Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Devolución clase 1

No description
by

Eliana Arevalo

on 4 April 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Devolución clase 1

Devolución clase 1
Evaluación como relato
"Somos lo que recordamos y recordamos lo que podemos contar, relatar, reinventar y metaforizar sobre nosotros. Cada recuerdo que atesoramos, repudiamos, sufrimos o superamos, forma parte de lo que somos y se despliega y manifiesta en nuestras prácticas. Nuestras experiencias y recuerdos sobre la evaluación nos atraviesan como docentes".
"Cuando se reviven recuerdos escolares, ciertos adultos asocian la evaluación a una experiencia gratificante, constructiva....
mientras que para otros evoca una serie de humillaciones" (P. Perrenoud)
o angustias, sentimientos encontrados, tensión...
conectando y compartiendo emociones
Evaluación
Las experiencias de evaluación están articuladas con las concepciones y modelos sociales, educativos, culturales de lo que es el conocimiento, la relación docente-alumno, las concepciones de enseñanza y aprendizaje, de la evaluación misma y la importancia del impacto que la mirada de los otros tiene en la constitución de nuestra subjetividad, en las maneras de ser, pensar y actuar.
sentidos, concepciones sobre la evaluacion compartidas y develadas
Término polisémico
Desde las diferentes anecdotas y desde lo que se dijo sobre ellas podemos reconstruir esos significados y sentidos asignados a la evaluacion.....
La evaluacion como sistema de clasificacion
La evaluacion como instancia de aprendizaje
La evaluacion como calificacion y acreditacion
"Evaluar es crear jerarquias de excelencia"
"La evaluacion al servicio del sistema o del aprwendizaje?"
La evaluacion como eslabon perdido
La evaluacion como parte de los procesos de enseñanza y aprendizaje
Evaluacion formativa
Evaluacion como prueba de obstaculos
La evaluacion sanciona los errores
Reproducir o transformar
Inclusion/exclusion
Justicia/injusticia
Democratizar la evaluacion
"Las múltiples versiones y perspectivas sobre la evaluación básicamente plantean controversias sobre què se debe evaluar –que vincula la relación entre los objetivos en los planes y curriculum y lo evaluado–, qué tarea realiza el evaluador –al confrontar posturas de tipo metodológico-instrumental con otras que plantean que la información se transforma en datos de acuerdo con los marcos interpretativos del evaluador–, y para qué se evalúa –que permite abordar la dimensión política e ideológica de la evaluación–."
Nos escuchamos, nos leemos...
nOS CONMOVEMOS, REFLEXIONAMOS
Construimos relatos orales
LAS TIC AL SERVICIO DE LA INTENCIONALIDAD DEL DOCENTE
Audacity
Compartimos y comentamos
Procesos de identificación
Foro
Subjetividad del relator
"Pensar la evaluación como relato habilita a reconstruir los múltiples sentidos que se cruzan en esta noción, como constructo sociohistórico, y evidencia su rasgo polifónico".
Con esta experiencia nos hemos propuesto....
Gracias por haber participado de esta experiencia que implicaba mostrarse, exponerse, al ser la anécdota una forma de presentación diferente!! Eli

"creo que estas experiencias de aprendizaje nos deben permitir repensar nuestro rol frente a la evaluación educativa y como sostienen Celman y Olmedo pensarla desde una perspectiva democrática y democratizadora. Siguiendo la linea argumentativa de Perrenoud, ´la evaluación es el componente educativo que se maneja entre dos lógicas, una tradicional y otra emergente y que casi siempre se encuentra en el núcleo de las contradicciones del sistema educativo" (Leonor).
"cada uno de los relatos nos pone en contacto con realidades diferentes, con contextos actuales (o no tanto) pero que han sido significativos al menos para uno de los involucrados. El hecho de que, aún transcurrido cierto período de tiempo, lo sigamos recordando, implica que ha dejado una huella en nuestra trayectoria escolar, o más profunda aún, en nuestra vida posterior" …
Tutora: Eliana Arevalo
Nuestros relatos
Las vivencias personales que relatamos sobre la evaluación, tienen un alto valor identitario que nos “expone”, nos “ presenta” de una particular manera, al igual que los autorretratos de la artista, así pues nuestras anécdotas son de alguna manera nuestros
autorretratos.
Frida nos habilita a pensar en el lugar de la mirada del otro en la constitución de lo que somos.
Los relatos fueron una manera de traer al presente el pasado, de hablar desde diferentes posiciones, subjetividades… Y es que en este encuentro de historias redimensionamos aquello que compartimos y aquello que nos hace diferente. Y aquello que justifica decir que no hay una sola forma de definir, pensar, sentir, vivir la EVALUACIÓN. Y en este sentido recupero las palabras de un autor que dice: “toda narración muestra un sentido implícito, hacer ver significados sin nombrarlos”.

La potencialidad de los relatos reside además, en poder contar lo que de otro modo no hubiese sido posible, y más aún cuando su transmisión está acompañada de la sensibilidad que despiertan los sonidos y la impronta de sus particulares voces. Poner en evidencia lo oculto, poner en evidencia aquello que por mucho tiempo guardamos en una cajita de recuerdos porque lo atesoramos o porque lo repudiamos, poner en evidencia aquellas marcas que dejaron huellas imborrables y hoy se manifiestan y forman parte de eso que hacemos, decimos, sentimos, pensamos en definitiva de lo que SOMOS. Y en ese sentido era una forma de exponernos ante los demás.

El colador matemático: "colar los buenos y malos alumnos, una y otra vez" (Matilde)
"La materia filtro... miedo" (Yolanda)
"no sabe, no sabe, tiene que aprender
orejas de burro le van a crecer..." (Paula)
"Sentí que se reían de mí, de mi error... fue un momento de vergüenza que jamás voy a olvidar" (Gabriela)
No era algo que me gustara, porque a pesar de estudiar mucho ese momento era muy traumático, me ponía muy nerviosa" (Soledad)
"Situación fea y traumática, entrábamos al colegio tarareando la marcha fúnebre" (Romina)
"Paralización, silencio, de vez en cuando algún murmullo..." (Rocío)
"Había una vez un monstruo enorme que le gustaba hacer sufrir a sus alumnos" (Matías)
Un tachón en tinta roja, una marca (David)
"La profe era re conductista y quería palabra por palabra del autor... no me quedó otra que estudiar de memoria" (Romina)
"Una costumbre traumática y vergonzosa de la cual no podíamos escapar" (Rosana)
No era algo que me gustara, porque a pesar de estudiar mucho ese momento era muy traumático, me ponía muy nerviosa" (Soledad)
"Me hizo sentir muy mal" (Norma)
"Fueron tediosas y estresantes, eran muy rigurosas y estructuradas" (Facundo)
"Estudiar de memoria me llevó a fracasar" (Cecilia)
¿La evaluación al servicio del sistema?
¿La evaluación al servicio de los aprendizajes?
Lo que descubrimos a través de las anécdotas, es que la evaluación y las instancias de evaluación no son necesaria y solamente el contenido que los alumnos tienen que dar cuenta como conocimientos alcanzados, sino también las huellas, los efectos que dejamos en ellos, en sus imaginarios, en sus subjetividades, en su sensibilidad, en sus cuerpos, memorias y que los relatos delatan. Pero también en la forma en que esas huellas nos constituyen como docentes y se envuelven en las propias prácticas de evaluación. Huellas imborrables, huellas que marcaron formas de ser, hacer, pensar, sentir… Pues entonces lo emocional se palpa en sus relatos: los nervios, la piel de gallina, la tensión, el sufrimiento, el desconcierto, la angustia, el desencanto, la frustración… Esas marcas emocionales también se entraman con otro tipo de huellas, que tienen que ver con las representaciones construidas. Varios de ustedes se refirireron a ciertos modelos tradicionales de enseñar y aprender, donde la evaluación se torna en una práctica que busca medir, calificar, jerarquizar, seleccionar; donde los procesos cognitivos que se promueven no van más allá de la memorización y la repetición; donde la preocupación está centrada en la calificación y la aprobación y no en los aprendizajes; donde se pone en evidencia la desigual distribución del poder y el control, la subjetividad y la arbitrariedad en juego. Hablamos de situaciones de evaluación en las que no hay una preocupación por los procesos de aprendizaje, por el interés de lo que se está aprendiendo, por el peso del momento de la evaluación en nuestras emociones y cuerpo. El docente es quien decide y juzga sobre los aprendizajes de sus alumnos, concentrando el control y el poder. Situaciones donde a decir de Diaz Barriga (1985) “… la evaluación contribuye de alguna manera a que el estudiante pierda o no tome conciencia de sí mismo y de su propia situación, dado que lo importante es sobresalir, ganar a los otros y obtener un 10. En esta forma el alumno dificilmente reflexiona sobre su aprendizaje, o sea sobre para qué aprendió y cómo logró aprender; también crea un falso mito sobre el aprendizaje, que es referido básicamente a un número: 10 significa que ha aprendido, 5 quiere decir que no sabe”


¿Por qué decidieron contar lo que son desde estas experiencias?, ¿por qué la evaluación aquí se presentó fuertemente teñida por esas malas experiencias de humillación, tensión, miedo, y no tanto como aquella que conduce a la construcción de aprendizajes y huellas memorables?
La complejidad y polisemia de la evaluación nos hace pensar que, por tratarse de una práctica social, es inherente a ella la dimensión moral y ética. En este sentido, nos debemos preguntar por el valor y el uso que hacemos de la información que obtenemos cuando evaluamos, pero también por el impacto y el poder transformador que la evaluación tiene el otro (alumno) y en nosotros. Entonces ¿somos capaces de romper con los moldes con los que hemos sido moldeados y nos atrevemos a recrearlos?, ¿o buscamos seguridad, que por conocido, es mejor reproducirlo? ¿qué estamos dispuesto a ofrecer y negociar? ¿cómo diseñar evaluaciones que rompan con la lógica tradicional? ¿cómo construir evaluaciones más justas, inclusivas que atraviesen emocional y epistemológicamente a los sujetos?

En la siguientes clases intentaremos construir respuestas posibles... nuevos relatos de evaluación...

Una docente que dejó huellas profundas, una experiencia de evaluación gratificante. (Solana)
"Me entusiasmó mucho la manera de evaluarnos, lo viví como un juego" (Karina)
"Significó mirarnos internamente... nos marcó a todos porque salía de lo convencional" (Leonor)
"La experiencia del noticiero había sido significativa, jugábamos pero aprendiendo" (Ma. Eugenia)
Tal como lo dicen Celman y Olmedo: “Cuando afirmamos que los procesos comunicativos cobran relevancia en los procesos evaluativos es porque sostenemos que a partir de ellos podría crearse un clima de confianza que posibilite el intercambio y circulación de voces de aquellos que intervienen en dichos procesos”. (Ana Martinez)
En otro plano encontramos otros relatos donde la evaluación es concebida como instancia de aprendizaje, que promueve el pensamiento crítico y el trabajo con situaciones reales, relevantes. Rasgos de una evaluación que concebimos como auténtica y poderosa y que abordaremos en la clase 3.
Algunas preguntas me invaden:¿cuánto de lo que vivimos, hoy continúa?,¿cuánto nos atraviesa?¿somos capaces de salirnos de los moldes con los que hemos sido moldeados?, cuánto nos atrevemos a ello?,¿qué necesitamos? ¿qué hacemos para no repetir aquellas humillaciones, angustias, temores que pasamos y que no aportaban a nuestro aprendizaje?
Estamos asistiendo a profundas transformaciones, por eso hoy estamos aquí, sin embargo, por la evaluación formativa al servicio de la regulación de los aprendizajes hay mucho por hacer, por desandar, por deconstruir y construir. Comenzamos el camino y el desafío está en nuestras manos pero como dice Perrenoud: “todo está conectado, no se puede mejorar la evaluación sin tocar el conjunto del sistema didáctico y el sistema escolar”.

Full transcript