Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Sollicitudo Rei Socialis

No description
by

Mi VS

on 13 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Sollicitudo Rei Socialis

Carta encíclica: Sollicitudo Rei Socialis

SOLLICITUDO REI SOCIALIS 
Sobre la preocupación social de la Iglesia 
Del Sumo Pontífice Juan Pablo II 
30 de diciembre del año 1987
Panorama del mundo contemporáneo
El primer aspecto a destacar es que la esperanza de desarrollo, entonces tan viva, aparece en la actualidad muy lejana de la realidad.
La primera constatación negativa que se debe hacer es el abismo entre las áreas del llamado Norte desarrollado y la del Sur en vías de desarrollo.

Aspectos positivos
El primero es la plena conciencia, en muchísimos hombres y mujeres, de su propia dignidad y de la de cada ser humano. Esta conciencia se expresa, por ejemplo, en una viva preocupación por el respeto de los derechos humanos.
SOLLICITUDO REI SOCIALIS
Sobre la preocupación social de la Iglesia 
Se propone dos objetivos, el de rendir homenaje a la encíclica escrita por Pablo VI, "Populorum Progressio" y afirmar una vez más la continuidad de la doctrina social junto con su constante renovación.
Novedad de la encíclica Populorum progressio
La Encíclica se presenta como una aplicación de la enseñanza conciliar en materia social respecto al problema específico del desarrollo así como del subdesarrollo de los pueblos. La encíclica Populorum Progressio se presenta, en cierto modo, como un documento de aplicación de las enseñanzas del Concilio.
El auténtico desarrollo humano
El desarrollo humano es un proceso casi automático y de por sí, ilimitado. El aumento de bienes o la mayor facilidad de acceder a servicios, se ha mostrado insuficiente ya que lleva a una especie de “superdesarrollo” que es inmoral pues implica el dejar la supremacía al “tener” sobre el “ser”.
Una lectura teológica de los problemas modernos
Tras la publicación de la encíclica Populorum progressio la sociedad contemporánea no ha sido sensible al cambio. El desarrollo social establecido es mínimo o inexistente, muchos pensarán que la sociedad se ha desarrollado significativamente, pero es sólo respecto al bien propio y a la satisfacción de necesidades materiales. No sólo de forma individual sino de economías formadas bajo políticas de egoísmo y aprovechamiento.La sociedad actual ha vendido su moral y entregado el desarrollo a la cantidad y posesión de bienes de unos pocos.
Sollicitudo Rei Socialis
Es el título que se le dio a la séptima carta encíclica escrita por el sumo pontífice Juan Pablo II, en conmemoración al vigésimo aniversario de la encíclica "Populorum progressio".
Beato Juan Pablo II
Karol Józef Wojty fue el 264.º papa de la Iglesia católica y jefe de Estado de la Ciudad del Vaticano desde el 16 de octubre de 1978 hasta su muerte en 2005. Su pontificado de casi 27 años fue el tercero más largo en la historia de la Iglesia católica, fue aclamado como uno de los líderes más influyentes del siglo XX, fue beatificado en un tiempo récord por sucesor Benedicto XVI, el 1 de mayo de 2011.

Encíclicas de Juan Pablo II
Estructura
Bendición
Capítulo I: Introducción
Capítulo II: Novedad de la encíclica Populorum progressio
Capítulo III: Panorama del mundo contemporáneo
Capítulo IV: el auténtico desarrollo humano
Capítulo V: Una lectura teológica de los problemas modernos
Capítulo VI: Algunas orientaciones particulares
Capítulo VII: Conclusión

Introducción
La preocupación social de la iglesia se ha visto reflejada de diversos modos, el hito que marcó la publicación de la encíclica Rerum Novarum y los documentos del Magisterio que la han seguido, se publican con motivo de aniversarios de esta intervención destacada. Así sucedió con la Populorum Progressio que es la ocasión de este nuevo documento.

La encíclica que cumple su vigésimo aniversario fue escrita por el sumo pontífice Pablo VI y tenía ocasión a la participación de la iglesia en diversos problemas
Populorum progressio
Los problemas que se afrontaban por aquel entonces y a los que la iglesia debía hacer frente incluían:

La desigualdad social y económica
El destino universal de los bienes
Las ventajas y peligros del desarrollo
El segundo punto es la novedad de la Populorum Progressio, como se manifiesta por la amplitud de horizonte, abierto a lo que comúnmente se conoce bajo el nombre de cuestión social .
En aquellos años prevalecía un cierto optimismo sobre la posibilidad de colmar, el retraso económico de los pueblos pobres, de proveerlos de infraestructuras y de asistir los en el proceso de industrialización.

En aquel contexto histórico, por encima de los esfuerzos de cada país, la ONU promovió consecutivamente dos decenios de desarrollo. Se tomaron, en efecto, algunas medidas, bilaterales y multilaterales, con el fin de ayudar a muchas Naciones

Por su parte, la Iglesia sintió el deber de profundizar los problemas planteados por la nueva situación, pensando sostener con su inspiración religiosa y humana estos esfuerzos para darles un alma y un empuje eficaz.
No se puede afirmar que estas diversas iniciativas religiosas, humanas, económicas y técnicas, hayan sido superfluas, dado que han podido alcanzar algunos resultados. Pero en línea general, teniendo en cuenta los diversos factores, no se puede negar que la actual situación del mundo, bajo el aspecto de desarrollo, ofrezca una impresión más bien negativa.
En la actualidad, se habla de mundos distintos dentro de nuestro único mundo: Primer Mundo, Segundo Mundo, Tercer Mundo y, alguna vez, Cuarto Mundo.

Esta terminología  esconde un contenido moral al cual la Iglesia no puede permanecer indiferente. Se añadieron otros igualmente negativos, analfabetismo, falta de viviendas a nivel universal, Las fuentes de trabajo en vez de aumentar, disminuyen y  discriminaciones odiosas basada en la diferencia racial. Una prueba de esta pobreza se tiene con la aparición del llamado Cuarto Mundo
En pocas palabras, el subdesarrollo de nuestros días no es sólo económico, sino también cultural, político y simplemente humano, como ya indicaba hace veinte años la Encíclica Populorum Progressio. Por consiguiente, es menester preguntarse si la triste realidad de hoy no sea, al menos en parte, el resultado de una concepción demasiado limitada, es decir, prevalentemente económica, del desarrollo.
Solidaridad necesaria
Desde el fondo de la angustia, del miedo y de los fenómenos de evasión como la droga, típicos del mundo contemporáneo, emerge la idea de que el bien, al cual estamos llamados todos, y la felicidad a la que aspiramos no se obtienen sin el esfuerzo y el empeño de todos sin excepción, con la consiguiente renuncia al propio egoísmo.
Respeto a la vida
No obstante todas las tentaciones por destruirla, desde el aborto hasta la eutanasia. En la preocupación por lograr la paz, se es consciente de que ésta es indivisible: o es de todos, o de nadie. Una paz que exige, cada vez más, el respeto riguroso de la justicia, y, por consiguiente, la distribución equitativa de los frutos del verdadero desarrollo.
Un desarrollo basado solo en aspectos económicos no es suficiente
La Iglesia se preocupa de la problemática del desarrollo, lo considera un deber de su ministerio pastoral.

Ante los casos de necesidad, no se debe dar preferencia a los adornos superfluos de los templos y a los objetos preciosos del culto divino; al contrario, podría ser obligatorio enajenar estos bienes para dar pan, bebida, vestido y casa a quien carece de ello.
 
No sería digno del hombre un tipo de desarrollo que no respetara y promoviera los derechos humanos, el cual, para ser meramente verídico, implica conciencia de los valores.

Por tanto, hay que destacar que un mundo dividido en bloques, presididos a su vez por ideologías rígidas, donde en lugar de la interdependencia y la solidaridad, dominan diferentes formas de imperialismo, no es más que un mundo sometido a estructuras de pecado. La suma de factores negativos, que actúan contrariamente a una verdadera conciencia del bien común universal y de la exigencia de favorecerlo, parece crear, en las personas e instituciones, un obstáculo difícil de superar.
Entre las opiniones y actitudes opuestas a la voluntad divina y al bien del prójimo y las estructuras que conllevan, dos parecen ser las más características:

El afán de ganancia exclusiva
La sed de poder, con el propósito de imponer a los demás la propia voluntad.
La interdependencia debe convertirse en solidaridad, fundada en el principio de que los bienes de la creación están destinados a todos por que la solidaridad es un camino hacia la paz y hacia el desarrollo. La paz sólo se alcanzará con la realización de la justicia social e internacional

Based on Jim Harvey's speech structures
El sumo pontífice escribió un total de catorce encíclicas. Sollicitudo Rei Socialis es la séptima de ellas.
Redemptor Hominis
Redemptor Hominis: (Jesucristo Redentor del hombre), del 4 de marzo de 1979

Dives in Misericordia
Dives in Misericordia: (Dios Padre, Rico de misericordia), del 30 de noviembre de 1980

Laborem Exercens
Laborem Exercens: (Trabajo humano y problemas sociales), del 14 de septiembre de 1981

Slavorum Apostoli
Slavorum Apostoli: (Santos Cirilo y Metodio, patronos de los eslavos), del 2 de junio de 1985.

Dominum et Vivificantem
Dominum et Vivificantem: (Espíritu Santo Seńor y vivificador), 18 de mayo de 1986.

Redemptoris Mater
Redemptoris Mater: (María, Madre del Redentor), 25 de marzo de 1987.

Sollicitudo Rei Socialis
Sollicitudo Rei Socialis: (Preocupación social de la iglesia), 30 de diciembre de 1987.


Redemptoris Missio
Redemptoris Missio: (La misión), 7 de diciembre de 1990.

Centesimus Annus
Centesimus Annus: (La cuestión social, a cien ańos de la "Rerum novarum"), 1 de mayo de 1991.
Veritatis Splendor
Veritatis Splendor: (Fundamentos de la moral católica), 6 de agosto de 1993.
Evangelium Vitae
Evangelium Vitae: (Valor e inviolabilidad de la vida humana), 25 de marzo de 1995.
Ut Unum Sint: (Sobre el compromiso ecuménico), 25 de mayo de 1995.

Ut Unum Sint
Fides et Ratio
Fides et Ratio: (Sobre la Fe y la Razón), 14 de septiembre de 1998.
Ecclesia de Eucharistia: (Sobre la Eucaristía en su relación con la Iglesia), 17 de abril de 2003.
Ecclesia de Eucharistia
Sollicitudo Rei Socialis
Como se planteó en los objetivos, la carta encíclica, no sólo deseaba conmemorar el aniversario de Populorum progressio, sino además afirmar la doctrina social de la iglesia.

La situación contemporánea a la encíclica, incluía múltiples problemas a los que la iglesia por medio del sumo pontífice debía acudir.


Contexto social
Para la década de los 80 la población mundial sufría problemáticas sociales importantes,

El progresivo distanciamiento económico del Norte con respecto al Sur.
La lucha infructuosa contra el analfabetismo
Los problemas para dar educación superior a todos
La falta de participación
Las nuevas variedades de explotación, opresión y discriminación
La presencia de mecanismos que no permiten el crecimiento de los pueblos.
La falta de vivienda
Respecto al contenido y a los temas, nuevamente propuestos por la Encíclica, cabe subrayar: la conciencia del deber que tiene la Iglesia, de escrutar los signos de los tiempos y de interpretarlos a la luz del Evangelio; la conciencia, igualmente profunda de su misión de servicio, distinta de la función del Estado.
El primer tema de la Populorum Progressio es el desarrollo, el cual proviene significativamente del vocabulario de las ciencias sociales y económicas. Bajo este aspecto, la Encíclica Populorum Progressio se coloca inmediatamente en la línea de la Rerum Novarum, que trata de la situación de los obreros.

Con esto, la doctrina social cristiana ha reivindicado una vez más su carácter de aplicación de la Palabra de Dios a la vida de los hombres y de la sociedad así como a las realidades terrenas, que con ellas se enlazan, ofreciendo principios de reflexión, criterios de juicio y directrices de acción

Como tercer punto la Encíclica da un considerable aporte de novedad a la doctrina social de la Iglesia en su conjunto y a la misma concepción de desarrollo.

"El desarrollo es el nombre nuevo de la paz"
El Papa (JPII), en ésta Encíclica, desea llamar la atención sobre algunos que se hacen ajenos a las multitud ingente de personas humanas que sufren el peso intolerable de la miseria. Es el mismo Señor Jesús quien viene a interpelarnos. Existen también desigualdades sociales hasta llegar a los niveles de miseria en los países ricos, también, de forma paralela, en los países menos desarrollados se ven a menudo manifestaciones de egoísmo.

Para alcanzar el verdadero desarrollo es necesario no perder de vista dicho parámetro, que está en la naturaleza específica del hombre, creado por Dios a su imagen y semejanza.

Como seres humanos se nos ha confiado desde el cielo dominar las demás criaturas, cultivar el jardín; pero hay que hacerlo en el marco de obediencia a la ley divina. Todo fue creado por él y para él. El hombre debe someterse a la voluntad de Dios, que le pone límites en el uso y dominio de las cosas.
Por consiguiente, pide, exhorta y ruega que se reconozca a cada pueblo igual derecho, a sentarse a la mesa del banquete común; el verdadero desarrollo debe fundarse en el amor a Dios y al prójimo.
 
En última instancia, el dominio confiado al hombre por el Creador no es un poder absoluto. Estamos sometidos a leyes no sólo biológicas sino también morales


Conclusión
Al cumplirse los 20 años desde la creación del documento “Populorum progressio” , Sollicitudo rei socialis trata de la unión de todos los países que van hacia un bien común, la paz. 
Incluyendo en este bien la solidaridad, el amor y el trabajo en equipo, excluyendo de este proyecto la avaricia, la sed de poder, la explotación, la ambición, la opresión, etc... Pero ya al cumplirse los 20 años nos damos cuenta de que a pesar de que ahora hay grandes cambios para bien en la sociedad también nos hemos puesto mas egoístas, mas individualistas e irritables, ha aumentado el hambre, las guerras y la contaminación, causando un gran daño para el ser humano.

Lo positivo en estos 20 años no se compara con lo negativo pero también está la conciencia de lo que hacemos, de que hay pocos recursos, y nos hemos dado cuenta de que sólo podemos llegar a algo si nos unimos todos, ya que si se intenta solo en un lugar o país terminará siendo peor, ya que será a escondida del mundo y aunque ese país se desarrolle seguirá la opresión hacia el mas débil por que si lo miramos de esta manera los países son personas, con mismas características y eso nos lleva a todo el problema por que si fuéramos solidarios veríamos a las personas como tales, sin discriminación ni los usaríamos como a un objeto.
En conclusión el desarrollo es deber de todos y para cambiar el mundo y tenerlo en paz tenemos que cambiar primero nosotros.

Relación y aportes
Es importante para nosotros, no sólo como profesionales, sino como seres humanos, identificar las problemáticas sociales que enmarcan nuestra era, la responsabilidad social que tenemos por el sólo hecho de haber nacido.

La conciencia que inculcaba el sumo pontífice radica en la esperanza que se guarda en nosotros como seres humanos. Establecer un desarrollo social está en nuestras manos y en las de nadie más.
La solidaridad, el respeto y la justicia, son los valores más importantes que debemos tener en cuenta para establecer un orden social desarrollado bajo los principios del creador.

Nuestra responsabilidad no acaba en desarrollar en nosotros mismos una conciencia, sino en inculcarla al prójimo. Entender que somos los responsables de la tierra, de las demás criaturas y de los recursos limitados es el primer paso para establecer un verdadero desarrollo.
Aspectos fundamentales
LA CONCIENCIA: Esta conciencia se expresa a través de miles de personas que se preocupan de respetar los derechos humanos y a la vez rechazan a quienes los violan. Los derechos humanos también demuestran conciencia de la sociedad ya que ha tenido mucho progreso.

CONVICCIÓN DE UNA RADICAL INTERDEPENDENCIA: Ósea los hombres (en el rango general) se dan cuenta de que es mas fácil tener un destino común que construir juntos, que hacerlo por separado por eso se suman a este plano ya que así evitan una catástrofe para todos.

TODO SE CONSIGUE CON ESFUERZO: La felicidad a la cual estamos llamados se lleva a cabo solo con el sudor y el esfuerzo del hombre.

LA PREOCUPACIÓN CONJUNTA POR LA PAZ: Esta se trata acerca de el respeto por la vida en el cual estamos incluidos todos y no se puede individualizar. Esta paz exige el respeto por la justicia y la distribución equitativa del desarrollo para todos sus países.

LA LIMITACIÓN DE LOS RECURSOS: La conciencia que tenemos en cuanto a la naturaleza, la cual incluimos en nuestro desarrollo. Esto es el desarrollo sustentable, de el cual se podría decir que están encargadas las organizaciones que se crean para llevar a cabo este desarrollo, pero sin excluirnos a cada uno de nosotros.
Fin de la presentación.
¡Gracias!
Referencias bibliográficas
http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/encyclicals/documents/hf_jp-ii_enc_30121987_sollicitudo-rei-socialis_sp.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Sollicitudo_rei_socialis
http://es.catholic.net/empresarioscatolicos/721/1057/articulo.php?id=12037
http://es.wikipedia.org/wiki/Juan_Pablo_II
Full transcript