Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Comunicación y opinión pública

En esta presentación encontrarás la información suficiente para comprender lo característico de tres temas básicos dentro del ámbito de la comunicación, a saber: la opinión pública, la esfera pública y la comunicación política.
by

Ivonne Acuña

on 8 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Comunicación y opinión pública

COMUNICACIÓN

Y

OPINIÓN

PÚBLICA

Conceptos griegos asociados a los espacios público y privado:

Oikos - Hogar
Polis - Ciudad-estado
Koyré- Ciudadano libre


Palabras en inglés, alemán y francés que hacen referencia al espacio público, en los siglos XVII y XVIII:


El espacio privado incluye:

La propiedad privada de las organizaciones económicas que operan en el mercado económico y que están orientadas, en cierta medida, a la obtención de beneficios, así como un conjunto de relaciones personales y familiares que pueden ser informal o formalmente establecidas con la aplicación de la ley.
El espacio público incluye:

Un conjunto de instituciones estatales o casi estatales que van desde el servicio civil hasta una variedad de organizaciones de beneficencia; también incluye las organizaciones económicas propiedad del Estado.
El
término "Opinión pública"
es utilizado por primera vez por Jean Jacques Rousseau, en Venecia en 1744, cuando Rousseau se desempeñaba como secretario del Embajador de Francia en el momento que este país le ha declarado la guerra a María Teresa, implicada en las guerras de sucesión de Austria.
En ese marco, Rousseau escribe una carta a Amelot, el ministro francés de asuntos exteriores, en la cual utiliza el concepto “opinión pública” en torno a que advirtió a Chevalier Erizzo que ésta ya le consideraba simpatizante de Austria.
La división público-privado se identifica con la división de las actividades humanas en dos ámbitos de acción.
Dicha división es teorizada por primera vez por el filósofo griego Aristóteles
La opinión pública es un fenómeno socio-político propio de la Modernidad, entre las condiciones que posibilitan su surgimiento se encuentran:

La división público-privado.
La distinción moderna entre Estado y sociedad, entre funcionarios especializados y el público común.
La Ilustración.
El capitalismo.
El surgimiento de filosofías políticas democráticas y liberales de finales del siglo XVII y de principios del siglo XVIII .
Relaciones democráticas y liberales modernas.


Opinión pública:

La división público-privado, donde el primero es asociado al Estado y el segundo a la sociedad, permite suponer la existencia de un espacio intermedio, sin el cual sería impensable la existencia de la opinión pública.
Estado
Sociedad
Rousseau asocia el término "opinión pública"
con la idea de "reputación"

En el mismo sentido en que una mujer sofisticada la utilizará más tarde en relación con ciertas "liaisons dangereuses" para aconsejar a una joven dama que ha prestado demasiada poca atención a su “reputación”, asociada con el respeto público y aprobación o desaprobación pública.
Para Rousseau las formas más estables de la opinión pública son: las costumbres y la tradición.

Define a la opinión pública como:

a) “Un tribunal de cuya desaprobación hubiera que protegerse”. Rousseau ve en la publicidad y lo público un aspecto amenazante al encontrarse sin protección a la vista de todos, a la luz del día. Sin protección del público.

b) “Es una clase de ley administrada por el censor y que él, igual que el príncipe sólo aplica en casos específicos”.

Para el filósofo, la opinión pública debería operar como la guardiana de la moralidad, las tradiciones, las costumbres y los buenos modales.
Para Rousseau el Estado está construido
sobre 4 leyes:

1.El derecho público
2.El Derecho penal
3. El Derecho civil
4. La Opinión pública

El censor o guardián de la moralidad, inventado por Rousseau en su obra El contrato social, es visto por él como un tribunal especial.

Su función central es fortalecer la opinión pública como guardiana de la moralidad pública, pues la censura conserva los modales.

Sus funciones específicas son:
a) Conservar los modales y la moral evitando la corrupción de las opiniones, conservando su rectitud con medidas inteligentes.
b) Determinar las opiniones cuando son dudosas.
c) Fortalecer lo mejor de las convicciones colectivas del pueblo.
d) Expresa, proclama o hace tomar conciencia de estas convicciones.
e) Es un portavoz de las opiniones colectivas, no un líder de opinión que impone su visión individual.
f) Decide cuando se presentan dos opiniones contrarias, cuál de ellas se apega a la moral, costumbres y buenos modales vigentes.

El papel del Censor debería ser desempeñado por un tribunal horario formado por los Mariscales de Francia.

Influencia de la opinión pública sobre el individuo

A pesar de que la opinión pública es guardiana de la moralidad pública, su influencia sobre el individuo es desastrosa, ya que lo divide en dos seres: uno contiene su naturaleza real, sus necesidades, inclinaciones e intereses; el otro se configura bajo el yugo de la opinión.
La influencia desastrosa se deriva de la necesidad de distinguirse de la gente, del amor a la fama, del anhelo de tener una buena reputación, la cual está sujeta al capricho de la opinión pública, a la compulsión del consumo. Aquí comenzó según Rousseau, la corrupción de la sociedad humana.
Doble efecto de la opinión pública

a) Tiene la función positiva de conservar la moral, la tradición, las costumbres y los buenos modales.

b) Es un yugo que limita el desarrollo de la individualidad.
A diferencia de Rousseau que veía a la opinión pública como reputación, a partir del siglo XIX se la concibe como:
"Un juicio político crítico respecto del gobierno”.

Rousseau y Alexis de Tocqueville fueron los primeros en observar la hoy llamada "espiral del silencio" y asociarla al miedo al aislamiento.
De acuerdo con Tocqueville la opinión pública en Estados Unidos era una pesada presión, una carga, una coerción hacia la conformidad o, en términos de Rousseau, un yugo bajo el cual debía humillarse el miembro individual de la sociedad.
Para Tocqueville la opinión pública es la única autoridad
y factor de fuerza y éxito en las sociedades democráticas.

En éstas, la igualdad entre la gente da una dirección determinada a la opinión pública y una determinada impronta a las leyes.
Cuanto más se acercan los ciudadanos al lugar común de una posición igualitaria, están menos dispuestos a tener fe absoluta en la opinión de un sólo hombre y aumenta su inclinación a creer en la multitud, por la confianza casi ilimitada que les produce el juicio común del pueblo expresado a través de la opinión pública, por lo que la opinión es más que nunca dueña del mundo.

(Tocqueville no advierte aún el sesgo a que está sometida la opinión pública).

.

Tocqueville define a la opinión pública como:

"La opinión de la mayoría numérica, como la voluntad de Dios a la que nadie puede resistirse".





Finalmente, para Tocqueville puede un individuo dejar por completo de pensar porque el público “[…] no convence de sus creencias, sino que las impone y hace que invadan el pensamiento de todos mediante una especie de enorme presión de la mente de todos sobre la inteligencia individual. En los Estados Unidos la mayoría se encarga de suministrar un sinnúmero de opiniones prefabricadas para el uso de los individuos, que quedan así liberados de la necesidad de crearse su opinión

propia”.

Como Rousseau, Tocqueville considera que la opinión pública puede tener también un papel negativo en las democracias pues rodea, dirige y oprime a los sujetos. Afirma que la presión de la opinión pública afecta no sólo a los individuos sino también al gobierno.
Los hechos históricos (micro) que dieron origen a la opinión pública son:

• El surgimiento de la imprenta (siglo XV).
• Una amplia difusión de las publicaciones.
• Expansión de la alfabetización.
• La reforma protestante y la creación de un amplio público lector (siglo XVI), el cuestionamiento al orden socio-político de la autoridad y la jurisdicción papal, por parte de Calvino y Lutero, afirmando que los individuos eran dueños de su propio destino (:23). En el siglo XVII estas ideas evolucionaron hacia filosofías liberales más profundas que sostenían que los individuos debían seguir sus propias preferencias en todos los aspectos de la vida: religiosa, económica y política.
• Aumento de comerciantes y clases dirigentes (siglo XVII)
• La profesionalización de las artes, en remplazo al viejo sistema de mecenazgo.
• El florecimiento de librerías de segunda mano (finales del siglo XVII).
• La emergencia de una esfera pública de razonamiento crítico. Proceso íntimamente ligado al crecimiento del capitalismo y el dominio de la burguesía europea. A lo largo del siglo XVII y principios del XVIII proliferaron los cafés de Inglaterra, los salones de París y las sociedades de tertulias de Alemania.
Para Niklas Luhmann, la opinión pública es:

Una fotografía estática de un estado en movimiento
Para Luhmann, la opinión pública permite la "observación de segundo orden", entendida como:

Aquellas representaciones de observadores ausentes para observadores ausentes.

Al contrario de la observación de primer orden que supone la presencia y la interacción de los observadores.

Esto es, la opinión pública que en un primer momento supone la observación que los gobernados hacen de los gobernantes (observaciones), en una segunda etapa permite a quien gobierna observar las observaciones de sus gobernados (observadores).

Así, la observación de segundo orden conlleva la observación de observaciones.

En resumen, la observación de segundo orden es:

La observación que el observado hace de las observaciones de sus observadores.


De acuerdo con Luhmann los esquemas son:
"Formas por las que la opinión pública se produce y reproduce"

Reconoce 3 tipos de esquemas:

1) De tiempo:
a) La representación de crisis (económica, política, energética, de los partidos políticos), con este esquema se quita la mirada del pasado y se pone en el futuro, pues no tiene ningún sentido investigar las causas o a los culpables, sino buscar soluciones para lo cual se puede prescindir de la participación individual; el llamamiento se dirige a todos y por tanto a nadie, por lo que se puede participar de manera retórica.
b) El esquema de “reforma”, ordena por igual el compromiso y la crítica del compromiso. La libertad que se debe al olvido se puede utilizar para mantener abiertas las aportaciones a los temas y para mantener tanto el consenso como el disenso. Reside en mantener abierto el futuro del proceso de decisión con nuevas oportunidades y nuevas delimitaciones. Cuando el esquema se usa como enlace de tiempo bajo la forma normal/desviado o causa/efecto se gana una función complementaria que consiste en provocar alarma en la capacidad de atención. Por la desviación que se efectúa en contra de lo estipulado por la norma –que se convalida precisamente por la desviación- se despierta el deseo de que se intervenga y de que se sancione.

2) Atribuciones causales, esquemas de causalidad que amenazan un cambio en el mundo, surge la ocasión de construir preferencias y de formular valores (desempleo, deterioro ambiental, presión contra la migración de extranjeros).

3) Condicional, para que ocurra una cosa debe ocurrir otra primero (por ejemplo: para que crezca la economía debe haber reforma laboral)

El principio de incertidumbre para Luhmann supone "que los medios comunican un conocimiento público que es translúcido; sin embargo, lo que es opaco es cómo otros sistemas sociales y otros actores reaccionarán ante esa comunicación".
En corto, el mensaje es translúcido y la recepción de éste es opaca, pues no se sabe con certeza si el mensaje llegará, a quién llegará, cómo llegará y qué hará la gente cuando lo reciba.

Éste se asocia con el "Síndrome del cisne negro", entendido como:
Un fenómeno en el que una sola observación (un cisne negro) echa por tierra siglos o cientos de observaciones (los cisnes son blancos).
Sus características son:
1. Rareza.
2. Causa un impacto tremendo.
3. Predictibilidad retrospectiva: se inventan explicaciones despúes del hecho, con lo que se vuelve explicable y predecible.
Las etapas básicas por las que atraviesa el fenómeno de la opinión pública son:

a) Disposición individual y clima comunicativo.
b) Información a través de medios masivos e información no tecnificada: personal, recíproca y directa.
c) Intercambio de puntos de vista entre los miembros del grupo social, que equivale a procesamiento de la información, input energético importado.
d) Problematización del hecho. Qué es lo que nos afecta y por qué; cuál es su importancia.
e) Confrontación de puntos de vista con miras a integrar elementos básicos de coincidencia.
f) Proposición de vías de solución o alternativas a los aspectos y variantes que ofrece el problema.
g) Debate en torno a las proposiciones.
h) Acuerdo más o menos compartido sobre el modo que es o parece ser la vía de solución. Éste puede ser controvertido por minorías, pues un acuerdo total es imposible.
i) Estimulación del consenso para pasar a la acción y completar el proceso, retroalimentando la información.
j) Difusión del criterio finalmente admitido por la “mente colectiva”; hecho que rebota en el mismo grupo y en cada uno de los miembros por efecto de los mismos medios empleados para la información originaria y la retroalimentación.

La opinión individual es:
La sostenida por una persona en función de la idea que se forma en torno a un tema, fenómeno o situación.

La opinión pública es:
“Un producto de opiniones individuales sobre asuntos de interés común y que se origina en las formas comunicativas humanas, en procesos individuales, primero, y en procesos colectivos, después, en diversos grados, según la naturaleza de las informaciones compartidas por los individuos, a la vez que influidas por los intereses particulares de los grupos afectados”. No es la suma de esas opiniones individuales (ejemplo de las piedras y la casa, de las notas y la música).

Las opiniones individuales de orden colectivo son las apropiadas para formar opinión pública.

Esfera Pública
De acuerdo con Habermas “es un dominio de nuestra vida social en el que algo así como la opinión pública puede conformarse”. Es el espacio donde las personas privadas hacen uso público de su razón.
En la actualidad los diarios y periódicos, la radio y la televisión, son los medios de la esfera pública.
La esfera pública es la esfera que media entre el Estado y la sociedad, una esfera en la que se forma el público como el vehículo de la opinión pública. Históricamente nace en los salones, clubes y cafeterías de París, Londres y Berlín.
Los ciudadanos se comportan como público cuando se ocupan de los temas de interés general sin ser coaccionados. De acuerdo con Habermas en la esfera pública domina la igualdad, la libertad y la racionalidad de los sujetos.
Lo "racional” en la opinión pública está dado por el “interés general”. Las personas privadas preocupadas por el “interés general”, median entre las necesidades de la sociedad burguesa y el Estado.

Cuando las discusiones públicas se refieren a los asuntos relacionados con las prácticas del Estado se habla de la "esfera pública política".


1. El potencial utópico de la concepción burguesa de la esfera pública nunca se realizó plenamente en la práctica, pues existieron públicos rivales, diversos contrapúblicos contestaron las normas excluyentes del público burgués y elaboraron otros estilos de comportamiento político y normas alternativas de discurso público (: 93).

2. La naciente esfera pública burguesa se definió en contra de la autoridad tradicional del poder real, pero también se enfrentó a la aparición de los movimientos populares que intentaba contener (: 95).

3. La conciencia política y teórica de que desde los inicios de la modernidad hubo, tanto grupos que no fueron incluidos en la esfera pública burguesa por cuestiones de raza, de género o de clase; como discursos y actividades opositores, producidos por fuera de la burguesía, por diversos movimientos populares.

4. Los miembros de los grupos subordinados no tienen espacio para la deliberación respecto de sus necesidades, objetivos y estrategias.

5. La oposición entre lo público y lo popular. El público no es un pueblo. no todos los ciudadanos son aptos para emitir su juicio y contribuir a la formación de la opinión ilustrada.

Contrapúblicos:

“Escenarios discursivos paralelos en los que miembros de grupos sociales subordinados crean y circulan contradiscursos o discursos alternativos al hegemónico, para formular interpretaciones oposicionales de sus identidades, intereses y necesidades” .
Su función: Ampliar tanto los asuntos a tratar en el debate público como los sujetos capaces de formar parte de ese debate.
Internet permite la producción de discursos contra-hegemónicos y la aparición de contrapúblicos críticos. Favorece la comunicación desinhibida y estimula a grupos socialmente subordinados a expresarse (trabajadores de un status inferior, mujeres y grupos oprimidos por etnia, género o clase) gracias a la protección que el medio electrónico les brinda.

Para Habermas la emergencia de públicos adicionales responde a un desarrollo tardío de la esfera pública (donde según él prevalece la igualdad) en las sociedades burguesas y conlleva la fragmentación y el declive de ésta. Tal vez Habermas considere que al ingresar discursos representando intereses “individuales”, se pierda de vista el interés general y con él se pierda la racionalidad, propia de la esfera pública. Para Fraser, por el contrario, en la medida que emerjan contrapúblicos como respuesta a exclusiones en los públicos dominantes (donde prevalece la desigualdad entre los sujetos), ayudará a expandir el espacio discursivo. En este sentido, la “esfera pública” no se deforma sino se amplía.
El liderazgo de opinión:

Consiste en el hecho de que las opiniones de algunas personas sean consideradas más respetables que las ideas de otros y por ello más influyentes.
El liderazgo de opinión es una relación entre líderes y seguidores en la que el foco de atención, control y la dirección que los líderes dan a la comunicación es el eje central. El liderazgo no está restringido a influenciar el comportamiento de otros sino a responder a los deseos y pensamientos de aquellos individuos que avivan un sentido de identidad común.

La función principal del líder de opinión es:
“Proporcionar cohesión, fuerza y dirección tanto a la acción organizada del grupo como a las formas más incipientes de comportamiento colectivo”

Las implicaciones de la injerencia de un líder de opinión son:

a) Influenciar en torno a las opiniones que serán escuchadas y las que no.

b) Influenciar la agenda del grupo sobre los asuntos de interés al aceptar o negar la importancia de cualquier tema.

c) Influenciar el desarrollo del consenso en un sentido o en otro.

Comunicación política como fenómeno político social:

“Es un fenómeno político-social donde se producen e intercambian discursos políticos entre gobernantes y gobernados, a través de los medios de comunicación, su fin último es la legitimidad de quien gobierna”.


II. El modelo propagandista:

Está centrado en la propaganda (forma teológica de lo político), su discurso plantea una realidad trascendente que se corresponde con los Grandes relatos Su legitimidad es menor que la del modelo dialógico.
Actores, se les distingue según roles no reversibles ni intercambiables, unos hablan y otros escuchan (pero no al revés). Hay una jerarquización y desequilibrio entre los actores de la CP. El emisor es el ser selecto, aquel cuyo discurso es legítimo por el hecho de que su persona está ungida por las fuerzas que animan a los grandes relatos. El receptor se define por dos rasgos: su cantidad y su afectividad. La propaganda está destinada a multitudes y se dirige más al sentimiento y la exaltación emocional que a la razón. Su sustrato teórico está constituido por doctrinas .
Espacio público, como espacio de comunicación es continuo y homogéneo en el sentido de una fusión de los individuos que escuchan a un líder. La unidad del auditorio se logra a partir del afecto común y de la identidad del sentimiento.
Medios, la imagen es central y tiene que ver más con identificar y delimitar que con descifrar o interpretar. Utiliza siglas que son imágenes que desalientan el discurso .
Lógica: Creencia y fe en un destinatario.


Modelos de Comunicación Política

III. El modelo de la investigación de mercados:


Es el dominante en la política actual. Su legitimidad está en vías de construcción. Es tributario de la mercadotecnia que segmenta el cuerpo social a fin de delimitar la demanda y definir mercados. Se presenta como un conjunto de técnicas de instrumentales, ni supone ningún valor sustancial ni de interés general ni gran discurso, respecto de lo cual debería organizarse la totalidad del espacio de la CP.
Medios, No excluye a ninguno, los emplea según la conveniencia del segmento apuntado. La publicidad tiene un papel privilegiado que permite comprender cómo la mercadotecnia política considera al receptor de la CP.
Receptor, identificado dentro de un segmento social y resulta implicado sólo parcialmente en la política.
Emisor, su legitimidad depende de muchas cosas y está por construirse a partir de la acumulación de rasgos que constituye lo que se llama imagen o personalidad. Ese conjunto de rasgos permite que se identifique con el candidato la mayor cantidad de segmentos posibles.
Lógica: Las leyes del mercado.

I. El modelo dialógico:

El concepto fundamental es el diálogo, como intercambio de palabras y racionalidad entre personas libres, iguales y racionales. Es el que cuenta con mayor legitimidad y se constituye en torno a la Ilustración, en los siglos XVII y XVIII.
Actores: Personas racionales, libres e iguales. La racionalidad como la capacidad de comprender y enunciar un argumento que pueda ser a la vez comprendido por otro; y su pretensión de poder enunciar un discurso de validez universal.
Espacio público, es el lugar de expresión del bien común, del intercambio de los discursos que en él circulan y que tienen que ver con el bien común. Se opone al ámbito de las actividades económicas y el ámbito de la vida privada y de la intimidad.
Medios de comunicación masiva, utiliza los medios que más convienen a la circulación de los enunciados. Prefiere el discurso a la imagen.
Lógica: la razón.
Tipos de líderes

Formales:
Los que ocupan un cargo público o posición social formal.

Informales:
los que la gente sigue y reconoce como tales sin necesidad de que ocupen un cargo público o posición social formal.

Formas de Comunicación

Las relaciones públicas
Las que se establecen entre los gobernantes y los diversos grupos sociales y políticos. Son determinantes en la comunicación política, a través de ellos se tienden puentes directos entre gobernantes y gobernados; entre sectores (públicos o privados).

Oratoria y demagogia
La oratoria, es el arte de la elocuencia que tiene como propósito convencer. Forma parte de la retórica, considerada como el arte que enseña las reglas del buen decir. Un buen orador debe ser capaz de llevar a quien lo escucha del plano psicológico al plano lógico (convencerlo), para lo cual cuenta con recursos técnicos llamados “figuras retóricas” (67).
La elocuencia, se refiere al talento que algunas ´personas tienen para deleitar o persuadir por medio de la conversación o la escritura (: 67). Un buen político debe tener la capacidad para impresionar a su auditorio. Los líderes actuales deben aprovechar todas las posibilidades que los medios ofre3cen para lograr establecer contacto con los ciudadanos, para lo cual debe prepararse adecuadamente.

La propaganda
Consiste en toda acción organizada para difundir una idea, opinión, doctrina o religión. Es un elemento necesario para la difusión de valores, el cambio de actitudes y la información en cuanto a las propuestas de los partidos políticos como cuerpos de doctrina social. Se utiliza para difundir información tendiente a convencer al receptor de la validez de ciertas ideas, acciones o propósitos de la autoridad, con el objetivo de lograr fines particulares que beneficien más a determinadas personas y organizaciones. Tienden a influir y manipular la conciencia de los ciudadanos, aprovechando que muchas veces éstos no saben lo que en realidad desean

La manipulación
Va encaminada a motivar la acción vía la manipulación de las emociones.

Comunicación política indirecta y directa

Indirecta, cuando se hace a través de los medios informativos convencionales es un mensaje indirecto. En este media la figura de un profesional independiente.

Directa, los partidos y las instituciones públicas disponen de periódicos y revistas que transmiten sus mensajes. (: 361) También cuentan con la figura de la “vocería”. Son publicaciones que incorporan el mensaje sin la mediación de un profesional independiente.

La comunicación política siempre tiene una intencionalidad.
Intentar gobernar sin el concurso de los medios de comunicación masiva, en la actualidad,
es tarea inútil.
Gestionar y comunicar constituyen dos facetas inseparables de la actividad política. Para poder gestionar es necesario ser elegido y para ello hay que lograr la confianza de los administrados mediante una adecuada comunicación.
Una buena capacidad para comunicar es indispensable para alcanzar
el poder político.

Diferencia entre persuación y convencimiento

Persuasión: Es una propuesta que apela a mecanismos psicológicos sin que intervenga decisivamente la razón. Tienen que ver con las emociones e implica una actitud pasiva, irracional e irreflexiva.

Convencimiento: debe aportar pruebas claras para obtener la adhesión de un ser razonable. Requiere una revisión crítica de los argumentos. Implica una actitud activa, racional y reflexiva.

El convencimiento no es periodístico, mientras que la persuasión sí lo es.

La persuasión periodística se basa en la visión kantiana de que la opinión humana es algo efímero, y, por tanto, mutable, por lo que con un mensaje persuasivo es posible influir decisivamente sobre la opinión pública y lograr cambios importantes. Pero para lograrlo no todo es válido. El periodismo persuasivo tiene el límite ético que lo separa de la simulación, la tergiversación, o la ocultación de datos que distorsionan la realidad. La persuasión pretende inducir hacia un planteamiento, pero no es manipulación.

Hoy la sociedad dispone de unos medios de comunicación interpersonal que han dejado obsoletos procedimientos de comunicación política que habrían tenido éxito tan sólo una década antes. En la actualidad, el comunicador político se encuentra ante una ciudadanía que se comunica en tiempo real a través de nuevos medios de información de acceso individual que les transmite otra versión de los hechos, apoyada por las redes sociales.
Rasgos virtuosos y los perversos de la función de los medios
entre políticos y ciudadanos

Rasgos virtuosos: a) Sin los medios de comunicación la política sería un tema aún más lejano para los ciudadanos. Acerca la política a los ciudadanos. b) Contribuyen a mantener a la ciudadanía informada oportunamente. c) Sin ellos sería imposible informar a todos los ciudadanos. d) Los medios funcionan como contrapeso al poder político.
Rasgos perversos: a) La preponderancia de los medios como propagadores de información política conlleva la supeditación de los ciudadanos a los medios. b) Los medios suelan no cumplir con su función de intermediación entre medios y ciudadanos. c) Los medios confeccionan la agenda de temas políticos en función de sus propios intereses y la propia lógica de los medios, lo que supone la fragmentación del discurso político. d) Los profesionales de la política y sus instituciones quedan supeditados a los formatos y modos impuestos por los medios. e) El sometimiento de la política a las exigencias del marketing, lo que lleva a la producción de discursos huecos para súbitas audiencias. f) La parcialidad con la que los medios difunden la política al mostrar sólo una parte de la realidad y al tomar partido en que cada asunto que difunden. g) En ocasiones las preferencias, fobias o prejuicios de reporteros y directivos de los medios se sobreponen a la claridad en la exposición de dichos y hechos del mundo político

ETAPA DEL PODER DE LOS MEDIOS
Los 3 poderes que sustituyeron al ejecutivo, legislativo y judicial
son el
económico, el mediático y el político


El doble poder de los medios consiste en:

1. Ser la arena donde se debaten los asuntos públicos.
2. Ser un actor de gran peso en la configuración de la agenda pública de discusión.
A lo anterior se suma el hecho de que los medios pueden ser percibidos como un poder con intereses propios y con una capacidad enorme para construir y destruir la reputación de los políticos o condicionar su actuación.


La democracia no existe si no existe un control sobre la televisión
(Karl Popper)

El poder de los medios en América Latina se ejerce sin los contrapesos o los controles propios de todo poder constituido. Existe en las sociedades latinoamericanas una difusa percepción de que los medios son el único poder que se puede ejercer sin auténticos elementos equilibradores.

Los dos reduccionismos que genera la cultura informativa
creada por la TV son:

1. Comprimir la complejidad de los asuntos públicos en historias de dos minutos y medio (la cultura del fulltrack).

2. Establecer la primacía de la imagen.

3 teorías en torno al papel de los medios en la sociedad contemporánea.

1.1. La visión orweliana (George Orwell)
según la cual los medios tienen propiedades físicas, incluso metafísicas, para manipular a la sociedad y sus conciencias. Esta visión está progresivamente cayendo en desuso, pues supone dos condiciones contrarias a la sociedad abierta: Un centro difusor unificado de mensajes y contenidos; y una sociedad acrítica sin capacidad de diferenciar información de propaganda.
2.
La teoría de los líderes de opinión
, donde la manipulación burda deja paso a la inducción más refinada. Esta teoría descansa en dos supuestos:
a) Un universo enorme de información.
b) Actores con capacidad de interpretación e inducción de la información que pueden ser: conductores de espacios informativos, editorialistas, profesores, sacerdotes, líderes empresariales, artistas y otros grupos sociales.
3.
La teoría de acuerdo con la cual los medios son fijadores de la agenda pública, e
stá visión es la más englobadora y supone 4 condiciones:
1. Una masa de información ingente.
2. Grupos –políticos y económicos- que tienen interés en presentar la información con un sesgo, o incluso, omitir ciertos aspectos de la misma y no otros.
3. Líderes de opinión orientados en diversas direcciones. Éstos deben reducir la complejidad y darnos ideas a discutir.
4. Una capacidad de los medios para definir temas e interlocutores.

Los abismos en los que tienden a caer los contenidos de los medios
en una sociedad democrática son:

a) El infoentretenimiento, tentación y coartada permanente para la TV, en la que mezcla la información con el entrenamiento, supuestamente para que el ciudadano no se aburra, restando importancia y trivializando lo que se discute en torno al interés personal, de grupo y nacional.
b) El prejuicio oligárquico de suponer que las capas populares no pueden tener acceso a información de calidad y suficiente y que a ellos sólo se les debe dar información chatarra.
c) Que los medios de comunicación tiendan a aislarse de la sociedad y de la realidad al conformarse con la información de otros medios, supliendo la observación directa por una observación indirecta y secundaria basada en la visión de otros medios.
d) Que las entrevistas hechas por los comunicadores se conviertan más en un rol de entrevistas que una conversación entre el actor de la noticia y el comunicador, en la que el actor va de medio en medio repitiendo básicamente lo mismo a partir del mensaje que él mismo quiere dejar en la opinión pública, dejando fuera la pericia del entrevistador y la centralidad del hecho en cuestión.
e) La aldeanización de la información que supone la jerarquización de los contenidos en función de una agenda informativa local en temas como el tránsito vehicular o la nota policíaca. Y segundo, concentrar la agenda en asuntos internos que empobrecen el debate nacional.
f) Los medios tienden a recoger frases hechas y reacciones, en ocasiones en detrimento de los mismos hechos. La noticia en este caso es la pugna entre actores y no el hecho en sí.
g) El que los medios se vuelvan militantes renunciando a su condición de espacio natural para la deliberación y se conviertan en órganos de partido o pretendan representar sólo sus intereses de grupo.

Los políticos a menudo aciertan al engañar al público y los periodista a veces fracasan en su tarea para descubrir y describir la información relevante y conocible que acompaña al discurso público.
Cuatro efectos de transformación de la lógica mediática que inciden en el ejercicio del liderazgo:

1. La prevalencia de los personajes sobre los partidos y de la imagen política sobre las cualidades reales de los políticos.
2. El papel preponderante de los medios en la creación o destrucción de estas imágenes.
3. El carácter de espectáculo-escándolo de la política, ejemplificado en montajes escenográficos para la difusión de la política.
4. El surgimiento de un liderazgo político compartido con los medios de comunicación y su injerencia en el terreno de la política.
La tecnología ha transformado las relaciones tradicionales
entre gobernantes y gobernados.

1. Ha cambiado la percepción de los atributos que deben acompañar al buen político.
2. El ciudadano se ha convertido en espectador que gusta más de las emociones fuertes que de los argumentos razonados.
3. Se considera natural que el político interiorice a tal grado su función comunicativa que valore más la imagen que las ideas y objetivos del partido al que representa.
4. La influencia de la comunicación política en la construcción de la imagen del político ha cambiado los parámetros que definen la legitimidad, la manera en que se percibe a la política y la forma en que se ejerce el liderazgo.
IDEAS CONTRARIAS A LA POSTURA HABERMASIANA
Diferencia entre opinión colectiva y opinión pública

La "opinión colectiva", entendida como: un proceso social que implica las interacciones de las opiniones expresadas públicamente ... un modelo complejo de opiniones individuales coaligadas que se convierten entonces en una realidad y en una fuerza social por derecho propio, se distingue de la "opinión pública", al ser incluida por ésta última.
Esto es; la opinión pública está formada por una serie de corrientes de opinión una de las cuales puede ser la opinión colectiva de un grupo determinado.
Full transcript