Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

CENTROS DE INTERNAMIENTO DE MENORES

No description
by

Patricia Flores

on 6 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of CENTROS DE INTERNAMIENTO DE MENORES

CENTROS DE INTERNAMIENTO DE MENORES
DEFINICIONES
MEDIDAS Y RÉGIMEN
CENTROS DE MENORES EN ESPAÑA
ACTIVIDADES EN LOS CENTROS DE INTERNAMIENTO
CASOS FAMOSOS
MENORES
Según la RAE y la definición jurídica de menores son:
• Menores (Real Academia Española): dicho de una persona que todavía se halla en la menor edad.
• Menores (Definición Jurídica): de acuerdo con el derecho internacional, se considera “menor” a todo ser humano de menos de 18 años salvo que la ley aplicable establezca la mayoría de edad a una edad más baja.
CENTROS DE INTERNAMIENTO
DISTINCIÓN ENTRE ADULTOS Y MENORES
La LORRPM establece, el pilar fundamental que sostiene la diferencia entre los centros de internamiento para menores infractores y los centros penitenciarios de cumplimiento de penas privativas de libertad para adultos, donde se recoge expresamente que:
“Las medidas privativas de libertad, la detención y las medidas cautelares de internamiento que se impongan de conformidad con esta Ley se ejecutarán en centros específicos para menores infractores, diferentes de los previstos en la legislación penitenciaria para la ejecución de las condenas penales y medidas cautelares privativas de libertad impuestas a los mayores de edad penal”.

La C.E establece que los menores de edad no deben de ser recluidos en los centros penitenciarios, sino que deben de ser amparados por un régimen especial de custodia, protección y educación.
“Los menores de 18 años no serán responsables criminalmente. Cuando un menor de dicha edad cometa un hecho delictivo podrá ser responsable con arreglo a lo dispuesto en la Ley que regule la responsabilidad penal del menor”.

OBJETIVOS
El objetivo de la creación de los centros internamiento de menores, pretende compatibilizar la protección de los derechos de los jóvenes que hayan infringido la ley con la adecuada responsabilidad frente al delito cometido. La finalidad de estos centros, es la posible inserción futura de los jóvenes sin olvidar la responsabilidad penal de estos.
GESTIÓN
CARACTERÍSTICAS
Las principales características de los centros de internamiento de menores son:
Los centros estarán divididos en módulos adecuados a la edad, madurez, necesidades y habilidades sociales de los menores internados, y se regirá por una normativa de funcionamiento interno cuyo cumplimiento tendrá como finalidad la consecución de una convivencia pacífica y ordenada que permita la ejecución de distintos programas de intervención educativa y las funciones de custodia de los menores internados.
Se le ofrecerán una protección especial a aquellos menores, que por cualquier circunstancia personal, lo requieran. Estos estarán separados de aquellos que les puedan poner en situación de peligro o de riesgo, bien mediante traslado a otro módulo del mismo centro, bien a otro centro, previa autorización del Juez de menores, en este último caso.
Requisito fundamental, que los jóvenes deberán cumplir separadamente de los adultos en establecimientos distintos o, en todo caso, en departamentos separados.
MEDIDAS Y RÉGIMEN DE LOS CENTROS DE INTERNAMIENTO
Las medidas que pueden imponer los Jueces de Menores, ordenadas según la restricción de derechos que suponen, son las siguientes:
Internamiento en régimen cerrado: las personas sometidas a esta medida residirán en el centro y desarrollarán en el mismo las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio.
Internamiento en régimen semiabierto: las personas sometidas a esta medida residirán en el centro, pero podrán realizar fuera del mismo alguna o algunas de las actividades formativas, educativas, laborales y de ocio establecidas en el programa individualizado de ejecución de la medida. La realización de actividades fuera del centro quedará condicionada a la evolución de la persona y al cumplimiento de los objetivos.
Internamiento en régimen abierto: las personas sometidas a esta medida llevarán a cabo todas las actividades del proyecto educativo en los servicios normalizados del entorno, residiendo en el centro como domicilio habitual.
Internamiento terapéutico en régimen cerrado, semiabierto o abierto: en los centros de esta naturaleza se realizará una atención educativa especializada o tratamiento específico dirigido a personas que padezcan anomalías o alteraciones psíquicas, un estado de dependencia de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que determinen una alteración grave de la conciencia de la realidad.
Tratamiento ambulatorio: las personas sometidas a esta medida habrán de asistir al centro designado con la periodicidad requerida por los facultativos que las atiendan y seguir las pautas fijadas para el adecuado tratamiento de la anomalía o alteración psíquica, adicción al consumo de bebidas alcohólicas, drogas tóxicas o sustancias psicotrópicas, o alteraciones en la percepción que padezcan.
Asistencia a un centro de día: las personas sometidas a esta medida residirán en su domicilio habitual y acudirán a un centro, a realizar actividades de apoyo, educativas, formativas, laborales o de ocio.
Permanencia de fin de semana: las personas sometidas a esta medida permanecerán en su domicilio o en un centro hasta un máximo de treinta y seis horas entre la tarde o noche del viernes y la noche del domingo.
Libertad vigilada: hacer un seguimiento de la actividad de la persona sometida a la misma y de su asistencia a la escuela, al centro de formación profesional o al lugar de trabajo. Obliga a seguir las pautas socio-educativas de acuerdo con el programa de intervención elaborado al efecto y aprobado por el Juez de Menores. Obligada a realizar las entrevistas establecidas en el programa y acatar las órdenes previstas por el Juez, como no acudir a determinados lugares, obligación de ir al centro docente o residir en un lugar determinado, entre otras.
La prohibición de aproximarse o comunicarse con la víctima o con aquellos de sus familiares u otras personas que determine el Juez: esta medida impedirá al menor acercarse a ellos, en cualquier lugar donde se encuentren.
Convivencia con otra persona, familia o grupo educativo: la persona sometida a esta medida debe convivir, durante el período de tiempo establecido por el Juez, con otra persona, con una familia distinta a la suya o con un grupo educativo.
Prestaciones en beneficio de la comunidad: la persona sometida a esta medida, que no podrá imponerse sin su consentimiento, ha de realizar las actividades no retribuidas que se le indiquen, de interés social o en beneficio de personas en situación de precariedad.
Realización de tareas socio-educativas: la persona sometida a esta medida ha de realizar, sin internamiento ni libertad vigilada, actividades específicas de contenido educativo encaminadas a facilitarle el desarrollo de su competencia social.
Amonestación: esta medida consiste en la reprensión de la persona llevada a cabo por el Juez de Menores y dirigida a hacerle comprender la gravedad de los hechos.
Privación del permiso de conducir ciclomotores y vehículos a motor, o del derecho a obtenerlo, o de las licencias administrativas para caza o para uso de cualquier tipo de armas: esta medida podrá imponerse como accesoria
Inhabilitación absoluta: la medida de inhabilitación absoluta produce la privación definitiva de todos los honores, empleos y cargos públicos, así como la incapacidad para obtenerlos durante el tiempo de la medida.
La gestión de muchos de ellos la realizan organismos privados, es decir, asociaciones sin ánimo de lucro, pero en la práctica, lo realizan, empresas encargadas de beneficiarse del sufrimiento de personas, que además son menores. Esta privatización de la gestión supone que existan reglamentos internos
Separación de los sistemas de protección y reforma a nivel de servicio, pero manteniendo su dependencia de una misma dirección general dentro del departamento de servicios sociales.
Centros de gestión pública, entendiendo por tales aquellos en que su dirección y los servicios que se prestan a los menores se llevan a cabo a través de personal dependiente de la administración.
Centros de gestión privada, que son aquellos en que tanto la dirección de los mismos como los servicios que se prestan a los menores se llevan a cabo por personal que no depende de la administración.
Centros de gestión mixta, que serían aquellos en que la dirección corresponde a personal dependiente de la administración, mientras que los servicios que se prestan a los menores se llevan a cabo total o parcialmente por personal que no depende de la administración.

ELECCIÓN DE LA MEDIDA ADECUADA
Para la elección de la medida o medidas adecuadas se deberá atender de modo flexible, no sólo a la prueba y valoración jurídica de los hechos, sino especialmente a la edad, las circunstancias familiares y sociales, la personalidad y el interés del menor.
CENTROS DE MENORES
LOS CENTROS DE INTERNAMIENTO DE MENORES EN ESPAÑA
En España nos encontramos con 58 centros de este tipo, 55 de los cuales son privados, siendo el 71% de los mismos de reciente creación. La gran mayoría de los recursos se concentran en Andalucía (36%), seguida de Madrid y País Vasco (10%), y Cataluña (9%).
Comunidades como Asturias, Islas Baleares, o La Rioja, y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, no cuentan con ningún centro, por lo que se ven en la necesidad de derivar a los menores a centros de otras comunidades autónomas.
PERFIL DE LOS MENORES ACOGIDOS EN LOS CENTROS

EDAD
Más del 80% de los centros atienden a menores de edades comprendidas entre los 11 y los 18 años. No obstante, la mayoría de ellos exige para el ingreso una edad mínima de 13 años, por lo que parece ser el segmento de adolescentes que tienen entre 13 y 18 años el que demanda una mayor atención.
En España solamente dos centros atienden a menores a partir de los 9 años, aunque en algunos centros existe la posibilidad de prolongar la estancia una vez cumplida la mayoría de edad, entre 6 y 18 meses.
SEXO
En cuanto al sexo de los menores, el predominio corresponde a los varones: el 76% de las plazas están cubiertas por chicos, frente al 24% ocupadas por chicas. Aunque casi todos los centros son mixtos. En todos los centros mixtos, las dependencias de los chicos y las chicas están delimitadas, compartiendo únicamente las salas comunes.
NACIONALIDAD
El 87% de los menores que se encuentran en los centros de internamiento para menores tienen la nacionalidad española mientras que solo el 13% son de nacionalidad extranjera. Debido en parte a que la mayoría de los jóvenes extranjeros se encuentran en los centros especializados para menores extranjeros.
ADMINISTRACIÓN DE LOS CENTROS
FECHA DE APERTURA DE LOS CENTROS
Una de las características destacables es su reciente creación, puesto que alrededor de un 71% abrieron sus puertas después del año 2000. Sólo 5 centros lo hicieron antes. Estos datos ponen de relieve, por un lado, la prevalencia de los trastornos de conducta en los últimos años, y, por otro, la progresiva toma de conciencia.
CAPACIDAD Y OCUPACIÓN
Plazas disponibles: Con la denominación “plazas disponibles” se hace referencia al número total de plazas con que cuenta el centro para acoger en régimen residencial a menores en situación de dificultad social y con problemas de conducta. Quedan excluidas, por tanto, las plazas destinadas a otro tipo de programas.

Ocupación: Los directores de la mayor parte de los centros señalaron que normalmente el centro suele tener lista de espera, lo que supone que, en algunas ocasiones, no se pueda admitir a menores por falta de plazas disponibles.
RÉGIMEN DE INGRESO Y PERMANENCIA EN EL CENTRO
Uno de los aspectos que más preocupantes es la inexistencia de criterios comunes de actuación en lo que se refiere al proceso de derivación de menores a los centros que, bajo una u otra denominación, acogen a niños o niñas con trastornos de conducta.
PERMANENCIA DEL MENOR EN EL CENTRO
Frente a aquellos casos en que los menores se encuentran cumpliendo medidas de reforma, los menores de protección ingresan en estos recursos sin plazo máximo de estancia en el mismo. Aunque estos recursos son de carácter temporal, el tiempo de permanencia de los menores en el centro se puede prolongar en algunos casos de forma indefinida.
SEGUIMIENTO TRAS LA SALIDA DEL CENTRO
Al llegar a la mayoría de edad, muchos jóvenes no tienen ningún apoyo familiar o bien la relación con su familia ha fracasado. En pocos planes de menores existen previsiones y recursos para continuar con la intervención, y los servicios de salud mental tampoco aportan alternativas idóneas. La situación de vulnerabilidad de los jóvenes se torna aún más grave en aquellos casos en los que padecen alguna patología de salud mental y no han finalizado el tratamiento.
ATENCIÓN EN EL CENTRO
El proyecto educativo de estos centros es un intento de inculcar a los menores normas de comportamiento y convivencia, y en ocasiones normas básicas de conducta. Todos tienen como principal tarea educativa el estar dirigidos a la formación integral de cada menor, para que pueda lograr un nivel óptimo de suficiencia individual y social.
ESCOLARIZACIÓN
Los objetivos a lograr, en el ámbito escolar y formativo de estos centros, deben ir encaminados a propiciar y apoyar que cada menor se integre y adapte al contexto escolar, obteniendo el mayor provecho posible de su paso por los recursos educativos normalizados, así como una adecuada orientación para su futuro profesional.
DELITOS MÁS FRECUENTES
• Actividades ocupacionales: como la entresaca de leña, cuidado de animales, huerta, granja, jardinería o carpintería.
• Aulas temáticas o talleres: Suelen prepararse semanalmente y tienen como objetivo educar a los menores de una manera práctica en temas básicos para la vida real, como talleres de salud, de previsión de drogodependencias y de educación vial, de educación sexual, de habilidades sociales, de informática, de cuero y pintura, de manualidades, de alimentación, responsabilización y convivencia, entre otros...
• Módulos terapéuticos: de integración, habilidades sociales, prevención...
• Aulas de informática: su número es más bien reducido y están dotadas de ordenadores obsoletos y de uso restringido.

Podemos resaltar como ejemplos de actividades deportivas, culturales y recreativas que se llevan a cabo, las siguientes:
1. Actividades recreativas: como salidas al cine, excursiones, teatro y cuenta cuentos, juegos de mesa, videoforum, elaboración de una revista interna, etc. También actividades como animación a la lectura y biblioteca, repostería, cocina o incluso malabares, yoga, capoeira o bailes latinos. También suelen contar con sala de ordenadores (normalmente sin acceso a internet).
2. Actividades deportivas: fútbol, baloncesto, tenis, bicicleta, montar a caballo, ajedrez, petanca, senderismo, patinaje o futbolín, y la piscina en verano.
CASO SANDRA PALO
Rafael García, alias 'Rafita', fue condenado por el asesinato de Sandra Palo, a cuatro años de internamiento en un centro de menores en “RÉGIMEN CERRADO”, complementado con tres años de libertad vigilada.
El 27 de junio de 2007 'Rafita' abandonó el centro de menores “RENASCO” en Carabanchel (Madrid), tras finalizar los cuatros años de internamiento que se le impuso como medida judicial. Tras abandonar el centro, al joven se le trasladó fuera de Madrid a un centro de “RÉGIMEN ABIERTO” para cumplir tres años de libertad vigilada.
CASO DE "EL EJIDO"
“La Guardia Civil ha detenido a seis menores por la muerte de un joven marroquí de 18 años, cuyo cadáver fue hallado el pasado 16 de diciembre en las proximidades del camping de Almerimar, ubicado cerca de la playa de El Ejido (Almería). El cuerpo hallado presentaba hasta 23 heridas realizadas con arma blanca, según fuentes de la investigación.
Dos de los menores, de 14 y 16 años, están acusados de asesinato y el adolescente de 14 años ha confesado la autoría del crimen durante su declaración en la Fiscalía de Menores de Almería. El otro ha admitido que presenció el crimen. Los otros cuatro, entre los que figuran dos chicas, están acusados por encubrimiento, al conocer la muerte del joven, llamado Nasr Muh Ou Chaieb, y no revelarla. Estos últimos fueron puestos en libertad ayer tras prestar declaración ante el fiscal del caso.
La Fiscalía de Menores ha pedido al juez que los dos supuestos autores del crimen sean internados en un centro con régimen cerrado por asesinato, y el juez del caso ha accedido a la petición dada "la extrema gravedad de los hechos". Mañana viernes declararán ante el juez los cuatro adolescentes acusados de encubrimiento”
CASO CLARA GARCÍA
Iria y Raquel se enfrentaban a una pena de 25 años de prisión y gracias a la nueva Ley se quedó en ocho años de internamiento y cinco de libertad vigilada, el máximo que se podía aplicar. Hoy en día Iria tiene 25 años y Raquel 26 y viven en libertad vigilada desde 2006, pero en libertad.
Raquel estuvo en un centro de Madrid llamado Los Madroños, donde con el tiempo asumió la monstruosidad de lo que había hecho. Luego se interesó por la peluquería, encontró novio y trata de enderezar su vida, obviamente; ella misma lo reconoció a los psicólogos, con el peso de su atrocidad a cuestas.
Iria también vive en libertad e incluso comenzó a estudiar Psicología, aunque tardó más en asumir lo que había hecho. Luego terminó afincándose en Vigo, donde parece que vive junto a su madre.
VIDEO
Full transcript