Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of COMO RECIBIR SANIDAD INTERIOR

No description
by

Nelson Carrero

on 14 June 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of COMO RECIBIR SANIDAD INTERIOR

LECCION 47 CF1
COMO RECIBIR SANIDAD INTERIOR
ISAIAS 53:4
A veces nuestro corazón parece de piedra. No podemos responder a las necesidades de los otros, aunque la razón nos dice que debemos hacerlo. El corazón herido necesita curación. El corazón quebrantado, endurecido, necesita y puede ser sanado. No basta sanar los malos recuerdos; hay que sanar el corazón duro y herido.
EL CORAZON DURO
Señales de un corazón duro
* Cuando la persona exige perfeccionamiento de sí, o de los demás, exige lo imposible.
* Cuando siente un miedo exagerado por el futuro, tiene una sensación de soledad.
* Cuando no hay constante crecimiento espiritual, se siente estancado
* Cuando los deseos y las actitudes están mal centrados (Santiago 4:1-10)
* Cuando nos cuesta creer y aceptar los milagros de Dios
* Cuando renace la nociva ancestral (afectados por la herencia que traemos (2 Crónicas 30:8)
* Cuando surge la soberbia
* Cuando se obstina en pecar y contagiar a otros (Salmo 1:1)
* Algunos frutos del corazón duro: egoísmo, autocompasión, ansiedad, orgullo, rechazo, soledad, dureza, hipocresía, temor, indiferencia, pereza, prejuicio, incertidumbre, etc.

CENTRO DE LA PERSONALIDAD DEL HOMBRE
EL CORAZON
EL CORAZON ES EL VERDADERO YO
ENTRE EL ESPIRITU Y EL ALMA
EL CORAZON PUNTO DE ENLACE
LA DIMENSION PSICOLOGICA
EL ALMA
INTRODUCCION
ESPIRITU
COMO RECIBIR SANIDAD INTERIOR
CF1 MODULO 2 LECCION 47
Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.

Toda sanidad comienza con el conocimiento de Dios, de sí mismo y de los principios sobre los cuales se fundamenta la salud, consignados en la Palabra de Dios. En toda sanidad efectuada por el Señor, la razón principal de esa sanidad es su Amor (Jeremías 31:3)

En el ministerio de la Teoterapia, aparecen la fe y el amor; ambos son necesarios pero el principal es el amor. La Teoterapia es un trabajo de amor para quien la ministra y una obra de fe para quien la recibe; pero aún la motivación para quien va a ser sanado no es, primeramente en la fe, sino en el amor que Dios le tiene; porque la fe nace de la impresión del amor de Dios en nuestro corazón (1 Tesalonicenses 1:3)
El alma es el continente de la mente, las emociones y la voluntad.
Es allí donde se encuentran los recuerdos buenos y malos. El alma sin Cristo, está oscurecida, sin la luz de la verdad y cautiva por sus propios intereses, terminando esclava de ella misma.

Dios ha planeado que nuestras almas sean libres de todo yugo y esclavitud, obteniendo de esta manera lucidez mental, madurez emocional y empuje volitivo. Nuestra alma no debe contener "antigüedades", ni convertirla en un museo de la vieja vida; si queremos ser sanos debemos permitir que el Espíritu Santo quite de nuestra alma todo yugo, toda atadura. Para esto debemos rendir nuestra voluntad a la de Dios. Es imposible agradar a Dios y recibir su sanidad, mientras pretendamos caminar bajo nuestros parámetros humanos.
La Biblia enfatiza acerca del corazón del hombre, no como el órgano físico sino como el verdadero "yo". En él están nuestras verdaderas actitudes, las que por debajo de cuerda gobiernan nuestras acciones. Son las intenciones del corazón las que efectivamente motivan nuestras palabras y pensamientos (Mateo 12:34-35)
Dios diseñó al hombre de tal manera que su espíritu debe ser quien lo dirige, y no el alma, porque éste está en contacto con Dios (Comunión), y conoce sus pensamientos (intuición), y lo que ordena al alma es la voluntad de Dios (conciencia). Sin embargo, el hombre es libre para decidir, obedecer o rechazar la voluntad de Dios; puede reconocer o dejar a un lado su espíritu. Es aquí donde el corazón ocupa su función más importante: aceptar o rechazar lo que viene del espíritu (que viene de Dios). El corazón es el mayordomo del espíritu, pues aunque éste siempre tiende hacia Dios, es el corazón el que le permite o le impide adorar, escuchar y obedecer a Dios.
ALMA
CUERPO
YO
La mente es la encargada de interpretar (traducir), y hacer comprensible la voz de la conciencia para nuestro yo. Pero entre estas dos está el corazón, que no sólo es el nexo entre ellas, sino el filtro. Si el corazón es puro, pasará tal como viene del espíritu al alma; si no lo es, se resistirá y comenzará a razonar.

Como lo decíamos anteriormente el alma es el continente de los pensamientos, emociones y voluntad, el corazón es el intermediario entre el alma y el espíritu, por esto debe estar limpio y es lo primero que debe ser sanado y lo que por encima de cualquier cosa debe ser cuidado o guardado (Proverbios 4:23)

Lo que sale de Dios es lo que trae vida al hombre, y por lo tanto medicina a su cuerpo, pero así como el corazón es el manantial de la vida de Dios, también de él sale el pecado que contamina al hombre (Marcos 7:14-23). Por esto la primera sanidad no es la de los daños producidos por el medio ambiente, sino la de la limpieza de la contaminación que nosotros mismos nos producimos a través del corazón.
EL TRATAMIENTO
El corazón es el centro volitivo de nuestro ser, allí mora el Señor;
por eso cuando el corazón queda sanado, toda nuestra vida recibe sanidad.

* Reconocer la necesidad de perdonar: El tratamiento se inicia cuando
voluntariamente volvemos nuestro corazón a Dios, oímos y obedecemos su
voz (Hebreos 3:15; 4:7)
* Confesar actitudes y sentimientos negativos (1 Juan 1:9)
* Perdonar a los que nos han herido, y pedir perdón si también hemos hecho daño.
* Apropiarse del amor restaurador de Dios y de su perdón
* Vivir la identificación en Cristo Jesús (Efesios 2:5-9)

Tratamiento de Dios para el alma
PRINCIPIO BASICO DE LA SANIDAD INTERIOR
APLICACION TEOTERAPICA
Puesto que la sanidad es un proceso, una sola oración no resolverá todos los problemas de repente, pero sí se destruyen barreras que antes impedían experimentar salud y alivio. Por esto se necesita que la persona reciba edificación espiritual continua. La sanidad interior ha sido completada cuando un suceso ya no tiene el poder de herirnos, cuando puede ser recordado sin sentir vergüenza, culpa o dolor. Necesitamos que estos recuerdos sean revestidos de un nuevo significado, permitir que el Espíritu Santo nos reprograme con actitudes nuevas, el objetivo no es simplemente el alivio de un dolor pasado o alcanzar un nivel de salud mental, sino el crecimiento a la imagen de Cristo y la madurez espiritual.

La sanidad interior muchas veces no es inmediata, ni garantiza que las conductas erradas sean erradicadas instantáneamente. La acción del Espíritu santo y el tiempo en un proceso continuado de edificación a través de un líder espiritual, se encargarán de quitar los viejos hábitos y formar nuevas disciplinas.

SANIDAD DEL CORAZON
El corazón no está diseñado para dar órdenes,sino para acatarlas voluntariamente. Cuando el hombre pecó, murió espiritualmente, y con su espíritu muerto no puede saber la voluntad de Dios. Cuando recibimos a Cristo, recibimos vida en nuestro espíritu que estaba muerto, recibimos un corazón nuevo, y por primera vez funcionamos conforme al diseño que fuimos creados (Ezequiel 36:26)

Tener un corazón nuevo, no es recibir una nueva capacidad para decidir (voluntad), sino una nueva oportunidad de elegir entre la carne (él mismo) y el Espíritu (Dios). Un corazón nuevo es también un nuevo deseo, un anhelo por obedecer (Filipenses 2:13)

Un corazón nuevo no es algo ya completamente hecho, o que es hecho nuevo una sola vez y luego se envejece, sino que cada día lo debemos renovar y volverá a ser nuevo vez tras vez. Para esto es necesario vivir una vida de fe y obediencia, pues la vida de la lógica y el pecado, daña el corazón y lo vuelve viejo (Colosenses 3:9-10)
SANIDAD INTERIOR
Se recomienda la sanidad interior cuando nos damos cuenta que estamos siendo hundidos de alguna manera por heridas del pasado, y frecuentemente vemos que las poderosas heridas del pasado tienden a llenarnos de temor y ansiedad y no podemos apartarlas con un acto de la voluntad. Muchas personas con un auténtico deseo de agradar a Dios, frecuentemente se encuentran derrotadas, y afligidas con sentimientos de inutilidad, constantes estados de cólera, depresión, ansiedad, temores infundados, deseos sexuales compulsivos y otros problemas que quisieran cambiar, pero que con arrepentimiento, ni vida de devoción parece ser suficiente.
Con frecuencia no nos damos cuenta de cuánto dolor, pena y sufrimiento tenemos escondidos en lo profundo de nuestra mente y corazón, las podemos reprimir por un tiempo, pero siempre seguirán allí. Estas memorias no se borran, y de manera inconsciente influyen en nuestro presente.

¿Dónde empiezan los recuerdos?. Una y otra vez se ha comprobado que los recuerdos empiezan desde el mismo momento de la concepción. El bebé en el vientre no sólo tiene vida física, sino también vida emotiva ligada profundamente a las emociones de su madre. Siendo que el inconsciente nunca olvida nada, necesitamos dejar que el amor sanador de Dios toque cada parte de nuestra mente, inclusive nuestro período prenatal e infantil.
El principio básico sobre el que se fundamenta la sanidad interior es éste:Jesucristo es el mismo ayer, hoy y por los siglos, él puede tomar las memorias de nuestro pasado y sanarnos de las heridas que aún permanecen. El alivio vendrá cuando el pasado doloroso y frustrante sea lavado por la sangre de Cristo (Hebreos 13:8)

Dios puede y quiere sanarnos, Jesucristo en la cruz llevó nuestro sufrimiento, nuestras penas y cargó no sólo con nuestro pecado, sino con el dolor que otros nos han causado. El amor de Dios puede limpiarnos y liberarnos de las cosas que nos impiden experimentar la vida abundante.

La oración de Sanidad Interior

La oración es clave en la sanidad interior,es en ella donde vemos iniciarse el milagro. Le podemos pedir a Jesús que camine hacia atrás, hacia el comienzo de nuestra vida y nos sane. En la oración el Espíritu Santo se encarga de quitar las capas de dolor acumuladas por años en los niveles más profundos de la mente, ayudándonos a descubrir el real problema. Aunque esta oración la podemos hacer nosotros mismos, es recomendable buscar la guía del líder personal.
Full transcript