Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Estado, Gobierno y División de Poderes.

No description
by

Victor Castillo

on 3 March 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Estado, Gobierno y División de Poderes.

Estado, Gobierno y División de Poderes.
Rodrigo Borja -Estado Moderno-
"La edad media no conoció, pues, un orden jurídico unitario, ni un poder estatal centralizado, ni los demás elementos que conforman el Estado moderno. Éste apareció como unidad sociopolítica solamente a partir del Renacimiento, que históricamente representó un gran esfuerzo de unificación nacional que dio lugar al afianzamiento del absolutismo monárquico".
Gobierno
"...órgano institucional que estructura y dota de estabilidad al poder político en su cometido de gobernar un Estado. En algunos sistemas políticos recibe también el nombre de Gabinete, y en otros se equipara con el Consejo de Ministros. En el ámbito de la ciencia política, el término sirve para designar el conjunto de los órganos e instituciones públicas de un país, en su sentido más amplio desde la perspectiva del derecho constitucional, en un sentido más amplio, y desde la perspectiva del derecho constitucional, en un plano más estricto, el grupo de los altos funcionarios que3 ostenta el poder ejecutivo y la potestad reglamentaria, y que tienen capacidad reconocida para determinar las directrices económicas, políticas y sociales fundamentales del Estado." Malefakis.
División de Poderes
Formas de Gobierno
Monarquía: es el gobierno típico de un individuo. El poder supremo radica en una sola persona, que es el monarca o rey.
No es el único caso en que el poder sea ejercido por uno solo; pero sí es la forma más típica del mismo y lleva consigo, de ordinario, una tradición histórica reforzada por su carácter hereditario, que hace que el monarca tenga esa calidad, de rey, a título propio, no como un órgano o representación de la colectividad sino como alguien que tiene inherente a su propia persona la dignidad real.
Estado
Del Estado nos interesa propiamente el tema del Gobierno como elemento estructural del mismo, y la forma en que dentro de éste se distribuye el ejercicio del poder público.
Origen:
No existió siempre ni se puede pretender que su vida será eterna, de ahí que no haya sido ni sea un elemento indispensable de la convivencia humana.
Al igual que otras categorías de la ciencia política -soberanía, gobierno, democracia- ha mutado con el devenir histórico, y sus rasgos distintivos han sido definidos por los diferentes estadios históricos en los cuales ha existido (fenómenos sociales, políticos, económicos, culturales, etc.).
Norberto Bobbio indica que, independientemente de si se considere que el concepto de Estado y su correspondiente teoría deban ser tan amplios que abarquen ordenamientos diferentes del Estado moderno y anteriores a él y, en consecuencia, no tienen dificultad alguna para disociar el origen del nombre del origen de la cosa, no pueden dejar de plantearse el problema de si el Estado existió siempre o si es un fenómenos histórico que aparece en un cierto momento de la evolución de la humanidad.
Dicho autor señala que, si bien el Estado moderno nace en Europa y se consolida en el siglo XVIII, con las características que fundamentan a los actuales Estados, el origen de la cosa -orden político de una comunidad- se puede rastrear hasta una época más antigua
"...Una tesis recorre con extraordinaria continuidad toda la historia del pensamiento político: el Estado, entendido como ordenamiento político de una comunidad, nace con la disolución de la comunidad primitiva basada en vínculos de parentesco y de la formación de comunidades más amplias derivadas de la unión de muchos grupos familiares por razones de sobrevivencia interna (la sustentación) y externa (la defensa)... de acuerdo con esta más antigua y común interpretación, el nacimiento del Estado representa el paso de la época primitiva, dividida en salvaje, bárbara, a la época civil..." Bobbio.
"...El Estado no existe desde toda la eternidad. Hubo sociedades que se pasaron sin él, que no tuvieron ninguna noción del Estado y de la autoridad del Estado. En cierto grado de desarrollo económico, necesariamente unido a la escisión de la sociedad en clases, esta escisión hizo del Estado una necesidad. Ahora nos aproximamos a paso de gigante a un grado de desarrollo de la producción en que, no sólo ha dejado de ser una necesidad la existencia de estas clases, sino que ha llegado a ser un obstáculo positivo para la producción. Las clases desaparecerán tan fatalmente como surgieron..." Federico Engels
"...Así pues, el Estado y el Derecho surgieron históricamente al mismo tiempo y a consecuencia de idénticas causas: la aparición de la propiedad privada y la división de la sociedad en clases antagónicas." Alexandrov
La diferencia que es necesario establecer es que los Estados surgidos en las épocas o regímenes esclavistas y feudalistas constituían fenómenos de poder, mientras los Estados modernos tratan de disminuir dicha característica estableciendo mediante ellos relaciones de Derecho, basadas en la igualdad, la soberanía popular y las demás características propias de los regímenes democráticos.
"El Esto y el Derecho son partes esenciales de la superestructura que se erige sobre las relaciones de producción de la sociedad dividida en clases. Son producto de la división de la sociedad en clases antagónicas y constituyen un instrumento en manos de la clase dominante dentro del tipo dado en relaciones de producción. Cualquier Estado es, ante todo, la organización política de la clase dominante que garantiza sus intereses de clase, erigida en ley y determinada por las condiciones de la existencia material de la clase dada".
"Desde entonces la palabra Estado designa una cosa enteramente nueva: la unidad de poder continua y reciamente organizada sobre un territorio determinado, con un orden jurídico único, una competente jerarquía de funcionarios públicos, un Ejército mercenario permanente, un sistema impositivo bien reglado, a fin de disponer de ingresos para el sostenimiento de la burocracia... y un régimen en el que los medios reales de gobierno y administración, que hasta entonces fueron propiedad de innumerables señores feudales, se expropiaron a favor del monarca absoluto, primero y del gobierno representativo más tarde... En todo caso, lo que importa es señalar que sólo a partir del absolutismo monárquico se configuran los caracteres del Estado moderno."
"...durante la Edad Media, el ejercicio de las funciones de dominación política correspondió a diversos centros de poder dispersos e independientes los unos de los otros. Los ámbitos de aplicación de sus mandatos, desde un punto de vista temporal, espacial, personal y material, en pocas ocasiones fueron precisos. Esta circunstancia dio lugar a incertidumbre y conflictos de poder que terminaron con la centralización del poder en una unidad de dominación territorial a la que se le denominó Estado" Leonel Pereznieto Castro.
La plena separación de la Iglesia y el Estado se consolidó hasta la Revolución Francesa (XVIII). Es así como paulatinamente, se configuran los que actualmente son aceptados como elementos estructurales del Estado: pueblo, territorio, soberanía y poder políticos -Gobierno-.
Origen etimológico y definición.
El término Estado ha ido evolucionando y adquiriendo diversas connotaciones hasta llegar a lo que hoy entendemos por Estado moderno
"La palabra española Estado, al igual que la italiana Stato, la francesa Etat, la inglesa State, y la alemana Staat tienen su origen en el vocablo latino status. En el Derecho Romano, con la palabra status se designaba la situación jurídica de una persona, el conjunto de sus derecho y obligaciones con respecto a ella misma, la familia o la ciudad. Sin embargo, ni en la antigüedad ni en la Edad Media se usó el vocablo Estado para denominar a las sociedades políticas. Otras fueron las expresiones utilizadas con fines semejantes: polis, civitas, res publica, regnum, imperium, land, terra". Máximo Pacheco
Existe amplio consenso en afirmar que fue Niccoló Machiavelli quien difundió e impuso, por medio de su obra cumple El Príncipe, el uso de la palabra Estado para designar a las organizaciones políticas.
El término Estado logró, paulatinamente, sustituir con éxito los términos tradicionales con los cuales se designaba hasta entonces a la máxima organización de un grupo de individuos sobre un territorio en virtud de un poder de mando: civitas -lacomunidad de ciudadanos- que a su vez traducía el griego polis -Estado autónomo constituido por una ciudad y un pequeño territorio- y res pública - la cosa común al pueblo-.
Carré de Malberg
Estado es "una comunidad de hombres fijada sobre un territorio propio y que posee una organización de la que resulta para el grupo, considerado en sus relaciones con sus miembros, una potestad superior de acción, de mando y de coerción."
Sus elementos son la población, el territorio y el poder político, su interacción producirá el Estado.
Manuel Ossorio "El Estado es una organización social constituida en un territorio propio, con fuerza para mantenerse en él e imponer dentro de él un poder supremo de ordenación y de imperio, poder ejercido por aquel elemento social que en cada momento sume la mayor fuerza política...". Agrega como elementos del Estado la población, el territorio y el poder político.
Eduardo García Maynez "...es la organización jurídica de una sociedad bajo un poder de dominación que se ejerce en determinado territorio". Indica que el poder político se manifiesta a través de una serie de normas y actos normativamente regulados y constituye el elemento formal del Estado, mientras que la población y el territorio conforman el elemento material del mismo.
Francisco Porrúa Pérez "...es una sociedad humana, asentada de manera permanente en el territorio que le corresponde, sujeta a un poder soberano que crea, define y aplica un orden jurídico que estructura la sociedad estatal para obtener el bien público temporal de sus componentes."
Edward Malefakis "...la comunidad humana organizada políticamente en un territorio definido, y dotada de un ordenamiento jurídico común y una organización administrativa centralizada. Básicamente, el Estado es una comunidad organizada y sus elementos fundamentales son la sociedad a la que rige; el terriotorio sobre el que ejerce su poder, y el poder mismo que ostenta. Estos elementos configuran otra característica fundamental del Estado: la soberanía. El Estado soberano supone el no reconocimiento de un poder igual dentro de él, ni superior fuera de él".
Javier Hurtado "...la expresión institucional de la autoridad del Estado. Su función consiste en la elaboración, ejecución y sanción de normas jurídicas a través de órganos legítimamente constituidos que, en un sentido amplio. cumplen todos aquellos sistemas de Gobierno que en un sentido amplio cumplen todos aquellos sistemas de Gobierno que organizan y estructuran el poder político bajo principios democráticos. En otro sentido, el término también denota el método mediante el cual se gobierna a una sociedad, o bien, se refiere a un grupo de individuos que comparten una determinada responsabilidad en las instituciones gubernamentales".
En la antigüedad, de Estado y forma de Gobierno eran considerados sinónimos. Había cierta razón; se trataba, por lo general, de organizaciones políticas parecidas y simples, con poblaciones escasas y asentadas en territorios reducidos. Este concepto subsistió todavía en el Renacimiento; Maquiavelo usa ambos términos indistintamente. Sin embargo, se ha operado un cambio. En las obras de Derecho Constitucional y de teoría política, de un tiempo para acá, se distingue entre otras formas de Estado y formas de Gobierno.
La distinción entre la distribución del ejercicio y control del poder político y la concentración del ejercicio del poder, que está libre de control, crea el cuadro conceptual para la fundamental dicotomía de los sistemas políticos en constitucionalismo y autocracia.
El Estado Constitucional se basa en la distribución del poder. Dicha distribución existe cuando varios e independientes detentadores del poder u órganos estatales participan en la formación de la voluntad estatal. Sobresale el hecho de que si bie cada órgano o institución estatal le han sido asignadas un conjunto de funciones, el ejercicio de las mismas se halla bajo el control de los otros órganos o instituciones que también son detentadores del poder.
En el Estado autócrata existe un solo detentador del poder; éste puede ser una persona (dictador), una asamblea, un comité, una junta o un partido. Dado que no existe ningún detentador del poder independiente de él, el ejercicio del poder no está distribuido, sino concentrado en sus manos. Tampoco se encuentra ningún control efectivo sobre su poder. El monopolio político del único detentador de poder no está sometido a ningún límite constitucional; su poder es absoluto.
El constitucionalismo -democrático- es un sistema político en el cual coexisten diversos e independientes detentadores del poder que cooperan en la formación de la voluntad estatal, los cuales tienen funciones que les son atribuidas mandato constitucional y dentro de las mismas destacan los controles interórganos que pueden ejercer sobre los demás órganos e instituciones que conforman el Gobierno, entendido este último en su sentido más amplio.
Los Estados pasaron de poseer una Constitución que por la generalidad representaba los intereses de grupos muy selectos y se formulaba conforme éstos a ser, en la medida de lo posible, expresión de la voluntad de la mayoría de los ciudadanos.
De acuerdo con Loewenstein existen dentro de la democracia constitucional los siguientes tipos fundamentales de gobierno:
Democracia directa: se da cuando el pueblo organizado como electorado es el preponderante detentador del poder.
Gobierno de asamblea: en éste el Parlamento, como representante del pueblo, es el superior detentador del poder.
Parlamentarismo: aspira al equilibrio entre los órganos independientes que detentan el poder -parlamento y gobierno por medio de su integración, los miembros del gabinete pertenecen al mismo tiempo a la asamblea.
Presidencialismo: separación del gobierno y el Parlamento, pero se encuentran obligados por mandato constitucional a cooperar en la formación de la voluntad.
Gobierno directorial: consiste en un gobierno basado en una estructura colegial -Suiza-.
La idea de la búsqueda del equilibrio en el ejercicio del poder público la podemos rastrear hasta la época de la República Romana (510-27 a. C.). Durante dicho período la República se organizó políticamente de tal manera, que diversos sectores de la población romana lograron representación el el poder, inclusive los plebeyos (367 a. C.). A ese tipo de organización del poder político se le denominó gobierno mixto, y como veremos, de una manera u otra influyó en la moderna separación de poderes.
Se puede afirmar que la separación de poderes encuentra sus primeros antecedentes en el Gobierno mixto. Polibio, quien es reconocido propiamente como el mayo especialista del Gobierno mixto, afirmaba que "...ese tipo de régimen era sobre todo un sistema de pesos y contrapesos en el que, por tanto, había mutuos controles. El propósito consistía en que ninguna parte tomara la supremacía sobre las demás. Por eso s le otorgan atribuciones y funciones específicas a cada fracción. Habiendo vivido en Roma, Polibio se percató de que tal era la mejor fórmula para armonizar, mas no paralizar, la relación política. Los tribunos representaban el principio democrático, los senadores el aristocrático y los cónsules el monárquico. Allí funcionó la combinación hasta que el principio monárquico tomó el mando y, poco antes del nacimiento de Cristo, rompió el equilibrio dando lugar al imperio".
Cuando se evoca el Gobierno mixto se piensa que tiene un vínculo directo con la división de poderes; es decir, con la separación entre el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial. Sin embargo, la relación no es tan inmediata. "Por encima del hecho de que la teoría del Gobierno mixto es antigua y la doctrina de la división de poderes moderna, lo cierto es que entre ellas existen semejanzas y diferencias. La principal semejanza consiste en la búsqueda del equilibrio. Desde esta perspectiva, es verdad que las tesis de la división de poderes derivan de los planteamientos del Gobierno mixto, pero la diferencia se localiza en que ese equilibrio fue perseguido por el Gobierno mixto a través de las fuerzas sociales, en tanto que la división de poderes lo hizo mediante las funciones públicas".
Además, en la antigüedad existieron otros pensadores que se ocuparon del tema de la división de poderes o equilibrio de los mismos; claro está, con las limitaciones de su época. entre dichos autores podemos citar a Aristóteles (384-322 a. C.) y Cicerón (106-43 a. C.), Aristóteles aportó importantes conceptos a la teoría política al estudias las comunidades políticas de su época, indicando que: "...en todo Estado hay tres elementos en que todo legislador cuidadoso debe ocuparse. el primero de estos tres elementos es la asamblea general, que delibera sobre los negocios; el segundo, el cuerpo de los magistrados, cuya naturaleza, atribuciones y modo de ser nombrados, debe fijarse; y tercero, el poder judicial".
Cicerón afirmaba que: "...si en una sociedad no se reparten equitativamente los derechos, los cargos y las obligaciones, de tal manera que los magistrados tengan bastante poder, los grandes bastante autoridad y el pueblo bastante libertad, no puede esperarse permanencia en el orden establecido".
Malberg "...
la ciencia política se aplicó a denominar y clasificar las diversas manifestaciones de la potestad estatal. Así, por ejemplo, Aristóteles distinguía en ella tres operaciones principales: la deliberación, el mando y la justicia; y esta distinción tripartita correspondía directamente a la organización entonces en vigor, la cual comprendía la asamblea general o consejo encargado de deliberar sobre los asuntos más importantes; los magistrados, investidos del poder de mandar y obligar, y los tribunales. Pero sería un error pretender remontar hasta Aristóteles los orígenes de la teoría de la separación de poderes... se empeñaba únicamente en discernir las diversas formas de actividad de los órganos, y no piensa en establecer un reparto de las funciones fundado en la distinción de los objetos que corresponden a cada una de ellas; y por otra parte, no encuentra obstáculo en que al mismo tiempo la misma persona forme parte de la asamblea deliberante, ejerza una magistratura y se siente en el tribunal
".
Las observaciones realizadas por Malber, que a priori parecieran contradecir lo ya expuesto, lo que hacen es delimitar claramente que, si bien la ciencia política, al igual que las demás ciencias sociales, constituye un edificio que, para ir ascendiendo en sus categorías, precisa de conocimiento previos, aunque estos devenga contradictorios, para formular nueva teorías. Así debe quedar claro que si bien las elucubraciones realizadas por los antiguos en materia de ciencia política y Gobierno constituyeron conocimientos necesarios para la natural evolución del estudio de los sistemas de Gobierno, la teoría de la división de poderes parte de presupuestos distintos y responde a un período diferente. Es en los tiempos modernos (a partir de Locke) cuando podemos empezar a hablar de la teoría de la división de poderes y ésta encuentra su verdadera fórmula en las ideas de Monstesquieu.
Para coronar los antecedentes de la moderna teoría de la división de poderes conviene citar las observaciones de Georg Jellinek, quien indicaba: "La doctrina del derecho natural había dicho que un órgano -príncipe, cuerpo aristocrático o asamblea popular- necesitaba ser titular, por derecho propio, de la soberanía plena. Admitir como posible una división de la soberanía entre varios miembros del Estado, lo considera Hobbes como una doctrina revolucionaria que conduce a la disolución del mismo. La consecuencia lógica del concepto del Estado era, según la escuela del derecho natural, la concentración de todo el poder de aquél en una sola voluntad, bien se trate de una persona física o corpus. ".
Dicha doctrina buscaba fundamenta el poder soberano del Estado y aniquilar el de otros poderes existentes; por ello, en el continente europeo fue difícil contrarrestarla y halló acogida en Inglaterra. Así se formula la doctrina constitucional inglesa que coloca el centro de gravedad de los poderes del Estado en manos del pueblo.
La doctrina oficial inglesa concebía al Rey y a ambas Cámaras del Parlamento como miembros de un mismo cuerpo, al cual se le atribuye el poder supremo. Entonces, como veremos adelante, Montesquieu tomaría dicha concepción oficial y la transformaría en su doctrina de tres poderes independientes, "...iguales entre sí, que se equilibran mutuamente y que mantienen, no obstante, puntos de contacto entre sí". Él no fundamentaba su teoría ni aclaraba, en general, la cuestión acerca de la unidad del Estado y de la relación de los poderes con esta unidad.
Siendo que la doctrina de la división de poderes es moderna y busca el equilibrio del ejercicio del poder mediante una adecuada distribución de funciones entre sus diversos órganos e instituciones, podemos adentrarnos en su estudio indicando primariamente que el tema de la división de poderes y de su consiguiente sistema de frenos y contrapesos es propio de los sistemas de Gobierno emergidos del siglo XVIII, especialmente de la Revolución Francesa. Es en este período en el que se comienzan a derrumbar los gobiernos monárquicos de corte absolutista y se postula como principio la igualdad entre los seres humanos y busca limitar el poder estatal.
Pese a que Borja indica que es John Locke (filósofo inglés 1632-1704) el verdadero precursor de la teoría de la división de poderes: "
Locke es el verdadero precursor de la teoría de la división de poderes. Al establecer con claridad la distinción entre el Legislativo y el Ejecutivo, él vislumbra ya el moderno significado de esta teoría y descubre el propósito de libertad que con ella se persigue
". Locke proporcionó importantes aportes que fueron esenciales para la formulación de una verdadera doctrina de separación de poderes; sin embargo, es necesario llegar hasta Monstesquieu para encontrarla como tal.
"En los tiempos modernos, Locke, quien parece ser el primero en advertir la utilidad de una separación de poderes, no consiguió desarrollar sobre este punto una teoría suficientemente clara. En su Traité du governement civil, escrito inmediatamente después de la revolución, Locke distingue cuatro potestades: el poder Legislativo, que presenta como el poder preponderante; el poder Ejecutivo, que queda subordinado al Legislativo; y además, el poder federativo, o facultad de dirigir las relaciones con el extranjero, y la prerrogativa, que es el conjunto de los poderes discrecionales conservados todavía en aquella época por el monarca inglés. Inspirándose en el estado de cosas que imperaba entonces en Inglaterra, Locke aprueba y recomienda, en cierta medida, la separación de las potestades legislativas y ejecutiva entre órganos diferentes. Pero del mismo modo, no trata a estas dos potestades como iguales e independientes entre sí, así como tampoco llega, en definitiva, hasta afirmar la necesidad absoluta de su separación orgánica". Marlberg.
Como todo pensador, Locke se ve influido por el statu quo de su época; llega a tomara como naturales ciertas circunstancias prevalecientes en Inglaterra y se limita a exponer el estado de cosas establecido en la Constitución ingles. Así, no llega a cuestionar que el monarca acumule todas las funciones, ya que, si bien el Poder Ejecutivo queda subordinado al Legislativo, es el monarca el titular de los Poderes Ejecutivo y Federal, y detenta la prerrogativa y participa en el Poder Legislativo, ya que ninguna ley puede hacerse sin su consentimiento mucho menos pretender que entre en vigencia sin su aprobación.
No podemos afirmar que las ideas de Locke constituyan una verdadera doctrina de separación de poderes, debiendo llegar hasta Monstesquieu para hallar su verdadera fórmula, que además no es una propuesta de Gobierno para un Estado en particular sino para todos, ya que se refiere a un Estado ideal. De lo que Monstesquieu se preocupa especialmente es de separa el ejercicio de ciertas funciones entre titulares diferentes; incluso, a decir verdad, no distingue las funciones sino desde el punto de vista de esta separación práctica que, según él debe reinar entre ellas.
El principio de la división de poderes, que formula Monstesquieu y que considera como pilar fundamental de todo Estado, es producto de las observaciones que éste realizó del sistema de gobierno inglés que si bien centralizaba el poder en el monarca, las diferentes convulsiones sociales paulatinamente fueron limitando el mismo. Así, en el período que estudió en Inglaterra (1729-1731) observó cómo se generaba cierto equilibrio entre el monarca y las cámaras del parlamento.
Tal y como lo afirma Borja: "La primera concreción jurídica de la doctrina de Monstesquieu se encuentra en la constitución norteamericana de 1787, que instituye la república federal, sobre la base del principio de la separación de poderes de acuerdo con un esquema de equilibrio y control recíproco. Atribuye a la administración de justicia el rango de poder de gobierno, distinto y separado de los poderes Legislativo y Ejecutivo, y en un pie de igualdad con éstos, y consagra el principio de la supremacía de la Constitución, que es hecho efectivo mediante la declaración judicial de inconstitucionalidad. Por eso ha dicho acertadamente Sánchez Viamonte, que los Estados Unidos tienen el mérito indiscutible de haber creado las instituciones nuevas incorporándolas a su derecho positivo y dándoles la vivencia de una aplicación inmediata, no obstante corresponder a los franceses la fundamentación filosófica y doctrinaria de los principios en que se apoyan aquellas instituciones".
El principio de división de poderes es esencial para la existencial del Estado de Derecho y de la democracia, siendo que tiende un puente entre dichos conceptos, y permite la coexistencia de diversos titulares de las funciones de gobierno -entendido este en su sentido lato- y una carta fundamental provista de ilegitimidad.
Su existencia rebasa el papel de un mero principio institucional en relación con la organización de los poderes constituidos. La división de poderes es un postulado dogmático sobre el cual se erige el constitucionalismo moderno. Su presencia es innegable, tanto dentro de los poderes constituidos como del poder constituyente; este último, pese a carecer de limitaciones, no puede pasarlo por alto, ya que en la actualidad es considerado la base de todas las democracias.
La incuestionable presencia de dicho principio en las constituciones democráticas, o mejor, en los Estados constitucionales de Derecho, es producto de la continua experiencia política que han sufrido las diferentes sociedades. La división de poderes ha llegado hasta nuestros días superando infinidad de problemas, tanto teóricos como fácticos, debiéndose adaptar a diferentes situaciones, y es por ello que la actual concepción de la misma varía sustancialmente de su idea primigenia.
La división de poderes no es más que una separación de funciones y correlativamente una separación de órganos y competencias, que busca evitar la suma del poder público o, lo que es lo mismo, la concentración de facultades en uno de los organismos que integran el poder público o el gobierno (Legislativo, Ejecutivo y Judicial). A cada órgano que ejerce el poder público dentro del Estado le son conferidas diversas funciones o competencias, por medio de las cuales se manifiesta la actividad del Estado. Dicha distribución o asignación de funciones y competencias se ve equilibrada por la separación e interdependencia orgánica y funcional, que se constituye en un presupuesto auténtica garantía política para la defensa de la libertad y limitación del ejercicio del poder.
El principio de la división de poderes o de asignarle a cada uno de los organismos del Estado una función determinada necesita ser complementado por un sistema de contrapesos que evite el abuso de poder por parte de los organismos estatales. Así y con el fin de mantener el equilibrio entre los organismos del Estado y para evitar el abuso o exceso en ele ejercicio de las funciones que a cada uno le ha encomendado la Constitución, ésta ha previsto controles que van a lo interno de cada organismo y otros que se efectúan entre los mismos. Así los primeros son denominados controles intraórganos o verticale, y los segundos controles interórganos u horizontales.
Los controles intraórganos o verticales, que son denominados propiamente controles políticos intraorgánicos, son instrumentos jurídico-políticos que operan dentro de un mismo órgano del poder púbico para limitar y controlar su ejercicio y funcionamiento. Los controles interórganos u horizontales, que son denominados propiamente controles políticos interorgánicos, son instrumentos jurídico-políticos que desde el ámbitos normativo constitucional se depositan en los organismos de la tríada clásica y en los órganos de control y defensa del orden constitucional para controlarse y limitarse recíprocamente en el ejercicio de sus funciones.
La sucesión hereditaria del cargo es una de las características de la Monarquía, pues aun cuando existen ejemplos de la Monarquía electiva, como es el caso del Estado del Vaticano, e incluso de República hereditaria, en la que la dignidad del Jefe del Estado se heredaba, no obstante la característica típica de la Monarquía es precisamente que sea hereditaria y no electiva.
Puede ser absoluta o constitucional. En la absoluta el rey se encuentra colocado en una situación superior a la Constitución; es el único titular de la soberanía. En la Constitucional, el rey se encuentra sujeto a las disposiciones constitucionales; está bajo la ley y además de él existen otros órganos que ejercen la soberanía.
Puede ser constitucional pura, si el rey ejerce de manera directa la soberanía, o bien parlamentaria cuando recae en los ministros designados por el Parlamento y que son responsables ante le mismo.
República: en esta la jefatura del Estado puede atribuirse a una persona o a un conjunto de ellas, y su designación, en forma más o menos restringida, es electiva. La forma republicana, a su vez, puede ser directa o indirecta.
Es directa cuando, por ejemplo, en algunos pequeños cantones suizos, la población participa en las tareas estatales personalmente, reuniéndose en asambleas para elaborar leyes, nombrar magistrados, etc.
Es indirecta cuando se mantiene el principio de que la soberanía radica en el pueblo; pero se afirma que su ejercicio es delegado por éste en los gobernantes y se limita a designarlos.
En algunas repúblicas se conserva, en parte, la intervención del pueblo en el gobierno, mediante el referendum, la iniciativa legislativa y los jurados populares, en los que participa directamente el pueblo en la función jurisdiccional.
Puede clasificarse en Presidenciales y Constitucionales.
En la primera el Jefe del Estado tiene independencia respecto del órgano legislativo. En esta situación, el Presidente designa directamente sus ministros, que son responsables ante él.
En la segunda, los ministros son responsables ante el Parlamento, que tiene la dirección política del Estado.
Democracia: Lincoln "gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo."
El Estado puede ser simple o compuesto o complejo, como también se le llama.
Simple o unitario es aquel en el que la soberanía se ejercita directamente sobre un mismo pueblo, que se encuentra en un mismo territorio.
Compuesto. complejo, federal o confederado, es el formado de una u otra manera por la unión de dos o más Estados, es el que se encuentra constituido por otros Estados o que comprende dentro de sí, como elementos constitutivos diversas entidades políticas menores.
Jellinek divide las Uniones de Estados en dos grupos: 1) la constituida por los que, no obstante la unión, continúan teniendo representación internacional -confederaciones, uniones-; 2) las que significan la inclusión de los Estados que se reúnen dentro de una organización constitucional y carecen de esa representación internacional, que se atribuye al Estado superior que forma la Unión -estados federados-.
Características del Estado Federal:
1) un territorio propio, constituido como unidad por la suma de los territorios de los Estados miembros.
2) una población, que dentro del Estado miembro, forma la población propia del mismo con derechos y deberes de ciudadanía en relación con la entidad local.
3) unas sola soberanía. Los Estados miembros participan del poder, pero sólo dentro de los ámbitos y espacios de su circunscripción y en las materias y calidades que la Constitución les atribuye.
4) la personalidad del Estado Federa es única.
La Confederación: esta modalidad surge, generalmente, por un acuerdo entre varios Estados que convienen su unión, pero sin formar un nuevo Estado superior a las partes confederadas.
Jellinek señala que el Estado Federal surge de la estructuración que hace del mismo el Derecho Público interno, el Derecho Constitucional. En cambio, la Confederación tiene su bse en el Derecho Internacional, en un caso se trata de una comunidad nacional, en el otro una comunidad internacional.
Unión Real: es otro caso de Estado compuesto que tiene lugar cuando dos o más Estados Monárquicos tienen un solo rey, y por esta circunstancia, en virtud de un tratado, crean órganos comunes de gobierno.
Unión Personal: cuando un Estado ofrece la Corona a un rey que ya lo es de otro Estado. Se distingue de la anterior en la circunstancia de que no crean órganos comunes, cada uno conserva su propia forma constitucional.
Organización de Naciones Unidas: su antecedente fu la Sociedad de las Naciones, producto de la segunda guerra mundial. El 1 de enero de 1942, veintiséis países que luchaban contra Alemania y los demás países del eje, suscribieron la Declaración de las Naciones Unidas, se reunieron los representantes de 50 países en la ciudad de San Francisco y redactaron del 25 de abril al 26 de junio de 1945 se suscribió la Carta de las Naciones Unidas.
Se crea con los siguientes principios: 1) esta basada en la igualdad soberana de todos sus miembros; 2) todos los Estados cumplirán de buena fe las obligaciones contraídas de conformidad con la Carta; 3) los miembros arreglarán sus controversias internacionales por medios pacíficos y sin poner en peligro la paz, la seguridad o la justicia; 4) se abstendrán de recurrir a la amenaza o al uso de la fuerza contra otros Estados; 5) los miembros prestarán a la ONU toda clase de ayuda en cualquier acción que ejerzan de conformidad con la Carta, y no ayudarán a Estado alguno contra el cual la organización estuviere ejerciendo acción preventiva o coercitiva; 6) hará que los estados no miembros se conduzcan de acuerdo con estos principios; 7) no intervenir en asuntos esencialmente de jurisdicción interna.
Es una unión de Estados con un fin específico de cooperación, de paz y de seguridad, de intereses comunes, y como tal, abierta a todos los Estados.
La República, entonces, es una forma de Gobierno en que se ejerce el poder político de manera limitada, responsable y alternativa. Sus gobernantes son elegidos por un amplio sector popular, mediante elecciones libres, para períodos alternativos y de duración limitada. Es una forma de gobierno representativo en el que el poder reside en el pueblo, personificado éste por un jefe supremo llamado Presidente o por el Parlamento.
Características
1) separación de poderes; 2) su sistema representativo; 3) la electividad; 4) la alternabilidad de sus gobernantes; 5) la responsabilidad de los mismos ante el pueblo y la ley.
Full transcript