Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Los tres cerditos

Analisis
by

Marisa Garcia Menendez

on 25 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Los tres cerditos

Análisis del libro álbum Los tres cerditos El título “Los tres cerditos” pone en juego la intertextualidad. La tapa de este libro, nos muestra la imagen realista de tres cerdos que miran fijamente a los lectores generando vínculo y llevándolos a pensar que se encontrarán con el cuento convencional. La primera página nos mantiene, en la historia tradicional con un engañoso “Había una vez” Casi nos dejamos llevar pensando en un libro ilustrado más de tantos que hemos leído. Vemos las expresiones en los rostros de los personajes. La congoja del cerdito, que había construido su casa de paja, el lobo con su fuerte soplido ¿la derribará? Y como por arte de magia en la siguiente página nos encontramos con recursos maravillosos. La metaficción: vemos como el lobo sopla tan fuerte que el cerdito es sacado del cuento. Deja de ser un animal dibujado.
Incorpora un recurso propio del comic: el uso de bocadillos o globos, con tipografía diferente. Según Colomer este recurso “permite atribuir nítidamente las palabras al personaje” (1996).
Hace cómplice a los lectores, ya que el texto enuncia “y al cerdito se comió”, tenemos la información que el cerdo se escapó del cuento. Vemos la expresión de confusión del lobo. Como si nada hubiese pasado, continúa con la estructura del cuento tradicional, pero los lectores ya sabemos que tenemos que observar más cosas pueden pasar. Nos encontramos con recursos ya descriptos, pero con la novedad, de que no es el lobo quien saca al cerdo del cuento sino que es su propio hermano quien lo guía. Nos dice Cecilia Banjour “La sorpresa es la clave de la propuesta” (2010). Los personajes dialogan. Los lectores esperamos. Es Significativo, que en varias oportunidades se haya utilizado el formato de página doble que “ayuda a expresar gráficamente de un modo mas conveniente lo que la ilustración tiene para ofrecer”(Gutiérrez Garcia, 2002) En esta página, donde parece que el espacio no le alcanzó al autor, se ve a los personajes más vívidos, fuera de su cuento, en la hoja en blanco, desmontando físicamente el cuento. El texto se muestra en bocadillos, los lectores no podemos anticipar que sucederá. La imagen es blanca lo que nos expresa silencio, expectativa por lo que vendrá.
Los tres cerdos construyen un avión de papel con la página de su cuento y se disponen a emprender el camino. ¿A dónde? El misterio continúa. El lector acompaña a estos tres pícaros personajes, que usan la página donde aparece el lobo para hacer su avión. Vuelan se mantienen el fondo blanco se observan sombras del avión en diferentes posiciones y tamaños, generando la sensación de paso del tiempo. Seguimos atentos hacia donde se dirigen sus miradas, ¿por qué están tan fascinados? Cara de preocupación, en un bocadillo: ¡un grito!, ¿qué pasará?
Se estrellan en la página en blanco. Mediante el recurso del comic lo cerdos dialogan, los lectores dejamos de ser cómplices, deseamos saber que pasará.
Uno de ellos mira el borde inferior derecho, como invitándonos a avanzar. La página le quedo pequeña, el cerdo en primerísimo plano nos mira, nos busca, se pregunta si estamos ahí, los otros cerdos encontraron algo y lo llaman. Vemos como se introducen en una historia, pero las imágenes son distintas a las de su cuento, parecen hechas a lápiz de color, un gato violinista los mira impávido El autor utiliza nuevamente la intertextualidad, en este caso es menos efectiva, por lo menos en América Latina ya que se trata de una tradicional canción de cuna inglesa que data aproximadamente de 1705. Los lectores no sabemos que pasará, vemos a los cerdos en el plano blanco, descubren que es la ruta a otros cuentos, pero cuidado, no se escaparon solos, el gato violinista los acompaña. Están interesados en una imagen, parece un libro para colorear. Ingresan en este cuento, vemos como los cerditos dejan de estar a color, tomando las características del nuevo libro. El autor nos invita nuevamente a reconocer en que cuento se introdujeron, aquí la intertextualidad se da con un cuento tradicional inglés, del que el mismo autor realizó una bella adaptación. El príncipe va a matar al dragón, los cerdos al detectar el peligro lo invitan a salir de la historia.
El dragón, a color, vivido, dialoga con los cerdos, ven al gato violinista.
Como en los diálogos anteriores se usa el globo. Los lectores podemos ver el desconcierto del príncipe, como le había sucedido al lobo. Los cerdos, el gato violinista y el dragón comienzan a bucear en un mar de cuentos, no logramos reconocer las imágenes, pero estamos convencidas que son cuentos conocidos. Se sorprenden ante un hallazgo: es la casa de ladrillos, su casa de ladrillos. Reorganizan las escenas de su cuento. Logramos ver al lobo observando por la ventana, y empezamos a palpitar el final, el lobo: “soplará y soplará” El dragón la puerta abrirá ¡qué susto tiene el lobo!, pareciera que hasta el narrador está asustado, porque las letras del texto comienzan a caerse. El autor jugando con la intertextualidad hace cómplices a los lectores. El lobo debería ir a la chimenea, pero los otros personajes se adelantan, inclinan la página haciendo que las letras se caigan, las juntan El libro empieza como termina, fiel al cuento tradicional, “vivieron felices”, frase formada con las letras que juntaron.
Todos vivieron felices, los cerditos, el dragón y el gato violinista, en una página que se muestra llena, lo que ayuda al lector a dimensionar al dragón.
Full transcript