Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

“Evidencia, argumentación y persuasión en la formulación de

No description
by

David Nuñez

on 11 March 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of “Evidencia, argumentación y persuasión en la formulación de

I. ANÁLISIS DE LAS POLÍTICAS Y DELIBERACIÓN PÚBLICA


En forma escrita u oral, la argumentación es esencial en todas las etapas del proceso de formación de políticas. Los actores intervienen en un proceso continuo de debate y mutua persuasión. Cada una de las etapas y cada uno de los órganos de la deliberación pública es independiente, pero solo dentro de los límites del proceso y como parte de éste: “lo que es libre y soberano es todo el proceso de discusión” .
“EVIDENCIA, ARGUMENTACIÓN Y PERSUASIÓN EN LA FORMULACIÓN DE POLÍTICAS”
MAJONE




Institucionalizar la discusión

En todos los regímenes democráticos modernos se ha institucionalizado cuidadosamente la deliberación pública. Su propósito general es asegurar la exposición de un gran número de opiniones sin obstruir el arribo a una conclusión. . Una de las razones de esta situación es que este tipo de problemas son de un tipo “trascientífico” (Weinberg). Cuando se intersecan la ciencia, la tecnología y la política entran en grave conflicto diferentes actitudes, perspectivas y reglas de la argumentación.
La confrontación dialéctica entre expertos y generalistas, frecuentemente logra revelar la existencia de supuestos implícitos, interpretaciones encontradas de los hechos y riesgos de los nuevos proyectos. Los expertos técnicos muestran parcialidad en la evaluación de sus propuestas y tienden a ser escépticos sobre las evidencias de posibles efectos negativos. El supuesto inicial es que la innovación es lo que el innovador espera, sin consecuencias negativas que reduzcan el atractivo de su ejecución practica.
La práctica de gobierno griega se basaba en la técnica del discurso crítico que llamaron dialéctica. Tiene tres usos principales:
1) como método de examen crítico de los fundamentos y los supuestos de las diversas disciplinas especializadas,
2) como técnica para defender las opiniones propias y procedimiento para aclarar las cuestiones polémicas,
3) como proceso educativo que transforma al hombre común en un ciudadano informado y al especialista en una persona capaz de comunicarse con sus conciudadanos. Esta antigua noción es muy importante para nuestro análisis en la deliberación pública. Este análisis parte de ordinario de premisas razonables, con puntos de vista refutables y cambiantes, no de principios indiscutibles o hechos evidentes. Como la dialéctica, no produce pruebas formales, sino solo argumentos persuasivos.
Es importante la noción de que, en un sistema de gobierno que se guía por la deliberación pública, el análisis (aun el análisis profesional) tiene menos que ver con las técnicas formales de solución de problemas que con el proceso de argumentación.

Los argumentos de los analistas deben persuadir para que sean tomados en serio en los foros de deliberación. Por ello, los analistas deben estar familiarizados con todos los problemas técnicos del lenguaje, incluidos los retóricos.
Los hechos y los valores están tan entrelazados en la elaboración de políticas, que los argumentos fácticos no apoyados por la persuasión rara vez desempeñan un papel significativo en el debate público.

Argumentación y evaluación

Los argumentos persuasivos desempeñan un papel aun mas importante en el discurso evaluativo. La dificultad característica de la evaluación de las políticas es la diversidad de las normas admisibles, de los ciudadanos, los legisladores, los administradores, los jueces, los expertos y los medios de difusión, cada uno aporta sus criterios particulares.
El argumento es la conexión de los datos y la información con las conclusiones del estudio, y su estructura típica será una mezcla compleja de afirmaciones de hechos y evaluaciones subjetivas.
La evidencia no es lo mismo que los datos o la información. Es una información seleccionada de entre el conjunto disponible e introducido en cierto punto del argumento para persuadir a un auditorio particular de la verdad o falsedad de una afirmación. Los criterios para evaluar la evidencia difieren de los utilizados en la evaluación de los hechos. Los hechos pueden evaluarse en términos de cañones más o menos objetivos, pero la evidencia debe serlo de acuerdo con diversos factores de una situación dada, tales como la naturaleza especifica del caso, el tipo de auditorio, las reglas establecidas para el efecto y la credibilidad del analista.
El “decisionismo”
Se ha llamado decisionismo a la imagen que se encuentra detrás de esta metodología, o sea, la “visión de un número limitado de actores políticos que tratan de hacer elecciones calculadas entre alternativas claramente concebidas”.
A fin de decidir racionalmente, el diseñador de políticas debe especificar sus objetivos, establecer los distintos medios por los que pueden alcanzarse, evaluar las consecuencias de cada alternativa y seleccionar la acción que maximice los beneficios netos.
Así se explica el atractivo de una lógica de elección generalizada que los decisionistas encuentran a la mano en la microeconomía y la teoría de decisiones.
El enfoque decisionista se desarrollo durante la segunda Guerra Mundial, a principios de ´50 recibió el impulso y la presentación formal en la Rand Corporation y otras instituciones de investigación ocupadas en el estudio de las políticas. Se trata de un “compuesto conceptual” que incluye algunos elementos de investigación de operaciones y ciencias administrativas, microeconomía y teoría de las decisiones y un poco de las ciencias sociales y del comportamiento. Su evolución va de los estudios de tiempos de guerra en los campos de la operación militar, la logística y la táctica a las primeras aplicaciones industriales de los nuevos métodos cuantitativos, al análisis de sistemas y finalmente al análisis de políticas.
Las limitaciones del decisionismo

Supone la existencia de un único tomador de decisiones o un grupo que actúa como una unidad, y no puede aplicarse directamente a situaciones donde hay dos o más actores con objetivos diferentes.
Cuando intervienen varios individuos, el modelo no requiere que se pongan de acuerdo sobre sus ordenamientos y evaluaciones, pueden ser racionales aunque sostengan opiniones divergentes. Si se requiere una decisión conjunta, tendrán que resolver sus diferencias mediante procesos como la negociación o la persuasión, acerca de los cuales el modelo no dice nada.
Otro supuesto fundamental es el de la inexistencia de una distinción esencial entre las políticas y las decisiones.
La decisión de la teoría de decisiones es una elección que
Debe hacerse en la situación inmediata que confronta el tomador de decisiones, teniendo en cuenta las consecuencias probables de cada curso de acción posible en la situación presente. Una tercera limitación es su preocupación exclusiva por los resultados y su falta de interés por los procesos que los producen. Esta es una limitación grave, porque los procesos sociales rara vez tienen solo un valor instrumental para quienes participan en ellos.

Él decisionismo destaca excesivamente los aspectos más técnicos de un tema, como si siempre existiesen soluciones correctas si hay metas claras o información suficiente, y tales soluciones pueden encontrar mediante ciertos cálculos. Por tanto, el diseño de políticas solo puede ser inteligente o racional solo si esta precedido por un análisis sistemático de las alternativas con todas sus implicaciones. Según esta concepción, la acción racional hace siempre dos cosas: elaborar un plan de acción y ponerlo en práctica.


EL ANÁLISIS COMO ARGUMENTO
En los análisis de inclinación decisionista, el analista que aspire a ser objetivo y científico solo deberá ocuparse de enunciados facticos. Por lo cual, traza una distinción clara entre el análisis profesional de las políticas y la defensa o la deliberación de las políticas.
La argumentación difiere de la demostración formal en tres sentidos:

O La demostración es solo posible dentro de un sistema formalizado de axiomas y reglas de inferencia. La argumentación no parte de axiomas, sino de opiniones, valores o puntos de vista refutables, utiliza inferencias lógicas pero no se agota en sistemas deductivos de enunciados formales.
O Una demostración trata de convencer a todos aquellos que cuentan con los conocimientos técnicos requeridos, mientras que la argumentación se dirige siempre a un auditorio particular y trata de provocar o incrementar su adhesión a las tesis que se presenta para su consentimiento.
O La argumentación no trata de obtener un acuerdo puramente intelectual, sino de incitar a la acción, o por lo menos de crear una disposición para actuar en el momento apropiado. A fin de influir sobre la deliberación pública en formas significativas, los analistas deben abrirse a un conjunto de argumentos más amplio que el permitido por la metodología del decisionismo.


El establecimiento de normas

La función más importante de la deliberación pública y la elaboración de políticas es la definición de las normas que determinan cuándo deberán considerarse ciertas condiciones como problemas de política. Desde el punto de vista conceptual, puede distinguirse entre el establecimiento de normas y su uso, en la búsqueda de soluciones que satisfagan la legislación vigente. Esta distinción es análoga a la dicotomía tradicional entre política y administración, la cual se ha utilizado para apoyar la doctrina de que los líderes políticos fijan las políticas, mientras que los administradores y los expertos deben encontrar los medios apropiados para su implantación.
El descubrimiento y la justificación

Cuando se analizan las decisiones políticas conviene distinguir entre el procedimiento por el que se llega a una conclusión y el procedimiento por el que puede justificarse la conclusión, que es el proceso de justificación. Éste no aclara si se llega a una conclusión por motivaciones (consideraciones que llevan a una persona a actuar) o razones (consideraciones que pueden usarse en la comunicación interpersonal).Los argumentos justificativos desempeñan un papel importante en la elaboración de las políticas. Las decisiones deben ser legitimadas, aceptadas y puestas en práctica. Tras la elección viene el proceso de justificación, explicación y persuasión.
La defensa

Igualmente de difícil es la distinción entre el análisis de las políticas y su defensa. Los grandes avances de la política se vuelven posibles solo después de que se ha persuadido a la opinión pública de que acepte ideas nuevas. Pero las ideas nuevas afrontan poderosos obstáculos intelectuales e institucionales. Los intereses económicos, burocráticos y políticos se combinan, y generalmente las nuevas ideas carecen de suficiente apoyo empírico y teórico.
La asesoría y la persuasión

La asesoría se busca y se otorga en situaciones diferentes, lo que depende, entre otras cosas, de la claridad de objetivos del elaborador de políticas, de su entendimiento del problema y del conocimiento y la postura del asesor. Tres situaciones merecen destacarse:
O La tarea del asesor consiste en determinar el mejor, más barato o más eficaz procedimiento para alcanzar el objetivo que el elaborador de políticas ya ha decidido buscar. El supuesto implícito es que el problema tiene una solución definida y que existe un procedimiento bien determinado que, de seguirse, permitirá que el asesorado alcance sus objetivos.
O Cuando el problema del elaborador de políticas es algo más que la selección de los medios más apropiados para el logro de un fin.
En tales circunstancias, muy frecuentes en la práctica, el analista, otorga consejos antes que instrucciones o prescripciones.
O El analista utiliza el lenguaje del consejo para reorientar las actitudes, preferencias o creencias cognoscitivas del elaborador de políticas.
Full transcript