Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Las religiones cosmicas europeas, ritos funerarios y el más

No description
by

josema s

on 3 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Las religiones cosmicas europeas, ritos funerarios y el más

Las religiones cósmicas europeas, ritos funerarios y el más allá
Religión
Romana
Religi ´ n tradicional griega
La religión romana consistía, igual que entre los griegos, más en un conjunto de cultos que en un cuerpo de doctrinas. Había dos clases de cultos: los del hogar, que unían estrechamente a la familia, y los públicos, que estimulaban el patriotismo y el respeto al Estado.
Se trataba de una religión tolerante hacia todas las religiones extranjeras, pues los romanos acogieron a dioses griegos, egipcios, frigios
Es una religión de la polis, es decir, está asociada al grupo humano organizado políticamente, es pública y colectiva, sus ritos, sus sacrificios, sus procesiones sirven como un elemento de cohesión social, para integrar al individuo en la comunidad.
La mitología tradicional griega cuenta que cuando las personas morían penetraban bajo tierra hasta llegar al Hades, si bien es cierto que posteriormente apareció la figura de Hermes como encargado de guiar a las almas hasta el Hades
- La Religión de la Antigua Grecia abarca la colección de las creencias y rituales practicados en Antigua Grecia en la forma de prácticas cultuales, homólogas de la mitología griega. En el mundo griego, la práctica religiosa variaba lo suficiente como para poder hablar de religiones griegas.
- Las prácticas culturales de los helenos se extendían más allá de la Grecia continental, a las islas y las costas de Jonia (en Asia Menor), a la Magna Grecia (Sicilia e Italia del sur), y a las colonias griegas dispersas por el Mediterráneo occidental, como Massilia. Ejemplos griegos moderados son el culto y las creencias etruscas y la religión romana.
- En la religión de Grecia antigua, lo esencial de las creencias y de los ritos se estructuró en el momento en el cual nació, en la Época Arcaica (siglos VIII- VI a. C.), una forma de organización política particular: la polis, que tuvo por consecuencia el redescubrimiento y la difusión de la escritura (h. 800-700 a. C.).
Existía un culto en el hogar, en cada familia se rendía culto a los numina al igual que a los antepasados: el genio familiar, los lares, protectores de los campos, los manes, protectores de la casa, y los penates, protectores de la despensa y los alimentos.

El pater familias oficiaba como sacerdote, especialmente durante la cena, en donde se hacían libaciones, es decir, derramamiento de vino, leche o miel sobre el lararium, o santuario familiar, en el cual ardía siempre una llama, a la que llamaban hogar.

No es posible rastrear los orígenes exactos de la religión romana, puesto que no existen datos arqueológicos y documentos lo suficientemente confiables. Sin embargo, los orígenes míticos de la ciudad en 753 a. C., según Varrón, tienen algunas confirmaciones aproximadas de la arqueología.
~Solo las almas de las personas que habían recibido sepultura podían acceder al Hades. Este era igual para todo el mundo excepto para algunos casos muy especiales como el caso de grandes héroes que podían acceder a los campos Elíseos.
~El resto de almas vagaban sin alegría ninguna por el mundo de los muertos.
Su religión estaba basada en el hic et nunc (aquí y ahora) a diferencia de las grandes religiones monoteístas que conocemos hoy en día, en las que hay una descripción bastante detallada del más allá.
~Se han hallado una serie de pequeñas láminas de oro con inscripciones como parte de botines funerarios. En ellas se han escrito instrucciones para llegar a un más allá más agradable. El lenguaje es un tanto críptico para evitar que cualquiera acceda a él. En el más allá agradable la memoria tiene un papel importante. Por eso en las tablillas se explica como conservar la memoria después de morir.
Ritos Funerarios
Entre los romanos no había culto a los muertos. Los cadáveres eran incinerados, mientras se pronunciaban discursos de alabanzas al fallecido, y las cenizas eran guardadas en urnas funerarias
Entre los romanos no había culto a los muertos. Los cadáveres eran incinerados, mientras se pronunciaban discursos de alabanzas al fallecido, y las cenizas eran guardadas en urnas funerarias
La muerte para los griegos era muy importante, pues negar sepultura a un cadáver era condenar a vagar al alma del difunto y por consiguiente crear un peligro a los vivos. Era de esencial que un griego fuera enterrado o incinerado en su patria.
Una vez fallecido, del difunto se encargaba su más allegada familia, que preparaban y amortajaban al finadoso metiéndolo a un baño de agua y otro de aceite aromático.
Lo más significativo y lo que ha pasado a la historia como leyenda tradicional es la moneda que ponían en la boca del fallecido. Este óbolo era de poco valor económico, pero de mucho valor simbólico. La moneda serviría para pagar a Caronte, que según la mitología griega era el barquero que transportaría el alma del difunto hasta su destino final, el Hades.

hasta el siglo II d.C. predomina la práctica de la cremación, pero a partir de ese momento toma fuerza la inhumación. Y es que antes de los cristianos dominaba la mitología romana. Según las creencias, incinerando al difunto el alma conseguía llegar más rápido a su destino.
Al día siguiente del deceso y una vez el cuerpo estaba listo, se exponía en el domicilio para velarlo. Este ritual recibía el nombre de prothesis. El requisito para este ritual era que los pies del difunto señalaran a la puerta y la cabeza se cubriera con flores. Se avisaba de que se había producido el óbito con un vaso de agua en la puerta de la casa, que se traía de otra parte ya que el agua del domicilio se consideraba “contaminada” por el óbito. Al lado del vaso se colocaba una rama de ciprés, que ya era considerado árbol funerario. Al salir de velar al muerto se rociaba al visitante con un poco de agua para purificarlo.

En la muerte se diferenciaba a los ricos de los pobres.
El cadáver era visitado por amigos y conocidos del difunto, aunque las visitas femeninas estaban sólo reservadas para las más allegadas. Las galas femeninas de luto eran negras. El cabello tenía que estar recogido y las presentes debían de lamentarse, cantando para expresar la pena por el deceso. Así, se golpeaban el pecho y se desgarraban las mejillas. Lloraban, lamentaban y oraban por el muerto. En algunas casas con recursos se contrataba incluso a plañideras que exageraban sus lamentaciones.



A los cadáveres se les hacía varios ritos. El primero, llamado conclamatio, consistía en pronunciar el nombre del muerto. A su vez, se le cerraban los ojos (este acto normalmente lo realizaba el hijo), mientras las mujeres exteriorizaban su dolor con todo tipo de lamentaciones.
Después de tres días de velatorio, el fallecido estaba listo para recibir sepultura ocremación. Salía de la casa antes de amanecer y se efectuaba una procesión por las calles menos transitadas. En griego antiguo este ritual se llamaba ecforá. El difunto era conducido en un carro o en hombros hasta fuera de la ciudad, pasadas las murallas, y era sepultado o cremado (la incineración costaba algo más). Si el difunto era sepultado, el lugar se señalaba con algún elemento. Si era incinerado, sus cenizas se depositaban dentro de una urna que después permanecería en la casa. Más tarde, todos regresaban a la casa donde se había velado el cuerpo y realizaban rituales de purificación y grandes banquetes fúnebres.

El Más Allá

Rito funerario
El mundo es eterno y por lo tanto el tiempo es cíclico.

Todo comienza con un inicio del mundo que es ordenado por los dioses al lo que se denomina cosmogonía. En estas religiones el tiempo histórico ya esta escrito y cabe destacar que el destino marca la existencia de todo lo existente de los dioses y de los humano

Dentro de nuestro trabajo el tema más importante son los ritos funerario y el más allá

Rito funerario: Se trata de todo el ceremonial que se lleva a cabo en los casos de enterramiento de alguna persona, y que puede variar no sólo en el tiempo sino en los lugares y las culturas. Pueden variar incluso en una misma época y un mismo lugar, pero en diferentes estratos sociales

Más Allá: Es un término genérico que hace referencia a la idea de que habría una continuación de la existencia después de la muerte. Según creencias populares de la gran mayoría de culturas humanas, esta continuidad se realizaría en un propuesto mundo espiritual más allá del mundo.
Religion Celta

Creencias vikinga
Religión Egipcia

La religión del Antiguo Egipto comprende las varias creencias religiosas y rituales practicados en el Antiguo Egipto por más de tres milenios: desde el período predinástico hasta la adopción del cristianismo en los primeros siglos de esta era. Estas creencias se centraban en la adoración de múltiples deidades que representaban varios aspectos de la naturaleza, simbolizando ideas y funciones de poder, expresados por medio de complejos y variados arquetipos.

La mitología celta es conocida por una serie de relatos de la religión de los celtas durante la edad de hierro. Al igual que otras culturas indoeuropeas durante este periodo, los primeros celtas mantuvieron una mitología politeísta y una estructura religiosa
Ritos funerarios
Estas deidades eran adoradas con ofrendas y oraciones por los faraones, en los santuarios de los templos. El pueblo los veneraba durante las procesiones, expuestos en templetes exteriores, sobre barcas rituales portadas por los sacerdotes. Apoyados por la realeza, destacaron diferentes dioses en diversos períodos de la historia egipcia y los mitos asociados con ellos cambiaron con el tiempo, así que Egipto nunca tuvo una jerarquía coherente de deidades o una mitología unificada; sin embargo, la religión contenía muchas creencias generales. Entre ellas se encuentra la divinidad del faraón, que ayudaba a unificar políticamente el país,y creencias más complejas sobre una vida más allá, que dio lugar a la elaboración de las complejas costumbres funerarias egipcias: embalsamamiento, momificación, enterramientos rituales en ricos complejos funerarios, con templos funerarios, pirámides, mastabas, etc.

El cadáver era incinerado junto con sus efectos personales en un lugar casi siempre distinto al del propio enterramiento, los restos se depositaban directamente en hoyos o en el interior de una o varias urnas cerámicas que con frecuencia se calzaban y se protegían con losas de piedra o se cubrían con cuencos de cerámica
Los egipcios creían que cuando una persona muere, algo de ella continúa viviendo y a esta supervivencia le dieron el nombre de "doble", imaginándola "como una especie de sombra o fantasma, igual al cuerpo, aunque completamente impalpable". Durante miles de años creyeron asimismo que el "doble" sólo podía existir mientras el cadáver no sufriese en la tumba descomposición y de ahí los cuidados que dedicaron al embalsamamiento, consiguiendo que la momia se conservase siglos y siglos. Así fue como la momificación o embalsamamiento se convirtió en el arte nacional y todos los egipcios se preocupaban de él.

La religión egipcia enseñaba que la muerte no separaba el "ka", es decir,el alma del cuerpo. Por lo cual, no creían que el cuerpo muerto fuese una "funda desgastada por la vida".Por el contrario, opinaban que el alma dejaba al cuerpo sólo pasajeramente y que entre tanto tomaba la forma de un ave. Algo después dejaría tal envoltura y volvería al viejo cuerpo, pero sólo se éste se había conservado en buen estado.

Pero si el cuerpo se descomponía, el alma no podía volver a él y se extinguía. ¿Que había que hacer, pues, para proteger el cuerpo contra la descomposición? Los egipcios, impulsados por esta idea, no tardaron en aprender el arte de embalsamar.Dicho arte consistía esencialmente "en untar las cavidades con finos ungüentos y con mûm, de donde deriva el nombre de momia".

Más allá

Los celtíberos consideraban un honor morir en combate y quedaban los cuerpos inertes de los guerreros expuestos para ser
devorados por buitres u otras aves carroñeras y con ellas ascender al reino celeste,


La despreocupación ante la muerte y el arrojo en los
combates son elementos comunes en todo el mundo céltico, la razón de ello radica en la ya citada creencia de la inmortalidad de las almas. En estas circunstancias, no es extraño que no sólo no se sintiese miedo ante la muerte sino que incluso se llegase a provocarla, seguros como estaban estos pueblos de acceder a una vida sublimada. La metempsicosis: transmigración del alma de un cuerpo a otro. Planteado por César en sus escritos, y descartado por los estudiosos del mundo celta.



- La “tierra de los jóvenes”.
- La “tierra de las mujeres”.
- La “llanura de los placeres”.
- La “tierra de la promesa”.
El Más Allá
Rito funerario

La etnia vikinga, originaria de Alemania, vivió en los países nórdicos del norte de Europa (Noruega, Suecia, Dinamarca y Finlandia) entre los años 789 y 1100. Según los escritos de la época, fue una civilización agresiva y violenta
Poseían una estructurada sociedad y una religión basada en la mitología nórdica. De los tres dioses principales, Odín (el más poderoso) era el dios de los muertos en combate.

Los vikingos creían en una vida después de la muerte. De hecho, esperaban morir durante la batalla para entrar en el Valhalla, una especie de paraíso o cielo donde vivían los dioses en el que Odín les esperaba para darles una bienvenida heroica.
La mitología nórdica indica que en el Valhalla los caídos en guerra (para los vikingos, los valientes) luchaban por el día y al anochecer se cerraban sus heridas. Después se reunían para hacer grandes banquetes con Odín. Los que fallecían por muerte natural y las mujeres iban a otro lugar: al submundo o Reino de Hel. Para los vikingos este era un lugar lúgubre, donde las almas vagaban entre lo oscuro.

Los restos arqueológicos encontrados hablan de sus ritos funerarios. En las tumbas encontradas, la mayoría de ellas donde se asentaba una aldea, se han hallado desde animales hasta ricas joyas, pasando por amuletos y otras pertenencias.

Ritos funerarios

Más Allá
Cuando mueres (si "tú" eres un buen romano creyente), eres escoltado hasta el rio Estigia por los espíritus. Allí todos los que han fallecido recientemente se encuentran con Caronte, el barquero. A él se le tiene que dar una moneda, un obolus (aunque un aureus, según algunas creencias, te proporcionaría un mejor asiento en su bote), que previamente se debía haber introducido en la boca del difunto. Este pago no es tan representativo del dinero, cuanto de la relación entre el dios y el hombre, reconociendo tus deberes hacia los dioses y su guía y protección.

En la otra orilla del río Estigia, el muerto se encontrará con Cerbero, un perro de tres cabezas que pertenece al Padre Dis, dios del ultramundo. Cerbero será amistoso; él no lo es tan sólo cuando alguien trata de salir del ultramundo sin autorización
.
Tras ello te encontrarás ante tres jueces, Minos, Radamantos y Aeacus, quienes te preguntarán sobre tu vida. Después de que se la hayas relatado, te será dada el agua del rio Leta, el río del olvido y uno de los cinco ríos del ultramundo. Ésta agua te hace olvidar tu vida pasada. Después serás enviado a los campos Elisios (una versión del paraiso) si has sido un guerrero o un héroe; la llanura de Asfodel si has sido un buen ciudadano, donde continuarás llevando una buena vida como una sombra; o, si has ofendido a los dioses, al Tártaro, donde serás castigado por las Furias hasta que tu deuda con la sociedad se haya pagado (no hay una "condena eterna" en el ultramundo romano, aunque se puede estar mucho tiempo, dependiendo del crimen que se haya cometido). El castigo depende del crimen.
De vez en cuando, Dis o Perséfone, la reina del ultramundo, indultan a un candidato de este proceso y es devuelto de nuevo a la vida, sobre todo si el muerto fue injustamente asesinado. Se le da a tomar el agua del olvido y se le devuelve a través del rio Estigia, posiblemente con un obsequio para Cerbero!
Realizado por
Alberto Martín
José Manuel Parra
Full transcript