Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Los elementos realistas en Madame Bovary

coooool
by

Sukaina El Ouardi

on 9 December 2012

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Los elementos realistas en Madame Bovary

Contexto y autor Conclusión Análisis y ejemplificación de los elementos realistas en
Madame Bovary, de Gustave Flauvert El Realismo en Madame Bovary
ELEMENTOS REALISTAS APLICADOS A MADAME BOVARY (I) ELEMENTOS REALISTAS APLICADOS A MADAME BOVARY (II) TIEMPO Y ESPACIO CENTRO DE INTERÉS NARRATIVO PERSONAJES Contexto histórico-social El Realismo es una corriente literaria que se desarrolla en Europa en la segunda mitad del siglo XIX, concretamente, entre los años 1850 y 1890, y que florece principalmente en Francia e Inglaterra. Durante estos años se produce la expansión de la Revolución Industrial, que dará lugar a grandes avances tecnológicos en todo el continente, y este nuevo ambiente industrial de las ciudades se verá reflejado en la literatura realista. Este desarrollo también supondrá el nacimiento de dos nuevas clases sociales:
los hombres de negocios que impulsan el capitalismo
los obreros de fábrica, que son sometidos a duras condiciones de vida. Algunas corrientes filosóficas y científicas. en las que se fundamentaba la nueva mentalidad de la época:
El Positivismo: observación y experimentación.
Teorías de la herencia y darwinismo: suponen una visión más mundana del hombre y menos idealizada. Delimitación del Realismo El Realismo, además de estar ligado a los acontecimientos sociales de este periodo, lo está a la burguesía, que logró en el siglo XIX un gran poder económico y social, convirtiéndose en la clase dominante. Los conceptos de posesión y propiedad eran muy importantes en la época, principalmente debido a la influencia del capitalismo.
Según el crítico Levin (1974, 49), la etimología de realismo es “cosismo”, pues el adjetivo “real” proviene del latín res. El género favorito del Realismo es la novela como medio más adecuado para responder a las necesidades de conocimiento de la sociedad, destacando la novela social y la novela histórica. La novela es definida por:
Hegel (1955, 983) como “la moderna épica burguesa”,
y Zola (1971, 118) como “la forme par excellence”. Levin afirma que es la novela realista tendrá influencia de los Flabiaux, debido a su temática, centrada en la vida cotidiana, y a sus personajes, que son de clase burguesa, igual que los escritores del Realismo. El tiempo de los hechos narrados es contemporáneo al de la composición de la novela, y en ocasiones incluye un trasfondo histórico real para los acontecimientos ficticios narrados.
En efecto, el espacio en el que transcurre la obra es el mismo en el que nació Flaubert: los alrededores de la ciudad de Rouen. Del mismo modo, hay que tener en cuenta que descendía de una familia de cirujanos, por lo que tenía suficientes conocimientos médicos como para retratar correctamente a Charles o a Homais. El Realismo da gran importancia al medio ambiente, pues se cree que el hombre está influido por el medio en el que vive. La vida de los personajes se describe de forma minuciosa, gracias a lo cual se crea un clima determinado, para que se adecue al del individuo, su oficio y su psicología. Por ejemplo, descripción detallada de Yonville (cuando los Bovary se mudan) o la descripción del gorro de Charles al principio de la obra. Era uno de esos gorros de tipo heterogéneo, donde pueden encontrarse elementos del morrión, del chapska, del sombrero hongo, de la gorra de nutria y del gorro de dormir, en fin, una de esas rendas desgraciadas cuya fealdad alcanza abismos comparables a los del rostro de un memo. De forma oval y sujeta por ballenas, empezaba por tres morcillas circulares; luego, separados por una franja roja, se alternaban unos rombos de piel de conejo con otros de terciopelo, y a continuación venía una especie de saco rematado por un polígono acartonado con barroca guarnición de pasamanería, del que colgaba, al extremo de un cordón largo y fino, una especie de bellota trenzada con hilos de oro. Estaba recién estrenada y la visera relucía. (1997: 12) El escritor realista, aunque con preferencia por el espacio urbano, ofrece gran diversidad de ambientes. En Madame Bovary, prima el ambiente rural sobre el urbano, aunque también tendremos espacios propios de la ciudad como el hotel en el que Emma y Léon tienen sus encuentros amorosos, el teatro de Rouen, etc. Descripciones detalladas, espacios conocidos y la ubicación de la historia en el marco actual sirven para dar a la obra verosimilitud. Esto contrasta con el escapismo y el exotismo del Romanticismo, que gustaba de escribir sobre épocas pasadas como la Edad Media o el Renacimiento y sobre países de Oriente, considerados misteriosos y llenos de colores y perfumes desconocidos. El centro de interés narrativo procede de las acciones que lleva a cabo el protagonista, generalmente una persona joven, para colocarse favorablemente en el marco social y consolidar su situación o mejorarla. Vemos en Madame Bovary cómo el personaje principal, Emma, está sumida en la insatisfacción por el ambiente mediocre y aburrido en el que vive y el deseo de escapar de él, primero a través del adulterio, y luego con la muerte.
La novela realista no pretende representar teorías abstractas ni tampoco defender una tesis: simplemente describe las peripecias de unos personajes concretos.
Los personajes de la novela realista suelen presentarse tanto desde el punto de vista físico como psicológico o moral. Como ejemplo de descripción física, tomaremos una de Emma Bovary que aparece al comienzo de la novela: La garganta le surgía de un cuello con vueltas blancas. Iba peinada con raya al medio, una raya muy fina que se hundía un poco hacia la curva del cráneo, y las dos crenchas de pelo negro parecían talladas cada una de una pieza, tan lisas eran; dejaban apenas al descubierto la punta de la oreja y luego se fundían en la parte de atrás en un moño abundante, haciendo en las sienes una especie de ondulación, algo que el médico rural era la primera vez que había visto en toda su vida. (1997: 25) La psicología de los personajes, sin embargo, no se transmite de forma tan directa. A través de las acciones, los diálogos y la técnica del estilo indirecto libre, el escritor va formando la personalidad del personaje, haciendo que sea captada por el lector. Así, el Realismo se interesa más por la acción como reflejo de la moral de sus personajes. No gusta de exaltar sentimientos ni mostrar sensibilidad apasionada o melancólica, como el Romanticismo. La novela trata con los personajes de forma que se construye una pintura social que busca retratar las distintas clases sociales. Aunque el centro en Madame Bovary es una familia burguesa de clase media, encontraremos también personas de condición más acomodada (Rodolphe), criados (Justin, Félicité), mendigos o repudiados (el ciego del camino) e incluso miembros de la clase noble (marqués de Andervilliers). Los personajes realistas tienen un carácter individual y un valor social, ya que expresan rasgos propios de su clase o grupo social. Frente al concepto romántico del yo y la importancia de expresar los sentimientos de uno mismo, para el Realismo importa el individuo como ser social, en relación con los demás. Por esta razón, suelen aparecer personajes tipo que, a la vez que individuos particulares, son un ejemplo de los estratos de la sociedad. Por ejemplo, Léon, estudiante joven de clase media, popular, tímido, interesado por la vida urbana, el teatro, el arte, etc.; Rodolphe, prototípico Don Juan, persuasivo, atrevido, conquistador; Rouault, campechano, generoso, familiar; Lheureux, avaro, manipulador, oportunista. Además, como ya hemos mencionado previamente, los personajes son objeto de una minuciosa exploración psicológica del comportamiento. NARRADOR TEMAS Se suele recurrir a un narrador omnisciente que conoce todos los hechos acontecidos y que tiene la facultad de penetrar en la conciencia de sus personajes cuando considera necesario. Esto último se denomina estilo indirecto libre, un recurso en el que se insertan pensamientos de los personajes en la voz del narrador. En la novela de Flaubert, es un método bastante frecuente. Lo que más exasperación le producía era darse cuenta de que Charles no parecía sospechar aquel suplicio suyo. El convencimiento que él tenía de estarla haciendo feliz lo consideraba un necio insulto, y la seguridad con respecto a ella, desagradecimiento. ¿Para qué era ella decente, a fin de cuentas? ¿No era él la traba para su felicidad, el causante de su desgracia y como la afilada hebilla de aquella complicada correa que la ataba por todas partes? (1997: 128) El narrador construye el relato de acuerdo con una causalidad temporal lógica, respetando el orden de los acontecimientos de la historia. Aún así, encontramos el recurso del flashback en Madame Bovary: el capítulo seis está dedicado al pasado de la protagonista en el convento, lo cual se relata después de su matrimonio con Charles. Por otro lado, el narrador realista intenta evitar cualquier tipo de emoción o compasión hacia los personajes: es un narrador objetivo, distante e impersonal. Como ejemplo, hemos escogido la escena del entierro de Emma, que se describe con una falta de implicación total: Llegaron. Los hombres siguieron hasta un punto determinado del césped donde había sido excavada la fosa. Formaron un corro en torno a ella. Y mientras el cura decía unas palabras, la tierra rojiza se escurría por las esquinas y caía sobre los bordes sin ruido ni tregua. Luego, una vez dispuestas las cuatro cuerdas, empujaron el ataúd hasta el borde de la fosa. Charles vio cómo bajaba y seguía bajando. (1997: 382) Aún así, a veces la opinión del narrador es inevitable, ya que por medio de las descripciones el lector puede adivinar cuáles son los pensamientos del autor. Por ejemplo, el boticario Homais, siendo un hombre culto y próspero, es caracterizado de tal forma que a veces resulta un tanto ridículo. LENGUAJE Aunque el Realismo considera el lenguaje como un medio destinado a describir el ámbito de los acontecimientos, las acciones realizadas y los personajes que las llevan a cabo, debemos destacar la preocupación estilística de Flaubert, que revisaba sus textos de forma concienzuda para encontrar “le mot juste” (la palabra exacta). Aunque en teoría el escritor intenta utilizar un lenguaje utilitario, de significación concreta y unívoca, apto para representar la realidad sin ambigüedades ni simbolismos, a veces esta regla se rompe. El narrador, a pesar de dar descripciones detalladas y reproducir la realidad tal y como es, se vale en ocasiones de sutilezas para disfrazar ciertos acontecimientos. Asimismo, con el lenguaje se pretende reproducir los aspectos particulares del habla de cada personaje. Un ejemplo es el del boticario Homais, que, por ser un hombre culto, a veces incluye latinismos en su discurso y utiliza un lenguaje más formal cuando escribe en El faro de Rouen. También podemos advertir un ritmo lento en la narración, de forma que la preparación de las acciones a veces ocupa más espacio que dichas acciones. Como ejemplo tenemos el parto de Emma: después de dedicar un párrafo a la reflexión de Emma sobre si prefiere un niño o una niña, el hecho de dar a luz se describe en una línea.
Pero una mujer está continuamente rodeada de trabas. Inerte y flexible al mismo tiempo, tiene en contra suya tanto las molicies de la carne como las ataduras de la ley. Su voluntad, igual que el vuelo de su sombrero sujeto por una cinta, flota a todos los vientos; siempre hay algún anhelo que arrebata y alguna convención que refrena.
Dio a luz un domingo, al alba, hacia las seis. (1997: 106) Los temas de la novela realista giran en torno de la vida burguesa: sus comportamientos, sus inquietudes y desazones, asuntos relacionados con el dinero o el matrimonio. Es precisamente esta cotidianeidad de la vida burguesa que describe la novela de la que quiere escapar Emma Bovary, por medio del adulterio y finalmente del suicidio. También se refleja el tema del matrimonio por interés (el primer matrimonio de Charles), además de otros temas relacionados con el dinero (gusto por las compras y la posesión de objetos materiales, derroche, endeudamiento, embargos y quiebra). . El lector es capaz de adivinar, por ejemplo, a través de las reacciones de Charles tras la crisis nerviosa de Emma cuando la abandona Rodolphe que es demasiado ingenuo y benévolo e invita a la compasión:
Volvió a perder el sentido y la trasladaron a la cama. Se quedó allí tendida bocarriba, con los labios entreabiertos, los párpados cerrados y las manos caídas, blanca e inerte como una estatua de cera, y de sus ojos brotaban hilos de lágrimas que caían lentos del rostro a la almohada. […]
—Sí, parece que ahora está dormida —dijo Charles, mirándola—. ¡Pobrecita mía! ¡Mi pobre Emma…! Ya volvió a recaer. (1997: 237)

Otro ejemplo lo encontramos en la forma más informal de hablar de la posadera Lefrançois:
—¡No son los muertos de hambre como ese los que a mí me van a achantar! —le interrumpió la posadera cogiéndose de hombros—. ¡Vamos, por favor, Monsieur Homais, a El León de Oro vendrá gente mientras siga abierto! Nosotros sí que tenemos un respaldo sólido, y no el Café Francés, que ya verá usted cómo el día menos pensado amanece cerrado y con un cartel así de grande en la fachada… ¡Vamos, cambiar yo mi mesa de billar! —prosiguió como si hablara para sí misma —, con lo bien que me viene para poner encima la colada y hasta para que, en época de caza, se acueste ahí la gente de paso, que caben hasta seis personas. Pero bueno, ¡qué hace ese pelma de Hivert que no llega! (1997: 90-91) Un ejemplo interesante es la escena en la que Emma y Léon montan en un coche de caballos que va dando vueltas por la ciudad sin descanso, que culmina con la aparición de una mano desnuda por la ventana, tirando la carta despedazada en la que Emma anunciaba su ruptura con Léon. Madame Bovary es una obra realista por excelencia que refleja el día a día de la vida burguesa a través de descripciones minuciosas, realizadas por medio de la observación, un interés por la psicología de sus personajes, un narrador objetivo, etc. Contrasta especialmente con el Romanticismo puesto que se presenta un personaje que sigue estos ideales. Emma podría ser considerada una heroína romántica cuyos actos conducen al fracaso, no sólo de ella, sino de su entorno: los inocentes son castigados (Charles, Berthe), mientras que los culpables quedan impunes (Léon, Rodolphe). Por tanto, el autor censura las prácticas de Emma dándole a la novela un final trágico y a la vez realista. BIBLIOGRAFÍA LEVIN, H. (1974). El realismo francés (Stendhal, Balzac, Zola, Proust). Barcelona: Laia.
FLAUBERT, G. (1997). Madame Bovary. Traducción de Carmen Martín Gaite. Barcelona: Tusquets.
AMBROCIO BARRUETO, F.M. Y DE LA CRUZ MENDOZA, J.J. (2008). El realismo literario. <http://lenguajeltc.files.wordpress.com/2009/03/realismo-literario.pdf>, [consultado el 04-12-2012]: 6-9, 21.
Full transcript