Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El aparato faríngeo está constituido por los arcos, bolsas,

No description
by

Ruben B. Inda Fornes

on 29 October 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El aparato faríngeo está constituido por los arcos, bolsas,

Aparato Faríngeo
El aparato faríngeo está constituido por los arcos, bolsas, surcos y membranas faríngeas. Estas estructuras embrionarias tempranas contribuyen a la formación de la cara y el cuello.
Los arcos faríngeos comienzan a desarrollarse en la cuarta semana, cuando las células de la cresta neural migran hacia las futuras regiones de la cabeza y el cuello.
Al poco tiempo, a cada lado de las regiones futuras de la cabeza y el cuello aparecen otros arcos en forma de crestas redondeadas que se disponen oblicuamente
Hacia el final de la cuarta semana se pueden ver externamente cuatro pares de arcos faríngeos.
Los arcos quinto y sexto son rudimentarios y no son visibles en la superficie del embrión.
El primer arco faríngeo se divide en dos prominencias, la maxilar y la mandibular.
La prominencia maxilar da lugar al maxilar, el hueso cigomático y una porción del vómer.
• La prominencia mandibular forma la mandíbula y la porción escamosa del hueso temporal
El extremo dorsal del cartílago del primer arco faríngeo (cartílago de Meckel) está estrechamente relacionado con el oído en desarrollo. Durante las fases iniciales del desarrollo se desprenden de la
parte proximal de este cartílago pequeños nódulos que forman dos de los huesos del oído medio, el martillo y el yunque. La parte media del cartílago regresa, pero su pericondrio forma el ligamento anterior del martillo y el ligamento esfenomandibular
Un rudimento cartilaginoso independiente (primordio) situado cerca del extremo dorsal del cartílago del segundo arco faríngeo (cartílago de Reichert) está muy relacionado con el oído en desarrollo. Su osificación da lugar a la formación del estribo del oído medio y de la apófisis estiloides del hueso temporal. La parte del cartílago situada entre la apófisis estiloides y el hueso hioides regresa, pero su pericondrio (membrana de tejido conjuntivo) forma el ligamento estilohioideo. El extremo ventral del cartílago del segundo arco se osifica formando el asta menor y la parte superior del cuerpo del hueso hioides.
El cartílago del tercer arco faríngeo, localizado en la porción ventral de este último, se osifica para formar el asta mayor y la parte inferior del cuerpo del hueso hioides.
Los cartílagos de los arcos faríngeos cuarto y sexto se fusionan formando los cartílagos laríngeos, salvo la epiglotis. El cartílago de la epiglotis se desarrolla a partir del mesénquima de la eminencia hipofaríngea, una prominencia del suelo de la faringe embrionaria que procede del tercer y cuarto arco faríngeo.
El quinto arco faríngeo, si existe, es rudimentario y no origina ninguna estructura.
Derivados de los músculos de los arcos faríngeos
Los componentes musculares de los arcos procedentes del mesodermo paraaxial no segmentado y de la placa precordal forman diversos músculos de la cabeza y el cuello.
La musculatura del primer arco faríngeo forma, entre otros, los músculos de la masticación.
la musculatura del segundo arco faríngeo forma el músculo estapedio, el músculo estilohioideo, el vientre posterior del músculo digástrico, los músculos auriculares y los músculos mímicos.
La musculatura del tercer arco faríngeo forma el músculo estilofaríngeo.
La musculatura del cuarto arco faríngeo forma los músculos cricotiroideo, elevador del velo del paladar y constrictor de la faringe.
La musculatura del sexto arco faríngeo forma los músculos intrínsecos de la laringe.
Derivados de los nervios de los arcos faríngeos
Cada arco está inervado por su propio par craneal (PC). Los componentes eferentes (branquiales) viscerales especiales de los PC inervan los músculos derivados de los arcos faríngeos. Dado que el mesénquima procedente de los arcos faríngeos contribuye a la formación de la dermis y de las mucosas de la cabeza y el cuello, estas áreas están inervadas por nervios aferentes viscerales especiales.
La piel facial está inervada por el PC V, el nervio trigémino. Sin embargo, sólo sus dos ramas caudales (maxilar y mandibular) inervan los derivados del primer arco faríngeo. El PC V es el nervio sensitivo principal de la cabeza y el cuello, así como el nervio motor para los músculos de la masticación. Sus ramas sensitivas inervan la cara, los dientes y las mucosas de las cavidades nasales, el paladar, la boca y la lengua
El PC VII (nervio facial), el PC IX (nervio glosofaríngeo) y el PC X (nervio vago) inervan, respectivamente, los arcos segundo, tercero y caudal (cuarto a sexto). El cuarto arco está inervado por la rama laríngea superior del nervio vago (PC X) y por su rama laríngea recurrente. La distribución cutánea de los nervios de los arcos faríngeos segundo a sexto es escasa, pero inervan las mucosas de la lengua, la faringe y la laringe.
Componentes de los arcos faríngeos
• Una arteria que se origina a partir del tronco arterioso del corazón primitivo y que rodea
la faringe primitiva hasta alcanzar la aorta dorsal.
Un vástago cartilaginoso que forma el esqueleto del arco.
Un componente muscular del que se forman los músculos de la cabeza y el cuello
Nervios sensitivos y motores que inervan la mucosa y los músculos derivados de cada arco.
Los arcos faríngeos contribuyen en gran medida a la formación de la cara, las cavidades nasales, la boca, la laringe, la faringe y el cuello
Durante la quinta semana, el segundo arco faríngeo aumenta de tamaño y llega a recubrir los arcos tercero y cuarto, formando una depresión ectodérmica que se denomina seno cervical
Hacia el final de la séptima semana, las hendiduras faríngeas segunda a cuarta y el seno cervical han desaparecido, con lo que el cuello presenta un contorno liso.
Bolsas faríngeas
El endodermo de la faringe reviste las porciones internas de los arcos faríngeos y se introduce en las bolsas faríngeas.
Hay cuatro pares bien definidos de bolsas faríngeas: el quinto par es rudimentario o inexistente.
Derivados de las bolsas faríngea
El revestimiento epitelial endodérmico de las bolsas faríngeas origina órganos importantes de la cabeza y el cuello.
Hendiduras faríngeas
Las regiones de la cabeza y el cuello del embrión humano muestran durante la cuarta y quinta semana cuatro surcos (hendiduras) faríngeos a cada lado. Estos surcos separan externamente los arcos faríngeos
Solamente hay un par de hendiduras que contribuyen a las estructuras posnatales; el primer par persiste en forma de conducto auditivo externo o de los canales del oído.
Las demás se localizan en una depresión, el seno cervical, y normalmente quedan borradas junto con el seno a medida que se desarrolla el cuello.
Membranas faríngea
Las membranas faríngeas aparecen en el suelo de las hendiduras faríngeas. Estas membranas se forman en las zonas en las que los epitelios de las hendiduras y de las bolsas se aproximan entre sí.
Desarrollo de la glándula tiroides
La glándula tiroides es el primer órgano endocrino que se desarrolla en el embrión. Comienza a formarse bajo la influencia de las vías de señalización de los FGF aproximadamente 24 días después de la fecundación, a partir de un engrosamiento endodérmico en la línea media, en el suelo de la faringe primitiva
Dicho engrosamiento forma con rapidez una pequeña evaginación que corresponde al primordio del tiroides. A medida que el embrión y la lengua crecen, la glándula tiroides en desarrollo desciende en el cuello pasando por delante del hueso hioides y de los cartílagos laríngeos en desarrollo.
Durante un breve período de tiempo, la glándula tiroides se mantiene conectada a la lengua por un conducto estrecho, el conducto tirogloso. Al principio, el primordio del tiroides es hueco, pero en poco tiempo se convierte en una masa celular sólida que se divide en los lóbulos derecho e izquierdo, conectados entre sí por el istmo de la glándula tiroides, que se localiza por delante del segundo y tercer anillo traqueal en desarrollo.
Desarrollo de la lengua
Las papilas linguales aparecen hacia el final de la octava semana
Las papilas circunvaladas y foliadas aparecen en primer lugar, en la proximidad de las ramas terminales del nervio glosofaríngeo (PC IX).
Las papilas fungiformes aparecen más tarde en la proximidad de los extremos del nervio cuerda del tímpano del nervio facial (PC VII).
Desarrollo de la CARA
Las numerosas papilas linguales alargadas se denominan papilas filiformes debido a su forma similar a la de un hilo. Se desarrollan durante el período fetal temprano (10-11 semanas).
El primordio facial aparece al principio de la cuarta semana alrededor del gran estomodeo primitivo.
El desarrollo facial depende de la influencia inductora de los cen- tros organizadores prosencefálico y rombencefálico.

Las yemas gustativas se desarrollan durante las semanas 11 a 13 debido a una interacción inductiva entre las células epiteliales de la lengua y las células nerviosas gustativas procedentes del nervio cuerda del tímpano y los nervios glosofaríngeo y vago.
La mayoría de las yemas gustativas se forman en la superficie dorsal de la lengua, aunque algunas se desarrollan en los arcos palatoglosos, el paladar, la superficie posterior de la epiglotis y la pared posterior de la orofaringe.
Inervación de la lengua
El desarrollo de la lengua explica su inervación. La inervación sensitiva de la mucosa de la casi totalidad de los dos tercios anteriores de la lengua procede de la rama lingual de la división mandibular del nervio trigémino (PC V), el nervio del primer arco faríngeo
El centro organizador procencefálico está formado por el mesodermo precordal situado en la línea media rostral de la notocorda y sobre la presunta placa neural prosencefálica.
La frontera entre el encéfalo medio y posterior es un centro de señalización que dirige la organización espacial de la porción caudal del encéfalo medio y de las estructuras rostrales del encéfalo posterior.

Los cinco primordios faciales que aparecen como prominencias alrededor del estomodeo son:
* Una prominencia frontonasal única. •
* Dos prominencias maxilares. •
* Dos prominencias mandibulares.
El tercio posterior de la lengua está inervado principalmente por el nervio glosofaríngeo correspondiente al tercer arco faríngeo.
Todos los músculos de la lengua están inervados por el nervio hipogloso (PC XII), excepto el palatogloso, que está inervado por el plexo faríngeo a través de fibras nerviosas que se originan en el nervio vago (PC X)
Desarrollo de las glándulas salivales
Los pares de prominencias maxilares y mandibulares derivan del primer par de arcos faríngeos. Estas prominencias sur- gen sobre todo gracias a la expansión de poblaciones celulares de la cresta neural que se originan a partir de los plieirues neurales mesencefálico y rombencefálico rostral durante la cuarta semana.
Dichas células son la fuente principal de los componentes del tejido conjuntivo, incluidos el cartílago, el hueso y los ligamentos de las regiones facial y oral.
Durante la sexta y séptima semana las glándulas salivales aparecen en forma de yemas epiteliales sólidas en la cavidad oral primitiva, bajo la influencia de la vía de señalización Notch
La prominencia frontonasal (PFN) rodea a la parte ventrolateral del encéfalo anterior, que origina las vesículas ópticas que forman los ojos.
Las prominencias maxilares forman los límites laterales del estomodeo, y las prominencias mandibulares constituyen su borde caudal.
Las glándulas parótidas son las primeras en aparecer (al comienzo de la sexta semana). Se originan a partir de yemas que aparecen en el revestimiento ectodérmico oral, en la proximidad de los ángulos del estomodeo. El alargamiento de los maxilares genera el crecimiento en longitud del conducto parotídeo mientras que el resto de la glándula permanece prácticamente en su sitio de origen
Las cinco prominencias faciales son centros activos de crecimiento en el mesénquima subyacente. Este tejido con- juntivo embrionario es continuo entre todas las prominencias. El desarrollo facial tiene lugar en su mayor parte entre la cuarta y la octava semana.
Las glándulas submandibulares aparecen al final de la sexta semana y se desarrollan a partir de las yemas endodérmicas que surgen en el suelo del estomodeo. Los grupos celulares sólidos crecen en dirección posterior, lateralmente a la lengua en desarrollo. Más adelante se ramifican y diferencian.
Las glándulas sublinguales aparecen a la octava semana, unas 2 semanas después que el resto de las glándulas salivales. Se desarrollan a partir de múltiples yemas epiteliales endodérmicas que aparecen en el surco paralingual.
Las primeras áreas de la cara que se forman son la mandíbula y el labio inferior y proceden de la fusión en el plano medio de los extremos mediales de las prominencias mandibulares. Al final de la cuarta semana, en la porción inferior de la PFN se desarrollan unos engrosamientos ovales bilaterales sobre el ectodermo superficial, las placodas nasales, que son los primordios del epitelio nasal.
Desarrollo del paladar
La génesis del paladar se inicia en la sexta semana, pero el desarrollo completo del mismo no se produce hasta la semana 12. El período crítico del desarrollo del paladar va desde el final de la sexta semana hasta el comienzo de la novena semana. El paladar se desarrolla en dos fases: desarrollo de un paladar primario y desarrollo de un paladar secundario.
Paladar primario
Al comienzo de la sexta semana empieza a desarrollarse el paladar primario (proceso medio). Inicialmente, este segmento —que está formado por la fusión de las prominencias nasales mediales— es una masa de mesénquima que tiene configuración en cuña y que se localiza entre las superficies internas de las prominencias maxilares de los maxilares en desarrollo
Al principio, estas placodas son convexas, pero más tarde se estiran, y en cada una de ellas se produce una depresión plana. El mesénquima de los bordes de las placodas prolifera, dando lugar a unas elevaciones en forma de herradura, las prominencias nasales mediales y laterales. Esto hace que las placodas nasales quedan en unas depresiones, las fosas nasales.
Paladar secundario
Que son los primordios de las narinas (ventanas nasales) y de las cavidades nasales
El paladar secundario es el primordio de las partes dura y blanda del paladar. Comienza a desarrollarse durante la sexta semana a partir de dos proyecciones mesenquimales que se extienden desde las partes internas de las prominencias maxilares.
La proliferación del mesénquima en las prominencias maxilares hace que aumenten de tamaño y crezcan en sentido medial acercándose entre sí y a las prominencias nasales. La expansión secundaria a la proliferación se traduce en el movimiento de las prominencias nasales mediales hacia el plano medio y una hacia la otra. Cada prominencia nasal lateral queda separada de la prominencia maxilar por una hendidura llamada surco nasolagrimal.
En el paladar primario se desarrolla gradualmente hueso con formación de la parte premaxilar del maxilar, en el que al final quedan alojados los dientes incisivos. Al mismo tiempo, el hueso se extiende desde los huesos maxilar y palatino hacia los procesos palatinos formando el paladar duro.
Las partes posteriores de estos procesos no muestran osificación. Se extienden en dirección posterior hasta más allá del tabique nasal y se fusionan formando el paladar blando, incluyendo su proyección cónica blanda, la úvula. El rafe palatino medio indica la línea de fusión de los procesos palatinos.

Al final de la quinta semana, los primordios de los pabellones auditivos (parte externa de los oídos) han comenzado al desarrollarse. Alrededor del primer surco faríngeo se desarrollan seis montículos auditivos (tres prominencias mesenquimatosas a cada lado), que son los primordios de las orejas y del conducto auditivo externo. Al principio, los oídos externos se encuentran en la región cervical, pero a medida que se desarrolla la mandíbula, pasan a situarse a los lados de la cabeza a la altura de los ojos.
El tabique nasal se desarrolla en forma de un crecimiento en dirección inferior de las partes internas de las prominencias nasales mediales fusionadas. La fusión entre el tabique nasal y los procesos palatinos comienza en la parte anterior durante la novena semana y finaliza en la parte posterior hacia la semana 12, por encima del primordio del paladar duro.
Al finanal de la sexta semana cada prominencia maxilar comienza a fusionarse con la prominencia nasal lateral a lo largo de la linea del surco nasolagrimal, con lo que se establece la continuidad entre el lado de la nariz, formado por la prominencia nasal lateral, y la región de la mejilla
El conducto nasolagrimal se desarrolla a partir de un engrosamiento alargado del ectodermo situado en el suelo del surco nasolagrimal.
Este engrasamiento produce un cordón epitelial sólido que se separa del ectodermo y se sumerge en el mesénquima. Más tarde, corno consecuencia de la apoptosis, el cordón se recanaliza y forma un conducto cuyo extremo superior se expande para formar el saco lagrimal. Al final del período fetal, el conducto nasolagrimal drena por el meato inferior en la pared lateral de la cavidad nasal. El conducto sólo se recanaliza por completo después del nacimiento.

Entre la séptima y la décima semana, las prominencias na- sales mediales se fusionan entre sí y con las prominencias maxilares y nasales laterales.
* Para que estas prominencias se unan es necesario que se desintegren sus epitelios superficiales de contacto, lo que hace que las células mesenquimatosas subyacentes se entremezclen.
La fusión de las prominencias nasales mediales y las maxilares crea la continuidad de los maxilares y del labio superior y separa las fosas nasales del estomodeo.
Cuando las prominencias nasales mediales se fusionan forman un segmento intermaxilar, del segmento intermaxilar se originan:
* La parte media (filtrum) del labio superior. •
* La porción premaxilar del maxilar y la encía correspondiente. •
* El paladar primiíivo.

CASOS clínicos
El labio leporino es un defecto congénito. Ocurre cuando el labio superior y el paladar no se desarrollan correctamente. Esto sucede en los primeros meses de embarazo. Un bebé puede tener paladar hendido o labio leporino o ambos.

El labio leporino ocurre cuando el tejido que forma el paladar y el labio superior no se unen antes del nacimiento. Esto causa una abertura en el labio superior. Esta abertura puede ser pequeña o puede ser una grande que va desde el labio hasta la nariz. Puede ser en un lado u otro del labio, o con menor frecuencia, en el medio del labio.

Los quistes branquiógenos se forman durante el desarrollo del embrión y ocurren cuando los tejidos en el área del cuello y la clavícula (hendidura branquial) no logran desarrollarse normalmente.

El defecto congénito puede aparecer como espacios abiertos llamados senos de la hendidura branquial, los cuales se pueden desarrollar en uno o en ambos lados del cuello. Un quiste branquiógeno se puede formar a partir del líquido que drena de un seno y tanto el quiste como el seno pueden resultar infectados.

Quistes branquiógenos
Labio leporino
Normalmente, los cartílagos faríngeos desaparecen excepto en las partes que forman los ligamentos o huesos; no obstante, en casos poco habituales aparecen bajo la piel restos cartilaginosos u óseos de los cartílagos de los arcos faríngeos, en la parte lateral del cuello. Generalmente, estos restos se localizan por delante del tercio inferior del músculo esternocleidomastoideo.
Vestigios branquiales
El desarrollo anómalo de los componentes del primer arco faríngeo origina diversas anomalías congénitas en ojos, oídos, mandíbula y paladar, que, en conjunto, constituyen el síndrome del primer arco faríngeo. Se considera que este síndrome es el resultado de la migración insuficiente de las células de la cresta neural hacia el primer arco durante la cuarta semana
Síndrome del primer arco faríngeo
Full transcript