Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

PSICOLOGÍA EQUINA

No description
by

Joanna Vega Saladie

on 2 December 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of PSICOLOGÍA EQUINA

PSICOLOGÍA EQUINA
ÍNDICE
1. Características de los órganos sensitivos.
2. Vicios de los caballos.
3. Carácter y temperamento.
4. Signos externos que manifiestan el comportamiento del caballo.
5. Entendiendo el comportamiento y las necesidades.
6. Como aproximarse al caballo.
1. Características de
los órganos sensitivos.
El caballo es una especie
altamente perceptiva,
de hecho, la más perceptiva
de las especies domésticas
comunes.
El caballo puede detectar
estímulos mucho más
vagos que los seres humanos
como sonidos, olores o hasta
muestras de hostilidad o
agresión de nuestra parte, lo
cual desencadena
frecuentemente la
reacción de escape.

Vista
Los caballos tienen una visión
pobre en colores, perciben la
mayoría de las cosas en tonos
negros, grises y blancos, por lo
cual el blanco y el negro son los
colores más visibles para ellos de
forma que los objetos de éstos
colores son los más atemorizado-
res para el caballo, especialmen-
te si éste no se encuentra
familiarizado con ellos.


Los caballos tienen una retina
diseñada de tal forma que
diferentes partes de ella pueden
ver claramente objetos a
distancias específicas.
El caballo no puede ver cuando
está muy cerca de un objeto,
por esa razón tienen que menear su cabeza y arquear el cuello para ver un objeto en el suelo al frente de ellos.
Los caballos no tienen nuestra percepción de la profundidad, por eso sus ojos están ubicados a los lados de su cabeza para poder descubrir a los depredadores al acecho. Ésta es la causa de desconfianza del caballo a los charcos de agua, ya que no puede saber si tan solo tiene unos centímetros de profundidad o varios metros.


La ventaja de tener los ojos a los lados, es que hay un punto ciego delante de la cabeza y otro detrás, y ellos con una simple flexión de cuello a cada lado pueden ver todo lo que hay a su alrededor, los 360º. Cada ojo ve distintas cosas y manda distintas señales al cerebro.
Sus ojos brillan en la oscuridad debido a que poseen un reflector especial llamado "tapetum lucidum", ésta estructura incrementa su habilidad de ver de noche.


Además tiene una habilidad inigualable de detectar el movimiento. Un caballo no puede dejar de percibir un pájaro revoloteando entre los árboles, o el movimiento de la oreja de una vaca escondida entre sus matorrales.
Si un caballo no manifiesta una reacción de alarma ante algo que se mueve inesperadamente, se debe a que está desensibilizado a este tipo de estimulo, no a que le haya pasado desapercibido.
2. Vicios de los caballos.
3. Carácter y temperamento.
4. Signos externos que manifiestan
el comportamiento del caballo
5. Entendiendo el comportamiento
y las necesidades.
6. Como aproximarse al caballo.
Tacto
Oido

Gusto
Olfato
La sensibilidad que el caballo tiene en todo su cuerpo, el humano solo la tiene en la punta de sus dedos. El caballo siente el cambio más sutil en la postura o peso del jinete, también percibe perfectamente una mosca posarse en su pelo.
Esta sensibilidad combinada con la capacidad atlética del caballo es la responsable, por ejemplo, de los reparos en el caballo del jineteo o del problema de manejo de muchos caballos durante el herrado.
Ante un caballo que
muestra miedo a un estimulo como cepillado, herrado, ensillado o hasta palpación, la persona puede transformar este comportamiento en otro de aceptación y relajamiento, siempre y cuando no se involucre ningún dolor y se utilicen las técnicas
apropiadas.
El sentido de oído del caballo es mucho más agudo que el de los humanos, pueden detectar sonidos que nosotros no somos capaces de percibir y, los categorizan y memoriza con extraordinaria habilidad.
Es importante que revisemos nuestros estímulos auditivos hacia el caballo, por ejemplo el "clic-clic" para que el caballo avance y el "oh" para que el caballo se detenga.
Si constantemente estamos apurando al caballo con el "clic-clic" se desestabilizará y dejará de responder, igual que si utilizamos el "oh" para diversos estímulos le estamos mandando al caballo una señal confusa, ya que cada estímulo solo debe tener un significado.
El sentido del gusto es menos importante que los demás en cuanto a la supervivencia.
Podemos pensar que tiene un sentido del gusto indiscriminado, al observar como muerde las cercas de madera, la cama de la caballeriza (aserrín u otro material), los arreos y guarniciones con que los manejamos, etc.
Sin embargo, esto no es cierto, son muy cuidadosos de lo que comen, y sobretodo del agua que beben.
Un cambio en el agua puede ocasionar que dejen de beber. Tampoco les gusta el agua estancada, sucia o contaminada, o el agua que no tiene sabor.
Si el alimento contiene algún ingrediente que desagrade al caballo, éste consume aquéllas porciones que no contienen dicho ingrediente y dejarán todo lo que puedan de él.
El sentido del olfato del caballo es muy superior al nuestro. Siendo un animal depredador, el caballo es especialmente sensible al olor de los depredadores (incluido el hombre, ya que cómo comemos carne y grasa animal olemos a ello). Los agudos sentidos del caballo le indican que el peligro puede estar cerca, y su reacción inmediata será huir. No podemos castigar al caballo ante esta reacción, porque le estaríamos dando la razón y al siguiente estimulo que fuese igual reaccionaría con más violencia.
La mayoría de vicios y malos hábitos
son previsibles, con perspicacia y un
trato y entrenamiento adecuado.
Muchas veces una acción del caballo es interpretada como un mal comportamiento pero en realidad es una conducta equina legítima. Algunos vicios se pueden arreglar con técnicas y equipos especiales pero quitarlos del todo es casi imposible.
Los malos hábitos son unos comportamientos indeseables
en respuesta al trato humano,
y suelen ser causa de una doma acelerada e impropia, inseguridad y resentimiento.
Un caballo resentido no es cooperativo, su falta de colaboración puede ser por confusión, miedo, cansancio, aburrimiento, y aveces
porque está demasiado
fuerte.
Los vicios son unos
hábitos indeseables que
los caballos exhiben normalmente cuando están estabulados y generalmente son causados por reclusión, demasiada comida y estrés. Algunos ejemplos de estos vicios son tragar aire, cocear, golpear las puertas, balancearse y andar en círculos por la cuadra.
El carácter de un caballo es un factor muy importante a la hora de elegir un caballo de rutas, ya que probablemente marcará la evolución del trayecto y la calma.
Un aspecto que puede marcar el carácter de nuestro caballo es su tipo de temperamento. Podemos dividir los caballos en tres grandes grupos según su temperamento.
Caballos de sangre fría
Son caballos de temperamento muy tranquilo por lo que habitualmente son de razas pesadas como el Percherón.
Caballos de sangre tibia
Caballos de sangre caliente
Son razas obtenidas del resultado de la cruza de caballos de sangre fría con caballos de sangre caliente, obteniendo de los primeros su tranquilidad y docilidad y de los segundos su agilidad y ligereza. Los más conocidos son los de origen alemán (hannoveriano, westfaliano, trakener...)
Son caballos de temperamento alerta y nervioso. Dos de las razas características de este tipo de caballo son el árabe y el pura sangre inglés.
El caballo es una animal gregario y necesita comunicase con el resto de la manada. Con su sistema de comunicación pueden transmitir emociones básicas como el miedo y establecer una jerarquía de dominio sin violencia. Los caballos domésticos tratan a los humanos como miembros de su manada. Por lo general, no son animales agresivos, y prefieren huir a combatir.
El lenguaje corporal de los equinos es muy extenso y específico.
Orejas
Boca
Ojos
Ollares
1. Alerta, interés o curiosidad
2. Interés o curiosidad intensa
3. Sumisión o preocupación por algo detrás de él
4. Irritación, enojo
5. Atención dividida, sensaciones mezcladas
1. Tranquilo,
confortable
2. Deseo de
beber.
3. Aceptación,
comprensión
4. Enojo,
malhumor
5. Anticipación
6. Dolor o incomodidad
7. Miedo, sumision extrema
8. Actitud amenazante
9. Vocalización
10. Enojo o agresión
1. Animal relajado y confortable
2. Miedo, preocupación o desánimo.
3. Sorpresa, interés intenso
4. Placer físico, satisfacción
5. Irritación, miedo(y puede ser signo de infección ocular)
1. Animal relajado y confortable
2. Miedo, preocupación o desánimo
3. Sorpresa, interés intenso
Hay que tener en cuenta que a los caballos les asustan los movimientos rápidos y los sonidos fuertes, especialmente aquellos que se producen fuera de su campo de visión binocular.

- Evitar el acercamiento por la parte trasera o por los laterales
- Moverse hacia su cabeza para que te pueda ver.
- Anunciar la presencia y poner la mano sobre la cabeza o la espalda para que sepa exactamente donde estás.
- Ofrecer la mano con el puño cerrado para que la huela.
- No correr hacia a él ni hacer movimientos rápidos.
- No colocarse nunca detrás ya que pueden darte una coz porque no puede verte.
El comportamiento natural de un caballo debe ser alterado para que se adapte al proceso de domesticación. El caballo hará una manía aquella acción que repita a menudo, un caballo arisco es más propenso a coger manías que uno dócil.
El caballo es un nómada sociable con sentidos e instintos entusiastas.
Los caballos que están en libertad hacen varias cosas como rutina: comer, beber, revolcarse, jugar y cepillarse mutuamente, por lo tanto al caballo que está estabulado el deseo de hacer esta rutina no le desaparece, sino que probablemente le aumenta. Los humanos creemos que el caballo prefiere estar limpio, esquilado y con una manta, pero la mayoría de ellos optaría por un buen revolcón en barro.
A los caballos les gusta tener compañía pero no se llevan bien con todos los caballos, igual que pasa entre humanos. Entre ellos forman peleas para determinar el orden del dominio jerárquico. También debemos demostrarle al caballo que nosotros somos la cima, ya que por ejemplo cuando le cepillamos reaccionará mordisqueando como si se lo hiciese a otro caballo y le tiene que quedar claro a través de nuestro estímulo que eso está mal.
Si un caballo no se ha relacionado lo suficiente con las personas o con los demás caballos se puede sentir inseguro e intentar comunicarse o aproximarse a la manada mediante relinchos, tirones, etc.
Esto puede llevar a resultados desastrosos provocando que el caballo relacione la cuadra con algo malo.
El ejercicio regular es necesario para el bienestar de la salud física y mental del caballo estabulado. Cualquier caballo necesita un ejercicio activo y prolongado por lo menos 5 días a la semana, ya que sino pueden aparecer comportamientos como escarbar, golpear la puerta de la cuadra o balancearse de lado a lado a causa del aburrimiento, falta de ejercicio, demasiada comida o insuficiente trato.
La ración de un caballo debe estar ajustada ala necesidad energética que necesite, ya que un caballo que come mucho pero hace poco ejercicio es más propenso a empezar con los vicios del establo.
Los caballos estabulados necesitan ser soltados para que se puedan comportar como "caballos", pero para que tenga suficiente tiene que estar al menos 5horas suelto. Si esto no se hace los caballos tienden a aburrirse, a hacerse vagos, insensible, nerviosos o explosivos.
El caballo es muy desconfiado y asustadizo ante lo desconocido, y si no se tiene cuidado, esto puede producir pánico. Los caballos pueden fiarse de su dueño, por ejemplo, un caballo de paseo normalmente es muy tranquilo, no se asusta, pasa por donde le pide el jinete... pero cuando no hay nadie encima de él no haría ni la mitad de cosas que hace con el jinete encima.
Un caballo que carece de confianza o no ha sido bien enseñado se asustará de la más mínima tontería, y como tiene una excelente memoria se acordará de las experiencias más remotas, especialmente si tiene que ver con su escasez de confianza o inseguridad.
Se piensa que los caballos no llegan nunca a olvidar por completo estos miedos.
Full transcript