Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Determinación de la edad del Sudario de Turín

No description
by

Nathalie Andrea

on 6 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Determinación de la edad del Sudario de Turín

Determinación de la edad del Sudario de Turín
El Sudario de Turín. Durante generaciones se ha suscitado una controversia
acerca de si el sudario, una pieza de lino que presenta la imagen de un
hombre, fue el manto mortuorio de Jesucristo. La edad del sudario ha sido
determinada mediante la datación con radiocarbono.
¿El llamado
Sudario de turín en realidad fue el manto mortuorio de Jesucristo?
Por lo general, las respuestas a ésta se pueden encontrar mediante la aplicación de la cinética
química y la técnica de datación con radiocarbono.

La atmósfera terrestre está siendo constantemente bombardeada
por rayos cósmicos de una energía con gran poder de penetración.
Estos rayos, que se originan en el espacio exterior, están
constituidos por electrones, neutrones y núcleos atómicos.

Una de las reacciones importantes que se presentan entre la atmósfera
y los rayos cósmicos es la captura de neutrones por el
nitrógeno atmosférico (el isótopo nitrógeno-14) para producir
el isótopo radiactivo carbono-14 e hidrógeno. Estos átomos de
carbono, que son inestables, forman finalmente 14Co2, el cual
se mezcla con el dióxido de carbono común (12Co2) que hay
en el aire. Al desintegrarse el isótopo de carbono-14, emite partículas
β (electrones). La rapidez de la desintegración (medida
por el número de electrones emitidos por segundo) obedece a
la cinética de primer orden. En el estudio de la desintegración
radiactiva se acostumbra escribir la ley de rapidez como
rapidez = kN
donde k es la constante de rapidez de primer orden y N es el
número de núcleos de 14C presentes. La vida media de la desintegración,
t , es de 5.73 × 103 al año, de manera que la ecuación
(13.6) se puede escribir como sigue:
Para calcular la vida media de una reacción de orden cero, establecemos [A]t = [A]0/2 en la
ecuación (13.9) y obtenemos
Muchas de las reacciones de orden cero conocidas tienen lugar sobre una superficie metálica.
Un ejemplo es la descomposición del óxido nitroso (N2o) en nitrógeno y oxígeno en
presencia del platino (Pt):
2N2o(g) ⎯→ 2N2(g) + o2(g)
Cuando todos los sitios de unión en el Pt están ocupados, la rapidez se vuelve constante sin
importar la cantidad de N2o presente en la fase gaseosa.
otra reacción de orden cero es la catálisis enzimática.
Los isótopos de carbono-14 entran en la biosfera donde las
plantas toman el dióxido de carbono para la fotosíntesis. Los
animales se alimentan con las plantas y exhalan carbono-14
como Co2. Finalmente, el carbono-14 participa en muchos aspectos
del ciclo del carbono.El 14C que se pierde por desintegración
radiactiva se renueva constantemente a partir de la
producción de nuevos isótopos en la atmósfera.
En este proceso
de desintegración-renovación se establece un equilibrio dinámico
donde la proporción de 14C a 12C permanece constante en
la materia viviente. Pero cuando una planta o un animal mueren,
el isótopo de carbono-14 en él ya no se renueva, de manera
que la proporción disminuye debido a la desintegración del 14C.
Este mismo cambio ocurre con los átomos de carbono atrapados
en el carbón, en el petróleo o en la madera preservada en el
subsuelo, y por supuesto, en las momias egipcias. Después de
varios años, hay proporcionalmente menos núcleos de 14C en
una momia que en una persona viva.
En 1955, Willard F. Libby† sugirió que este hecho podría
utilizarse para estimar el periodo en que el isótopo de carbono-14
de un espécimen determinado ha seguido desintegrándose sin
renovarse.

Si se ordena la ecuación, podemos escribir
donde N0 y Nt son el número de núcleos de 14C presentes a t = 0 y
t = t, respectivamente. Debido a que la rapidez de desintegración
es directamente proporcional al número de núcleos de 14C
presentes, la ecuación anterior se puede reescribir como
Una vez que conocemos el valor de k y de las rapideces de desintegración
para la muestra reciente y la muestra antigua, podemos
calcular t, que es la edad de la muestra antigua.
Su éxito depende de
la exactitud con que se pueda medir la rapidez de decaimiento.
En muestras recientes, la proporción 14C/12C es cercana a 1/1012,
de manera que el equipo utilizado para medir la desintegración
radiactiva debe ser muy sensible. La precisión es más difícil con
muestras más antiguas debido a que contienen menos núcleos de
14C. Sin embargo, la datación con radiocarbono se ha convertido
en una herramienta de gran valor para estimar la edad de piezas
arqueológicas, pinturas y otros objetos que tienen una antigüedad
de 1 000 a 50 000 años.
Una reciente aplicación importante de la datación con
radiocarbono fue la determinación de la edad del Sudario de
turín. En 1988, tres laboratorios de Europa y Estados Unidos,
que trabajaron en muestras de menos de 50 mg del Sudario, demostraron
cada uno por su parte, mediante la datación con carbono-
14, que el sudario correspondía al periodo entre los años
1260 d.C. y 1390 d.C. Por tanto, el Sudario no pudo haber sido
la manta mortuoria de Jesucristo.
Full transcript