Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

José de San Martín - emancipación de América - Portal @prender

No description
by

on 28 February 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of José de San Martín - emancipación de América - Portal @prender


Juan de San Martín
María Elena de San Martín
Manuel Tadeo de San Martín
Juan Rafael de San Martín
Justo Rufino de San Martín
José Francisco de San Martín
Gregoria Matorras
Padre
Madre
En 1784 San Martín llegó con su familia a España, radicándose en Málaga. Allí se dedicó a la carrera militar, ingresó como cadete en el Regimiento de Murcia en 1789, año en el que estalló la revolución francesa.
El continente estuvo signado por tensiones y conflictos bélicos entre sus principales potencias. Fue Inglaterra el principal adversario del expansionismo napoleónico, ya que en plena revolución industrial no podía tolerar la pérdida de sus mercados.
En 1808 Napoleón invade España y obliga a abdicar al rey Carlos IV y a su hijo Fernando VII a favor de su hermano, José Bonaparte. El pueblo español se organizó para resistir la Invasión Francesa. San Martín participa activamente de la lucha. Se incorpora al Regimiento de Caballería de Borbón y es nombrado Teniente Coronel.
En 1810 San Martín se entera de que en su patria se ha producido la Revolución de Mayo, y de que los criollos han formado el primer gobierno patrio.
En Cádiz comienza a frecuentar a otros compatriotas que apoyaban la independencia americana, entre ellos José Zapiola y Carlos María De Alvear que, junto a otros militares y clérigos de distintas partes de América, deliberaban cómo contribuir con la causa americana. En dichos encuentros, planificaban la creación de logias operativas bajo el amparo del pensamiento y de los ritos masónicos, para preservar el secreto y la seguridad de los procedimientos, afianzando el ideario filantrópico y progresista.
Poco tiempo después, San Martín se incorporó al movimiento masónico e integró una de las logias existentes encabezada por Alvear: “La logia de los Caballeros Racionales”, en donde resolvieron que el mejor camino para contribuir a las luchas independentistas americanas era que cada indiano volviera a su lugar de origen para incorporarse a los ejércitos insurreccionados.
Al poco tiempo los integrantes de la logia, para no ser advertidos, partieron dispersos de Londres para América.
San Martín partió en 1812 en la Fragata George Canning junto a Alvear, Zapiola, Eduardo von Kaunitz, barón de Holmberg, entre otros.
El libertador se embarcó influido por las ideas liberales, los principios de la revolución francesa y las aspiraciones libertarias de los masones.
Zapiola
Alvear
Kaunitz
El 25 de febrero de 1778, en la pequeña población de Yapeyú, capital de la gobernación de las misiones bajo administración de la Corona, nacía el quinto y último hijo del teniente gobernador y capitán del Ejército Real Juan de San Martín
San Martín llegó a Buenos Aires junto a otros 17 militares americanos. Inmediatamente, se reúnen con los miembros del primer triunvirato para ofrecerles sus servicios como profesionales de la guerra. La Junta, en la cual, Rivadavia es en los hechos el hombre fuerte del gobierno, acuerda la creación de un nuevo regimiento de caballería, a cargo de San Martín, Alvear y Zapiola.
El 16 de marzo el Triunvirato le concede a San Martín el grado de Teniente Coronel de Caballería. Este se ocupa de crear y formar el Regimiento de Granaderos a caballo, bajo una férrea disciplina.
La situación del gobierno revolucionario era compleja pues habían llegado a Montevideo refuerzos que engrosaban las tropas realistas, con la intención de socavar el levantamiento en el Río de la Plata. Y por otro lado, el ejército rebelde al mando de Manuel Belgrano había sufrido algunas derrotas en el Alto Perú. De modo que los revolucionarios estaban amenazados desde el este por las fuerzas navales en Montevideo y desde el norte por las tropas con asiento en Lima.
En una de las afamadas tertulias de Mariquita Sánchez de Thompson conoce a Remedios, hija de Antonio de Escalada y Tomasa de la Quintana, influyente familia porteña. Con la joven de 14 años contrajo matrimonio al poco tiempo.
El 24 de septiembre de 1812, Belgrano triunfa en la Batalla de Tucumán, desobedeciendo a la junta que le había ordenado replegarse hacia Córdoba. La noticia significó un duro golpe para un gobierno que, con su accionar, ya se había ganado la disconformidad de los sectores más independentistas.
A cargo de Alvear y con San Martín como secretario, empieza a funcionar una nueva logia que podría haberse llamado: “La logia de los Caballeros racionales” o “Logia Lautaro”, evocando al mítico cacique Araucano que se sublevó contra los españoles en el siglo XVI. Así también, toman contacto con otra organización criolla: la “Sociedad Patriótica” liderada por Bernardo Monteagudo con la que comparten el mismo objetivo: La emancipación de América.
El 8 de octubre, opositores al gobierno agitaron las calles, entre ellos San Martín y Monteagudo, quienes exigieron la renuncia del Triunvirato y la elección de una nueva junta por voluntad popular. Álvarez Jonte, Juan José Paso y Rodríguez Peña integraron el nuevo gobierno afín a los intereses de la logia. Con ello, San Martín se enemistó con Rivadavia de por vida.
La junta convocó a una Asamblea General Constituyente que, presidida por Alvear, comenzó a sesionar a fines de Enero de 1813. Esta se proclamó Representante de las Provincias Unidas del Sur y tenía por finalidad declarar la independencia y sancionar una constitución. Aunque estos objetivos no fueron cumplidos, tomó importantes medidas, como el establecimiento de los símbolos patrios: himno y bandera nacional, escarapela y escudo.
Para 1814, Napoleón ha sufrido duras derrotas, produciéndose un proceso de restauración monárquica en Europa. Fernando VII vuelve al trono en España y comienza a retomar el dominio sobre sus colonias.
En 1814, San Martín parte hacia el norte, con órdenes del gobierno central de remplazar a Belgrano. Una vez a cargo del Ejército del Norte, comprende que un avance por tierra hacia el bastión de las tropas realistas es inviable, por ello le encarga la defensa de la frontera norte a Martín Miguel de Güemes, quién con sus gauchos hostigó y frenó las pretensiones realistas.
Por problemas de salud, San Martín se retira a Córdoba, a recuperarse y preparar su plan continental: cruzar la Cordillera de los Andes, liberando Chile, y de allí embarcarse hacia el Perú para terminar con el poder realista en Lima.
San Martín, por resolución de Posadas asumió la gobernación de Cuyo, donde promovió la educación, la industria y la agricultura.
Así también creó un sistema impositivo equitativo.
Las fuerzas españolas en Montevideo, se hallaban sitiadas por los ejércitos patriotas de Rondeau y las fuerzas de Artigas. Sin embargo dominaban las aguas, hostilizaban y saqueaban en las costas para abastecerse. El triunvirato había tomado conocimiento de que una escuadrilla realista había sido enviada a remontar el Paraná para destruir las baterías emplazadas en Rosario y evitar el comercio con el Paraguay. Por ello, San Martín partió hacia el este, con 150 granaderos.
El 3 de febrero, en San Lorenzo, se produce el desembarco de una fuerza de infantería española frente al convento franciscano de San Carlos. Allí los esperaba San Martín con sus granaderos más el apoyo de 60 milicianos de infantería, que atacaron a los realistas por sorpresa. San Martín dividió la tropa en dos columnas, una a su mando y la otra a cargo de Bermúdez, lanzándose en un movimiento de pinzas. Los españoles se replegaron y volvieron a embarcar.
La batalla significó el bautismo de fuego de los granaderos a caballo, que lograron doblegar una fuerza notablemente superior. Esta victoria complicó el abastecimiento de los realistas y levantó la moral de la fuerza de granaderos.
En Buenos Aires, Alvear quién presidia la Asamblea, creó un poder ejecutivo unipersonal, el Directorio a cargo de su tío, Gervasio Posadas, quién declaró al oriental Gervasio Artigas como traidor a la Patria. Este caudillo venia enfrentándose con Buenos Aires, por sus ideas profundamente revolucionarias y su rechazo al centralismo porteño.
Ante la amenaza del rey español de recuperar estas tierras y de reprimir a los insurgentes, Alvear el nuevo Director Supremo, le ofrece a Inglaterra el protectorado sobre las Provincias Unidas del Río de la Plata, queriendo convertir a la región en una colonia inglesa. La iniciativa, generó un fuerte rechazo y se sublevaron los ejércitos contra el Director que debió renunciar. San Martín rompe con Alvear y la logia se divide entre los partidarios de uno y otro.
Para 1816, el único territorio libre, en manos de los criollos es el que correspondería a las Provincias Unidas del Sur, ya que otros movimientos emancipadores en Hispanoamérica han sucumbido ante las fuerzas coloniales. Por ello, San Martín presiona para que se declare la independencia.
El 9 de julio de 1816 el Congreso en Tucumán, finalmente declaró la Independencia de las Provincias Unidas del Sur. Juan Martín de Pueyrredón, el nuevo Director Supremo nombró a San Martín Brigadier de los Ejércitos de la patria y avaló su plan: cruzar la Cordillera de los Andes y sitiar lima desde el mar.
El 24 de agosto de 1816, nace su hija en Mendoza: Mercedes Tomasa de San Martín y Escalada.
El 18 de agosto de 1817 San Martín y su ejército de los Andes inician el cruce de la Cordillera. Esta ruta de difícil tránsito fue escogida por San Martín, entendiendo la imposibilidad de avanzar y derrotar a los realistas por el camino del Alto Perú. Su estrategia consistía en cruzar la cordillera, con la ayuda de los patriotas chilenos, liberar Chile y de allí marchar por mar hacia Lima y, en combinación con Simón Bolívar, terminar con la base del poder español en América.
El cruce duro 21 días, el ejército, escasamente provisto, debió soportar las duras condiciones climáticas, y alturas superiores a 3000 metros. En varios tramos San Martín, debió ser trasladado en camilla, a causa de sus problemas de salud, ya que padecía afecciones pulmonares, reuma, y úlcera estomacal.
Durante su gobernación en Cuyo, organizó la expedición de los Andes. Para ello fijó contribuciones voluntarias o forzosas y reclutó obligatoriamente a los individuos en edad de portar armas, exigiendo a las familias de la zona la entrega de sus esclavos. Las fuerzas fueron entrenadas en el campamento instalado en Plumerillo, cercano a la ciudad de Mendoza, donde instaló una fábrica de armas a cargo del sacerdote Fray Luis Beltrán, que fabricó fusiles, bayonetas, cañones y municiones con la ayuda de los habitantes de Cuyo.
En total eran 5.200 hombres, 10.000 mulas, 1600 caballos, 600 vacas, 900 tiros de fusíl y carabina; 2000 balas de cañón, 2000 de metralla y 600 granadas.
El Ejército se dividió en seis columnas: cuatro secundarias (a cargo de Cabot; Freire; Lemos; y Zelada), cuyo objetivo consistió en distraer a las fuerzas enemigas y provocar movimientos favorables a la Revolución en zonas alejadas de la capital chilena. Por su parte, las dos columnas principales utilizaron los pasos de Uspallata (a cargo de Las Heras) y Los Patos (a cargo de Soler, San Martín y O'Higgins). Ambas columnas convergieron en el valle del Aconcagua y se prepararon para enfrentar a los realistas.
Batalla de Chacabuco: El 12 de febrero de 1817 vencieron a las tropas realistas que impedían el paso del Ejército hacia Chile. Esta batalla les permitió tomar el control de la capital Santiago, dónde O’ Higgins, jefe militar de las brigadas chilenas, logró establecerse como Jefe Supremo del País.
Cancha Rayada: El ejército de los Andes sufre una derrota, cuando en la noche del 19 de febrero los realistas los sorprendieron y destruyeron gran parte de la organización militar patriota.
Batalla de Maipú: Las fuerzas patriotas, una vez reorganizadas, derrotaron de manera rotunda al ejército realista cerca del río Maipú el 5 de abril de 1818. De esta manera aseguraron la libertad chilena. El 12 de febrero se declaró la independencia de Chile
En Buenos Aires, Pueyrredón, Director Supremo, favoreció la invasión portuguesa de la Banda Oriental, para sofocar la disidencia federal liderada por Artigas y le pidió a San Martín que regrese con su ejército para combatir a los orientales. San Martín, empeñado en anteponer la causa americana a los conflictos internos, desobedeció la orden.
Existían graves dificultades para financiar la campaña libertadora, el directorio estaba más interesado en resolver la situación con el litoral que en sostener el plan libertador. Con el apoyo de O´Higgins, y con recursos obtenidos por el chileno, prepararon la expedición marítima para liberar Perú.
El 1° de febrero de 1820, las tropas federales de Estanislao López y Francisco Ramírez, aliados de Artigas, derrotan las fuerzas del Directorio y lo disuelven, desapareciendo la autoridad nacional. Sin un estado que legitime su cargo, San Martín renunció a la Jefatura del Ejército. Pero sus compañeros firmaron en Rancagua un acta que declaraba que la autoridad de San Martín no caducaba porque “su origen que es la salud de los pueblos, es inmutable”
Los ejércitos americanos desembarcan en Pisco el 12 de Septiembre de 1820. Como las tropas no eran suficientes, San Martín, optó por evitar el choque con los realistas y desplegó una guerra de desgaste, cortó las líneas de comunicación y de abastecimiento. Trató de conseguir el apoyo de la población y fomentó la rebelión en las líneas enemigas.
El 10 de julio de 1821, tras varios combates, entró en Lima y ocupó la ciudad. El 28 de julio proclamó la Independencia del Perú y luego asumió la jefatura del Estado como “Protector de la Libertad del Perú”.
Pero San Martín, controlaba sólo una parte del Perú y sin respaldo económico ni político, no disponía de los recursos suficientes para revertir la situación y expulsar definitivamente a los realistas de América. Por ello se entrevistó con Simón Bolívar, Presidente de la Gran Colombia, quién culminaba con éxito su campaña libertadora.
El 26 de Julio se encuentran San Martín y Bolívar en Guayaquil, para discutir cómo abatir los últimos baluartes realistas y cuál sería el futuro de los nuevos estados. Qué sucedió en ese encuentro, sigue siendo un enigma para nuestros pueblos, pero a partir de allí San Martín renuncia a todos sus cargos, y Bolívar concluye la campaña libertadora.
Batalla de Maipú: Las fuerzas patriotas, una vez reorganizadas, derrotaron de manera rotunda al ejército realista cerca del río Maipú el 5 de abril de 1818. De esta manera aseguraron la libertad chilena.
El 12 de febrero se declaró la independencia de Chile.
En 1823 San Martín, partió hacia Chile y desde allí se trasladó a Mendoza instalándose en su chacra de Los Barriales. El gobierno porteño, a través de Rivadavia, le negó el permiso para trasladarse a Buenos Aires y encontrarse con su familia. Por ello, no pudo acompañar a su mujer en sus últimos días quién murió el 3 de agosto de 1823. Al poco tiempo partió con su hija Mercedes hacia Europa.
En 1829 regresó a Buenos Aires, aunque no desembarcó al tomar dimensión de los conflictos desatados entre Unitarios y Federales.
En el exilio, San Martín trabajó por el reconocimiento de la emancipación americana en Europa. En reiteradas ocasiones le ofreció sus servicios a Rosas, sin embargo el entonces gobernador de Buenos Aires, prefirió que se encargará de gestiones diplomáticas ante los gobiernos de Francia e Inglaterra.
Murió en Francia el 17 de agosto de 1850, en su testimonio le donó su sable a Rosas, "por la firmeza con que sostuvo el honor de la república contra las injustas pretensiones de los extranjeros que trataban de humillarla", refriéndose al enfrentamiento de “La vuelta de Obligado”. Así también dispuso que su corazón descansara en Buenos Aires. Esta última voluntad se cumplió en 1880, cuando el presidente Avellaneda recibió los restos del Libertador.
La Revolución Francesa terminó con siglos de absolutismo monárquico en Francia y significó el triunfo del concepto de soberanía popular. Decretó la Declaración de los derechos del hombre y el ciudadano, basado en tres principios: igualdad, fraternidad y libertad. Por ello, Francia quedó enfrentada a las principales potencias monárquicas europeas.
www.aprender.entrerios.edu.ar
Full transcript