Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

¿Que es la historia ahora?

No description
by

Luis Espinosa

on 25 September 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of ¿Que es la historia ahora?

Nuestros hechos no son los del pasado en general, sino los de las fuentes en particular; solo podemos saber lo que las fuentes dicen , no las realidades adicionales. Por estas razones, el pasado que estudiamos como historiadores, no es el pasado como “realmente fue”. Mas bien, es lo que parecía estar en él.
“El pasado no se conserve sino que se reconstruye sobre la base del presente”.
En tiempos de Carr, era fácil controlar la presentación y la producción de la historia en la televisión. En la actualidad es todo lo contrario, no tenemos la relación adecuada con el enormemente poderoso e influyente medio de la televisión. Esto separa a la profesión histórica del público.



La historia es algo genuinamente lo abarca todo, sin reservas. Primero incluye a todas las personas como participantes. La historia es la más abierta y accesible de las disciplinas académicas, porque tiene la experiencia del pasado y todas las fuentes tienen acceso privilegiado de sus propias historias. Además de incluir a todas las personas, la historia debería de incluir a todas las disciplinas.
La arqueología es una fuente inevitable de evidencia para los historiadores. Es un historiador pobre el que no conoce la filosofía, o la economía, o la teología.
La historia explica el presente y moldea el futuro, sirviendo a una agenda social o política.


Los historiadores imperiales necesitan prestar mas atención de lo que normalmente le han dado hasta ahora al imperio británico dentro de Europa.

Es indispensable seguir la desconcertarte serie de interconexiones globales para la historia imperial britanica y para otras variedades de historia imperial

El reino intelectual es una creación humana, histórica: comprenderla es comprender los materiales de que está hecha, las lenguas y la imaginación que hemos heredado. En este sentido hacer historia intelectual solo es hacer filosofía.
Hacer historia intelectual no desenreda simplemente la estructura de lo que hemos heredado, sino que también puede desenterrar lo que hemos perdido: los modos de hablar y los modos de ver el mundo, una vez corrientes, ahora exóticos y llenos de posibilidad.


Las cuestiones de género abundan, invadiendo cada esfera de la historia política, social, y económica, iluminan el funcionamiento de la historia de cada día, la habilidad de las naciones para granjearse la lealtad de sus ciudadanos, y el efecto de la lucha racial en los resultados económicos. No podemos mantener durante más tiempo la pretensión de comprender cualquier momento histórico sin incluir al género en el cálculo de las causas y explicaciones. El enfoque de la teoría posmoderna, o sólo en la identidad, sino en muchas identidades, introduce el género en la fórmula para evaluar la conciencia, convirtiendo la masculinidad y la feminidad en los tropos centrales a través de los cuales se ofrece la interpretación


¿Qué es la historia?
Se presta una discusión de género como un enfoque sin el cual nos privamos de una importante herramienta analítica y nos perjudicamos con una ceguera parcial. En este aspecto es bastante distinto a otras categorías recogidas en este volumen. Mientras que la historia cultural, la política y religiosa se puede interpretar de modo suficientemente amplio.
El historiador objetivo tenía la capacidad y responsabilidad de reconocer y “ elevarse por encima de la limitada visión que le corresponde a su propia situación en la sociedad y la historia”

Los historiadores de la “alta política” siempre trataron la estructura formal de la política con seriedad, de ser el mundo de “los políticos” pasaron a ser “un mundo cerrado” en el 1885.
El giro político tiene 3 historiografías separadas: la de la corrupción del Estado del bienestar, y la de las políticas de consumo en tiempo de guerra y de posguerra


Al no estar de moda las interpretaciones sociales, los historiadores de las mujeres y los historiadores de género hicieron su propio “giro político”, buscando descubrir las afinidades electorales entre ideales de género particulares y creencias o formas políticas.
Estos nuevos historiadores políticos han tendido a centrarse en dos temas principales, en la naturaleza del sistema político como expresión de las relaciones de poder, y en la cultura y las ideas políticas (alta política).


La historia moderna británica tiene 2 puntos principales:

El primero sostiene que la percepción bien de crisis o de gran controversia en este campo en gran medida resulta ilusoria.
El segundo punto será que esta nueva historia política corre el riesgo de cometer, o volver a meter, los dos pecados capitales de la historia británica: el pecado de mentalidad localista y panglosianismo



Richard Evans reafirma que seguimos necesitando la historia social como un tipo de historia o subespecie de historia, específicamente como una historia de clase, de opresión y explotación, o en todo caso de pobreza.
El termino “clase” en la Grecia antigua no puede significar lo que podría o debería significar en cualquier sociedad. Pero es duro negar que estas permanezcan como temas reales, tanto historiográfica como históricamente hablando.


Podríamos llamarle de modo más convencional “historia social ahora” a la causalidad y a la motivación del Holocausto
Y la razón principal del autor de usar el Holocausto es que aparte de su intrínseco significado metodológico y cultural, antes y ahora; cree que la necesidad que los historiadores se ocupen en y de lo que se ha llamado historia “pública”


Runciman entiende la evolución social como dependiente de la selección social por competición, y la guerra y no es nada sino competitiva.
Los accidentes de la fortuna dejan un hueco para rellenar lo cual resulta deslumbrante para los ojos de un historiador de la Grecia Antigua.
Lo anterior nos lleva a Midlarsky el cual su ambición es explicar “la génesis ultima de la democracia” y llegamos al hallazgo de la “intervención política de personal militar acostumbrado a métodos autocráticos para resolver las disputas políticas”


Quienes asocian la sociología de forma irremediable con la jerga esotérica verán confirmados los peores miedos.
Runciman formula la teoría comprensiva de la sociedad que dé cuenta de las fuentes de diversidad y de las limitaciones que en ella determinan su evolución.
Sin esto uno nunca podría haber deducido de esto que el régimen de Pisístrato hubiera dado lugar, o incluso hubiera hecho surgir la primera proto-democracia, de la inconfundible Grecia Antigua, variedad directa, por supuesto.


El tiempo del que hablamos en la historia social hace referencia a la cuestión del ritmo periódico y del cambio a través del tiempo
Tom Gallant afirma que “la historia social marcha contra la corriente cronológica”, esto es, contra “sus disciplinas hermanas de la historia política y económica que se prestan a un análisis narrativo secuencial”


Finley siempre vio que la historia antigua era historia e historiografía y por así decirlo se especializo en historia e historiografía de la antigüedad (en particular en el mundo de los griegos)
Recurre a Margaret Thatcherquien opina que no existía una cosa como la “sociedad”
Pero también recurre a Eric Hobsbawm debido a que en un trabajo de 1972 titulado “De la historia social a la historia de la sociedad”
Propone operar a través del enfoque selectivo monográfico, sirviéndose de tres ilustraciones recientes o muy recientes que son ejemplo de la práctica histórica y/o de la teoría histórica; dos más o menos explícitamente metodológicos en teoría y el tercero crucialmente metodológico en la práctica.


Es decir se vieron un poco más las culturas, la riqueza de la experiencia, explicando creencias diferentes a las nuestras y así ir entendiendo poco a poco a los humanos.
Para la mayoría de los jóvenes la historia cultural esta vez ha sido la decisiva, claro sin dejar a un lado los otros tipos de historias, pues estos se siguen viendo.



En estos tiempos había muchos problemas sobre la historia, en realidad ¿Cuál es el significado de la historia?, hubo muchas contradicciones, pero en los años dos mil esto empezó a cambiar un poco.
Los historiadores comenzaron de nuevo a escribir sobre la gente y sobre todo, sobre las gentes humildes, normales, sobre los oscuro de la historia, los perdedores y transeúntes en el proceso del cambio histórico. En si se empezó a registrar un poco más la historia cultural, pero eso si los otros tipos de historias aun seguían vigentes.



Esto pasaba en los años noventa, y más claro estaba que los historiadores radicales utilizaban la historia con intenciones políticas como lo habíamos mencionado anteriormente.
Los historiadores científicos- sociales de las dos o tres décadas anteriores empezaron proclamando que la historia tradicional estaba muerta y afirmando que su modo de hacer historia dejaba obsoletos a todos los demás. La historia social, como algunos de ellos mantenían no era una rama de la historia, sino un modo total de hacer historia, un método que debería y su debido tiempo vendrá a sustituir a los otros.



Estos hechos destruyeron no solo los historiadores a adoptar, sino también cualquier idea mediante la que pudiera considerarse que la historia tenía una única dirección y un único propósito. La creencia de que esa idea se podía probar por métodos científicos que proporcionaban una visión demostrablemente objetiva del progreso histórico fue simplemente refutada por los hechos.
Cada vez que leemos un texto, le ponemos nosotros mismos significados. Así ocurría también con los historiadores, de este modo ellos escribían era su propia invención y no una representación objetiva o verdadera de la realidad del pasado, que en esencia era irrecuperable.


Carr menciona en ¿qué es la historia ahora? en los años sesentas se fundaron nuevas universidades,
y las que estaban crecieron, mejoraron y el alumnado también era mayor.
Este crecimiento fue proporcional al de los historiadores (profesores). Los jóvenes que estudiaban para ser historiadores fueron influidos por Carr.
Sin embargo al finalizar los años sesentas empezaron algunos problemas entre ellos: basados por el género, la identidad étnica, la religión o la orientación sexual llegaron a parecer más urgentes, y a la vez demandaban nuevos tipos de explicaciones históricas.


Carr pensaba que los historiadores pertenecían a su propio tiempo. Los historiadores deberían de estar conscientes de lo que escriben y del impacto que causarían en la sociedad.
Carr ve a la historia como algo que trata las explicaciones e interpretaciones más que contar simplemente un relato.
La historia en si era el estudio científico del pasado, y su interpretación en términos de grandes fuerzas y desarrollos a largo plazo, ayudada por la teoría social, la cuantificación y otras herramientas de la ciencia social, para contribuir así a la creación de una base firme de conocimiento sobre que fundamentar la acción política y las decisiones políticas en el presente.


Para Carr un historiador debía mirar con más fuerzas los acontecimientos de la historia, en la cuales necesitaba conseguir teorías, se buscaba en discernir e interpretar los modelos y las regularidades del pasado.
Carr mencionada que el investigara fondo la historia debería ayudar a la sociedad humana a comprender el presente y moldear el futuro. El pasado solo interesaba en la medida en que se contribuía esta tarea.

La historia era un intento de comprender e interpretar el pasado, de explicar las causas y los orígenes de las cosas en términos inteligibles.
La crónica era la mera catalogación de los hechos sin alguna intención de establecer conexiones con ellos.
El cronista se contentaba con mostrar que una cosa seguía de otra y el historiador tenía que demostrar que una cosa causaba otra.

La historia ha estimulado y reflejado enormes cambios en las sociedades modernas. Una revolución igualitaria ha reducido los desequilibrios entre clases, sexos, generaciones, rangos y casi todas las categorías de diferenciación social, excepto entre ricos y pobre.
La historia se ha multiplicado, la revolución en la tecnología de la información ha acelerado la producción erudita, creado y expandido las redes de colaboración y generado enormes bases de datos.
La cantidad de producción es ahora francamente inmanejable. Inevitablemente, el crecimiento de la producción significa el crecimiento de la basura. Pero también significa la disponibilidad de buenos trabajos.



¿Qué es la historia ahora?

Esta completamente dividida en compartimientos. Parecía una empresa comprensiva de hombres, preocupada muy pericialmente del estudios de tratados y de sus hacedores , de la diplomacia , la administración, la agricultura y el comercio.
Es muy interdisciplinaria y mucho mas distinta en términos generales. La historia imperial ha llegado a ser mucho mas polémico y mucho mas politizada . La historia imperial no debe ser una historia unilateral de una dirección que de forma invariable solo privilegia a un conjunto de voces.
Tiene que implicar la inserción de las fuerzas y las percepciones no europeas en nuestras reconstrucciones de la historia británica



¿Que es la historia imperial ahora?

A FINALES DE LOS AÑOS CINCUENTA SE ENSEÑABA SOBRE LA TEMPRANA EDAD MODERNA DE LAHISTORIA BRITANICA. LO QUE SE PROPONIA PARA EUROPA ERA MUCHA RELIGION Y CONSECUENCIAS POLITICAS QUE TRASMITIERAN EL CONTENIDO DE FE Y CONFLICTO.
LA HISTORIA DESDE ABAJO SE CONVIRTIO EN UNA PREOCUPACION IMPORTANTE Y DESAFIENTE DE LOS AÑOS SESENTA Y SETENTA.
LA ESCUELA DE LOS ANNALES Y LAS PREGUNTAS GENERADAS POR EL MARXISMO QUEDABAN ENSERRADAS EN AQUELLA EPOCA DENTRO DE LO MATERIAL, Y ERAN MUY RESISTENTES A UN ENFOQUE DE LAS MENTALIDADES. SIN EMBARGO LOS ORIZONTES SE ESTABAN AMPLIANDO.



¿Qué es la historia religiosa ahora?

Panglossianismo:
Se refiere al optimismo infundado como el que ejemplifican las creencias de Pangloss.


De todas las formas de escritura histórica, la historia política es con absoluta seguridad la que no necesita justificación.
En contra de quienes verían la historia política bajo amenaza, nuestro optimista podría replicar que, por el contrario, todos somos ahora historiadores políticos.



¿Qué es la historia política ahora?

Paul Cartledge nos comienza hablando de Finley quien era un historiado del mundo antiguo, él hizo más que ningún otro historiador de dicha especialidad para integrar su campo especifico con el de la historia en general.


¿Qué es la historia social ahora?


Edward Hallett Carr (Londres, 28 de junio de 1892 - 3 de noviembre de 1982)
fue un historiador británico, periodista y teórico de las relaciones internacionales, y un feroz opositor al empirismo dentro de la historiografía. Fue un pragmático y definió a la historia como un proceso continuo de interacción entre el historiador y sus hechos, un diálogo sin fin entre el presente y el pasado.


¿Qué es a historia ahora?

Integrantes:
Brenda Carolina Peña Garza
Marco Antonio Flores Martínez
Olga Cristina De la Garza Elizondo
Luis Ángel Espinosa Arroyo
Edgar Misael Mata Vázquez
Claudia Nataly Gómez Reyes
Erin Alejandra Otero Olaiz
Erik Larislao Salazar Moreno


¿Qué es la historia intelectual ahora?: Esta es la que abarca la historia de los discursos y la historia de las representaciones, sin una barrera necesaria entre ellas
Qué es la historia intelectual ahora?: La historia intelectual moderna no se puede divorciar de la historia cultural ni de la historia social y política, pues en todas sus formas acepta la implicación mutua de las dimensiones materiales y conceptuales del ser humano.



¿Qué es la historia intelectual ahora?

Lo que convierte la historia en un martirio para los niños y niñas, es la falta de un motivo realista, una ausencia cruelmente representada por la invisibilidad de las mujeres en las invenciones de los historiadores.


Carr precede su texto con un epigrama de La Abadia de Northanger Jane Austen. La cita es de la heronia de la novela, Caherine Morland, que responde a una pregunta sobre por que ella no lee historia “A veces me parece extraño que resulte tan pesada, por que en buena parte debe ser inventada”


¿Qué es la historia de género ahora?

UNO ERA EL DESCENSO RELIGIOSO POPULAR, OTRO ERA UNA CRISIS EN LAS VOCACIONES RELIGIOSAS, CUYA MANIFESTACION MAS SERIA ERA LA FALTA DE CLERO PARROQUIAL, PERO TAMBIEN DE MONJAS QUE FUERAN PROFESORAS DE LA SIGUIENTE GENERACION.

LA PREOCUPACIÓN POR LA RELIGIÓN COMO AGENTE DE CONTROL SOCIAL EN EL HOGAR Y EN LA COMUNIDAD SE CONVIRTIÓ EN UN TEMA SÓLIDO DE LA HISTOGRAFÍA
EN TODO OCCIDENTE DESDE LOS AÑOS 70’S
EL PRIMER SALTO FUE QUIZAS LA FUERZA MAYOR QUE PROYECTO EL CAMBIO DE VISION DEL SACERDOTE HACIA EL REBAÑO. HUBO UNA SERIE DE PROBLEMAS QUE ERAN AUN MAS PATENTES EN EL MUNDO DE POSTGUERRA EN FRANCIA.

2º EN EL ENFOQUE MARXISTA

PARA AMBOS LA RELIGION ERA ANATEMA Y LA IGLESIA Y EL ESTADO ERAN FUERZAS POLARIZADAS QUE COMPETIAN POR EL COMPROMISO DEL PUEBLO

SE UNIERON PARA OFRECER UNA NARRATIVA DOMINANTE DE LA HISTORIA RELIGIOSA DESDE AFUERA.

1º LA TRADICIÓN REPUBLICANA

EN CUANTO A LA HISTORIA RELIGIOSA TOMADA DE UN SEMINARIO DE HISTORIA REVOLUCIONARIA FRANCESA. OCURRIO ASI:


Los textos, en especial los grandes textos, son exploraciones complejas de los límites de la lengua o del marco conceptual en un tiempo dado, siempre ocupara un lugar de honor en lo que Dominick LaCapra he descrito como una investigación de dialogo entre el pasado y el presente.
Esta es verdaderamente la parte filosófica de la historia intelectual, la línea divisoria que comparte con la filosofía más que con cualquier otro tipo de historia.
Full transcript