Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Saberes Sociales y Saberes Escolares

No description
by

on 24 June 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Saberes Sociales y Saberes Escolares

Saberes Sociales y Saberes Escolares


La escuela: un mundo aparte.
La vida cotidiana se trata de una realidad compartida con otros hombres con quienes tengo en común no sólo objetivos, sino medios para la concreción de los mismos. Quienes forman parte de mi cotidianeidad influyen en mí y yo puedo influir en ellos. Puedo actuar junto con ellos, nos podemos comprender recíprocamente.

La escuela tuvo la misión de sacar a las nuevas generaciones del círculo de los intereses domésticos y privados, propios de la vida cotidiana

Los asuntos públicos de toda clase, políticos, económicos, culturales, internacionales, científicos y artísticos que afectan a toda la sociedad "sacan al individuo del medio doméstico dirigiendo su atención hacia otros objetos" (Durkheim 1973).

La escuela (y sus recursos: el libro, los mapas, las enciclopedias, etcétera) es como una ventana y un puente hacia otros mundos, muchas veces lejanos y diversos de sus mundos conocidos: la familia, el barrio, los vecinos, etcétera.
Ella permite ver y experimentar otras realidades, otros "paisajes" situados en otros espacios y en otros tiempos.
¿La escuela una amenaza?
Pero esta separación funcional y estructural puede volverse contra la escuela. La escuela se constituyó en un mundo aparte para protegerse de las influencias de una cotidianeidad que se trataba de transformar radicalmente.
"Hacer de cada indio un gentlemen", decía un pedagogo mexicano entre el siglo XIX y el XX (Tenti 1999).
Existen múltiples evidencias que muestran cómo la escuela fue hecha para trascender lo cotidiano y el tiempo presente, para alcanzar valores de todos los tiempos.
La escuela se constituyó en guardiana y dispensadora de verdades eternas, sagradas y, por lo tanto abstractas y válidas para todo tiempo y lugar.
En suma, la escuela enseña verdades, no dudas, vacilaciones, opciones abiertas.

La incontenible irrupción de la cotidianeidad en la escuela: la educación para la vida
Hoy los muros de la escuela ya no son tan sólidos como antes. Los propios niños son los caballos de Troya de otros saberes y ámbitos de vida. Sus lenguajes, sus intereses (y desintereses), sus temores, sus sueños y aspiraciones se introducen de contrabando en la escuela. Las preocupaciones de todos (la violencia, la desocupación y todas las miserias del mundo) quizás queden fuera de los manuales, pero es cada día más difícil franquearles la puerta de entrada a las instituciones educativas. Nosotros mostramos la mejor manera de formar al niño, no podemos proporcionar los medios para realizar este ideal.

Es la educación recomendada por Erasmo la que no prepara para la vida". Es una educación de lujo para una vida de lujo que sólo puede darse una minoría.

Por eso Durkheim prefería la propuesta de Rabelais en favor de una cultura científica, la cual tiene la gran ventaja de obligar al hombre a salirse de sí mismo
Emilio Tenti Fanfani
Es preciso que se le inicie en su naturaleza de hombre, en su totalidad y, como el hombre de un tiempo y de un país no es todo el hombre, es preciso revelarle esta humanidad múltiple, variada, que se desarrolla en la historia, que se manifiesta en la diversidad de las artes, de las literaturas, de las morales y de las religiones. Y, puesto que el hombre no es más que una parte del universo, para que se conozca verdaderamente tiene que aprender a conocer cosas distintas de sí mismo.
Es preciso que en lugar de concentrarse en sí mismo, mire a su alrededor, se esfuerce en comprender este mundo que lo rodea y del cual es solidario.
(Durkheim 1973)
Lo más útil es la cultura general
Hoy es preciso reivindicar, para la educación general básica, la más útil de las culturas: la cultura general. Esta es una especie de manual de uso, de instructivo de nuestras sociedades. Esta es la educación útil para todos.
Programas de enseñanza comienzan con el conocimiento de las bases teóricas del saber, luego se pretende progresar lógicamente hacia la comprensión de la realidad.

El buen método pedagógico aconseja un recorrido inverso: partir de la experiencia y el saber inmediato del aprendiz, es decir, de su conocimiento y de las cosas que lo rodean y le interesan para desde allí ir hacia niveles mayores de abstracción.
Objetivos
El primer objetivo del buen maestro debe ser despertar la curiosidad, el gusto, el amor, la pasión y el deseo de aprender. Una vez generada la necesidad y la demanda de aprendizaje vendrán los conceptos y las definiciones, los esquemas y las clasificaciones, en suma, las teorías y las abstracciones

En materia de enseñanza de las lenguas y la literatura, por ejemplo, es preciso comenzar por la lectura de las obras, no tanto para analizarlas en su lógica genética y estructural, sino para degustarlas, apreciarlas, quererlas. Todo indica que las lecturas escolares deberían ser elegidas en función de los intereses y sensibilidades juveniles e infantiles y no según su interés literario o científico.
Ser cultivado, dice un profesor francés, es haberse encontrado con ciertos textos y haber vivido con ellos una historia de amor. Darle al niño textos para amar, textos para vivir: Si de entrada se practica la masacre analítica de textos seleccionados y fragmentados, si se practica la vivisección literaria armado con un bolígrafo, bajo la forma de las sempiternas explicaciones, lecturas dirigidas, metódicas, etcétera, se pierde la experiencia íntima, la conmoción indispensable del imaginario, de lo maravilloso, que toda narración, todo texto de ficción lleva en sí.

Nuestra enseñanza sufre de una pretensión incorregible, al estilo de esas maestras del siglo pasado que se obstinaban en enseñar a leer a los niños que todavía no sabían hablar.

Si insistimos en comenzar con las teorías y los métodos corremos el riesgo de no llegar nunca al placer y al uso del conocimiento y las obras culturales.
Pero en la educación general básica debemos enseñar lenguaje para todos los ciudadanos, tanto para los futuros alumnos de literatura como para los futuros choferes de ómnibus, carpinteros, ingenieros, vendedores, peluqueros, economistas, administradores y hasta desempleados.
Con las matemáticas sucede lo mismo.
La teoría no es más que un sistema de categorías de pensamiento y análisis. En última instancia es un lenguaje que sirve para hacer cosas: producir conocimientos.
Los manuales tienden a albergar un saber teórico, abstracto, formalizado, institucional, pletórico de jergas, esquemas con flechas que vienen y van, los cuales, en vez de simplificar y facilitar la comprensión la complican, sin el menor atisbo de investigación original, adornados con recuadros donde se incorporan documentos, citas totalmente despojadas de sentido como de contexto, que apenas es útil para los profesores, pero no para chicos de 11, 12 o 15 años.
Las necesidades básicas de aprendizaje hoy: lo que habría que saber
Pero una cosa es el currículum y otra los aprendizajes reales de los educandos.
Hay ciertos saberes que son básicos porque se deben aprender primero que otros por dos razones: sirven para resolver problemas elementales y porque son la condición ineludible para aprender otros saberes en un proceso que, en verdad, dura toda la vida.

1. Habilidad para comunicarse efectivamente en forma oral y escrita.
2.Comprensión de los principios de la matemática contemporánea y capacidad para aplicarlos a la resolución de problemas de la vida cotidiana.
3.Formación básica en literatura, música, plástica y otras expresiones artísticas y desarrollo de capacidades de percepción, apreciación y producción estética.
4. Estudio de las ciencias humanas y sociales desde una perspectiva integradora
5. Conocimientos básicos en las ciencias naturales
6.Familiarización suficiente con las computadoras y con las tecnologías relacionadas con la búsqueda y utilización de la información.
7.Desarrollo de conocimientos básicos relacionados con el mantenimiento de la salud física en lo personal y lo colectivo.
8.Habilidad para definir problemas y para encontrar soluciones
9.Dominio de un lenguaje extranjero y de su cultura.
10. Desarrollo de actitudes y aptitudes hacia la solidaridad, cooperación, interdependencia y el trabajo en equipo.

Los especialistas, los pedagogos y sus saberes
Mientras que los expertos más reconocidos en los distintos campos disciplinarios en casi todo el mundo tienden a despreciar al problema pedagógico y la pedagogía, los pedagogos no parecen estar a la altura de las circunstancias. En demasiadas ocasiones, en vez de enfrentar los verdaderos desafíos pedagógicos contemporáneos.

La buena pedagogía, la pedagogía necesaria, se interesa por los niños y los aprendices.
El maestro más que especialista en contenidos debe ser un especialista en motivación y seducción. Debe saber despertar la curiosidad, el interés en saber, la pasión por descubrir, el placer y la disciplina de aprender.
Nuestros expertos en didáctica se alejan en la vida cotidiana de la escuela y las preocupaciones de los maestros. Demasiadas veces las jergas y las palabras sueltas reemplazan al verdadero conocimiento.
Full transcript