Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Akoustikoi

No description
by

Laura Restrepo

on 20 November 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Akoustikoi

Akoustikoi
El Arco y La Lira
*Pues bien, cuando la poesía se da como una condensación del
azar o es una cristalización de poderes y circunstancias ajenos a la voluntad creadora del poeta, nos enfrentamos a lo poético.
La poesía:

La poesía existe entre lo espontáneo y lo esporádico, es eso que viene cuando nadie lo busca, cuando el poeta no lo está añorando. La poesía es una exhalación de los sentidos, una entrega de sensaciones al mundo. La poesía es un tratado, pero no un contrato con el verso. La poesía es eso que nos va recordando lo inútil que a veces se torna útil.

La poesía, es un escape, un medio de liberación, no un candado de estrofas. La poesía es un lenguaje uno diferente al de los símbolos y los fonemas. La poesía es creación y el poeta no mas que un medio para darla a luz.

Caligrama
Te grito, no hago más que gritarte desde este silencio, desde esta lejanía donde ya no toco tu boca, te grito, te grito como un recordatorio, para no olvidar que en esta historia también Horacio termina sin la maga.
Te grito con estas palabras de un simple poeta.
Te grito como un escape de este juego rutinario de la supervivencia.

Fragmentos

¿Cómo decir ella sin perder? ¿Cómo mencionarla en mis escritos, sin que se me fugue su esencia?, ¿cómo decir ella sin perder? Si cuando la estampo en mis historias no hago más que desmembrar sus recuerdos. ¿Cómo decir ella sin languidecer? ¿Cómo decirla, como nombrarla, como gritarla, como callarla, sin destruirla, sin destruirnos? ¿Cómo decir ella sin perder? Sin ir sacándome los retazos viejos del alma. ¿Cómo decir ella sin perder?
El cine como experiencia poética
Gracias
Aritmética de la poesía

El largo aliento
El pianista
* 8+21= Llevo un embalaje, las cenizas de una tormenta femenina.
*1+17= Tengo un hambre de sombras, de soledades... de encuentros.
*10+30= No soy mas que un poeta, de esos que suscitan desprecio.
*3+23= Esas cartas que murmullan, que te claman desde el mi viejo cajón.

*13+19+26= No es más que inútil, la cárcel de los recuerdos
*15+5+25= Lavar los destierros que gritó tu boca


En el interior de un estilo es posible descubrir lo
que separa a un poema de un tratado en verso, a un cuadro de una lámina educativa, a un mueble de una escultura. Ese elemento distintivo es la poesía. Sólo ella puede mostrarnos la diferencia entre creación y
estilo, obra de arte y utensilio.

El poeta pone en libertad su materia.
El prosista la aprisiona.

Ser un gran pintor quiere decir ser un gran poeta: alguien que trasciende los límites de su lenguaje
Hace ya 462 días que te fuiste, y yo estoy aquí plantado tratando de lavar los destierros que gritó tu boca. Aunque no me escuches, aunque tal vez no lo creas o no los sepas nunca, estoy aquí trabajando y esperando a que el sueño me invada y me encuentre abrazado a mis rodillas.

He tratado de jugar tus recuerdos, de añadir suavizante y hacer de esta vida algo más llevadero, pero el jabón y el desinfectante no extraen estos anhelos incontrolables de volverme a tropezar con tu boca.

Hace ya bastante tiempo que perdí la esperanza en el agua y en el cloro para lavar este confinamiento que aquel día vociferaste.


En memoria de los que no conocí:

Solo tengo dos herramientas, estas humildes manos que gritan, que exhalan poesía. No soy más que un poeta desahuciado en medio de este mundo de los que no escuchan, que habría de mi si no existiese quien me escuchara, seria de mi lo mismo que ve en este momento, los recuerdos de un poeta que le regalaba música al mundo.

No tengo cartas en su vida, y en este instante usted tiene bajo su poder todas las que controlan la mía, no tengo más que esta canción, un par de recuerdos de lo que ya no existe, y este desconsuelo de ver sus ojos atravesando los míos.

Sabe señor, no soy más que un recuerdo de lo que solía, solo vengo cargando estas manos que aún no se resignan a morir, porque lo que yo era ya lo han asesinado desde antes, le regalo esta pieza, esta que tal vez sea la última que expulsen están manos cansadas de huir.

Le entrego esta melodía, labrada en tonalidades blancas y negras que jamás han hecho parte de su guerra.

Siempre te gustaron los aviones, principalmente esos que no regresan después de ir a ningún lado, te gustaron los viajes, de esos que no tienen destino. Te gustó desde que te conocí andar por ahí en el mundo, sin rumbos, sin pretensiones, sin cumplir promesas. Te conocí cuando ya llevabas mucho tiempo tras ese vicio absurdo de huir de cuanta responsabilidad se te cruza en el camino.

Te conocí y ya habías abandonado a tu familia, 27 trabajos, un perro, dos canarios y un gato. Y gracias a mi manía permanente de retratar fracasos en este lienzo que llevo por vida, me encariñe con vos, y pensé que podría lograr que te quedaras.

Siempre te gustaron los domingos, esos días tenues, ese día declarado oficialmente tu día internacional para hacer el amor y dormir. Te gustó comer desnudo en la cama, almorzar sándwich con cerveza, siempre te gustaron muchas cosas cuando estuviste aquí.


Te gustaba mi melena negra los viernes en la tarde, después de observarla por horas mientras secaba con el viento, te gustaban que leyéramos capítulos antes de besarnos, y tomar café para matizar ese frio que caracteriza los viernes a las 8:30.

Siempre odiaste las despedidas, por eso te fuiste mientras yo no estaba, y para mi mala suerte se te quedaron un cuarteto de recuerdos, tu queso favorito en la nevera, y tus botas negras, que de vez en cuando, me gritan desde debajo de la cama. Te largaste como siempre estuve esperando a que lo hicieras, creí estar preparada para cuando te marcharas.


Pensé en que te me ibas desde la primera tarde en que te besé, lo pensé cada madrugada y cada mañana, pensé en que era inminente que partieras, que un día volviera a casa y ya no estuvieses, creí poder elaborarte un duelo anticipado antes de que cerrarás la puerta, antes de que me dejases aquí tal cual como me encuentro ahora, y pensé en vos, y en tu camino lejos de mí, y lloré por vos, y por la partida que sabía se avecinaba con el pasar de los días, y te asesine un par de veces, te sepulte y deje correr mil lagrimas por vos antes de que te fueras.
No sirvió de mucho, pero al menos el día que descubrí que ya no estabas, no lloré, y no intente buscarte, en realidad llevo 432 días sin llorar desde que te fuiste, pero el que no llore no evita que de vez en cuando se me caiga la máscara y deje entrever esta ansiedad ridícula que los días me traen por la falta de verte.

Siempre odiaste el sufrimiento, y por eso vas por ahí huyendo de él, a sabiendas que donde quiera que llegues termina por encontrarte.

Llevo 431 días escribiendo para vos, o quizás para mí, para irme expurgando estos 367 días que te quedaste conmigo, aun no duermo bien, tuve que dejar el apartamento, el gato que compramos cuando vivíamos juntos, la chaqueta verde que me regalaste, y las botas que me dejaste, tal vez como recordatorio.


Siempre creí que te gustaba vivir conmigo, en realidad me lo dijiste un par de veces al oído, tal vez por eso lo creí cierto, y tuve una leve esperanza de que te quedases, pero cuando cerraste la puerta recordé eso primero que me dijiste “ me gustan los aviones de esos que no van a ningún lado”
Full transcript