Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El Camino de los Sabios

Resumen del Libro escrito por Walter Riso. En esta obra el autor nos da las herramientas para la reflexión, para detenernos a evaluar la forma en que vivimos y pensamos dandonos como ejemplo a antiguos filósofos griegos. Fuente: Blog Assertum
by

Heidi Sahi

on 26 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Camino de los Sabios

OCUPARSE DE SI MISMO
LA COHERENCIA COMO FORMA DE VIDA: PRACTICAR LO QUE SE PREDICA
CONCLUSIÓN
VIVIR CON SABIDURÍA
EL CAMINO DE
LOS SABIOS

Introducción
El Camino de los Sabios
WALTER RISO
"Partiendo del conocimiento actual que tenemos sobre la mente, es posible afirmar que existen dos caminos para abrir las puertas de la buena vida: la filosofía y la psicología."



La mayoría de los filósofos de la Antigüedad eran buscadores de sabiduría, experimentadores dispuestos a arriesgarse por las ideas que defen¬dían. Para ellos, la coherencia pesaba más que la originalidad, y por eso sus planteamientos iban más allá del mero discurso y se plasmaban en un modo de vida acorde a sus pensamientos. Séneca, el filósofo estoico de origen hispano, afirmaba que para tener una vida feliz había que evitar desviarse de la propia esencia, de lo que nos define profundamente
La sabiduría silenciosa
La Sabiduría Silenciosa
Hace unos años, en un poblado indígena en el Amazonas, le pregunté a un nativo qué pensaba él sobre la felicidad. El hombre se levantó y me pidió que lo siguiera. Nos adentramos un trecho en la selva, hasta que de pronto me señaló un lugar donde infinidad de ranas de colores saltaban y croaban alrededor de una fuente termal natural enclavada en un espeso paraje de intensos verdes. A medida que los vapores se elevaban y los rayos del sol los atravesaban, las gotas de agua adquirían un color tornasolado que se iba perdiendo en las distantes copas de los árboles. No dijo nada, sólo extendió la mano como ofreciéndome un regalo. Después de contemplar durante un rato aquel maravilloso rincón, regresamos al poblado en el más profundo silencio. No había mucho que añadir; su respuesta había sido más que elocuente:
«Eso que me preguntó, ahí lo tiene».
Los artistas del verbo
«Dime qué haces y te diré quién eres»
«Dime qué haces y veré si puedo aprender algo»
«Dime qué haces y te diré cuánto te creo».

Epicuro decía:
«Hombres dignos e independientes que se enorgullecen de sus propios logros y no de aque¬llos resultados que se obtienen por azar o por cualquier otra circunstancia externa».
Los Artistas del Verbo
Hablar con uno mismo
Coherencia del «Yo»:

Pensar, sentir y actuar hacia un mismo lado, en la misma dirección. El mensaje es muy claro: si no sabemos qué queremos y hacia dónde vamos, habremos perdido la capacidad de autorregular nuestro comportamiento.
¿Cómo ser psicológica y afectivamente coherente si he dejado el control de lado, si me he desconectado de mí mismo?
Hablar con uno
mismo
Sócrates y el Despertar de la Conciencia
¿Por cuánto te vendes?
¿Por cuánto Te vendes?
La Flosofía no siempre brinda soluciones concretas, pero sí abre puertas que conducen a nuevas maneras de ver el problema.

La premisa de Epícteto era la siguiente:

«Eres tú quien debe decidir lo que es digno de ti, no yo. Eres tú quien te conoces a ti mismo, quien sabe cuánto vales para ti mismo y por cuánto te vendes: cada uno tiene un precio».

Coherencia de línea dura
Zenón afirmaba:
«El fin de la vida es vivir de modo coherente, es decir, vivir según una sola norma y de acuerdo a ella».
Coherencia de Línea Dura
El punto de Impacto
El Punto de Impacto
La coherencia interna aumenta la eficiencia y potencia nuestras capacidades.

Si nos comprometemos con todo nuestro ser en lo que hacemos, cada parte de nosotros, actuará unida a la otra, haciendo que se produzca una reacción en cadena, una expansión de la conciencia.
El Ejemplo Admirable
El Ejemplo Admirable
Practicar lo que se predica (obviamente, si el fin es noble) genera admiración en casi todas las culturas, porque las personas con una manera de ser congruente inspiran confianza y respeto.
Segundo Principio
LA TRANQUILIDAD
DEL ALMA
Tercer
Principio
Primer Principio
EPICURO
341 A.C - 271 A.C
Pensar como
científico
El Capricho de
los Átomos
La Sabiduría del Placer
La Dicha de NO Sufrir
Elegir los deseos y no
que ellos Te elijan a Ti
La Trampa de lo
Insaciable
El Encanto de
La Amistad
Segunda Parte
Primera Parte
A causa de una falla renal
Isla Samos- Grecia
"Aquí reina el placer"
Cuarto Principio
LA AUTOSUFICIENCIA DEL SABIO
Los griegos llamaron autarquía a la capacidad de gobernarse a sí mismos.
Epícteto decía
«¿Puedes obligar a alguien a desear lo que no quieres o a no pensar lo que se te antoje?»

La clave del autogobierno psicológico se puede resumir en esta expresión: Sí sólo deseo lo que depende de mí, ¿quién podrá esclavizarme?

Duros de Doblegar
La mayoría de los maestros griegos eran asertivos y enfáticos a la hora de expresar sus opiniones y sentimientos, y esta actitud de firmeza se veía reflejada en un sinnúmero de situaciones y anécdotas que todavía hoy golpean nuestros esquemas.

Como ser:
Arístipo
Diógenes
Crates
¿Cuánto vale Tu Libertad? »

preguntaba Epícteto.

Epícteto contaba los intentos que Diógenes hízo para que el rey de los persas no invadiera la ciudad de Atenas:

DIÓGENES: No puedes esclavizar a la ciudad de Atenas; no más que a los peces.
REY: ¿Pretendes que no los capture?
DIÓGENES: Si los capturas, te abandonarán y se irán, como los peces. Y es que si atrapas un pez, se te muere. Piensa entonces: si los atenienses se mueren al ser' capturados, ¿qué beneficios sacas de tu expedición?
Y luego Epícteto agregó: «Ésa es la voz de un hombre libre...,

El Mayor Desapego posible de Las Riquezas
Entre los filósofos griegos y romanos había quienes defendían el dinero como algo «preferi¬ble» pero no imprescindible (si lo tenemos, bien, y si no, también), y había quienes pensaban que el dinero y los bienes materiales no eran necesaríos y que incluso podían ser un estorbo si uno se adentraba seriamente en el camino de la filo¬sofía o del crecimiento espiritual. Veamos estas dos posiciones en detalle:
«Si SOMOS RICOS, MEJOR»
Séneca fue criticado por ser poseedor de una gran fortuna y llevar una vida demasiado refinada lo que hizo que el mismo se defendiera en varios de sus escritos.
«EL DINERO SOBRA»
Crates, el cínico, fue un hombre muy rico que cuando se sintió atraído por el cinismo vendió sus propiedades y repartió su fortuna entre sus conciudadanos.

Matthieu Ricard es un biólogo molecular que hace treinta arios decidió convertirse al budismo y actualmente es el asesor personal del Dalai Lama.

Crates redactó su testamento: aquellos que logran transitar el camino de la sabiduría, sea por la vía filosófica o por cualquier otro medio, no necesitan nada más, dinero incluido.
Esclavo de Casa Grande
Epícteto explicaba que no había mayor incoherencia que decir:

«Soy más rico que tú, luego soy mejor» o
«Soy más elocuente que tú, luego soy mejor».
Por el contrario, era mucho más coherente decir:
«Soy más rico que tú, luego mi hacienda es mayor que la tuya» o
«Soy más elocuente que tú, luego mi manera de hablar es mejor que la tuya».

Y luego concluía: «Porque tú no eres ni hacienda ni modo de hablar».
VIVIR CONFORME A
LA NATURALEZA
Quinto Principio
Los filósofos antiguos definían la virtud como una fuerza o una disposición que nos permite desarrollar lo que somos de la mejor manera.

Por ejemplo, consideraban que la virtud del perro era ser un buen guardián, la del cuchillo, cortar bien y la de un medicamento, curar las enfermedades. ». Vivir según la naturaleza es apropiarse de lo que nos define, conciliarse con ello, asumirlo, cuidarlo y actualizarlo.
Todo ser vivo se empecina en existir.
Los estoicos utilizaban la palabra hormé, y la definían como un impulso básico, un instinto de autoconservación.
Nietzsche la llamó «voluntad de poder» y Spinoza «perseverar en el ser».
No sólo existe una naturaleza de la «especie», también hay una naturaleza «personal».

El psicólogo humanista Maslow decía que un músico debe hacer música, un pintor debe pintar y un poeta debe escribir si a fin de cuentas quiere ser feliz: «Lo que un hombre puede ser, debe serlo».
Séneca Afirmaba:
<El hombre es un, ser racional, por lo tanto, alcanza su plenitud si ha cumplido el fin para el que ha nacido.>
Todo ser vivo se empecina en existir.
Los estoicos utilizaban la palabra hormé, y la definían como un impulso básico, un instinto de autoconservación. Nietzsche la llamó «voluntad de poder» y Spinoza «perseverar en el ser».

No sólo existe una naturaleza de la «especie», también hay una naturaleza «personal».

El psicólogo humanista Maslow decía que un músico debe hacer música, un pintor debe pintar y un poeta debe escribir si a fin de cuentas quiere ser feliz:
«Lo que un hombre puede ser, debe serlo».
Para los epicúreos, el siguiente ejercicio era una especie de meditación, que pretendía abarcar el infinito y dejar que la mente se perdiera en él.

La práctica consiste en quedarte quieto, sin pensar en nada, sin definir si algo es bello, feo, oscuro, claro, grande o pequeño. Sólo debes dejar que la mirada penetre y se extravíe en la inmensidad.
¿Cómo he de Vivir?
Cuando nos acercamos a las enseñanzas socráticas, algo muy intenso y vital se mueve en nuestro interior.
Sócrates nació en Atenas hacia el año 469 a. J.C. y fue condenado a muerte injustamente en el año 399 a. J.C.

Pero ¿qué fue lo que hizo para que después de tantos años se siga hablando de él y se continúen publicando libros sobre su vida y obra?
Algo aparentemente sencillo y revolucionario a la vez:

Fue un giro copernicano dirigido hacia lo más profundo de nuestro ser, inspirado en una pregunta básica que nunca dejaremos de hacernos:
Centrar la atención en la mente humana, en el hombre y sus necesidades psicológicas. Abrió el camino del auto-conocimiento
La Bella Fealdad
Sócrates, era muy feo, pero generaba fascinación en los demás debido a su manera de ser y a la forma en que abordaba los temas. Se dice que tenía una nariz ancha, chata y respingona, unos ojos grandes y saltones, labios muy gruesos y carnosos y un estómago bastante abultado; muchos lo comparaban con un sileno, un dios menor de aspecto nada agradable.

A Sócrates no le importaban demasiado la apariencia física, los bienes o los placeres materiales. La mayor parte del tiempo era un hombre extremadamente frugal y desaliñado, iba descalzo y con una túnica que rara vez se quitaba, lo que hizo que le pusieran de apodo «el que no se lava» (aunque si la invitación lo merecía, se bañaba y se vestía apropiadamente).

El Sabio que no Sabe
El primer paso para avanzar en el crecimiento personal es reconocer e identificar lo que no conocemos, los errores y los vacíos de información de los que somos víctimas.
¡Qué difícil es reconocer la propia ignorancia y qué liberador hacerlo! Deberíamos enseñar a los niños temerosos e inseguros a decir «no sé», «no tengo ni idea» o «no entiendo» sin pedir disculpas ni justificarse.
Ironía y Refutación
La mente es como un estanque sucio: mientras permanece quieto el agua se ve transparente y pura, pero basta con que le des un pequeño golpe para que la suciedad asentada en el fondo empiece a enturbiarlo todo.
El método de la refutación socrática era punzante: primero se le pedía al sujeto que definiera el tema en cuestión, y a continuación se profundizaba en la definición ofrecida buscando resaltar las inconsistencias presentes en ella.
Precisión Semántica
Claridad mental y precisión semántica, es decir, tener claros los conceptos y mantener una comunicación descifrable y completa con uno mismo y los demás.

Lo multicultural ha construido una torre de Babel contemporánea donde a veces sólo Podemos comunicarnos por señas o a través de un lenguaje cada vez más sintético (basta ver el lenguaje abreviado que se usa en internet).

¿Qué buscaba Sócrates con la ironía y la refutación?
Conversaciones con Uno Mismo
La vida de Sócrates fue un ejercicio constante de sabiduría en el que dio preponderancia al conocimiento racional por encima del resto de cosas. Sin embargo, la historia señala que durante su vida mostró una faceta «irracional» que, paradójicamente, parece haber ayudado a su desempeño como hombre sabio.

Para lograr un diálogo interior útil y saludable, debemos llevar a cabo, al menos, dos ejercicios:
Revisar el contenido de los autos verbalizaciones.
Mantener una discusión amable con nosotros mismos, como lo harían dos buenos amigos.
Revisar el contenido de las
Auto-verbalizaciones
Si te tratas a ti mismo con desconsideración, te sentirás mal. No hace falta que te odies profundamente o que estés sumido en una depresión grave para que el lenguaje interno te afecte: con un pequeño maltrato puede ser suficiente.

El resultado de las frecuencias de cada pensamiento fue el siguiente:
«Soy una inútil», «Soy una tonta» o «No sirvo para nada»: 183 veces.
«Mi vida es una porquería»: 44 veces.
«Estoy cada día más gorda» o «Estoy fea»: 68 veces.

Mirarse a sí mismo a la manera socrática es dar prioridad al cuidado del «yo» en vez de a su destrucción. Y aunque las disputas que Sócrates mantenía con sus interlocutores solían ser enfá¬ticas y beligerantes, siempre eran respetuosas, siempre buscaban «sacar a la luz» algo positivo que redundara en beneficio y mejora de la per¬sona.

Organizar El Diálogo Interior: La Disputa Amable
bla-bla
bla-bla
bla-bla
bla-bla
Elegir un pensamiento que nos moleste o que nos cause inconvenientes«Soy una persona que no inspira afecto, en los demás».
Poner en duda tal pensamiento estableciendo excepciones a la regla.
Hacer una lista sobre los elementos
«Mi definición de "afecto" es demasiado exigente», «Me quiere más gente de lo que pensaba»...
Reajustar, moderar, modificar o reestructurar el contenido del pensamiento
«Soy una persona que no siempre inspira afecto»
«Soy una persona valiosa, pero suelo presionar a las personas que amo y termino alejándolas».
Volver a repetir el proceso, tratando de pulir y perfeccionar aún más los conceptos y los calificativos para que el pensamiento sea lo más fiel posible a la realidad.
Esto hará que nuestra mente se vuelva aguda y penetrante.
Piensa en cuánto tiempo te ocupas psicológicamente de ti mismo.
Si eres como la mayoría, el resultado es sorprendente y preocupante.

La consecuencia de este adormecimiento cognitivo y emocional es la automatización: nos movemos por el mundo sin conciencia y en el más profundo distanciamiento de lo que hacemos y lo que sentimos.

Yo
Llegar a ser cada día Mejor
A muchos les preocupa más la tarjeta de crédito que el estado de su mente, y eso ya dice mucho sobre quiénes somos y hacia dónde vamos.

Necesitamos cambiar la dirección hacia la que dirigimos nuestra atención, dar un giro que nos lleve a mirar hacia dentro sin despreciar categóricamente lo de afuera. Lo que sirva para el crecimiento personal, se utilizará, lo que No, se hará a un lado.
Ir Feliz hacia la Meta
Epicuro afirmaba que el acto de filosofar poseía el don de ir al par que el del disfrute. Decía que en todas las demás ocupaciones la satisfacción llegaba después del trabajo, pero que en la filosofía el placer iba surgiendo al mismo tiempo que el conocimiento, de tal manera que aprendizaje y placer van juntos.
Placer
Saber
<=>
Esculpir la Propia Estatua
El crecimiento personal consiste en recrearme a mí mismo como una obra en la que soy arte y parte. La idea radica en la capacidad de moldearse a uno mismo, ya sea para ser libre o para que asome el verdadero ser que anida en nosotros.
-Detener el pensamiento y alcanzar la «indiferencia»,
-Controlar las emociones negativas y ser cada vez más «imperturbable»,
-Volver a lo natural,
-Incorporar el placer y el hedonismo a la vida cotidiana,
-Razonar adecuadamente,
-Conocerse a sí mismo,
-Sentirse partícipe del universo
-Entre otras...
ATARAXIA: no sufrir, sufrir lo menos posible, o sólo cuando sea necesario.
Principal Objetivo de las escuelas Filosóficas de la Antigüedad
Fijar los sentidos en el PRESENTE
Todas parten de un supuesto básico
Mientras se espera vivir, la Vida pasa
VIDA
. . . . . .
Epícuro decía:
«Nacemos una vez, pues no es posible nacer dos veces. y no es posible vivir eterna­mente; pero tu, no siendo dueño de tu futuro, intentas postergar tu felicidad. De este modo, la vida se consume en una espera inútil, y la muerte nos sor­prende sin haber podido disfrutar de la tranquili­dad».

Séneca decía:

«He vívido, he recorrido el camino que me ha asig­nado la fortuna. Y si algún dios nos regala un maña­na, recibámoslo también con júbilo. porque aquel que espera el mañana sin inquietud es plenamente feliz y dueño de sí mismo. Todo el que al acostarse se dice "he vivido", al levantarse recibe cada día un beneficio».

"La vida a veces pasa de largo, como si la cuestión no fuera con nosotros; estamos físicamente pre­sentes, pero nuestro cuerpo y nuestra, capacidad de percepción parecen disociados; no tenemos ni tiempo ni espacio para el paisaje. No sé si so­mos pobres de espíritu, ignorantes musicales o personas insensibles que han perdido el rumbo."

El Carácter Dulce
Séneca propuso algunas estrategias de autocon­trol.
Por ejemplo:
No poseer nada llamativo para no originar la injusta codicia de los demás
No expo­nerse a la mirada de los otros haciendo ostenta­ción de los bienes para evitar así la envidia.
No pro­vocar a nadie para no ser odiado
No infundir miedo a los demás.

Sugería: «Una modesta fortu­na y un carácter dulce lograrán que no infundas temor.
Los hombres deben saber que eres de tal condición que pueden herirte sin riesgo, de repre­salia; que la reconciliación contigo sea fácil y se­gura.
La Indiferencia Creativa
En determinadas circunstancias, decir «ya no me importa» conlleva un alejamiento creativo que opera como un efecto de rebote y alumbra la luz al final del túnel.

En psicología, esta téc­nica se conoce como intención paradójica.

Cuentan que los filósofos escépticos, quienes no creían en la posibilidad de obtener un conocimien­to fiable y cierto de la realidad, hallaron la paz el día en que se dieron por vencidos y decidieron no bus­car más la verdad.
El Amor Fraternal
No hay que imaginarse a los sabios antiguos como sujetos egoístas, antipáticos y sin corazón. La mayoría pensaba que los actos de amor hacia los otros, desconocidos y familiares, tenían un efecto bumerán, y, aunque no necesariamente sea ésa la intención, la calma o la alegría que logramos transmitir se nos devuelve.
Encontrarse bien con uno mis­mo y los demás («bienestar», como él lo llamaba) se consigue hallando el justo medio entre lo ventajoso y lo perjudicial: en su caso, prolongar tres días más el sufrimiento (lo perjudicial), para obtener la dicha de ver feliz a una persona que amaba (lo ventajoso).
La Libertad de los Peces
El Tábano y la Descarga Eléctrica
Las enseñanzas socráticas muestran que la verdadera trasformación interior es más que una reflexión: es una revolución en la que las viejas estructuras se quiebran y ceden paso a las nuevas.

Afirmaba que Dios lo había colocado en la ciudad para cumplir una función semejante a la de un tábano: aguijoneaba a los caballos, grandes y nobles pero lentos.

Presenciar la verdad sin escapes, dejar que nos perfore y nos recorra de punta a punta, despertar del letargo al que induce el autoengaño, ¿puede haber mayor conmoción interior? Si no sientes un tirón que te desconecta bruscamente de lo que eras, un choque eléctrico existencial, no se está produciendo el cambio en ti.

El Arte de Dar a Luz
Sócrates pensaba que el alma humana estaba preñada de un saber ancestral que había que sacar a la luz. Todos sus esfuerzos se dirigían a que el sujeto dejara salir este conocimiento que guardaba en sí mismo y del cual no era consciente.


Reconocemos nuestro «yo» en la acción misma de vivir, en el ensayo y el error, eh las relaciones que establecemos con los demás y en cualquier
acontecimiento que active nuestros esquemas latentes: cada situación es una oportunidad para saber más de ti mismo ése es el reto, ésa es la maravilla.
La Sabiduría Contagiosa
La sabiduría silenciosa está presente en la mayoría de las enseñanzas de la filosofía antigua, y Sócrates, aunque se comunicaba verbalmente con los demás, no era la excepción. Su sola presencia imprimía en los que lo rodeaba una curiosa forma de aprendizaje por contagio.

¿Cómo no admirar al buen maestro? El proceso de aprendizaje que proponía Sócrates partía de un acuerdo tácito con sus discípulos: una pedagogía sin el peso de la autoridad moral y sin la arrogancia del sabiondo. Pero había un ingrediente más: la pasión por lo que hacía, un sentido de vida manifiesto y coherente que se transmitía a quienes lo escuchaban.

No esperes una revolución psicológica, sólo es un experimento, la oportunidad de recibir un aliento, un soplo del sosiego ajeno.
¿El Vicio nace de la Ignorancia?
Sócrates afirmaba que nadie puede obrar mal voluntariamente, y que los que lo hacen es porque desconocen el bien. Es decir, el vicio nace de la ignorancia.

Nuestra primera impresión es que la gente no elige lo malo sólo porque desconoce el bien, sino también porque les falta voluntad o por¬que simplemente obtienen mucho placer al comportarse de determinada manera.

Conocer lo «malo», lo «inadecuado», lo «patológico» es una condición necesaria pero no suficiente para que logremos un cambio significativo en la dirección de lo «bueno», lo «adecuado» y lo «saludable». Hay que trabajar en ello, ponerle empeño, y crear esquemas y nuevas formas de pensamiento. El alma no siempre está «preñada» de saber, a veces hay que crearlo.

¡Cuántas cosas No Necesito!
Sócrates dio un giro de ciento ochenta grados a los valores tradicionales. Según él, los valores auténticos no estaban en las cosas externas (fama, poder, dinero) o en aquellas relacionadas con el cuerpo (belleza, fuerza, salud), sino en la vida interior y en todo lo que permitiera el desarrollo de la mente y el espíritu.


La independencia y dignidad de Sócrates eran indudables. Cuando en cierta ocasión su amigo Alcibíades le regaló un amplio terreno para que se hiciera un casa allí, le respondió: «Si me hicieran falta unos zapatos y me dieras toda una, piel, también sería ridículo que yo lo aceptara». Dicho de otra manera: ¿para qué me das tanto si necesito menos?'
El Contra Ataque Socrático
Resulta interesante ver de qué manera hacía frente Sócrates a los agravios y los ataques, ya fueran físicos o verbales, por parte de sus detractores.

A uno que le dijo: «Ése habla mal de ti», le contestó: «Es que no ha aprendido a hablar bien».

A otro que le preguntó: < ¿No te ofende fulano?», le respondió: «No; lo que cuenta de mí no es cierto».

El método suele ser efectivo. Cuando alguien habla mal de ti injustamente y con el ánimo de hacerte daño, intenta jugar a ser Sócrates: imagínate a tu oponente rebuznando, piensa que no sabe hablar o considéralo un mentiroso. No será la solución, pero aprenderás algo fundamental:

Antes de aceptar la crítica es conveniente saber de quién proviene. Si la fuente es respetable, escúchala; si no lo es, descártala.

Epíctecto y la Fuerza de la Razón
El Maestro del Pensamiento
Epicteto nació alrededor del año 55 D.C. en Hierapolis ubicada al sureste de Turquía y falleció en el año de 125 D.C. en Nicópolis en la antigua Grecia.
Paso la mitad de su vida siendo esclavo en Roma. Y se dice que debido a una cojera y a su destacada inteligencia le permitió estudiar filosofía le fue otorgado la libertad a partir a los 40 años de edad.

Para Epicteto la filosofía era un medio para alcanzar una vida feliz. Su fama de hombre sabio transcendió y lo visitaban todo tipos de personas, algunas a pedir consejo, otras a aprender filosofía o simplemente a escucharlo. Epicteto nos recuerda que el valor y la voluntad forman parte esencial de la naturaleza.
Lo que nos afecta no son las cosas, si no lo que pensamos de ellas
Las personas tenemos que ser más sabios a la hora de enfrentar la consecuencia o las situaciones de la vida ya sea económica o social dependen del caso o la realidad en la que estás viviendo y saberlas enfrentar sin preocuparse tanto por ello, no le echemos nunca la culpa a otro, si no a nosotros mismos, es decir, a nuestras opiniones.

En conjunto de todo esto depende de usted no de la otra persona tenemos que ser independiente en todo, y enfrentar nuestros problemas y a si sobresalir sin que las personas le digan que tiene que hacer con su vida.
No tengo nada contra las Putas
No tenemos que sentirnos mal por los insultos de otras personas si te sientes así es porque lo has vivido o lo has de pensar así, como un insulto tienes que pensar positivamente no dejarte guiar por las palabras que te digan los demás. Hay que pensar cognitivamente y reubicarse y poner la mente en otro programa y no ponerle interés a esas personas que hacen ver de menos a las demás.
Lo que depende de Mí, y lo que No depende de Mí
Nosotros podemos ser independientes y decidir lo que queremos en nuestra vida emocional. Y en lo material será en lo que yo me proponga y la vida me deje ser.

Tenemos que saber de las cosas que nos conviene que son nuestros sentimientos, creencias, decisiones y deseos y que no nos conviene y que podemos influir indirectamente es el dinero la fama la juventud y la muerte.
Tenemos que saber ¿que debe importarnos y que no?
Emocional
La Potestad de la Mente
Los seres humanos tenemos que ser libres de pensamiento y de expresar lo que sentimos y saber vivir la realidad en la que estamos actualmente y ser independiente en todo lo que hagamos sin importar los obstáculos de la vida.

Es algo que tenemos que hacer directa o indirectamente hacia las cosas que se nos pongan en el camino para así asimilar nuestra forma de vivir como seres independientes que somos para seguir adelante hacia nuestro futuro.

Libre!
La Chispa Divina
Epícteto exhortaba a reconocer nuestra procedencia cósmica.

La totalidad de la existencia está impregnada de esa chispa divina y especialmente el hombre, quien posee el privilegio de compartir rasgo principal con la Divinidad: la autorreflexión.

Epícteto dice: “No pretendas que los sucesos ocurran como quieres, sino quiere a los sucesos como suceden y vivirás sereno.”

Soporta y Abstente
Esta es una de las premisas que se le atribuye a Epícteto: el autocontrol del cuerpo y especialmente de la mente. Lo que guiaba es la búsqueda de la moderación darse gusto sin perder el mando. Esto significa que siempre habrá alguna tensión interior, cierta contención de los impulsos dirigida por la razón: lo que quiero y lo que no debo.
Examinarse a Sí Mismo
Yo
De acuerdo a la tradición cristiana a esto lo llamo examen de conciencia, es decir una forma de mejoramiento. Que se puede hacer en tiempo presente (auto observación) o en tiempo pasado (recordatorio).
También menciona criterios para autocriticarte de manera sana:

Pregúntate si estas exigiéndote irracionalmente, si lo que busca es el mejoramiento o la perfección imposible.
1
2
Distingue Tu conducta
Toma una muestra de comportamientos. Es decir hacer cambios en lo que se está fallando con continuidad.
3
El Apetito del Alma
Cicerón (el filósofo y orador romano) cita este hecho en una de sus obras y lo llama El Apetito del Alma:
“Todo animal se ama a si mismo tan pronto como nace. Procura conservarse, porque la primera inclinación que le da la naturaleza para proteger su existencia es la tendencia a preservarse y a ponerse en las mejores condiciones posibles conforme a la naturaleza”
Pero el instinto de conservar la vida no solo se refiere a la supervivencia física, también incluye la psicológica.
El Apetito del Alma apunta a obtener una vida digna y con calidad.
Full transcript