Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El narrador en el relato.

No description
by

GABRIELA VALLEJOS

on 30 August 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El narrador en el relato.

El narrador
El narrador es el sujeto principal en la enunciación de un relato.
Su presencia en el relato se relaciona, pues, con la dimensión del discurso, en donde se sitúan las huellas dejadas en el relato por la circunstancia en la que se produce.
El narrador en el relato.
El narrador
El narrador es el sujeto principal en la enunciación de un relato. Su presencia en el relato se relaciona, pues, con la dimensión del discurso, en donde se sitúan las huellas dejadas en el relato por la circunstancia en la que se produce.
Ejemplos
Al llegar un buen día a tu casa, abrir jovialmente la puerta y encontrar a tu mejor amigo asesinado en el salón, es como para dudar si esta mañana te has despertado. Eso fue exactamente lo que le sucedió al inspector de policía Ernesto Ibáñez.
(Germán Sánchez. “La reconstrucción de los hechos” Baile de disfraces)

Chéspir mira a Paula atareada en extraer la carne del bígaro con un alfiler sin que se le derrame el paquetito que contiene el resto. El puerto de San Sebastián al anochecer. La brisa continua les envuelve en olor a mar y se escucha el chocar de los balandros alineados
(José María Guelbenzu. La noche en casa).

Ejemplos
Ambos comparten el relato en tercera persona
Focalización

cero:
Remite a la visión privilegiada de un narrador omnisciente cuyas posibilidades de conocimiento no tienen límites.
Puede inmiscuirse en la interioridad psicológica de los personajes, penetrar en los antecedentes de la historia narrada o acceder a los detalles más nimios de la realidad representada.
Ejemplo de focalización
interna
Aguzó el oído, pero el silencio era cada vez más espeso y luego comenzó a sentir aquel zumbido del verano. Notaba que el bote se deslizaba sobre el agua y que tropezó dos veces contra algo, presumiblemente contra la costa. Ojalá que se alejase de la costa. ¿O acaso sería mejor saltar sobre ella y desaparecer entre los árboles? No. Esperaría allí a ese hijo de puta. Después de todo no iba a rematarlo por un pato criollo.
(Haroldo Conti. Sudeste, 1962).

Voces en el relato
Pero, en el primer fragmento, el narrador comenta desde su propia situación
En el segundo caso, no hay nada de ello: el narrador cede el primer plano a los hechos de la historia
Evita comentarios que manifiesten una perspectiva propia e incluso utiliza el presente para reforzar el efecto de que los acontecimientos se cuentan ellos solos.
Discurso directo:
Se configura como la cita y el respeto a la literalidad de las palabras del personaje.
Es importante establecer la identidad del personaje como diferente del narrador, algo que se puede lograr mediante marcas explícitas como un verbo dicendi.
Discurso indirecto:
El narrador da cuenta del contenido de un enunciado ajeno, pero desde su propio lenguaje. La marca sintáctica más definida del estilo indirecto es la subordinación de oraciones (uso de “que”).
Ejemplo:
Salieron, y desde la cantonada venía la pregunta de la vieja:
-¿Y no te agrada vivir aquí? ¿Y qué harás, que harás sin la madrina?
Entró una rapaza con una hermanita mentada en su cadera como una cántara
. Pedía, de parte de su madre, que le dijesen la hora.

Monólogo interior:
"Corriente de conciencia".
Plasma directamente, sin presencia del narrador, el discurso interior de un personaje.
Se diferencia del monólogo tradicional ya que es un discurso no pronunciado, que no tiene un destinatario particular.

Monólogo interior
No se puede entender si no se tiene en cuenta la preocupación de la psicología a finales del s. XIX por los procesos mentales no plenamente conscientes.
Se distingue por el recurso a la asociación de ideas en perjuicio del rigor gramatical de la expresión, el fragmentarismo, la sintaxis elemental, y la falta de claridad en el establecimiento de sus referentes:
Ejemplo
¿Y esta malograda de mi hermana, cómo es posible que no haya llegado todavía? No quiero pensar lo peor. Ya empezamos, con el cuerpo caliente todavía. No tiene reparos. Gracias León, ¡cuánto os agradecemos todo! Papá ni se da cuenta y la otra estúpida pensará que lo merece, que es por su bella cara. Y todo esto se lo debemos a mamá. Ella fue la primera que entabló amistad con Bella, cuando niñas. Sí mi reina, voy contigo, donde tú me lleves, donde quieras. Sí, ya sé, papá hablando inglés con León. Yo estoy contigo. ¿Y esa perra? A chacun son destin.
(Ángel Vázquez, La vida perra de Juanita Narboni, 1976)
Panóptico
Ejemplo
Discurso indirecto libre
Consiste en la transposición figurada del discurso, interno o externo, de un personaje a la perspectiva del narrador.
Se caracteriza por el uso de pretérito imperfecto. (era-estaba)
El resultado patente es que el discurso del personaje aflora en el discurso del narrador, tiñéndolo de sus inflexiones características, pero sin que este último pierda por ello su posición de enunciador prioritario.

Ejemplo
Emilia Pardo Bazán, La madre naturaleza, 1887.
En cambio ¡Oh transacciones de la estética!, Gabriel se indignó de que alguien hubiese dudado de la hermosura de Manolita ¡
Manolita! Manolita sí que era guapa
.
Así como a Perucho se le estaba despegando la americana y el pantalón, y su musculatura pedía a voces el calzón de estopa de los gañanes que erigían la meda, a Manolita
(seguía pensando Gabriel)
no le cuadraba bien el pobre vestidillo de lana, y su fino talle y su airosa cabecita menuda reclamaban un traje de cachemir de corte elegante y sencillo, un sombrero Rubens con plumas negras que lo llevaría divinamente
.
Las huellas del narrador
En algunos, las referencias del narrador a sí mismo, a su destinatario o al entorno en el que realiza su narración son prolijas, mientras que en otros parece eludirse sistemáticamente cualquier indicio que apunte a su locutor o a la situación que este ocupa.
Focalización
Se denomina focalización a la manera en que se regula la información narrativa que transmite el narrador.
¿Qué grado y qué tipo de conocimiento exhibe el narrador? ¿Cuál es su posición como perceptor de lo narrado?

Focalización externa:
Se identifica con la propia de un hipotético observador que, siempre desde fuera, contempla las acciones y palabras de los personajes como meras manifestaciones de algo en lo que no puede penetrar.
Focalización interna:
Restringe la percepción del narrador a la de uno o varios personajes.
Ejemplo de focalización cero
Él había notado una leve diferencia entre los dorados. Unos tenían la trompa más alargada y otros, en cambio, la mandíbula inferior hacia arriba, como las tarariras. El primero es el Salminus maxillosus, y el segundo, Salminus brevidens. Él ignoraba estos nombres, naturalmente, pero de todas maneras había advertido la diferencia y prefería al último por su aspecto más agresivo, con aquella magnífica cabeza de oro semejante a un yelmo. Pero en cualquier caso, así se tratara del magnífico Salminus brevidens, cuando todo había terminado y el pez se moría en el fondo del bote, no estaba tan contento como era de suponer, sino más bien triste.
(Haroldo Conti. Sudeste, 1962).
Full transcript