Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

TRABAJO Y SUBJETIVIDAD

No description
by

Johnny Orejuela

on 28 January 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of TRABAJO Y SUBJETIVIDAD

TRABAJO Y SUBJETIVIDAD UNA RELACIÓN POR INDAGAR Por: Johnny Orejuela
www.johnnyorejuela.jimdo.com ¿Qué es el trabajo? Conjunto de actividades humanas, retribuidas o no, de carácter productivo y creativo que, mediante el uso de técnicas, instrumentos, materias o informaciones disponibles, permite obtener, producir o prestar ciertos bienes, productos o servicios. En dicha actividad, la persona aporta energías, habilidades, conocimientos y otros diversos recursos y obtiene algún tipo de compensación material, psicológica y/o social” (Peiró, 1989). Dos dimensiones de la subjetividad Hablar de subjetividad implica pensar en el ser humano desde dos puntos de vista. Primero, como ser histórico-social; y segundo, como ser socio-consciente (reflexividad). La primera consideración parte de que el ser humano realiza las experiencias, actividades y significaciones dentro de un marco cultural contextual (orden simbólico, Gran Otro) entendiendo este como “la acumulación social de significados” ya sean morales, normativos, estéticos, éticos, entre otros (De la Garza, 2001). La segunda consideración, plantea al hombre como ser social, es decir un-ser-en-relación-con-otros, ya que es visto siempre en función del conjunto de sus relaciones sociales, las cuales se encuentran determinadas por el desarrollo o evolución de la sociedad en la que se inscribe. Como ser con cierto nivel de conciencia de su entorno social, colocándolo así desde una posición activa y/o actuante en la que participa y crea una visión propia como ser social, del conjunto de la sociedad y de posibles acciones, dando paso así a la configuración de sujeto de una sociedad, lo que implica una visión dinámica y agencial de la subjetividad como proceso y producto, y no solo como resultado predeterminado de antemano por la estructura social.
Pues, partimos de reconocer con De La Garza (2007) que la estructura social presiona pero no determina. ¿QUE ES SUBJETIVIDAD? Partimos de comprender la subjetividad como la forma particular en que un ser humano como sujeto (a la vez individual y social), percibe, interpreta, comprende y significa la realidad en su conjunto, incluido el mismo. Por su parte Lacan, para quien el sujeto siempre fue concebido en relación al lenguaje y al orden simbólico representado en la noción del “gran Otro”, y no al margen de él, respecto de la subjetividad nos dice: “Les enseño que Freud descubrió en el hombre el peso y el eje de una subjetividad que supera a la organización individual en tanto que suma de las experiencias individuales, e incluso en tanto que línea de desarrollo individual, les doy una definición posible de la subjetividad formulándola como “un sistema organizado de símbolos, que aspiran abarcar la totalidad de una experiencia, animarla y darle su sentido ” (Lacan, J., 1954). La subjetividad como vector y matriz de sentido Desde la ámbito de la sociología P. Bourdieu (1991) nos la aporta una definición de la subjetividad planteandola como “un proceso de producción de significados que puede analizarse en el nivel individual o social ”. De la Garza (2001), retomaría esta definición mencionando así que esta se da a partir de campos subjetivos como lo son: el sistema de valores y normas, las formas de razonamiento cotidiano de tipo cognitivo. De la Garza define así subjetividad como “el proceso de dar sentido a las propias prácticas que no se agotan en el significado de la práctica misma como resultado, porque el existe dos veces, uno como resultado y otro en la subjetividad del autor ”. La subjetividad
como matriz Plantea la subjetividad como un proceso dinámico antes que estático, contingencial y solo relativamente cohesionado y coherente, así para De la Garza:

“La subjetividad no es una estructura que da sentido de uno a uno, sino un proceso que pone en juego estructuras subjetivas parciales(cognitivas, valorativas, de personalidad, estéticas, sentimentales, discursivas y de formas de razonamiento); en diferentes niveles de abstracción y profundidad que se reconfigura para la decisión y situación concretas” Es decir, no cabe hablar del contenido abstracto de la subjetividad sino de la subjetividad como proceso de dar sentido para determinadas situaciones. Además es inútil buscar en la subjetividad total coherencia… la subjetividad puede reconocer la discontinuidad, la incoherencia y la contradicción…puede reconocer niveles desde los más ambiguos hasta los más decantados”. Lo real, el sentido y el protagonista Para Floralba Cano, pensar en la subjetividad como objeto de estudio implica ante todo abordar al ser humano desde su naturaleza misma, es decir, que se busque “comprender la realidad tal como esta definida por sus actores”, lo cual se logra a partir de “la significación e interpretación de un hecho psicológico” que puede estar representado en situaciones de la vida cotidiana, siendo así, subjetividad seria “la significación de la experiencia vívida y construida por el sujeto”, por lo tanto, pensar la subjetividad desde la psicología es querer “restituir el sentido que lo real tiene para el protagonista” (Cano, 1988). Plasticidad y Rectificación Subjetiva Una característica constitutiva de la subjetividad es que esta es flexible, plástica, relativamente cambiante; esto es, que las interpretaciones de las diferentes experiencias en el proceso de subjetivación, tienen un carácter de flexibilidad, versatilidad en relación a los momentos que hacen parte de la historia personal y social particular. Esta dimensión de flexibilidad en la subjetividad que permite pensarla como una subjetividad plástica tiene lugar en el psicoanálisis bajo el concepto de “Rectificación Subjetiva”: Posibilidad de transformar el sujeto mismo como consecuencia de la investigación de su propia historia (de la reintegración de su historia hasta sus últimos limites mas sensibles), de la toma de conciencia, la posición ante sí, los otros, y lo que le sucede. SUBJETIVIDAD LABORAL Como tentativa de definición del proceso/producto de subjetivación del objeto/actividad/experiencia trabajo, se puede entender por Subjetividad Laboral:
la manera particular como cada individuo percibe, se representa, interpreta y valora la experiencia laboral y todos sus factores asociados, y que como conjunto de símbolos orientan y animan nuestra experiencia y comportamiento laboral. Subjetividad, Trabajo y Sufrimiento En la medida que el trabajo tiene una centralidad ontológica, un valor dialéctico y constituye una función psicológica, la subjetividad cobra una importancia indiscutible en la comprensión de la ecuación persona-trabajo. La subjetividad en el trabajo puede ser aborda desde diferentes perspectivas: Los sentidos del trabajo. La identidad en el trabajo. Los contratos psicológicos. Implicaciones subjetivas del desempleo La psicopatología laboral El malestar subjetivo, entre otros. Esto evidencia la significatividad anímica de la vida laboral, esto es, del valor del trabajo en la economía psíquica. LA DIALÉCTICA PLACER/SUFRIMIENTO EN EL TRABAJO. El trabajo tiene la doble condición, la condición dialéctica de oscilar entre dos polos que se definen recíprocamente entre sí, pues “esa doble dimensión presente en el proceso de trabajo que crea más también subordina, emancipa y aliena, humaniza y degrada, libera y esclaviza, convierte el estudio del trabajo en una cuestión crucial de nuestro mundo, de nuestras vidas en este conturbado siglo XXI” (Antunes 2004). Así, tenemos pues que el trabajo puede de ser a la vez fuente de realización personal, un potencial emancipador psicosocial como también causa de malestar, alienación y sufrimiento subjetivo. MALESTAR, SÍNTOMA Y SUFRIMIENTO La relación malestar síntoma y sufrimiento puede ser comprendida de la siguiente forma: “el síntoma es la articulación discursiva entre el malestar y el sufrimiento”. Esto nos indica que entre los dos polos malestar y sufrimiento se encuentran los síntomas como manifestación que evidencia que existe un desbalance en la economía psíquica, y el malestar estructural preexistente al trabajo y relativamente soportable derivo en una manifestación sintomática del desgaste exagerado (GOCE) que se constituye en un sufrimiento que no ha sido posible de simbolizar. Un sinsentido desgastante emergió como Real en el trabajo. SUFRIMIENTO EN EL TRABAJO La función psicológica que cumple el trabajo puede estar siendo significativamente alterada o impedida en el contexto de las actuales restructuraciones productivas que traen como principal efecto no solo la heterogenización, complejización y fragmentación de la relación hombre trabajo, sino el deterioro de la función psicológica del trabaja derivando así en la aparición de síntomas de sufrimiento en el trabajo. Se trata de comprender como las actuales condiciones determinan un estado de malestar subjetivo cada vez más generalizado que trae como consecuencia principal la cada vez mayor manifestación de sufrimiento expresándose en una nueva psicopatología laboral. Esta situación es a la que se alude usualmente a través de la categoría “Estrés”, la cual opera como el termino que permite la representación social de este sufrimiento (Luilhier, D., 2007), hoy con estatuto epidemiológico. Sufrimiento viene de sufrirere que significa: aguantar, soportar,
El sufrimiento es una situación de dolor extremo a la que no se le encuentra sentido. El dolor es tolerable y susceptible de simbolizarse pero el sufrimiento es intolerable, mas intenso y por lo tanto de mayor dificultad de ser simbolizado.
El sufrimiento una experiencia subjetiva singularmente vivenciada como un estado de lucha e intermedio entre el bien-estar y la psicopatologia. SUFRIMIENTO
Espacio de lucha entre el placer y el displacer ENFERMEDAD MENTAL
Es la manifestación de la ruptura del equilibrio y un requilibrio otro muy costoso SÍNTOMA
Implica el cuerpo como pantalla de protección MALESTAR
Inherente a la condición de ser social TIPOS DE SUFRIMIENTO A. Psíquico: malestar experimentado por el sujeto como consecuencia de una deficiencia en las defensas para reducir el malestar insoportable. B. Ético: sufrimiento derivado del displacer experimentado como consecuencia de ser algo que se reprocha moralmente. C. patogénico: el que rompe el equilibrio y produce enfermedad D. Creativo: el que desafía la inteligencia adaptativa del sujeto y produce mayor competencia. R E C O N O C I M I E N T O El reconocimiento es una condición indispensable en el proceso de movilización subjetiva de la inteligencia en el trabajo, por ello, desempeña un papel fundamental en la posibilidad de transformar el sufrimiento en placer. De ahí que el reconocimiento sea punto clave en la constitución del salud psíquica, en la estructuración de la subjetividad y por ello es importante comprender :

PSICODINÁMICA DEL RECONOCIMIENTO LA LUCHA (por el reconocimiento) es un juego DIALÉCTICO ENTRE UN AMO Y UN ESCLAVO. ES CLAVE EN La organización del lazo social pues cuando se pierde esta posibilidad se deriva en violencia.
Reconocimiento e identidad
En la base de la violencia esta la lucha por el reconocimiento (base de la comprensión de la gramática moral de los conflictos sociales). Relaciones de Reconocimiento Patrones de relaciones Esfera Emotiva– del Amor GENERA Confianza Esfera del Derecho GENERA Auto respeto Esfera de Solidaridad GENERA Autoestima – Auto valoración narcisismo cínico La centralidad del reconocimiento esta en que estabiliza las referencias en las que se apoya la identidad, osea el reconocimiento permite tener garantizados los referentes estables sobre los que yo tengo una consciencia de lo que soy, es una referencia que me da consistencia ontológica. El reconocimiento es un recurso que energiza la movilización subjetiva de la inteligencia y la personalidad en el trabajo para hacerlo bien o mejor y transformar el sufrimiento en placer. El reconocimiento es fundamental en la salud mental porque este se transfiere al registro de la identidad y la identidad es la base de la salud mental (registro imaginario) pues no hay crisis psicológica que no tenga como base común la identidad. Reconocimiento construcción de la identidad salud mental trabajo campo propicio para el reconocimiento de lo que soy. La psicopatología es una descompensación significativa que rompe el equilibrio psíquico y que se manifiesta en la eclosión de una enfermedad mental. TIPOS DE SUFRIMIENTO
A. Psíquico: malestar experimentado por el sujeto como consecuencia de una deficiencia en las defensas para reducir el malestar insoportable.
B. Ético: sufrimiento derivado del displacer experimentado como consecuencia de ser algo que se reprocha moralmente. TRIPLE CONDICIÓN DEL TRABAJO COMO ACTIVIDAD Real Simbólico Imaginario DETERMINANTES DEL SUFRIMIENTO EN EL TRABAJO La fragilización de las posibilidades de que el trabajo cumpla su función psicológica redunda en la experiencia de sufrimiento en el mismo: Una situación de alta competitividad que trae como consecuencia la dificultad para ser reconocido en y por su trabajo. Un sistema de presión entre iguales (pares) que compiten y en el que se niega el reconocimiento justo del trabajo de los otros, pero donde tampoco se obtiene el de los demás. Una instrumentalización y negación de los trabajadores como sujetos de deseo y una banalización de la injusticia social por parte de una “Burocracia Estratégica”, que niega lo único que haría soportable la intensidad en el trabajo: el reconocimiento de las condiciones y del malestar producido. Evaluaciones de desempeño que se concentran en rasgos personales y descuidan el trabajo en sí y su calidad. La contradicción derivada de “no poder alejarse de trabajo pero quedar con la sensación de que se pierde el sentimiento de utilidad social, sentimiento vital de contribuir a alguna perennidad” (Clot, 2006 ). La simplicidad de la vida laboral de muchos jóvenes, por el contrario en el caso de la exagerada intensificación el trabajo como lo es para la mayoría que trabaja hoy, impide la función psicológica constituyente de salir de sí, de ofrecer fuera de sí una eventual autorrealización y de dar o hacer alguna contribución al mundo -sentido trascendente-. La condición de que el trabajo no permita más la realización de las metas vitales y de los valores que el sujeto extrae de todos los dominios en los que la vida esta envolvida, incluido el trabajo, más también  “cuando se desprecia la relación entre lo dado y lo recibido” (Le Gillan, 1984). En opinión de Dejours (2010) tres condiciones, en los cambios organizacionales y del trabajo, se constituyen en fuente de sufrimiento en el mismo:
el privilegio dado a la gestión en detrimento del trabajo.
La evaluación individualizada del desempeño.
La presión por mantener una cultura de la alta calidad (que no es más que rito burocrático en más de las veces).
Temor a la incompetencia
Forzamiento a trabajar mal
Sin esperanza de reconocimiento.

estas en su consideración se constituyen en condiciones de posibilidad para la aparición del suicidio, entre otros, como síntoma del sufrimiento en el trabajo. TRES TESIS SOBRE EL TRABAJO EN LA MODERNIDAD La primera tesis, plantea la utilidad de la pobreza. Esta tesis de la baja retribución al trabajo, es la de la utilidad de la pobreza. Sostenía que la retribución del trabajo manual debe ser la estrictamente necesaria para mantener a los trabajadores en un estado de estricta necesidad. TRABAJO COMO DESEO La segunda tesis plantea la concepción del trabajo como deseo, en la que se proclamó la absoluta bondad del deseo de bienes de comodidad y emulación, a esta tesis se le reconoció como trabajo animado, dado que, se liberó el mundo de los deseos, de las serias limitaciones normativas a las que estaba sometido en las tradiciones cristiana y republicana, así se concibió el trabajo como única garantía de utilidad y de felicidad. TRABAJO COMO VIRTUD La tercera tesis es del trabajo como virtud parte de reconocer que el trabajo deja de ser un deber (determinado por lo grupal religioso) para ser una virtud política: la laboriosidad. Aquí el trabajo será laboriosidad, “una laboriosidad individual como condición imprescindible para alcanzar la felicidad personal”. De lo que se desprende la pregunta de si se trata de ¿Trabajar para ser feliz? (Baudelot y Gollac, 2002). Consecuencias Personales de la Flexibilidaduna “Cara” de la Subjetividad Laboral. Richard Sennett, en su reconocida publicación la Corrosión del Carácter permite ver como las nuevas formas de organización del trabajo tienen efectos sobre las trayectorias laborales y los proyectos de vida de los individuos, definiendo indirectamente:
donde se vive (migración).
cuantos hijos se pueden tener y a que edad (tasa de fecundidad).
a que horas y con quien se puede casar (elección de pareja y estado civil).

En últimas, nos indica como la flexibilización está dejando una impronta fuerte sobre el carácter de los individuos: “tal vez el aspecto mas confuso de la flexibilidad es su impacto sobre el carácter….. Carácter es una palabra que abarca mas cosas que la moderna personalidad, un término referido a deseos y sentimientos que pueden existir dentro de nosotros sin que nadie mas lo sepa” (Sennett, 2000).

Pero también, indirectamente la flexibilidad está dejando una impronta sobre la representación que se tiene del trabajo, el valor y lugar que se le atribuye.
Full transcript