Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Europa del siglo XIX (1815-1914)

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Europa del siglo XIX (1815-1914)

Materialismo científico y realpolitik (1867-81) La Europa del siglo XIX (1815-1914) La transformación de Italia y de Alemania
en estados nacionales alteró el mapa de Europa y desplazó el equilibrio del poder.
Entre 1815 y 1914, este clímax de la creación de naciones separó al siglo XIX en dos mitades, siendo el año de 1867 una especie de divisoria que separó a la nueva Europa de la antigua.
Las crisis políticas y militares no fueron la única
causa de la importante demarcación.
Hacia 1867, el estado nacional, centralizado y territorial, se había convertido en la forma
política triunfante del descrédito a edad; el antiguo ideal federal había caído en desacrédito.
Una revolución técnica estaba reformando los fundamentos económicos de la sociedad europea y norteamericana.
La industria reemplazó a la agricultura, en calidad de primordial actividad económica del mundo occidental, y los habitantes de la ciudad sobrepasaron en número, y en las votaciones, a la población rural.
El nuevo industrialismo dio impulso a un nuevo imperialismo, y la producción de las fábricas creó los artículos y las armas que permitieron a las grandes potencias competir en el comercio de un planeta que se iba reduciendo.
A lo largo de la primera mitad del siglo XIX cuatro grandes potencias habían dominado el continente:
La guerra franco-prusiana, que hizo de Francia una república, convirtió a Alemania en imperio.
Bismarck mantuvo su posición de canciller del nuevo Reich:
-Consolidar el imperio
-Creía que era esencial reducir la influencia de las órdenes y del clero católico, especialmente en materia de educación.
-El socialismo estaba ganando terreno, hasta que lo consideró como un peligro mayor que el catolicismo.
-Se había apoyado en los liberales nacionales; rompió con ellos, después de 1878, retrocedió a la posición conservadora que le era más natural.
-Desde San Petersburgo hasta París, la gama política de Europa iba desde la autocracia al parlamentarismo.
Inglaterra se había mantenido aparte; pero después de 1867, este cuadrilateral equilibrio del poder fue una cosa del pasado.
La unificación política de Italia (1859-61). La creación de la Confederación del Norte de Alemania (1867) duplicó la fuerza y la influencia de Prusia.
Guerra franco-prusiana > Fuerzas alemanas rodearon París
> Tratado de Francfort > Año terrible: se restauró el orden en París

Fue la asamblea diplomática más notable después de la que se había reunido en Viena, sesenta y tres años antes. Las seis grandes potencias europeas estuvieron representadas y el acuerdo fue un ejemplo característico de recíproca compensación.
Rusia conservó Besarabia meridional, Batum, Kars y Ardahan.
Austria recibió un mandato para ocupar Bosnia y Herzegovina.
Inglaterra ocupó Chipre.
Grecia obtuvo Tesalia, y Bulgaria fue declarada en parte autónoma y en parte tributaria.
Serbia, Rumanía y Montenegro se declararon independientes.
Los franceses (que todavía no se habían recuperado de su derrota) se contentaron con la promesa de que se les daría Túnez y los italianos con promesas todavía más vagas respecto de Albania.
Congreso de Berlín de 1878 La cirugía antiséptica, introducida por Joseph Lister (1865), dirigió la atención sobre la importancia de las bacterias como agentes de infecci6n. Louis Pasteur v Robert Koch dieron un golpe de muerte a la creencia‘ inmemorial en la generación espontánea, al demostrar que los gérmenes no eran meramente los concomitantes. sino la Causa, de las grandes pestes.
Químicos y biólogos, físicos y geólogos no se detenían en la consideración de doctrinas imponderables y generalidades no comprobadas (como habían hecho tan a menudo los filósofos abstractos); manejaban el material de la vida y los bloques de construcción de la misma materia. Cuando Dimitri Mendeleiev
publico por primera vez su Ley periódica de los elementos (1869)
El obstáculo principal que se oponía al progreso de la ciencia, afirmaban muchos racionalistas, era la herencia de vanidad y superstición que conducía a los hombres a preferir una ilusión aduladora en vez ce la lisa y llana verdad.

Austria Rusia Prusia Francia Los rusos se consideraron víctimas de sus vecinos. Bismarck esperó que la indignación rusa se habría de apagar sola, no perdió tiempo en explicaciones ni en sentir remordimientos.
En Viena, concertó una alianza austro-alemana (1879) que era un pacto defensivo contra Rusia, Francia o contra ambas.
Cuando las relaciones entre Berlín y San Petesburgo mejoraron, las potencias orientales reafirmaron su anterior amistad y Prusia, Austria y Rusia concertaron un acuerdo secreto que se conoce con el nombre de la Liga de los Tres Emperadores (1881)
Durante dos décadas, después de !878 las tensiones internacionales en Europa propendieron a suavizarse.
Los Estados Unidos, cobró su aspecto moderno en las décadas que siguieron a 1865.
-El primer ferrocarril desde el Atlántico hasta el Pacífico, se terminó en 1869.
-Hacia 1876 vagones frigoríficos llevaban carne congelada de Kansas City a NY, donde en barcos se mandaban a Europa.
-El alambre de púas conquistó las Grandes Llanuras, separó a los ganados y protegió a las tierras productoras de cereales.
En el dominio de Canadá, unificado por el Acta de Confederación de 1867, no presentó grandes cambios en la década subsecuente.
Se presenta la rebelión de los mestizos de Manitoba (1869-70) pero fue fácilmente reprimida.
Se crea la compañía ferroviaria Canadian Pacific, al igual que EUA la población de desplaza hacia el oeste y también presenta un considerable aumento.
En territorios latinoamericanos, el período produjo un notable conflicto, La Guerra del Pacífico (1879-83), en la que Chile derrotó a Perú y Bolivia, convirtiéndose en la potencia de la región de los Andes.

Japón había rechazado el contacto con los europeos desde la expulsión de los misioneros cristianos, a comienzos del siglo XVII, se mantuvo aislado del resto del mundo hasta mediados del siglo XIX. En 1853 y 54, barcos de guerra norteamericanos visitaron la bahía de Yedo y se impulsó un tratado que abrió dos puertos japoneses al comercio norteamericano. Le siguieron Inglaterra, Rusia y Holanda.

En 1868 Mutsuhito llega a ser emperador y traslada la capital a Tokio e inauguró un nuevo periodo en la historia japonesa.
El hecho capital del resurgimiento de la industria del siglo XIX no fue la invención de la maquinaria, sino la aplicación de una barata y abundante fuente de energía al trabajo de las máquinas.
La tasa de consumo de carbón prueba que en él se fundó la moderna industria maquinista.
Los hombres de ciencia y los ingenieros habían comenzado a desafiar el reinado del Rey Carbón al utilizar otras dos fuentes de energía: el petróleo y la electricidad.
Comienza entonces la edad técnica, aparecen entre 1867 y 1881 el teléfono, el micrófono, la bombilla eléctrica, el gramófono, el motor de combustión interna y el tranvía eléctrico.

Los tratados de Darwin On the Origin of Species by Means of Natural Selection (1859) y The Descent oi Man (1871) imprimieron un profundo impulso al estudio de la biología y de la antropología. El interés por las nuevas teorías concernientes al origen y el desarrollo del hombre se divulgo rápidamente entre aficionados y científicos y fueron popularizadas por vigorosos autores y conferenciantes como Thomas Henry Huxley, en Inglaterra, y Ernest Haeckel, en Alemania.
Nada dio más fama a los científicos que los avances realizados en la medicina y en la cirugía. Las personas de todas clases y condiciones quedaron fascinadas por los informes de las nuevas victorias alcanzadas sobre el dolor, la enfermedad y la muerte.


Este creciente conflicto entre el racionalismo y la religión, entre el científico y el teólogo, se agudizo por la controversia que produjo la teoría darwiniana de la evolución biológica. En realidad la disputa era mas honda y mas antigua. Esta disputa se produjo entre el materialista, que cree que los hechos del universo pueden explicarse suficientemente mediante la existencia y la naturaleza de la materia, y los trascendentalitas que afirman la primacía del espíritu sobre la verdad empírica.
El principio de la conservación de la materia y de la conservación de la energía reforzó los dogmas del positivismo, y las explicaciones materialistas prevalecieron sobre las concepciones teológicas y metafísicas en lo referente a la naturaleza del mundo y del hombre. Antes de que terminara el siglo XIX, sin embargo, los investigadores más avanzados de la ciencia comenzaron a descubrir algunas aberraciones perturbadoras que pugnaban con varias de las leyes “inmutables” en que los positivistas habían fundado sus alegatos. El universo ordenado y autosuficiente en que se habían afirmado, se estaba disolviendo ya al terminar el siglo , y nuevos pensadores se estaban preparando para volver a crear naturaleza.

Full transcript