apoyarnos en meras hipótesis, debemos empezar por la exacta descomposición de los fenómenos conocidos. Si no recurrimos a la brújula de la matemática y la antorcha de la experiencia, no podemos avanzar ni un solo paso." Voltaire (1736), Tratado de Metafísica.
Del discurso religioso al discurso científico para la obtención de la VERDAD.
J. Locke (1632-1704)
Segundo tratado sobre el gobierno civil (1690).
Nueva legitimidad política.
Derechos naturales
vs
Soberanía divina
D. Diderot (1713-1784)
Autor de la Enciclopedia junto a D'Alambert.
Se subrayó la búsqueda de una sociedad tolerante, humana y razonable.
A. Smith (1723 – 1790)

La división del trabajo por sí misma no proviene de la sabiduría humana o de un plan preestablecido, sino que es la consecuencia «de una cierta tendencia natural de todos los hombres [...] que los lleva a traficar, a hacer intercambios y cambiar una cosa por otra». La motivación de esta tendencia al intercambio no es la benevolencia, sino el interés personal, es decir, el deseo de mejorar su propia condición:
Pero el hombre necesita casi constantemente la ayuda de sus semejantes, y es inútil pensar que lo atenderían solamente por benevolencia. [...] No es la benevolencia del carnicero, del cervecero o del panadero, la que nos lleva a procurarnos nuestra comida, sino el cuidado que prestan a sus intereses. Nosotros no nos dirigimos a su humanidad, sino a su egoísmo; y no les hablamos de nuestras necesidades, siempre de su provecho. [...] La mayor parte de estas necesidades por el momento se satisfacen, como las de los otros hombres, por trato, por intercambio y por compra.

A. Smith (1776): La Riqueza de las Naciones.
Padre del liberalismo.
A partir de este texto básico, se deducen tres afirmaciones de Smith. Así:
La necesidad del libre comercio.
La Teoría Laboral del Valor.
Las funciones del Estado deben ser mantener el ejército y la policía, prestar una salud y educación óptimas y la realización de obras públicas
Montesquieu (1689-1755)
“En todo Estado existen tres clases de poderes: El poder legislativo, el poder ejecutivo y el poder judicial. En virtud del primero, el gobernante hace leyes que tienen una duración limitada o ilimitada, rectifica o deroga las hechas anteriormente. En virtud del segundo, hace la paz o la guerra, envía o recibe embajadores, garantiza la seguridad, previene invasiones. En virtud del tercero, castiga los delitos o juzga los litigios entre particulares.

[…]

La libertad política en un ciudadano es aquella tranquilidad de espíritu que procede de la convicción que tiene cada uno sobre su propia seguridad. Para que se goce de dicha libertad, es preciso que el gobierno esté en condiciones de liberar a cada ciudadano del temor de los demás. Cuando en una misma persona o en el mismo cuerpo de gobernantes se une el poder legislativo con el poder ejecutivo, deja de haber libertad; porque aparece la legítima sospecha de que el monarca o el parlamento promulguen las leyes tiránicas para luego exigir su cumplimiento de un modo tiránico. Tampoco tendremos libertad si el poder de juzgar no está separado del poder legislativo, existiría una potestad arbitraria sobre la libertad de los ciudadanos, en la medida en que el juez sería al mismo tiempo el legislador. Y si estuviese unido al poder ejecutivo, el juez tendría la fuerza de un opresor.”

C. L. Montesquieu (1748): El Espíritu de las Leyes. Capítulo VI.

“Creo poder establecer como principio indiscutible que sólo la voluntad general puede dirigir las fuerzas del Estado según el fin de su institución, que es el bien común. En efecto, si para que apareciesen las sociedades civilizadas fue preciso el choque entre los intereses particulares, el acuerdo entre estos es el que las hace posibles. El vínculo social es consecuencia de lo que hay en común entre estos intereses divergentes, y si no hubiese ningún elemento en el que coinciden todos los intereses, la sociedad no podría existir. Ahora bien, puesto que la voluntad siempre tiende hacia el bien del ser que quiere y la voluntad particular siempre tiene como objeto el bien privado, mientras que la voluntad general se propone el interés común, de ello se deduce que sólo esta última es, o debe ser, el verdadero motor del cuerpo social.”

[…]

“¿Qué es lo que convierte las leyes en algo tan sagrado (con independencia de su autoridad) y tan preferible a los meros actos de la voluntad? Antes que nada, ello se debe a que son una emanación de la voluntad general, y por tanto son siempre justas en relación con los individuos. En segundo lugar, son permanentes y durables, lo cual hace que resulten manifiestas para todos la sabiduría y la equidad que las han dictado.”

J.J. Rousseau (1762): El Contrato Social.

Voluntad General
El Pueblo como fuente de soberanía política.
Rousseau (1712-1778)
De Súbditos a Ciudadanos
Separación de Poderes
Soberanía popular
Libre Mercado
VERDAD en la Ciencia
Igualdad
Libertad

Absolutismo
Soberanía Divina
Mercado Estatal
VERDAD en la Fe
Equidad
Corporeísmo
Prof. Emilio J. Santos Castilla
Full transcript