Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Dios restaura el gozo

Job 8:11-22
by

miguel abascal

on 19 October 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Dios restaura el gozo

Dios restaura el gozo Job 8: 11-22 Enfoque:
Dios no abandona al puro, y lo llena de risas y alegría. Job 8:20 He aquí, Dios no rechaza al íntegro, ni sostiene a los malhechores.
Job 8:21 Aún ha de llenar de risa tu boca, y tus labios de gritos de júbilo.
Job 8:22 Los que te odian serán cubiertos de vergüenza, y la tienda de los impíos no existirá más. Job 8:11 ¿Puede crecer el papiro sin cenagal? ¿Puede el junco crecer sin agua?
Job 8:12 Estando aún verde y sin cortar, con todo, se seca antes que cualquier otra planta.
Job 8:13 Así son las sendas de todos los que se olvidan de Dios, y la esperanza del impío perecerá, Job 8:14 porque es frágil su confianza, y una tela de araña su seguridad.
Job 8:15 Confía en su casa, pero ésta no se sostiene; se aferra a ella, pero ésta no perdura.
Job 8:16 Crece con vigor delante del sol, y sus renuevos brotan sobre su jardín. Job 8:17 Sus raíces se entrelazan sobre un montón de rocas; vive en una casa de piedras.
Job 8:18 Si se le arranca de su lugar, éste le negará, diciendo: "Nunca te vi."
Job 8:19 He aquí, este es el gozo de su camino; y del polvo brotarán otros. Hacia el mensaje:
leer página 149 TCD Lo que no es el gozo:
éxito personal.
felicidad.
optimista
risa excesiva En segundo lugar consideramos Santiago 1:2-6: el apóstol nos exhorta a tener "sumo gozo" cuando nos hallemos en diversas pruebas, no porque el cristiano es una persona que halla satisfacción en el dolor, sino por el contrario es aquel que soporta la prueba porque mirando hacia adelante conoce que el objetivo del Señor es el crecimiento, la madurez plena. En el mismo sentido, Pedro en su primera carta refiriéndose a las pruebas a la que nuestra fe está sometida, nos llama a mirar el día glorioso de la manifestación de Jesucristo, es decir una vez más la esperanza desarrolla su rol, no para un optimismo basado en la buena voluntad, sino en la certidumbre fundada en las promesas de Dios. Pablo dice a los romanos "la esperanza no avergüenza", y ¡cómo habría de hacerlo!, si en realidad es el motor del gozo en nuestros corazones. El gozo y la esperanza
Las circunstancias no fueron halagüeñas para Pablo y Silas, sin embargo luego de ser azotados cruelmente y encarcelados injustamente, oran y cantan himnos a Dios en señal de confianza y gozo espiritual (Hechos 16:25), ¿es que tienen un ataque de optimismo, o han tomado la decisión de ser felices cueste lo que cueste?. Creemos que no, lo que sucede es algo bien diferente: ambos tienen su esperanza puesta en Dios. Mirando en la Biblia hallamos el artífice fundamental del gozo del cristiano: El Señor Jesús (Fil. 3:1 / 4:4). Además encontramos que el gozo es completo en la presencia de Dios (Sal. 16:11), y que su Palabra es motivo de felicidad para el creyente (Sal. 119:111). Servir a nuestro Dios es una tarea que lejos de agotarnos, conduce al gozo espiritual (Hechos 13:52) y nos damos cuenta que es posible en medio de la prueba vivir una vida de gozo (2ª Cor. 6:4-10). Justamente allí es cuando descubrimos que la esperanza juega un papel fundamental. Es fácil cantar cuando la paz y la seguridad reinan, pero experimentar gozo en la adversidad es muy distinto. Quisiéramos observar dos ejemplos. En 1ª Tesalonicenses 4:13-18 Pablo habla acerca de la venida del Señor, recomendando a los creyentes a no entristecerse como "los otros que no tienen esperanza", dando a entender que el creyente no está llamado a sonreír permanentemente, sí a tener una visión clara del futuro, y a ejercitarse en la esperanza. Aquí encontramos una gran diferencia, el creyente tiene un gozo espiritual, un estado del alma que evidencia el carácter cristiano, que no está sujeto a los vaivenes de la vida, sino por el contrario se apoya en la esperanza de la gloria de Dios. El gozo y el perdón
También se dice en el mundo, que las personas pueden ser felices, no importa lo que se haga; si uno encuentra placer, es suficiente para hacer un análisis de la conducta. Sin embargo volviendo a las Sagradas Escrituras podemos ver que la idea de Dios es muy distinta: aquel que pecando encubre su falta, no puede hallar prosperidad (Prov. 28:13). Consideremos a David luego que su pecado fuera descubierto por el profeta Natán. En el Salmo 32:3,4 declara el dolor interior producto de su iniquidad, mientras que en el Salmo 51:12 hay un clamor que se levanta hacia el cielo: "vuélveme el gozo de tu salvación". Es claro que en una conducta de pecado, podrá existir alguna felicidad pasajera, un espejismo propio de las artimañas de Satanás, pero tengamos por seguro que de ninguna manera habrá gozo espiritual. ¿Cuándo regresa el gozo espiritual al corazón del creyente que ha pecado?. Sólo cuando el pecado ha sido juzgado y perdonado, por eso el salmista dice claramente: "Bienaventurado (dichoso) aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado" (Sal. 32:1). Los creyentes sabemos que si "confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad" (1ª Jn. 1:9) El mandato de Dios para los cristianos
En la serie de recomendaciones finales en 1ª Tesalonicenses 5:16, el apóstol Pablo manda a los creyentes a estar siempre gozosos, animándolos a vivir una vida de regocijo espiritual. Podríamos decir que este mandamiento bíblico es inaplicable en nuestras vidas, teniendo en mente las tantas dificultades y presiones que vivimos en estos días. Por lo que ya hemos expuesto, descubrimos que la recomendación apostólica no es irrealizable, todo lo contrario; Dios nos da el gozo en nuestros corazones por medio de la obra del Espíritu, nos ha dejado maravillosas y seguras promesas que son el fundamento de nuestra esperanza, y en su misericordia jamás desprecia a quien arrepentido confiesa su pecado y se aparta. Una vez más nuestro Padre celestial provee de todo aquello que nos es necesario para alcanzar una vida triunfante y feliz. Concluimos con esta reflexión: Todo está al alcance de nuestras manos, ¡tomémoslo por fe y vivamos una vida de gozo en el Señor!
Full transcript