Loading presentation...
Prezi is an interactive zooming presentation

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

el joven y el consumismo

No description
by

diana martinez

on 11 September 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of el joven y el consumismo

INTRODUCCIÓN Video!!! algunos gastos de los jovenes El joven y el consumismo EL CONSUMISMO EN
LAS GRANDES SUPERFICIES CONSUMO
Los chicos son más consumistas que las chicas, pero ellas
gastan la mitad de sus ingresos en ropa.los chicos son más consumistas que las chicas, y se dejan influir más por cuestiones como la moda, las marcas o la publicidad.Las diferencias entre ellos y ellas son apreciables. Ellos asocian el consumo "con disfrutar en abundancia de cosas" y ellas con "satisfacer necesidades". Los chicos prefieren de forma mayoritaria y casi exclusiva la participación en grupos que practican deporte. Las chicas tienen un abanico de intereses más variado y se inclinan hacia
aquellas actividades que además de entretenerlas sean útiles para formarse o conseguir empleo. Leen y se preocupan mucho más por la cultura. Ellos prefieren bienes que les permitan parecerse al grupo de referencia (coches, motos, vestuario de marca). Buscan bienes que les permitan movilidad. Ellas optan por diferenciarse unas de otras. Se interesan más por bienes que les proporcionan permanencia (habitación propia, casa propia, muebles). (cc) photo by Metro Centric on Flickr (cc) photo by Franco Folini on Flickr (cc) photo by Metro Centric on Flickr consumo El sexo influye en el gasto. Los jóvenes, por encima de todos los grupos sociales, son los que más se entregan al disfrute del tiempo libre. Se distingue dos tipos de consumo entre la población de menos edad: el productivo y el contraproductivo o "amnésico".
El productivo es el que practica la familia de clase alta o media alta, y consiste en invertir en formación; el amnésico o contraproductivo es el que ejercita el joven de clase baja o media baja y se centra en olvidarse de la semana. Los artificiales marchamos que el capitalismo ha incrustado en la sociedad actual, como señal de pedigrí, encuentran un mercado ingenuo, débil y receptivo en los adolescentes que tienen un billete disponible en el bolsillo. Todo el mundo dice que no es marquista, pero las marcas están ahí, cada vez ganando más dinero sobre todo a costa de los jóvenes... En el fondo la marca es una señal de distinción, llevar un artículo cuya legitimidad es reconocida por todos. Y los jóvenes, a una edad concreta, lo que buscan es legitimidad en su grupo. Los chicos suelen gastar en salir con los amigos (el 39,7% afirma dedicar parte de su dinero a esta actividad), comprarse ropa (27,6%) y automoción (23,9%). Ellas, por su parte, lo hacen en ropa (42,5%), salir con las amistades (39,8%) y comer fuera de casa (24,8%). El dios mercado lo sabe y quiere el dinero de todos. El de los más jóvenes también. Los fabricantes, cada vez más, se dirigen a un sector atrevido, juvenil. Es lo que vende y a quien se le vende. La publicidad no entiende de ética y sí de números.
Es cierto que los chicos y las chicas no tienen una capacidad adquisitiva grande, pero son ellos los prescriptores
La ciudad se ha convertido en un gran hipermercado. Cada día unos mil mensajes nos incitan a comprar artículos que no necesitamos. Estamos inmersos en el consumismo que se alimenta de la influencia de la publicidad y ésta se basa en ideas tan falsas como que la felicidad depende de la adquisición de productos. Consumir quiere decir tanto utilizar como destruir. En la sociedad de consumo no sólo sentimos
cada vez mayor dependencia de nuevos bienes materiales y derrochamos los recursos, sino que el consumo se ha convertido en un elemento de significación social.
Se compra para mejorar la autoestima, para ser admirado, envidiado y/o deseado.
El peligro es que las necesidades básicas pueden cubrirse pero las ambiciones o el deseo de ser admirados son insaciables,
según alertan los expertos. En la sociedad de consumo encontramos tres fenómenos que le son propios y que
juntos producen lo que se ha denominado adicción al consumo. Salir con los amigos, la ropa y comer fuera de casa La dictadura de las marcas INTEGRANTES *Maryuri Bernal
*Leydi Chapeta
*Diana Martinez
* German Salcedo GRACIAS la hamburguesa y el ''celular'' Son dos buenas señas de identidad del consumo joven, más dado a tener que empaparse de los imperativos de los tiempos modernos: las cosas han de hacerse rápidas y, si es necesario, a distancia. Controlar los conceptos de espacio y tiempo tienen su reflejo en lo que se gastan los jóvenes y en el lustroso porvenir de mercados como el del 'fast food' o el de la mensajería móvil. El 93 por ciento disfruta su tiempo libre con los amigos, con los que va al cine (69 por ciento), a fiestas (64 por ciento) o de copas (49 por ciento). Los deportes figuran como una de sus grandes aficiones. Practican y ven por televisión, sobre todo, fútbol, baloncesto, esquí, tenis y ciclismo. Los jóvenes de hoy han sido domesticados por las nuevas tecnologías, en particular por los celulares, de los que dependen no solo para comunicarse sino para el establecimiento de relaciones sociales.

El término domesticación “es una metáfora del concepto de someter la vida salvaje. Un proceso de doma o control que hace del objeto un miembro más del hogar”, dice Consuelo Yarto Wong para referirse a la forma como las máquinas influyen en los comportamientos sociales. Esta generación de jóvenes de entre 15 a 28 años de edad con un nivel socioeconómico ABC1C2 es la que, principalmente, adopta la tendencia del presentismo, y a la vez son un sector dinámico que cambia a diario;es por ello que debe ser objeto de estudio constantemente para poder comprenderlo
Y llegar a vivir en una sociedad sinérgica. El tema que abarcará este ensayo es el presentismo y el consumo masivo en relación a las marcas que interfieren en la vida de los jóvenes de hoy en día. Se eligió este análisis porque se puede observar que los jóvenes de hoy perduran en esta condición por más tiempo que los de antes. Esta etapa se prolonga cada vez más, dejando a un lado la nueva realidad que deberían afrontar. Por el contrario, el joven actual piensa únicamente en su deseo de consumo constante que se satisface temporalmente de forma acotada.

El mundo hoy: “Globalización”
La sociedad en la que vivimos actualmente está inmersa en un contexto de consumo masivo, en el que ya no existe la satisfacción de las necesidades básicas, sino el sólo deseo de consumir permanentemente. Esto se da desde fines del siglo XX, en el que la globalización puso el pie sobre la tierra y comenzó a adquirir fuerzas con la convergencia de las nuevas
tecnologías, la biotecnología, los nuevos materiales y la demanda social que cada día se vuelve más exigente.
Éstas son algunas de las preguntas que pueden encender la luz de alarma:

A menudo me disgusto por haber gastado el dinero tontamente.

Cuando me siento triste o deprimido suelo comprar para animarme.

Hago compras por impulso.

Cuando veo algo que me gusta, no me lo quito de la cabeza hasta que lo
compro.

Compro cosas inútiles que después me arrepiento de haber comprado.
Se me va el dinero sin darme cuenta.

A menudo, cuando recibo el extracto de las tarjetas me sorprende ver las
compras que había olvidado.

Frecuentemente me precipito comprando cosas sin haberlo pensado bien.

Compro ropa que después no uso. Contaminación sonora entre adolescentes

Un alto porcentaje de jóvenes sufre pérdida de la capacidad auditiva por exponerse a altos volúmenes sonoros en actividades recreativas basadas en el uso de reproductores de música personales y por la asistencia a discotecas, entre otras. Científicos argentinos desarrollan un programa para promover el cuidado de la audición entre los adolescentes.
Full transcript