Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

PEDAGOGÍA DE LA PRESENCIA

No description
by

Lucía Gherbaz

on 16 October 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of PEDAGOGÍA DE LA PRESENCIA

Propuesta de orientación desde una pedagogía de la presencia
Alumnas:
Propuestas concretas
Primera propuesta
*Seis dimensiones básicas identificadas por Rogers y Carkhuff en la relación terapéutica, pero que son validas para el proceso de ayuda como un todo:
• Empatía: capacidad de colocarse en el lugar de otro.
• Aceptación incondicional o respeto: capacidad de aceptar a otro integralmente, sin que le sean colocadas cualesquiera condiciones y sin juzgarlo por lo que el es, piensa, habla, o hace.
• Congruencia: capacidad de ser real, de mostrarse al otro de manera autentica y genuina.
• Confrontación : capacidad de percibir y comunicar al otro ciertas discrepancias o incoherencias en su comportamiento.
• Inmediaticidad: capacidad de trabajar la propia relación terapeuta-paciente, abordando los sentimientos inmediatos que se experimentan en el otro durante el proceso.
• Concreticidad: capacidad de decodificar la experiencia del otro en elementos específicos, objetivos, y concretos para que el pueda comprender su experiencia, a veces confusa.
Cuarta propuesta

*Recepción hacia el ayudado.
Nutrir físicamente al adolescente en dificultades o proporcionarle un poco más de comodidad son gestos concretos de acogida que hablan por sí mismos.
Actitudes facilitadoras de la recepción:
a) Tratar al educando por el nombre.
b) Saludar al educando, volviéndose hacia él, yendo a su encuentro.
c) Individualizar al educando, mostrando atención a lo que pasa con él.
4. Al encuentro de sí mismo
Educación y presencia: de la soledad al encuentro
PEDAGOGÍA DE LA PRESENCIA
Introducción al trabajo socioeducativo junto a adolescentes en dificultades
- Antonio Carlos Gomes Da Costa -
Gherbaz Raselli, María Lucía
1. Presencia: una necesidad básica
Imhoff, Vanesa
Segundo parcial de "Orientación educacional"
13. La selección y el perfil básico del educador
10. Reciprocidad: la dimensión esencial de la presencia
7. Adolescencia y soledad
2. Aprender a hacerse presente
3. Camino de emancipación
*La capacidad de hacerse presente no es un don. Es una aptitud posible de ser aprendida, mientras exista la disposición interior.

*El educador no puede entregarse en una forma ilimitada e irreflexiva.

*En la relación educador-educando, implica la adopción de una disciplina de contención y despojo que corresponde a una dialéctica proximidad-distanciamiento.

*Ante las manifestaciones del educando, el educador debe situarse en un ángulo que le permita ver el pedido de auxilio de alguien que se busca y experimenta consigo frente a un mundo hostil e ininteligible.
*Enfoques:
a) Amputación, a través de abordajes correccionales y represivos, de aquellos aspectos de la personalidad del educando considerados nocivos para sí mismo y para la sociedad.

b) Reposición, a través de prácticas asistencialistas, tanto en los aspectos materiales y paternalistas como en lo que se refiere a la dimensión emocional, de los que le fue ocultado en las fases anteriores de su existencia.

c) Adquisición, por el propio educando, a través de un abordaje autocomprensivo y orientado a la valorización y fortalecimiento de los aspectos positivos de su personalidad, del concepto de sí mismo, de la autoestima y de la autoconfianza necesarios para la superación de sus dificultades.

*La pedagogía de la presencia consiste en rescatar lo que hay de positivo en la conducta de los jóvenes en dificultades, son rotularlos en categorías basadas solo en sus deficiencias.
5. El adulto en el mundo de los adolescentes
6. Conocer el proceso
*Adolescentes necesitan de una efectiva ayuda personal y social para la superación de los obstáculos que impiden su pleno desarrollo como personas y como ciudadanos.

*El primer paso para vencer las dificultades personales es la reconciliación del joven consigo mismo y con los otros.

*Ofrecer al joven una posibilidad de socialización que le permita concretar un camino más digno y humano para la vida.

*Muchos de nosotros racionalizamos esa actitud de ausencia programada, refugiándonos en la coartada estructural: se pospone enfrentar estos problemas hasta que no se den los cambios estructurales necesarios.
8. Mucho más allá de la adaptación
9. La contradicción entre la misión y los medios
11. La relación educador-educando: algunos obstáculos básicos
12. La autoridad en la pedagogía de la presencia
14. Libertad y educación
15. Al servicio del desarrollo personal y social
*Las adquisiciones utilitarias que convierta al educando en un ciudadano productivo y bien aceptado, son preocupaciones de las que ningún educador podrá desentenderse.

*El educador, desde la perspectiva de la pedagogía de la presencia, verá que otro orden de exigencias antecede y da soporte a estas preocupaciones. Él observó que los jóvenes viven “atados por dentro”; ellos anulan iniciativas y esfuerzos realizados a su favor, actúan como si los problemas que intentamos resolver con ellos no fueran realmente sus verdaderos problemas.

*Estudiar su situación, comprenderla y actuar constructivamente en relación con ella, dando la posibilidad para que se enfrente con su realidad de forma cada vez más madura, es la tarea que antecede a las demás. Esto permite al educando superar el aislamiento y la soledad.

*El estar junto al educando es un acto que contiene consentimiento, reciprocidad y respeto mutuo.

*El adolescente espera del educador algo más que un servicio eficiente. La razón fundamental será siempre la liberación del joven. A través de la trascendencia de los aspectos rutinarios del programa socioeducativo, el adolescente percibe que la vida es algo por lo que vale la pena luchar, y que es preciso reconciliarse con ella a parir del encuentro con otras vidas.

*La tarea esencial del educador será comunicar al joven los elementos que le permitan comprenderse y aceptarse y comprender y aceptar a los demás. Así el adolescente irá sorteando los obstáculos.

*El educador comienza a tomar conciencia de que no existe ningún método enteramente eficaz y satisfactorio para aplicar con éxito en todos los casos. Para encontrar una solución sería necesario reanimar conciencias adormecidas, sensibilizar a la sociedad en su totalidad y llamar a la responsabilidad a los que tienen en las manos el poder de decidir.

*La actuación del educador no es sólo trabajo, ella es también lucha. La conciencia del educador se abre a un amplio espectro de problemas.
*La pedagogía moderna comienza por una apertura y una integración de los datos provenientes de la psicología, la sociología, la antropología, la psicología social, las ciencias médicas y el derecho. Ya pasó el tiempo en que se podía negar la importancia de una buena cultura científica para actuar en este dominio.

*Es una obligación del educador adquirir una información correcta sobre los diversos tipos de dificultades que afectan a los jóvenes y, cuando sienta que es necesario, debe encaminarlo hacia tratamientos específicos.

*Será necesario descubrir en los adolescentes aptitudes y capacidades que solo un balance criterioso y sensible permitirá despertar y desarrollar. Este es el sentido y el objetivo mayor de la presencia constructiva y emancipadora del educador en la vida del educando.
*Los adolescentes tienen un sentimiento de abandono, desvinculación, desencuentro, soledad, aislamiento, incomunicabilidad. Cada adolescente intenta:
a) Disimular. Esta fase tiene en vista retener la presencia que se escapa.
b) Compensar. Esta fase se da cuando la pérdida parece consumada, el adolescente se alimenta de los sentimientos engendrados por la privación.
c) Protestar. Esta fase es el momento en que el joven busca otra presencia, yendo al encuentro de los que son víctimas del sufrimiento, de la misma soledad, y los encuentra siempre aglutinados en un grupo cerrado y aislado de los demás.

*La prueba de que la vida fue perturbada en planos profundos; es entonces que el educador es llamado a intervenir.

*El educador, orientado por la conciencia de esa realidad, descubrirá una inmensa voluntad de ser aceptado, de vivir y liberarse. Las dificultades de una vida amenazada de este modo reclaman la necesidad de una pedagogía de la presencia.
*Los programas socioeducativos dirigidos a jóvenes en situación de dificultad todavía no saben sacar provecho pleno de las posibilidades de la presencia.

*La norma general es la adopción de una conducta meramente repositiva de las necesidades y carencias materiales y no materiales del educando.

*En esta perspectiva la sociedad se impone como la primera y principal favorecida. El educando es de cierto modo indiferente, si el objetivo principal fue alcanzado.

*Según el enfoque de la pedagogía de la presencia, está socializado el joven que da importancia a cada miembro de su comunidad y a todos los hombres, respetándolos en su persona, en sus derechos, en sus bienes. Él actuará así por una ética personal que determina al otro como valor en relación a sí mismo.

*Cuando intentamos reponer al adolescente los bienes materiales y no materiales de los que estaban privados, estamos incidiendo apenas en la superficie. La intervención específica del educador se basa en una relación personal positiva que lo lleve a encontrar el camino que lo retorne a sí mismo y a los otros.

*Es necesario superar los contactos superficiales. Solo la presencia podrá romper el aislamiento del joven sin violar su universo personal.

*La pedagogía de la presencia es parte del esfuerzo que se viene desarrollando en el tercer frente. Ella solo producirá respuestas efectivas y plenas en la medida en que se lleven a cabo cambios más amplios; no podemos cruzarnos de brazos.
*La reciprocidad es entendida como una interacción en la que dos presencias se revelan mutuamente, aceptándose y comunicándose, una a la otra, una nueva consistencia, un nuevo contenido, una nueva fuerza, sin que la originalidad inherente a cada una sea mínimamente puesta en tela de juicio.

*Otro tipo de reciprocidad es operado por la misma persona en su relación consigo misma. Se trata de la adquisición del autodominio a través de sus potencialidades físicas, intelectuales y afectivas. El educando es constantemente llamado a superarse a sí mismo.

*El último tipo de reciprocidad se relaciona en forma estrecha con el educando. Es el momento en que este se siente llamado a fundir su dinamismo básico en actitudes socializadas, adaptadas a las convivencias de contextos humanos más amplios, pero que guardan correspondencia con su propio movimiento de autoedificación.

*Ciertas deficiencias de las personas e instituciones:
a) El trabajo educativo, preocupado solo en readaptar al adolescente en dificultades, tiende siempre a ignorar el estado de soledad y abandono al que él fue relegado, debido a su manifestación de conductas no aceptadas, antes de que la sociedad se preocupara por él.
b) Algunas veces el joven en dificultades se da cuenta de que no ocupa un lugar importante en las preocupaciones de su educador.
c) Las intervenciones disciplinarias mal conducidas constituyen otro problema de mayor gravedad.
d) La administración de algunos problemas socioeducativos oficiales es otra fuente de obstáculos muy grave.
e) Ciertas concepciones de su función impiden que el educador asuma el papel fundamental que de él se espera en la vida del educando: ayudarlo a encontrarse a sí mismo y a los otros.

*Cuando el educador está alerta a estos problemas, se previene contra estas formas de alienación que amenazan su esfuerzo junto al joven en dificultades.
*La autoridad del educador tiene la función de delimitar la conducta del educando y la de impulsarlo en la dirección de otras formas de convivencia consigo mismo y con las demás personas.

*La verdadera autoridad nace menos del conocimiento que se tiene del educando y de sus dificultades, que de la capacidad del educador de reconocerlo y aceptarlo.

*El educador, que sí entiende y practica la autoridad, se libera del miedo y de la incertidumbre. El educando percibe que, más allá de los límites y de las restricciones, alguna cosa buena le está siendo transmitida por ese adulto significativo.

*Las personas deberán presentar, además del chequeo médico habitual, una solidez en los aspectos físicos y psicológicos, una cierta capacidad de resistencia a la fatiga y de autodominio de los impulsos.

a) Poseer una inclinación sana hacia el conocimiento de los aspectos de la vida del adolescente que testimonian sus dificultades y su potencial para superarlo.
b) Capacidad de autoanálisis.
c) La tercera disposición está condicionada por las dos primeras que, de hecho, presiden su ejecución. Se trata de la apertura.

*La experiencia de la libertad sólo es posible a través de una activa colaboración de la voluntad. La libertad se dirige a conquistar alguna cosa más allá de lo que somos y de lo que poseemos.

*La tarea del educador es hacer todo lo que esté a su alcance para que, por fin, el educando descubra y comience a andar su camino. Así percibida, la libertad es mucho más que la no restricción. Más que condición, ella es, sobre todo, el producto de un proceso educativo con frecuencia trabajoso y difícil.

*La presencia es una exigencia constante para el desarrollo de la personalidad y la inserción social de todo ser humano. Cuando estos vínculos no existen la vida se torna absurda y vacía de sentido y la conducta se deteriora y degrada cada vez más.

*La comprensión implica un nuevo camino para la educación de los jóvenes en dificultad. Una educación verdaderamente positiva es la que intenta devolver al educando el camino de su liberación.

*Es necesario encontrar y desarrollar en él todo lo posible, todo lo bueno que trajo consigo al nacer.


Diez características de la relación de ayuda:
 Sentimiento: la relación de ayuda tiene sentido porque está relacionada con determinada situación para la cual se busca solución, implicando un compromiso mutuo donde ocurre una interacción personal que exige cierto grado de profundidad.
 Expresión de afecto: son los factores afectivos los que sustentan el proceso por la sensibilidad mutua de los participantes, garantía del equilibrio en la relación.
 Totalidad: la totalidad es la cualidad reparadora de la relación, en el sentido de que los participantes se presentan y se aceptan tal como son, ose, auténticamente.
 Consentimiento mutuo: la relación se da por consentimiento mutuo de los participantes.
 Expectativa:
 Comunicación e interacción: una y otra son cognitivas y afectivas, de contenido positivo o negativo, y serán establecidas por la comunicación verbal y no verbal.
 Estructuración: la estructura puede variar según el tipo de relación, pero estará siempre constituida por estímulos y respuestas, resultantes de las necesidades de los participantes de la relación
 Cooperación: el esfuerzo cooperativo comienza por la percepción por parte de quien recibe ayuda, de que el éxito del proceso depende también de él. Quien ayuda se pone a disposición del otro, dándole la libertad de aceptar o rechazar lo que le parece apropiado, favoreciendo así, por la selección de recursos, el descubrimiento de formas más adecuadas de actuación.
 Accesibilidad y seguridad: la persona que ayuda es accesible y se muestra segura.

Tercera propuesta

*Habilidades del ayudador:
• Atender
• Responder
• Personalizar
• Orientar
“A medida que el ayudante atiende, responde, personaliza y orienta, el ayudado comienza a comportarse de modo de promover su propio cambio” .

*Las fases por las cuales él pasa durante el proceso de ayuda son:
• Involucrarse: capacidad de entregarse al proceso de ayuda, iniciando la expresión corporal y verbal de sus problemas
• Explorar: capacidad de evaluar la situación real en que se encuentra en el momento del proceso de ayuda y de definir con claridad donde se está.
• Comprender: establecer relaciones de causa y efecto entre los varios elementos presentes en su vida.
• Actuar: moverse del lugar donde esta hacia el punto donde quiere llegar, eligiendo para eso, el mejor camino o programa de acción: como llegar allí.
• Coherencia. El educador debe procurar que sus mensajes verbales y no verbales sean coherentes frente al educando. El debe transmitirle con palabras aquello que ya le transmitió con el cuerpo.
• Cuidado y empatía. Es importante que el educador sepa discriminar cuales sentimientos deben ser comunicados al educando y elegir el mejor momento para hacerlo.
• Efectividad.

Quinta propuesta

*Atender al lenguaje del cuerpo.
El cuerpo es una fuente de mensajes mucho más concreta y verdadera que las palabras. Expresa la disposición o desavenencia internas de una persona en relación con otras personas o situaciones. El educador debe estar atento a su cuerpo para que este transmita al educando la noción verdadera de su interés y de su disposición para ayudarlo.

Segunda propuesta
Full transcript