Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Copy of La primavera de Locarno

Los tratados de la primavera de Locarno y el ambiente que se vivió en Europa
by

Andrea Swaggie

on 29 June 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Copy of La primavera de Locarno

La Primavera de Locarno:
Los países entre 1925-1929

La primavera de Locarno, o el espíritu de Locarno recibe su nombre a partir de una serie de tratados firmados por parte de naciones europeas que inauguran un sentimiento de colaboración. Por medio de los tratados se buscaba lograr la paz que había sido elusiva hasta el momento.
La bonanza monetaria de la cual estaba beneficiándose no sólo EE.UU sino todo el mundo, creó un ambiente propicio para que se apoyaran nuevos planes de recuperación para la economía Alemana. Así mismo, la atención de Gran Bretaña, desviada a las colonias en las cuales había problemas de control, hacía que las disputas europeas hubieran disminuido. El cambio de gobierno francés, por su parte, dio paso a unos nuevos lineamientos que buscaban la colaboración con alemania, poniendo fin a las políticas coercitivas para el pago de reparaciones.
La economía alemana había comenzado a estabilizarce: luego del problema de la hiperinflación por la ocupación del Ruhr, el plan Dawes que buscaba la inversión extanjera ayudó a fortalecer el Marco.
Si bien se había dado un primer paso en la reconciliación europea, también era cierto que el plan Dawes aun no daba todas las certezas necesarias para dar un paso definitivo para la paz. Las grandes limitaciónes que se presentaban eran las siguientes:
La inversión prometida para Alemania, si bien venia de parte de EE.UU, sería por parte de participaciones de industria privada y bancos, podría demorarse, lo que no aseguraba una recuperación económica alemana inmediata
Aunque el plan Dawes prometía que los alemanes pagarían, eliminando la ocupación de Ruhr entre las cartas posibles para que los franceses presionaran. Esto daba una sensación de inseguridad.
El plan Dawes no pormetía ayuda militar si Alemania atacaba a Francia lo que hacía sentir inseguridad. Por esto Francia se refugió en el cumplimiento del tratado de Versalles al pie de la letra, negándose, por ejemplo, a evacuar Colonia
Gustav Stresemann
Canciller de Alemania en 1923 y ministro de relaciones internacionales entre 1924 y 1929, fue uno de los gestores principales de los tratados de Locarno. Su participación política siempre dejó en claro que buscaba un enfoque conciliador que permitiera a Alemania renegociar las condiciones impuestas. Si bien no se trataba de una persona apreciada por los nacionalistas radicales alemanes, Stresemann estaba dispuesto a ceder para buscar la paz y una nueva primacía de Alemania por medios estríctamente pacíficos.
Aristide Briand
Briand fuen una parte central de la política Francesa durante más de 20 años. Entre 1906 a 1909 Briand fue ministro y de 1909 a 1929 fue la cabeza del gobierno Francés o estuvo en puestos de gran influencia, como ministro de relaciones exteriores. Su política conciliadora y pacifista no encontraba lugar durante la guerra pero durante la post-guerra, su papel como ministro del exterior fue vital para la reconcilación entre Alemania.

Austen Chamberlain
Se desempeñó como parte importante del gabinete de Lloyd George. entre 1919 a 1921 fue parte del gobierno y en 1924 a 1929 fue el ministro de relaciones internacionales británico. Las movidas políticas por parte de Chamberlain dieron inicio a las negociaciones de Locarno, permitiendo que se mantuviera la paz, Gran Bretaña mantuviera su dominio en Europa y que se asegurara el respeto de las fronteras son compormeter militarmente a su país.
Stresemann, aconsejado por el embajador de Gran Bretaña en Berlin, decidió poner en marcha un plan para la reunión de las principales cabezas de la región, de modo que se pudiese asegurar a Francia que las intenciones de Alemania eran pacifistas. Así mismo, con est jugada política Stresemann buscaba que se lograra evacuar prontamente la zona de Colonia. Por medio de estos mecanismos se lograba que Alemania volviese al panorama político por medio de negociaciones pacíficas y que, aquello consignado en el tratado de Versalles, fuese replanteado por la buena voluntad alemana.
Si bien para Gran Bretaña en un principio esta oportunidad se presentó como una maniobra alemana para separar las alinazas políticas ya gestadas entre su país y Francia. Finalmente, Chamberlain lo percibió como la posibilidad real de Gran Bretaña de asegurarle a Francia la seguridad de su nación sin que esto implicase en ningún momento un pacto contra las demás potencias o siquiera un pacto de defensa en el momento de un ataque militar. Así mismo, se volverían a limar las asperezas que se habían generado por la negativa a la evacuación de Colonia.
La cooperación alemana en cuestiones de seguridad permitiría entonces que Gran Bretaña se comprometiera a una política de defensa hacia Francia si Alemania llegase a cambiar su estado a beligerante. Francia comprendio esto: en la medida que se hiciesen acuerdos internacionales de seguridad y cooperación internacional, la nación tendría alguna posibilidad de negociar con Gran Bretaña un acuerdo ante la remota posibilidad, en 1925, de un ataque. Por tanto, Briand consideró que la participación francesa en la iniciativa alemana era de vital importancia, no sólo para lograr una cooperación internacional, sino también para lograr sus objetivos.
La conferencia de Locarno, adelantada entre el 5 y el 16 de octubre de 1925 tuvo como participantes a Gran Bretaña, Francia, Rusia, Alemania, Bélgica, Italia, Polonia y Checolovaquia. Los países principales en esta conferencia serían Alemania, Gran Bretaña y Francia. Sin embargo, naciones como Polonia y la nueva Checoslovaquia estarían sumamente interesadas en un compromiso claro de parte de Alemania para respetar de manera absoluta las fronteras.
Gran Bretaña, por su parte, estaba sumamente interesada en que se mantuviese un equilibrio en el continente y que ningún país llegase a estar por encima de los demás. Por lo tanto, buscaría que las negociaciones tuviesen un balance de poder efectivo y que Francia no intentara tener pimacía por encima de los demás países y, en especial, sobre Alemania.
En el caso de Alemania, lo que se buscaba era que tuvieran credibilidad internacional, que se abriera la negociación frente a las fronteras de Polonia, en especial en el caso del corredor Polaco y la ciudad de Dantzig y que se eliminara la ocupación de Colonia, puesto que se había cumplido con los acuerdos de Versalles. Así mismo, a partir de la demostración de buena voluntad de la nación se bucaría que fuese incluída en la Liga de las Naciones, parte fundamental de la negociación y arbitraje de las relaciones internacionales, lo que probaría una inclusión definitiva en el panorama político.
En el caso de Francia, se buscaba que los límites fueran claramente establecidos y respetados por parte de Alemania, en especial aquellos que se referían a Bélgica y a Francia. Aunque no logró negociar las fronteras del Este, con su iniciativa buscaba que hubiera una seguridad a través de toda Europa que Alemania respetaría los acuerdos territoriales postulados en el tratado de Versalles por medio de una colaboración internacional.
Resultados del tratado de Locarno:
En el momento de una agresión de las fronteras defendidas en Locarno, la parte agredida acudiría a la Liga de las Naciones para arbitraje (Gran Bretaña e Italia serían los garantes que este porceso se llevaría a cabo)
Las fronteras entre Francia, Bélgica y Alemania serían inamovibles y no podrían ser violadas.
Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia y Bélgica tendrían un acuerdo de garantías mutuas en las que asegurarían el cumplimiento de los compromisos
Habría acuerdos de arbitraje de conflictos entre Alemania y los países participantes que habían sido previamente agredidos.
Los tratados de Locarno fueron recibidos con entusiasmo en toda Europa y en EE.UU. La idea de colaboración por parte de los países prometía alcanzar la paz que se había buscado desde el fin de la guerra y la colaboración alemana con el resto de Europa buscaba aislarla de la posible influencia de los Bolcheviques rusos. En esa medida, los tratados de Locarno parecían inaugurar una nueva dinámica internacional entre los países europeos en la que la cooperación sería uno de los ejes centrales.
En Alemania el tratado de Locarno no fue bien recibido por parte de los nacionalistas, quienes lo veían como una muestra de debilidad. Sin embargo para Stresemann era absolutamente claro que Alemania debería propender por la fijación de unas reparaciones sensatas, la protección de los alemanes en el exterior y la recuperación del corredor polaco y Dantszig. Sin embargo, estas tareas no podrían lograrse sino por medio de la negociación internacional, que dependía en gran medida de las muestras de buena voluntad de Alemania.
Para Francia, aunque había logrado la cooperación internacional, lo había hecho a un alto costo. Su nacion debería recurrir a la Liga de las Naciones en caso de un ataque, en vez de recurrir a alianzas con otras naciones para su defensa. Así mismo, el establecimiento de protocolos internacionales le impedía que, en el momento de buscar presionar a Alemania, no lo podría hacer por la vía de la captura del Ruhr o la invasión a Berlin. Si bien había comenzado un sistema de cooperación con los alemanes, habían sido también despojado de sus medios coercitivos para hacer cumplir el tratado de Versalles a cabalidad.
Plan Young: Reducción de los pagos y la evacuación del Rin
Luego del tratado de Locarno Alemania no sólo se admitió que desde el 26 Alemania entrara a ser parte de la liga de las naciones, sino también que se proponia la desmilitariación de una zona de Renania 5 años antes del plazo. Si bien esto estaba ayudando a Alemania, las tazas de desempleo todavía se presentaban como un inconvenviente real para la recuperación de la nación. Por tanto, se propuso un nuevo plan que buscara el apoyo a la economía alemana.
Locarno entonces tiene varias concecuencias:
Francia logra un vago apoyo de seguridad que era lo que había buscado hasta el momento.
Alemania logra dar un paso hacia la inclusión del círculo político y no termina por asegurar de manera tajante que las fronteras en el Este no son absolutamente definitivas
Alemania es aceptada en la Liga de las Naciones, lo que le asegura también un puesto en el concejo principal (Plan de Stresemann para que se lograra la renegociación de Versalles).
Gran Bretaña promete un apoyo a la nación agredida, eliminando los compromisos tan fuertes que lo ataban a Francia.
Este nuevo plan fue uno de los más grandes triungfos de Stresmann: significaba que había logrado, por medios diplomáticos el comienzo de la modificación de las condiciones de Versalles demostrando buena voluntad política. El plan Young modificaba dos puntos:
La desmilitarización y evacuación de la zona del Rin en 1930. Esto implicaba que el Rin habría de ser evacuado 5 años antes de lo que determinaba Versalles
COntrario a los 132 millones de marcos para ser pagados en 42 años, el plan Youn determinaba que serían 112 millones de marcos en 59 años. Si bien no se eliminaba la cláusula de las reparaciones, Stresemann estaba probando que los medios pacíficos estaban logrando modificaciones significativas.
El plan Young no fue bien recibido por parte de los alemanes, puesto que se veía como una nueva cadena que los seguia atando a una cooperación internacional que sólo continuaba acabando con el orgullo nacional. Partidos como el nacional socialista se oponían fuertemente y obligaron, por medio de los senadores nazis, a un referendo que votara acerca de la pertinencia del plan Young. El plan, partiendo del punto que eliminaba la ocupación del Rin, conto con muchos seguidores.
Si bien Stresemann estaba demostrando que los medios pacíficos servían para lograr los objetivos propuestos por el pueblo alemán, los partidos como el nacional-socialismo usaban la labor de Stresemann para demostrar que sólo por medio de la humillación del pueblo alemán y la eliminación de su orgullo se lograba alcanzar acuerdos frente a los países Europeos. Por tanto, las salidas democráticas no se percibían como una jugada política inteligente sino como un acto de servidumbre hacia aquellos que se habían asegurado de acabar con el orgullo alemán.
Full transcript