Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Rituales Funerarios Bribris

Acerca de los rituales funerarios Bribris de Costa Rica
by

Israel Segura González

on 1 June 2011

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Rituales Funerarios Bribris

CONCEPCIÓN DE LA MUERTE
Y LOS RITUALES FUNERARIOS BRIBRIS El suwoh comprende un cuerpo de conocimientos que define la forma en que los bribris interpretan la realidad. Se explica cómo el mundo de Sibú interactúa con el mundo humano y viceversa. Cada objeto de este mundo tiene su reverso en el otro, y por lo general lo presente en el mundo espiritual es diametralmente opuesto a lo que vemos aquí en la tierra.

El comején es un ser diminuto, pero en el mundo espiritual es una gigantesca criatura de nombre Áksura.
Uréke, señor de los peces, dice que estos animales son yucas. Esto es porque para él, el agua es tierra, y los peces están metidos en el agua como la yuca en la tierra. Sibú, es quien crea y forma al mundo. Luminoso, de gran atractivo físico, con una mente brillante y ágil.

El mundo existia antes de Sibú. Estaba regido por los Sòrburu al mando de Sórkura. Sórkura tenía un hijo, Sibúkomo, un chamán con gran manejo de las piedras mágicas. Un día se le perdió la principal, que era Sibú, Sibú se metió en el vientre de Sìitami, y de ella nació.

Luego de grandes batallas, Sibú venció a los Sòrburu, y comenzó a formar el mundo con ayuda de Surah, el supremo artesano. Luego, trajo las semillas sagradas a un lugar en Talamanca llamado Suràyum, y las plantó. De esas semillas nacieron los bribris. Los awápa son los chamanes de los bribris. Constituyen la conexión entre el mundo físico y el mundo espiritual, lo que le concede gran poder. Así, los awápa pueden curar enfermedades, y en algunos clanes, invocarlas. Para la cultura Bribri, al morir la gente vuelve a la tierra, porqué originalmente los clanes, en forma de semillas de maíz, brotaran de ella. La vida y la muerte son ciclicas Tradicionalmente, el pueblo bribri se ha estructurado en una serie de clanes de línea materna. Origen de las enfermedades

Sibú burló a sus convives. Muchos de aquellos seres que ayudaron a Sibú a construir su casa y a quienes éste robó su trabajo y su propiedad, son los llamados dueños de las enfermedades. Burlados por Sibú, todos ellos quieren vengarse. Espíritus de los lugares

Los lugares están custodiados por los espíritus del lugar; se cree que tienen las mismas costumbres que los humanos y que pueden causar la muerte a cualquiera que trate de hacerse de sus dominios. Entre los más importantes espíritus de lugares están los Ujum, considerados como seres etéreos que habitan los picos pelados de las altas montañas y viven en la masa misma de la roca. La Muerte

Solo la muerte a avanzada edad se le atribuye a causas naturales. Toda otra ocasión de muerte se explica como violación de los reglamentos que rigen la vida diaria, o como maleficios provocados por gente malintencionada Las cosas cercanas a alguién que fallece o lo que tenga puesto se va con ella a la sepultura o se tira lejos. Nadie toca ninguna cosa que este de 2 a 4 metros del cadáver. Todo espacio alrededor se considera contaminado. Se purifica a todas las personas que estén bajo el mismo techo. Los padres, cónyuges e hijos de quién acaba de fallecer, deben ser purificados, no importa donde estuvieren en el momento de la muerte. En cuanto ocurre el deceso los parientes llaman a uno o varios enterradores para comenzar el envoltorio del cádaver Se encenciende el fuego sagrado.
Mediante cantos del chamán, le ayuda a recorrer el camino tortuoso al más allá.
Se da la purificación del cadáver. Se pinta o embijagua con purras y otras resinas Un muerto reciente no puede ser enterrado.

El cadáver se envuelve en hojas grandes de bijao, en mastate y en una manta o tela de algodón, por último en su hamaca. Se suspende por los pies, cintura y cabeza en una vara, fuera de la casa. Se coloca bajo un rancho de palma colgado, a fin de evitar su contacto con el suelo e impedir que animales lo despedacen.

Los dolientes vuelven a la casa del difunto y ayunan por tres días.

Después de un año se realiza el entierro. Para evitar que el alma se extravíe en el camino, se le conduce por medio de los hilos de algodón, para que wimblu pueda ir a todos los lugares que el fallecido visitó en vida y después regresar adonde están los huesos y quedarse.
Junto al fuego que arde en la casa se coloca comida y otros objetos de uso personal para que el alma del muerto se sirva de ellos mientras vaga alrededor en el viaje al más allá. RITUAL: LA EXTINCIÓN DEL FUEGO FIESTA DE LOS HUESOS

Se fundamenta en la creencia de que el alma humana reside en los huesos. Se realiza con el fin de que el alma se vaya donde Sibú, y se le canta a los huesos para que no se los coma la serpiente
Se realiza apróximadamente un año después. Se inicia la ceremonia con cantos que invocan el alma del difunto, mientras dos personas encienden el fuego.
El alma se incorpora a la sesión y suenan con alegría los instrumentos musicales tambores, pitos, cantan, bailan por tres días y noches seguidas, y beben chicha.
Los chamanes efectúan cantos para encaminar el alma del difunto en su viaje al otro mundo.
Se realiza también la purificación con agua de las reliquias del muerto.
Los actos y las cualidades de una persona se condensan en un pequeño paquete. Finalmente, el chamán anuncia con un aullido que el difunto ha llegado a salvo a su destino, apagando con chocolate el fuego sagrado. Entonces se carga el cadáver para conducirlo al respectivo sepulcro de la familia del muerto. Cuando tenían esclavos los mataban y los enterraban y encima colocaban los huesos del difunto. En los rituales funerarios no se debe omitir la comida de los enterradores. La comida y la bebida se intercambian ceremonialmente. Los espíritus de los animales que se sacrifican en los ritos funerarios van en espíritu a acompañar al alma. El alimento lo proveen el fallecido (sus animales domésticos y cosechas) y los parientes del clan al que perteneca. Los bikakLa, son quienes se encargan de la ceremonia de distribución. Los espíritus de los animales sacrificados para esta ocasión le ayudan al alma a comer las enormes cantidades de alimentos que el difunto se negó a compartir en este mundo que le van a ofrecer culebras inmensas. De esta forma se compensan los pecados de mezquindad o tacañería del fallecido. Algunos consideran que, al morir el cuerpo moría el alma, o que el alma de los muertos iba al mar a quedarse quietos en una piedra.
Otra idea es que las almas van a otro mundo de goces, abundancia y deleites, donde no se trabaja.
Hay quienes creen que todas las almas van donde Sibú.
Las almas son como pequeñísimos niños, inactivas, sin emociones, y están separadas en cuanto al sexo. Existen tres almas, una, equivalente a la naturaleza divina del espíritu, va donde Sur, otra alma queda con los huesos (soma) y la tercera parece ser el alma que atormenta a los vivos, que aparece en los cementerios, hace ruidos y molesta a sus víctimas en sueños. Cuando un indígena fallece, su familia mata chanchos y gallinas, cocina palmito de pejibaye y toma chocolate. Todas estas cosas y animales acompañan el alma porque a través del camino existen muchos malos espíritus que se quieren comer el alma. Los acompañantes del alma pelean con los malos espíritus mientras que el alma de la persona fallecida avanza hasta llegar donde está un perro. Hasta aquí llegan los acompañantes. Si la persona en vida ha tenido perros, y los ha tratado bien, cuando llega ante el Gran Perro, la nariz del perro gotea agua.

Si la persona en vida fue mezquina con otras personas y trataba mal a los perros, cuando muere y su alma llega donde está el Gran Perro, encuentra su nariz seca. El tratamiento de un muerto tiene correspondencia con el tratamiento de un recién nacido: los seres regresan al mismo lugar de donde se originaron y al que vuelven y permanecen en forma fetal o de niño, según como vinieron originalmente. Rituales funerarios Del cuerpo exterior: Escudo protector

Alma de los ojos: Ojo derecho, wiköl, viaja al inframundo. Ojo izquierdo, se quede en el mundo de los vivos, alma de los huesos.

Alma de los huesos: Se queda en la tierra acompañando a los huesos

Alma del hígado: Es la receptora de los mensajes del más allá En los procedimientos del entierro bribri, hay un intento de
preservar algo completo, sin pérdida, con enfásis en un regreso integral de la persona. Se envía a la identidad de la persona, su personalidad, sus actos, mediante un paquete. En los nacimientos se da una purificación así como también en las ceremonias funerarias. Las 4 Almas Destino final del alma El suwoh
Full transcript