Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

El auge de la economía novohispana

No description
by

Stephanie Aguilera

on 25 October 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El auge de la economía novohispana

El auge de la economía novohispana
Poco a poco desarrolló cierta resistencia a las enfermedades europeas y hacia 1730 contaba con cerca de un millón de integrantes.
Las castas nunca fueron parte de la estructura formal de la sociedad novohispana y, por tanto, no fueron censadas.
El establecimiento de misiones atrajeron a criollos, mestizos e indígenas, quienes dese dedicaron a la ganadería y la minería. La región noroeste vivió un cierto crecimiento urbano en ciudades como Saltillo, Monterrey y otros poblados de Nuevo Santander (Tamaulipas).
La población
Ciudades como Guadalajara y Valladolid cubrían la alimentación de sus habitantes con los productos agrícolas y ganaderos de las zonas aledañas.
Las ciudades que concentraron una gran población fueron: Puebla, Guanajuato, Veracruz, y en menos medida, Oaxaca, Zacatecas, Pátzcuaro, Real del Monte y Médica. Hacia 1793, en el Bajío, ciudades complementarias entre si como Apaseo el Grande, Valle de Santiago, Celaya, Acámbaro, Silao, León y San Miguel el Grande, contaban con poco más de 5 mil habitantes cada una. La densidad poblacional y el desarrollo económico reforzaron el estatus de la Ciudad de México como la más importante de Nueva España.
Crecimiento de la poblacion y florecimiento de las ciuddes
A lo largo del siglo XVlll la economía de de Nueva España logró su consolidación. Junto con la minería se desarrollaron la agricultura, la ganadería, la arriería, el comercio interior, las manufacturas y la construcción.
A mediados del siglo XVlll fueron descubiertos varios yacimientos mineros, entre los que destacaban: Chihuahua, Batopilas, Guaceví, Bolaños y Catorce.
La corona abarató el precio del mercurio y de la pólvora, y exentó de impuestos a cualquier mejora tecnológica en este campo.
Los pepenadores y achichicles recogían el minero, lo cargaban en canastos con su mecapal para después deslizarse o arrastrarse hasta el piso de los tiros.

Proceso para obtener la plata
Para beneficiar el metal seguía vigente la técnica de amalgamación o beneficio de patio, inventada en 1555, la cual primero seleccionaba el material para luego quebrantarlo, empleando el arrastre, que era un aparato movido por mulas. Después había que amasar o repasar con los pies o con la caballería el mineral molido, con sal, mercurio y piritas de cobre, para que el mercurio se mezclara con los metales del mineral. Luego, el material se lavaba con agua en tinas que tenían un molinillo para separar la amalgama de la plata; en seguida se destilaba la amalgama para recuperar el azogue. Finalmente se obtenía plata pura mediante calentamiento.
Desarrollo de redes comerciales internas
El consulado de la Ciudad de México continuó ejerciendo el omnopolio de la compra-venta de mercancías nacionales e importadas que se distribuían en el virreinato.
Por Veracruz en 1728 en Jalapa se inició una feria para comerciar dichos productos. Este evento fue organizdo por el Consulado de México, pues pretendía limitar el espacio y la duración del evento y de esa forma impedir que los mercaderes eses vendieran directamente su mercancía en la colonia.
Crecimiento de la población
A pesar de las diferencias entre las cifras acerca de la población novohispana, todas coinciden en que ésta continuó aumentando entre los siglos XVlll y XlX. Para algunos historiadores, de 1742 a 1810 el número de habitantes pasó de 3.3 a 6.1 millones, aumentando sore todo la población indígena. Otros indican que hacia 1800 había 5 millones de habitantes, y el grupo que más crecía era el mestizo.
Las innovaciones agropecuarias, la tecnología minera e inicios de la actividad industrial
para cultivar los productos europeos como trigo, cebada, lentejas y habas, junto con el chile, maíz yrijol indígenas, en el Bajío y en la periferia de Guadalajara y de Valladolid se emplearon arados con puntas de acero, ruedas y la tricción de bueyes.
El cultivo de la caña de azúcar y su procesamiento en indigenio y trapiches se extendió en las grandes plantaciones de los actuales Morelos, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Veracruz.
Vías de comunicación
El papel económico de la iglesia y las grandes fortunas mineras y comerciales
Hacia 1750, la colonia contaba con 4.5 millones de habitantes: poco más de dos millones eran indígenas, y el resto era un conglomerado que incluía criollos, mestizos, afrodescendientes y unos 20 mil o 30 mil peninsulares.
La población
Los puentes y los caminos de herradura eran las únicas vías de comunicación entre las regiones de la colonia. Por eso caminos transitaron: las recuas de mulas y las carretas con los productos manufacturados, mineros y agrícolas.
La iglesia católica del siglo XVl declaraba que con el diezmo apenas alcanzaba para el sustento de sus miembros.
Para finales del siglo XVlll el diezmo le proporcionaba a la iglesia cerca de dos millones de pesos.
En 1804, el dinero producto de créditos que a la iglesia otorgaba para la operación de haciendas, ranchos, minas y obrajes, tubo que ser recogido a sus deudores para "presentárselo" a la Real Hacienda, lo que mermó la capitalización de la economía novohispana
Las ganancias de la minería permitieron a un grupo de empresarios y a sus familiares acumular enormes riquezas.
Las ganancias por la explotación de las minas de plata de Guanajuato convirtieron al ciollo Antonio de Obregón y Alcocer en un hombre muy rico. En 1765, él mandó construir la iglesia de San Cayetano con fachada churrigueresca.
Para la manufactura de productos, los españoles introdujeron los obrajes y los talleres artesanales.
Los obrajes eran establecimientos dedicados a trabajar telas. Estos sitios preocuparon a la Corona porque hacían la competencia a la hechura de paños de Castilla.
La industria textil cubría las necesidades de telas a bajo costo con lanas, algodones, jergas, frazadas e incluso sedas. Los obraje por lo general empleaban más de 50 personas.
Al trabajador contratado, los obrajeros lo retenían adelantándole salarios y pagándole en especial para que quedara obligado a permanecer en el obraje hasta que cubriera el adelanto.
A pesar de que los talleres de herrería, curtiduría, tintorería, las confecciones domésticas de sebo y jabón no legaron a ser grandes industrias, sí lograron crecer.
En los talleres existían categorías entre los operarios. En un principio deberían ser españoles, pero algunos mestizos e indígenas lograron trabajar en ellos, aunque sin ascender de nivel.
La riqueza creada por las actividades novohispanas se reinvirtió en el propio virreinato, lo que generó nuevas riquezas, diversos productos y el crecimiento y embellecimiento de las ciudades. Esta era la prujante situación novohspana en la época en que se implementaron las Reformas borbónicas.

El crecimiento de la población y florecimiento de las ciudades
Full transcript