Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La muerte en distintas religiones.

No description
by

Ericka Barrientos

on 5 November 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La muerte en distintas religiones.

La Muerte en
distintas Religiones Erika M. Barrientos Ayala.
Ma. Fernanda Castillo Méndez.
Mijal Ghelman Portnoy. Ateísmo Ateo viene del griego "atheós" que significa "sin Dios".

Todo lo que vive, muere.

Cuerpo y alma son lo mismo, por lo que cuando muere el cuerpo, también muere el alma.

La muerte es algo necesario para la vida; por tanto el ateo la acepta en vez de especular sobre una vida posterior.

El hombre debe construir un mundo justo en esta vida, intentando, que todo el mundo sea beneficiado sin aceptar las injusticias de que un Dios así lo ha querido. La idea de que algo te está vigilando y te puede castigar si has cometido algo malo, no está en la mente del ateo, ya que no necesita que nadie lo premie o lo castigue por lo que hace, sino que como humano intenta actuar coherentemente con sus propios principios, previamente meditados y asimilados.

La muerte es el final de la existencia particular, ya que el cuerpo deja de funcionar y con él todas las ideas y conocimientos que pudo haber tenido.

Los cuerpos se entierran o incineran según los deseos del muerto o familiares. No hacen ningún tipo de ritual, simplemente se les acompaña a los familiares en el duelo. Cristianismo La muerte es un tránsito desde la vida terrenal hacia Dios.

Al morir, el cuerpo se corrompe pero el alma sobrevive.

La muerte es el descanso eterno junto al Creador, aunque para alcanzar el cielo, habrá sido preciso cumplir con los 10 Mandamientos que Jesús dio a sus discípulos.

Tras morir, llega el final de la vida terrena pero no el final total de la vida, debido a que tenemos un alma inmortal creada por Dios que no muere con la muerte sino que pervive en una vida eterna.
Antes de morir, se pide que un sacerdote asista al moribundo o enfermo antes de su muerte para que rece por él y lo unja con un aceite bendito. Este acto ayudará al alma a tener la posibilidad de entrar al cielo.

Al morir se acostumbra velar el cuerpo; orar por el alma del difunto para que alcance misericordia de Dios.

Existe la posibilidad de enterrar o incinerar a los muertos, colocándolo en una iglesia o en un cementerio.

Finalmente cuando el muerto ha sido colocado, se acostumbra ofrecer un novenario de misas por su descanso eterno. Judaísmo Siempre ha existido la idea de la muerte ya que el hombre no es inmortal: "De la tierra vienes y a la tierra retornarás".

La práctica de guardar luto nos lleva a tiempos de los patriarcas al libro del Génesis, que nos relata cómo Abraham se levantó de su duelo al morir su esposa Sara y fue a ocuparse de conseguir un lugar donde enterrarla. EL LAVADO:

Jevrá Kedushá; tiene como misión una partida digna del mundo para el ser humano.
Una característica de los entierros judíos es la ley que establece la «tahará», purificación del cuerpo, mediante el lavado.
Se realiza la preparación del cuerpo, el cual debe estar perfectamente limpio y ser tratado como una Torá, ya que el ritual dice que D-os nos prestó el cuerpo y hay que regresárselo como nos lo dio. Por ello, las mujeres no pueden llevar maquillaje.
Se le efectúan lavados y no hay que abrirlo ni lastimarlo jamás: la sangre no se puede derramar, por ser parte de la persona.
Cuando el cuerpo ya está limpio, se le viste con ropa especial, de manera que todos están vestidos iguales sin ninguna joya u objeto preciado. DESPUÉS DEL ENTIERRO:

Una vez efectuado el entierro, la familia vuelve a casa para guardar el duelo.
El doliente se rasgaba las vestiduras, se sentaba en el suelo y ponía ceniza sobre su cabeza. Muchos no se calzaban en el período de la "Shivá" (los siete primeros días de duelo).
La plegaria especial de recordación a los fallecidos es el "Kadish", que marca la aceptación del doliente de los designios divinos, pues termina diciendo "El que hace la paz en las alturas nos dará la paz a nosotros". Esta plegaria, escrita en arameo, es recitada por los familiares directos, aceptando así lo que Job nos enseña: «D-os dio y D-os quitó, bendito sea su nombre».
Las cajas o ataúdes donde se entierran a los muertos son completamente austeros; están hechos solamente de madera, sin ningún tipo de adorno, pintura, ni clavos. Se les quitan las astillas. Olám HaBá

Según la tradición judía, este mundo (Olam Hazé) es un mundo de apariencias, muy real para nosotros que en él vivimos, pero no es la realidad última.
Como enseñaran los jajamim en el Talmud estamos en un pasillo, o en la antesala, rumbo al recinto principal del palacio, que podríamos denominar como Mundo Venidero, Más Allá, Olam Habá.
El Olam Habá permite una forma de vida superior (en calidad de "vida") que todo lo que podamos gozar en éste. Los rabinos enseñan que "más vale una hora de dicha en el Mundo Venidero que toda la vida en este Mundo" (Abot 4:17).
También el judaísmo afirma que, en algún punto de la historia de Este Mundo, los muertos resucitarán, que D-os devolverá a la vida material a aquellos que han fallecido.
El enfoque judío respecto de la muerte es que se trata de un problema que debe ser resuelto para los vivientes. La muerte, la preparación para la muerte, y el luto, están todos unidos en la vida cotidiana. La esencia del luto no es pesar por los difuntos, sino más bien compasión hacia los sobrevivientes en su soledad. Islam
(Musulmanes) La vida de este mundo es un paso.

La visión islámica recomienda no apegarse con mucha intensidad a la vida de orden material, pero sí vivirla en plenitud y hacer por nuestro paso en la tierra todo aquello que sea necesario para beneficiamos y beneficiar a los demás dando un lugar especial al orden espiritual.

Existe la idea de paraíso e infierno y la persona será remitida al lugar correspondiente según sus obras e intenciones de las mismas. El ser humano se lleva de esta vida nada más que sus obras.

Sólo tres cosas lo seguirán beneficiando después de muerto:
- Una descendencia digna que reza por su alma.
- La caridad que haya hecho y que siga beneficiando a los hombres.
- El conocimiento que haya impartido a otros hombres.

Después de la muerte física, habrá un juicio y un veredicto, luego una condena justa o un premio merecido, y en último caso el Soberano tendrá la última palabra; paraíso o infierno. JUICIO:
El puente Sirat se extiende sobre el infierno y conduce al paraíso.
El juicio se efectúa durante su paso y dependiendo de los actos buenos o malos será el destino del alma.
Después de este breve juicio el alma queda esperando el Juicio Final. Al fallecido hay que bañarlo, amortajarlo, rezar por él y finalmente sepultarlo según las enseñanzas del Corán y de la Sunna (tradición de Profeta Muhammad).

El suelo o tierra del cementerio es la morada natural de los fallecidos.

En algunos casos los cuerpos son sepultados orientados hacia la Meca. Budismo Los budistas hacen hincapié en la importancia de conocer la muerte y tener tiempo de prepararnos para nuestra propia desaparición.

Su manera de prepararse es comportándose de una manera responsable. Esto conduce a la calma, la felicidad y una perspectiva que contribuye a una mente tranquila y controlada en el momento de la muerte.

La muerte es vista como una transición. Es el comienzo de otro capítulo de la vida. En el nirvana el sufrimiento termina, esta es la meta última: apagarse o extinguirse. Más allá de la muerte creen que 4 días después de morir el alma se desprende del cuerpo y deberá realizar una serie de éxitos frente a los desafíos cada vez más terroríficos a fin de escapar de la Rueda de la vida. El Samsara es el ciclo de nacimientos y muertes sucesivos de un ser dentro de las diferentes formas de existencia regido por el karma; mientras no haya logrado su liberación del mismo y entrado al Nirvana. Creen que existe un juicio que se ve afectado por el estado de ánimo en el que muera el hombre.

Cuando la muerte ocurre, todas las fuerzas kármicas que el difunto acumuló durante su vida se activan para determinar la nueva forma en la que va a renacer. Tradiciones: Las recitaciones en el lecho de muerte es considerado muy importante, al ser lo último que oirá el moribundo.

Es importante que el cuerpo sea tratado con cuidado y con respeto y que el sacerdote puede ayudar a la mente a que continúe su viaje con calma a los estados posteriores.

Se ora por los muertos hasta 49 días después de fallecer por el periodo de transmigración. Hinduismo Sostiene que existe vida después de la muerte, pero no como la ven los cristianos y musulmanes, en un paraíso no terrenal.

La felicidad o la desgracia que se dan en la vida de las personas son consecuencia de la buena o mala conducta que tuvieron en existencias pasadas.

Hasta que no alcancemos un grado de alta perfección, volveremos a nacer después de nuestra propia muerte en forma de animal o de ser humano, según nuestros méritos.

Para que las personas lleguen a la perfección, el hinduismo desarrolló un conjunto de prácticas llamadas “yoga”, para ejercitar tanto el cuerpo como el espíritu. Hoy gran parte de los hinduistas creen en el sistema de las "varnam" (castas) y por eso suele considerarse que un "paria" (varna inferior) por más bueno que sea apenas podrá reencarnar en un estado algo mejor que el de ser "paria". En cambio se suele suponer que un “brahmán” (varna superior) tiene siempre un destino excelso tras la muerte ya que ha "completado el ciclo de samsara" (ciclo de reencarnaciones) sin importar lo que fue como persona. Tienden a lavar al cuerpo del difunto para purificar tanto cuerpo como alma. Los cuerpos son cremados para que no caigan en la corrupción y las almas asciendan directamente al cielo.

La muerte es un pasaje a otra forma de ser que puede ascender o recaer, y lo que importa es ser lo más virtuosos posibles para ascender y renacer post mortem.

Creen en la reencarnación: Después de la muerte, el alma renace en este mundo, aunque no necesariamente en un cuerpo humano. Es el karma resultante de acciones pasadas el que determina el tipo de renacimiento. La meta final de la vida es la liberación del ciclo de vidas en este mundo material y la entrada en el Nirvana o paraíso.

Creen que pueden salvarse de tres maneras:
1. Cumpliendo con los deberes propios y familiares.
2. Lograr un estado de conciencia (mediante la meditación) en el que nos demos cuenta de la identidad con Brahma.
3. Obtener la ayuda de un dios. Al morir las almas de los cristianos serán juzgadas por Dios según sus actos y dependiendo de cuán buenas y llenas de amor hayan sido, será el lugar que les tocará.
Existen 3 posibilidades para este creyente:

1. Cielo; contemplando a Dios.
2. Purgatorio; purificándose para poder entrar en comunión con Dios.
3. Infierno; quedará definitivamente separada de Dios. Dinámica
Full transcript