Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Renacimiento, Manierismo, Barroco y ¿Clasicismo?

Fundamentos de Estética y Filosofía del Arte - UArtes
by

Norberto Bayo Maestre

on 13 February 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Renacimiento, Manierismo, Barroco y ¿Clasicismo?

Renacimiento, Manierismo, Barroco y Clasicismo
UNIDAD III
FUNDAMENTOS DE ESTÉTICA Y FILOSOFÍA DEL ARTE
MANIERISMO
BARROCO
CLASICISMO
RENACIMIENTO
I. Arte, Humanismo y Ciencia
II. Descartes y los discursos del método
III. De la razón clásica a la razón estética
IV. La teoría dramática, el melodrama y los límites de la retórica
Leonardo da Vinci
(1452-1519)
Filippo Brunelleschi
(1377-1446)
Leon Baptiste Alberti
(1404-1472)
Il Duomo
Palacio Rucelai
Santa María Novella
Florencia
Michelangelo Buonarroti
1475 - 1564
Michelangelo Buonarroti
1475 - 1564
San Pedro del Vaticano
Bramante
1443 - 1514
La escuela de Atenas
c. 1512
Rafael Sanzio
Tarea para comentario de texto
Danae recibiendo la lluvia de oro
c. 1565
Tiziano Vecellio
Tintoretto
1518 - 1594
La ultima cena
c. 1580
El lavatorio
c. 1550
El Greco
1541 - 1614
El entierro del conde de Orgaz
1586–1588
El expolio 1577–1579
Éxtasis de Santa Teresa
1647–1652
Gian Lorenzo Bernini
1598 - 1680
Baldaquino San Pedro
1623–1634
San Carlo alle Quattro Fontane
1638 - 1641
Francesco Borromini
1599 - 1667
La flagelación de Cristo, 1607
Caravaggio
1571 - 1610
La vocación de San Mateo 1599-1600.
Diego de Velázquez
1599 - 1660
El triunfo de Baco 1628-29
Las meninas o la Familia de Enrique IV
1656
La venus en el espejo 1650
Peter Paul Rubens
1577 - 1640
Las tres gracias
1636-1639
El Renacimiento intenta olvidar el utilitarismo artístico del pasado. Movidos por un deseo de belleza ideal y totalizadora aprendido en Platón, los nuevos poetas tratarán de apurar las posibilidades expresivas del idioma y el cauce de recursos estilísticos que les brindan sus modelos artísticos en los cuales han hallado la manera de mostrar la complejidad de sus emociones humanas, dignas -por ser humanas- de un tratamiento poético que las dignifique aún más.
Pronto los conceptos de razón y de naturaleza se hicieron centrales en la teoría de las artes. De este modo, los artistas identificaban el seguir la naturaleza con seguir las normas de la razón, lo que significaba, en este contexto, que naturaleza y razón estaban al mismo nivel, que eran la misma cosa. Durante el periodo precedente, que dura hasta el siglo XVI, las normas emanaban directamente de la autoridad, la cual solía residir en Aristóteles. Sin embargo, a partir del modelo de racionalismo iniciado por Descartes surge la esperanza de encontrar una base sólida en estética, el cual tuviera la misma forma que un axioma matemático y a partir del cual se pudieran inferir las normas que habrían de regir las artes.


El problema de las normas: el conflicto entre razón y experiencia


Por lo que a la estética se refiere, esta área de la reflexión filosófica no fue ajena a la disputa entre racionalismo y empirismo, la cual se manifestó aquí en forma del problema de las normas. Concretamente, se ponía en cuestión la infalibilidad y la autoridad de las normas, siendo este el reflejo en estética del debate entre racionalismo y empirismo. Desde el punto de vista más racionalista las normas eran vistas como inviolables, como axiomas absolutos de los cuales no podía prescindirse. Por otra parte, el punto de vista empirista era más dado a relativizar el valor de estas normas. Desde esta perspectiva, no se trataba de rechazar las normas de plano, sino de rebajar su estatus. Para el ala empirista las normas no eran absolutas ni infalibles, sino meramente probables, siendo su base la experiencia. Por ello, bajo esta concepción de las normas muchos artistas consideraban oportuno saltárselas en aras al efecto dramático.



En Alemania, Gottfried Wilhelm Leibniz buscó en Nuevos ensayos sobre el entendimiento humano (1701-1709) una síntesis entre el racionalismo y el empirismo, entre la razón y la sensación. Afirmaba que el hombre no tiene conocimientos racionales de la belleza, lo cual no excluye que exista algún tipo de conocimiento de lo bello, pues el conocimiento tiene varios grados. El conocimiento de lo bello se basa en el gusto, el cual puede emitir juicios axiológicos –percibimos si algo es bello o no–, pero sin poder emitir una razón para ello –sabemos que algo es bello, pero no por qué–. Para Leibniz, «el gusto es algo semejante al instinto». Opinaba que la belleza no depende de la forma –entendida como estatismo–, sino que está inmersa en un flujo, en un dinamismo, es la unidad dentro de la variedad. Relacionó la belleza con la virtud y la perfección, siendo la contemplación estética una fase de un movimiento armonizador al que está sujeto todo aquello que es imperfecto y tiende a la perfección
La belleza no es una cualidad de las cosas mismas: existe tan sólo en la mente del que las contempla y cada mente percibe una belleza distinta. Puede incluso suceder que alguien perciba fealdad donde otro experimenta una sensación de belleza; y cada uno debería conformarse con su sensación sin pretender regular la de los demás.

David Hume, Ensayos morales, políticos y literarios
PROBLEMA EN LA PERIODIZACIÓN DE LAS ARTES
Full transcript