Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

UNIDAD 7 EL MISTERIO Y LO SANTO

No description
by

Shyndy Portillo

on 19 July 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of UNIDAD 7 EL MISTERIO Y LO SANTO

UNIDAD 7
EL MISTERIO Y LO SAGRADO

El hecho religioso es algo presente en toda la historia humana. En todas las etapas encontramos datos suficientes para poder descubrir indicios de actividad religiosa de las personas que las han protagonizado. Desde la prehistoria, las pinturas rupestres, estatuillas, restos funerarios etc. indican la preocupación del ser humano prehistórico por el problema del más allá y la presencia en su vida, junto a las actividades propias de la lucha por la supervivencia, de otras acciones religiosas.
En todas las religiones, en todas las diferentes manifestaciones culturales y a lo largo de la historia del hecho religioso, hay un "clima" común: es lo que llamamos el ámbito de "lo sagrado" o "lo santo".
Lo santo designa "el orden de realidad en el que se inscriben todos los elementos que componen el hecho religioso": Dios, ser humano, objetos, actos... Una realidad será pues religiosa en la medida en que diga relación con lo sagrado, en la medida en que pueda ser introducida en el ámbito de lo sagrado. Rudolf Otto
El primer rasgo que caracteriza a cualquier manifestación religiosa, es la ruptura que establece con la vida "ordinaria".
El sujeto que quiere entrar en el mundo de lo sagrado necesita "descalzarse", es decir atravesar un umbral que separa el mundo religioso de la vida ordinaria.
Elementos determinantes
La experiencia de lo sagrado puede ser considerado como algo terrorífico e irracional.
Se abstrae como una "maiestas" llena de poder.
Puede ser considerado como una experiencia "numinosa".
Es algo radical y totalmente diferente a lo "natural" aunque se perciba en lo mismo natural.
Ante ello el ser humano experimenta un sentimiento de nulidad: "no es más que una criatura".
Lo sagrado se manifiesta siempre como una realidad de un orden diferente al de las realidades "naturales".
Por estar por fuera de lo natural es difícil de explicar. Se usa lenguaje de la vida profana espiritual del hombre y la mujer.
Lo sagrado se opone a lo profano.
Es algo totalmente diferente a lo profano aunque se pueda manifestar en ello.
Las religiones son una acumulación de hierofanías.
Se trata de la manifestación de algo `completamente diferente´, de una realidad que no pertenece a nuestro mundo, en objetos que forman parte integrante de nuestro mundo natural, profano.
Lo sagrado puede manifestarse en una piedra o un árbol, pero sin dejar de ser materialmente eso mismo.
Durkheim, "el rasgo característico de la mentalidad religiosa es dividir el mundo en dos esferas: una que abarca todo lo sagrado y otra que encierra todo lo profano”.
Lo sagrado equivale siempre a la máxima potencia o suprema energía, que es lo mismo que plenitud o saturación de ser. Es la realidad por excelencia.
Lo numinoso.
tremendo
misterio
fascinante

Tanto para Rudolf Otto como para Mircea Eliade, lo numinoso, la divinidad o el misterio (lo sagrado) son en sí mismos una sola cosa que representa una ruptura de nivel ontológico y aparece como lo real por excelencia. Es lo totalmente otro respecto del entorno mundano y se presenta al ser humano como la máxima realidad y supremo valor concerniéndolo en su propia intimidad y exigiendo de él una respuesta a nivel personal.
TREMENDO
Es la primera propiedad de lo numinoso. El sentimiento de lo tremendo es suscitado por una realidad de tal naturaleza que su aparición hace vacilar los fundamentos del ser y hace que el ser humano se sienta radicalmente inseguro/a.
Otto pasa de su estudio de la categoría de tremendo al concepto de misterio. Mientras lo tremendo produce temor, el misterio causa admiración, y la fascinación, el asombro y la admiración con lo
totalmente otro.
Otto llama a la realidad de lo sagrado lo numinoso, la fuerza divina que se manifiesta en la acción personal de una y otra divinidad, y la aborda desde los sentimientos que provoca en el ser humano; le asigna tres características que expresa con los términos de tremendo, misterio, fascinante.
Signos y/o manifestaciones de la ruptura de nivel que supone lo "sagrado".
Signos y/o manifestaciones de la ruptura de nivel que supone lo "sagrado".
La experiencia de "lo numinoso".
Para Rudolf Otto, una de las experiencias primordiales del ser humano es la de "absoluta dependencia"; a partir de ella, Otto acuña el término "numinoso". Para definirlo no puede hacerlo sino por aproximaciones.
El sentimiento --dice él-- común que palpita ante templos, iglesias, solemnidades, cultos... es algo que tendría que ver mucho con "lo numinoso".
Lo numinoso es distinto del temor que es siempre a algo concreto, determinado.
Los ritos de iniciación.
Los ritos de iniciación parecen haber sido para todos los pueblos y desde siempre, el procedimiento del que éstos se han valido para potenciar su crecimiento y asegurarse la supervivencia, asegurando al mismo tiempo su identidad.
Es el "paso" de una vida "natural" a una nueva vida procurada por la aparición de lo sagrado.
Toda persona en múltiples aspectos de la vida, tiene necesidad de que se le ayude a "pasar" de "fuera" a "dentro", tiene necesidad de algún tipo de ayuda que le permita penetrar el sentido íntimo de las realidades que constituyen su mundo, su vida, su propio misterio.
En las múltiples formas de los ritos de iniciación presentes en todas las religiones y que, por tanto, constituyen una manifestación universal del hecho religioso, asistimos a la expresión, por parte del sujeto religioso, de que, para tener acceso al ámbito de lo sagrado, necesita romper con su forma ordinaria de ser para comenzar a ser de una forma enteramente nueva.
La conversión y la iluminación.
La conversión (no la tratamos desde el punto de vista psicológico ni sociológico) consiste fundamentalmente en el paso de un modo de ser a otro, determinado por la relación con una realidad de un orden diferente.
La conversión significa el paso de una forma de ser a otra nueva; el paso de una vida natural, mundana, a una vida determinada por una realidad supramundana.
La conversión supone una renovación que se traduce en una penitencia, en una ruptura con la anterior forma de vida. La conversión da una nueva visión de la realidad que la hace aparecer con una luz distinta.
En las religiones orientales, la "iluminación" es el equivalente de la conversión de las religiones proféticas. Se trata de una liberación que procura a la persona un nuevo ser ante el cual se evidencia la nada de su "ser natural" encerrado por la ignorancia en la trama de la ilusión cósmica.
Tabú y sacralidad.
"Tabú" es una palabra polinesia con un significado muy amplio; significaría lo que nosotros diríamos hoy "prohibición", pero esa prohibición se basa fundamentalmente en el carácter peligroso de la realidad objeto de la misma y designa una prohibición que tiene vigencia de manera incluso inconsciente; es además propio del objeto tabú "contagiar" de forma mecánica su carácter de tabú a aquellas realidades o personas con las que entra en contacto.
Las acciones objeto de tabú pueden ser muy variadas y no todas pertenecen expresamente al ámbito religioso, pero la inmensa mayoría de ellas comportan alguna relación con la situación ritual del individuo, o se derivan de la falta de atención a las prescripciones rituales.
Eso no significa que todas las acciones tabú tengan una fundamentación religiosa, pero existe una fuerte tendencia a vivir como afectadas por prescripción del tabú muchas acciones rituales y muchas personas y objetos del mundo religioso.
Esto parecería constatar la tendencia que parecen tener las realidades pertenecientes al mundo de lo sagrado a convertirse en tabú justamente por la relación que guardan con la realidad superior, ya sea entendida como potencia o como cualquier otra forma.
Todas las alusiones anteriores a las actitudes del sujeto ante lo religioso y a la condición ambivalente de sus manifestaciones objetivas, pretendían conducirnos a la convicción de que el ámbito de lo sagrado constituye para el sujeto religioso, un ámbito de realidad enteramente nuevo, totalmente diferente del orden de la realidad que supone "la vida ordinaria".
La realidad determinante del ámbito de lo sagrado
¿Cuál es la realidad que determina y qué hace sagradas o religiosas a todas las formas concretas del mundo religioso?
Comprensión del mundo religioso desde la idea de la potencia y desde la figura de Dios.
El Misterio: realidad determinante del ámbito de lo sagrado.
Misterio como Trascendencia.
• El misterio es lo "totalmente otro"
• El misterio es una realidad ontológicamente suprema:
• El misterio como superioridad axiológica
• El misterio como santidad augusta
El Misterio como trascendencia activa. Aparece de dos formas:

-por la idea de destino / providencia

-por la representación personal del Misterio.
Full transcript