Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Como maneja Carl Rogers la personalidad.

No description
by

Aimee Chavez

on 23 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Como maneja Carl Rogers la personalidad.

Como maneja Carl Rogers la personalidad
Teoria de rogers.
CarlRogers
El desarrollo del yo
.
1. Como consecuencia de la tendencia a la diferenciación, que constituye un aspecto de la tendencia actualizan te, una parte de la experiencia del individuo se diferencia y se simboliza en la conciencia. Esta parte simbolizada corresponde a una conciencia de ser, de actuar como individuo, y puede describirse como experiencia del yo.
2. Como consecuencia de la interacción entre el organismo y el medio, la conciencia de ser, de actuar como individuo aumenta y se organiza gradualmente para formar el concepto del yo que, como objeto de la percepción, forma parte del campo experimental.

C. La necesidad de consideración positiva.
1. A medida que se exterioriza la conciencia del yo, el individuo desarrolla una necesidad de consideración positiva. Esta necesidad es universal por cuanto existe en todo ser humano y se hace sentir de manera continua y penetrante. La teoría no se interesa en saber si se trata de una necesidad innata o adquirida.

D. El desarrollo de la necesidad de consideración positiva de sí mismo
.
1. Las satisfacciones o las frustraciones que acompañan a las experiencias relativas del yo pueden experimentarse por el individuo al margen de toda manifestación de consideración positiva de los demás. La consideración positiva experimentada de esta forma se denomina consideración positiva de sí mismo.
2. La necesidad de consideración de si mismo se presenta como una necesidad adquirida que se desarrolla a partir de la asociación de experiencias del yo con la satisfacción o con la frustración de La necesidad de consideración positiva.
3. El individuo puede entonces experimentar la presencia o la ausencia de la consideración positiva al margen de las valoraciones de las demás. Se convierte, en cierta manera, en su propio criterio (su propio otro social significante).
4. De igual modo que la consideración positiva, la consideración positiva de si mismo que se experimenta en relación con cualquier experiencia del yo o grupo de experiencias del yo, se comunica al complejo de consideración del yo global.

E. Desarrollo de la valoración condicional
.
1. Cuando las experiencias del yo del individuo son juzgadas por ciertas personas bajo criterios de si son dignas (o no) de consideración positiva, la del individuo con respecto a si mismo también será selectiva.
2. Cuando una experiencia del yo es buscada (o evitada) solo porque es percibida como más (o menos) digna de consideración de si mismo decimos que el individuo ha adquirido un modelo de valoración condicional.
3. Si el individuo experimentara una actitud de consideración positiva incondicional, entonces no desarrollaría ninguna actitud de valoración condicional y la consideración de si mismo seria incondicional, nunca se plantearían discrepancias entre su necesidad de consideración positiva y la valoración organismica, y su funcionamiento psíquico seria óptimo. la presencia de una cadena de sucesos semejante es hipotéticamente posible y, por lo tanto, importante para la teoría, aunque es poco probable que exista en la realidad.

G. Desarrollo de las discrepancias en la conducta.
.
1. Como consecuencia de la incongruencia entre el yo y la experiencia, se produce una incongruencia similar en la conducta del individuo.
a) algunas conductas son coherentes en el concepto del yo y lo mantienen, lo actualizan y lo enriquecen. Estas conductas son simbolizadas de forma adecuada en la conciencia.
b) Algunas conductas mantienen, enriquecen y actualizan aquellos aspectos de las experiencias que no están asimilados a la estructura del yo. Estas conductas no son reconocidas como experiencias del yo o son percibidas en forma selectiva o distorsionadas a fin de que sean congruentes como el yo.

H. La experiencia de amenaza y el proceso de defensa
.

1. A medida que el organismo realiza su experiencia, las experiencias que no son congruentes con la estructura del yo (y con su valoración condicional incorporada) se perciben como amenazantes.
2. Si la experiencia amenazante fuera simbolizada de manera adecuada en la conciencia, el concepto del yo perdería su carácter de gestalt coherente, las condiciones de la valoración serian violadas y la necesidad de consideración de si mismo quedaría frustrada, creándose un estado de angustia. Eso es, en esencia, lo que define la amenaza.
3. El proceso de defensa es la reacción que impide la aparición de los hechos perturbadores.
a) El proceso de defensa consiste en la percepción selectiva o distorsión de la experiencia y/o en la negación parcial o total del acceso de la experiencia a la conciencia. Este proceso tiende a reservar el estado de congruencia entre la experiencia total y la estructura del yo y las condiciones impuestas a la valoración.

La teoría de la personalidad formulada por Rogers puede aplicarse, en grados diversos, a cualquier individuo. En cambio, los procesos descritos en este apartado y en el siguiente se producen únicamente en presencia de las condiciones que enumeramos a continuación:
1. Si existe profundo estado de incongruencia entre el yo y la experiencia y si a causa de alguna experiencia significativa esa incongruencia se pone de manifiesto de manera indiscutible, entonces el proceso de defensa muestra impotencia.
2. El individuo experimenta ese estado de incongruencia en el plano de la subsepción y siente angustia. La intensidad de la angustia es proporcional a la extensión del yo afectado por la amenaza.
3. Cuando el proceso de defensa muestra impotencia, la experiencia es simbolizada en la conciencia. Ante el afecto de esta toma de conciencia en el organismo se desata un proceso de crisis y se produce un estado de desorganización psíquica.

La
personalidad
es un constructo psicológico, que se refiere a un uso dinámico de características psíquicas de una persona, a la organización interior que determina que los individuos actúen de manera diferente ante una circunstancia. El concepto puede definirse también como el patrón de actitudes, pensamientos, sentimientos y repertorio conductual que caracteriza a una persona y que tiene una cierta persistencia y estabilidad a lo largo de su vida de modo tal que las manifestaciones de ese patrón en las diferentes situaciones posee algún grado de predictibilidad.
Postulamos que el individuo, durante el periodo de infancia, tiene por lo menos los atributos siguientes:
1. Percibe su experiencia como una realidad. Su experiencia es su realidad, en consecuencia, tiene más posibilidades que cualquiera otro de tomar conciencia de lo que es, para el, la realidad, ya que ningún otro individuó puede asumir totalmente su marco de referencia interno.
2. Posee una tendencia innata a actualizar las potencialidades de su organismo.
3. Interactúa con su realidad en función de esta tendencia fundamental a la actualización. Su conducta es, por lo tanto, un intento orientado del organismo con miras a satisfacer las necesidades experimentadas para actualizarse en la realidad tal como se percibe.
.

4. En su interacción con la realidad, el individuo se comporta como una totalidad organizada, como una gestalt
5. Se inicia un proceso de valoración organismica, en el que el individuo valora la experiencia al tomar como criterio de referencia la tendencia actualizan te. Asigna un valor positivo a las experiencias que percibe como favorables al mantenimiento y enriquecimiento del organismo. Asigna un valor negativo a las experiencias que percibe como contrarias al mantenimiento o enriquecimiento del organismo.
6. Tiende a buscar las experiencias que percibe como positivas y a rechazar las que percibe como negativas.

A. Características del niño
F. Desarrollo de la incongruencia entre el yo y la experiencia.
1. A causa de la necesidad de la consideración positiva de sí mismo, el individuo percibe su experiencia de manera selectiva, en función de la valoración condicional a la que ha llegado a someterse.
a) Las experiencias que están de acuerdo con su valoración condicional son percibidas y simbolizadas adecuadamente en la conciencia.
b) Las experiencias contrarias a la valoración condicional son percibidas de manera selectiva; son distorsionadas hasta hacerlas concordar con dicha valoración, o bien parcial o totalmente negadas en la conciencia.
2. Por consiguiente, en el organismo se producen algunas experiencias que no son reconocidas como experiencias del yo, no son simbolizadas en forma adecuada y no se organizan en la estructura del yo
3. Por lo tanto, desde el momento en que se produce la primera percepción selectiva en función de la valoración condicional, se establece cierto grado de incongruencia entre el yo y la experiencia, y aparece cierto grado de inadaptación psicológica y de vulnerabilidad..


4. En este estado de desorganización, el individuo manifiesta a menudo un comportamiento extraño e inestable determinado o por experiencias que forman parte de la estructura del yo o por experiencias que no forman parte de ella. En ciertos momentos la conducta está determinada por el organismo que expresa abiertamente las experiencias distorsionadas o negadas por los procesos de defensa; en otros momentos el yo se recobra e impone al organismo un comportamiento conforme a su estructura. En condiciones de desorganización la tención entre el concepto del yo (con las distorsiones de su percepción) y las experiencias simbolizadas de manera inadecuada o no asimiladas en el concepto del yo se traducen en un estado de confusión que abastece la “retroalimentación” por medio de la cual el organismo regula la conducta.
Full transcript