Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Castidad

No description
by

Michelle Marquez

on 4 January 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Castidad

La Castidad Autocontrol Pureza Personal
y Tolerancia Dar el ejemplo Aprender a
controlar
los impulsos Contrastes de una
sociedad permisiva Comprensión de
la castidad Elevada norma
bahá'í Besar* Castidad y Fidelidad
Absoluta Castidad: Concepto Desafiante «En cuanto a la castidad, este es uno de los conceptos más desafiantes a transmitir en esta época tan permisiva; pero los bahá'ís deben hacer un esfuerzo supremo por sostener las normas bahá'ís, no importa cuán difícil parezca esto al principio. Tales esfuerzos se aliviarían si los jóvenes entendieran que las leyes y normas de la Fe han sido pensadas para liberarlos de indecibles dificultades morales y espirituales, del mismo modo que una apropiada apreciación de las leyes naturales nos permiten vivir en armonía con las fuerzas del planeta.»
(De una carta escrita en nombre de la Casa Universal de Justicia a un creyente, 14/1/1985. Ibídem, p. 9) «No cabe duda de que la norma de inmaculada castidad inculcada por Bahá'u'lláh en sus Enseñanzas puede ser alcanzada por los amigos sólo cuando avancen firme y valientemente como adherentes inflexibles al modo de vida bahá'í, conscientes por completo de que ellos representan las enseñanzas que son la verdadera antítesis de las fuerzas corrosivas que tan trágicamente están destruyendo la trama de los valores morales del hombre. La actual tendencia de la sociedad moderna y su conflicto con nuestros desafiantes principios de conducta moral, lejos de influir en los creyentes para claudicar en su resolución de adherirse sin rodeos a las normas de pureza y castidad expuestas para ellos por su Fe, debe estimularlos a cumplir sus sagradas obligaciones con determinación, y de este modo combatir las fuerzas malignas que socavan los fundamentos de la moralidad individual.»
(De una carta escrita por la Casa Universal de Justicia a un creyente, 22/5/1966. Cf. Una Vida Casta y Santa,
pp. 31-32)
«...la Causa de Dios derivará en inmensos beneficios cuando se observe que los bahá'ís, y en particular la juventud bahá'í, se destacan frente a la relajación y depravación de la sociedad permisiva, y que las exaltadas normas de conducta que deben tratar de mantener están firmemente basadas en principios espirituales, dándoles confianza, respeto hacia sí mismos y verdadera felicidad. Por otra parte, sólo se puede dañar la Causa si sus seguidores se dejan llevar simplemente por la corriente actual.»
(De una carta escrita en nombre de la Casa Universal de Justicia a una Asamblea Espiritual Nacional,
25/9/1981)
«Al considerar el efecto de la obediencia a las leyes en las vidas individuales uno debe recordar que el propósito de esta vida es preparar el alma para la próxima. Aquí uno debe aprender a controlar y dirigir sus impulsos animales, y no ser esclavo de ellos. La vida en este mundo es una sucesión de pruebas y logros, de alcanzar nuevos progresos espirituales o no alcanzarlos.
»A veces el desarrollo puede parecer muy difícil, pero uno puede atestiguar, una y otra vez, que el alma que constantemente obedece la ley de Bahá'u'lláh, por muy difícil que ésta parezca, crece espiritualmente, mientras aquella que transgrede la ley en consideración de su aparente felicidad, es vista como siguiendo una quimera: no logra la felicidad que buscaba, retarda su progreso espiritual y a menudo se acarrea nuevos problemas.»
(Casa Universal de Justicia; de una carta escrita a un creyente, 06/2/1973. Una Vida Casta y Santa, p. 32)
«Lo que Bahá'u'lláh entiende por castidad ciertamente incluye evitar la costumbre, usual en la sociedad moderna, de besarse. Ello es perjudicial para la moral de los jóvenes, y a menudo los lleva demasiado lejos, o despierta apetitos que tal vez no puedan en el momento satisfacer legítimamente a través del matrimonio, y esa supresión los somete a tensiones.»

(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 19/10/ 1947)
«La norma bahá'í es muy elevada, particularmente cuando se compara con las costumbres totalmente corrompidas del mundo actual. Pero esta norma nuestra producirá gente más saludable, noble y feliz, y originará matrimonios más estables.»
«El mundo de hoy está sumergido, entre otras cosas, en una exageración desmedida de la importancia del amor físico, y en una carencia de valores espirituales. Los creyentes deberían tratar de darse cuenta de esto tanto como les sea posible, y elevarse sobre el nivel de sus semejantes quienes están, como es típico en todos los períodos decadentes de la historia, dando demasiado énfasis al aspecto puramente físico del matrimonio. Fuera de su vida matrimonial normal y legítima, ellos deberían tratar de establecer lazos de camaradería y amor eternos, basados en la vida espiritual del hombre y no en su vida física. Este es uno de los múltiples campos en los que corresponde a los bahá'ís dar el ejemplo y ser la guía hacia el camino de una verdadera norma de vida humana, donde el alma del hombre sea exaltada y su cuerpo no sea sino un instrumento de su espíritu iluminado. Demás está decir que esto no excluye vivir perfectamente una vida sexual normal en el legítimo cauce del matrimonio.»
(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 28/9/1941. Una Vida Casta y Santa, pp. 22-23)
«La pregunta que Ud. formula en cuanto al lugar que puede tener en nuestra vida un profundo lazo de amor con alguien que conocemos y que no es nuestro marido o mujer, es fácilmente definible a la luz de las Enseñanzas. La castidad supone, tanto antes como después del matrimonio, una vida sexual casta y sin mancha. Antes del matrimonio absolutamente casta, y después del matrimonio absolutamente fiel al compañero que hemos elegido. Fiel en todos
los actos sexuales, fiel en palabras y en hechos.»
(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 28/9/1941. Cit. parto en Ibídem, p. 22)
«Hemos recibido vuestra carta del 19 de junio de 1973, y podemos comprender los problemas que enfrentan los jóvenes bahá'ís al tratar de cumplir las normas bahá'ís de comportamiento. Quizá sea natural, en el confuso y amoral ambiente en el cual están madurando los jóvenes bahá'ís, que ellos sientan la necesidad de instrucciones específicas acerca de cuáles intimidades son permisibles y cuáles no. Sin embargo, estimamos que sería muy inconveniente que alguna institución bahá' í emita instrucciones detalladas al respecto.
»Los jóvenes bahá'ís deben estudiar las enseñanzas sobre la castidad y, teniéndolas presente, deben evitar cualquier comportamiento que despierte pasiones que los tienten a violar dichas enseñanzas. Al decidir cuáles actos les son permisibles en vista de estas consideraciones, los jóvenes deben utilizar su propio criterio, siguiendo la guía de sus conciencias y los consejos de sus padres.
»Si los jóvenes bahá'ís combinan tal pureza personal con una actitud de tolerancia hacia los demás, sin censurarlos, encontrarán que quienes los hayan criticado e incluso se hayan burlado de ellos llegarán, con el tiempo, a respetarlos. Es más, estarán estableciendo una base firme para su futura felicidad matrimonial.»
(Casa Universal de Justicia; de una carta escrita a una Asamblea Espiritual Local, 09/7/1973)
«A los jóvenes bahá'ís se les debería enseñar, por una parte, la lección del autocontrol, el cual, cuando se ejercita, tiene indudablemente un efecto saludable en el desarrollo del carácter y de la personalidad en general, y por otra debería aconsejárseles, más aún, estimularlos a contraer matrimonio cuando todavía son jóvenes y están en total posesión de su vigor físico. Los factores económicos, no hay duda, son a menudo un obstáculo serio para el matrimonio temprano, pero en la mayoría de los casos son sólo una excusa, y como a tal,
no debería dárseles demasiada importancia.»
(De una carta escrita en nombre de Shoghi Effendi a un creyente, 13/12/1940. Cf. Una Vida Casta y Santa, p.
22)
El guardián de la Fe dice:
La castidad implica, tanto antes como después del matrimonio, una vida sexual casta y sin mancha. Antes del matrimonio, absolutamente casto; después del matrimonio, absolutamente fiel a su compañero escogido. Fiel en todo acto sexual, fiel en palabra y hecho.
Tal vida casta y santa… comprende no menos que el ejercicio de la moderación en todo lo que concierne al vestido, lenguaje, entretenimiento…
Bahá’u’lláh declara “que el adulterio retrasa el progreso del alma en la vida venidera – tan grave es.”
La castidad y la fidelidad contribuyen a fortalecer nuestro matrimonio, evitando los celos que envenenan las relaciones amorosas y las comparaciones que pueden destruir nuestras relaciones familiares.
Full transcript