Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

El Jurista y el simulador del Derecho

No description
by

Theo Perez

on 31 October 2018

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El Jurista y el simulador del Derecho

El Jurista y el





simulador del Derecho

Capitulo Primero:

Necesidades del derecho como orden normativo de la sociedad y del estado.

La normatividad jurídica es para toda colectividad humana lo que el agua para los peces, o sea, que dichos elementos son importantes para la vida en sus respectivos casos.

Lo que cambia y debe cambiar constantemente en el derecho es su contenido lo que expresar los cambios sociales.

El derecho es la fuente normativa del estado, es decir el elemento que organiza y estructura la sociedad humana en un entidad estatal.

Capitulo Segundo: Semblanza del Jurista.

Es el jurista es culto del derecho.
El jurista es un garante de la sociedad en cuanto que debe procurar que en ella impere la justicia y la seguridad.
Para cumplir su insigne y excelso cometido social,
el jurista, principalmente como abogado debe ser libre.

La libertad en este sentido significa que no debe estar vinculado permanentemente a ningún sector público, privado o social.

Su libertad profesional lo faculta para atender cualquier negocio independiente.

El abogado no debe ser asalariado de nadie. No debe tener patrón que lo instruya en lo que tiene que hacer.

No es trabajador sino un profesionista
que dirige al cliente en los casos que este solicita su patrocinio.

No debe tener capacidad de obediencia, que es el signo característico del político, sino facultades de mando.

No hay, abogados de empresa ni abogados al servicio del estado.
La libertad profesional es sagrada y muy difícil de ejercer, pero quien la desempeña no puede enajenarla por ningún sueldo por mas elevado que suponga.

Otra característica del jurista es que debe ser autentico.-
la autenticidad se revela en un comportamiento acorde con lo que se piensa y se siente.

Nadie a menos que este engañado confié en el falso o en el hipócrita, estigmas que jamás debe tener el jurista en ninguna de las actividades.



Veracidad.
- es otro de los ingredientes morales del jurista, ser veraz implica simplemente rectitud de pensamiento.

Valor civil.-
de nada serviría la sociedad la sapiencia sin la conciencia de seguridad y firmeza en lo que se cree y sin el propósito de combatir por un ideal,
que en el jurista esta encarnado en la justicia y en la observancia del derecho.

Quien sea apático e indiferente a lo injusto y a lo antijurídico es en gran medida un cobarde aunque sea erudito.

Otra cualidad imprescindible es la honestidad.-

equivale a no ser corrupto. La corrupción es un concepto que engloba varias implicaciones:
corromper equivale a trastocar o alterar la forma de alguna cosa, echar a perder, dañar, sobornar al juez o a cualquier persona con dádivas, viciar pervertir.

Es evidente que el jurista debe tener un hondo sentido de justicia.-
por lo que debemos entender por justicia social que
el culto del derecho no solo tiene que atender la problemática individual sino abarcar las cuestiones sociales ya que es un servidor de la sociedad.

Capitulo Tercero: La cultura jurídica

La cultura jurídica entraña una ciencia y un arte
o sea un saber y un actuar. Por lo tanto, el jurista,
su profesante es al mismo tiempo un científico y un artista.

El derecho como ciencia.-
la ciencia del derecho no estriba en conocer casos concretos, sino
en saber los principios jurídicos conforme a los cuales se deben analizar y resolver.

La ciencia del derecho, es decir jurisprudencia que consiste en la sabiduría (prudentia) de lo jurídico (jus)
. La jurisprudencia se revela como una ciencia, como conjunto de conocimiento o sabiduría respecto de determinadas materias.

b) El derecho como arte.-
el arte es la actividad del hombre tendiente a la realización en el mundo de la concreción de los valores del espíritu. Podemos concluir que
el arte del derecho se revela como la actuación o actividad en la procuración de lo bueno y de lo justo.

El derecho es un arte dinámico no estático, por que el artífice jurídico es por esencia incansable en virtud de que siempre se esta renovando y recreando su actividad por la lucha del derecho, observancia, respeto y perfeccionamiento.

c) El derecho como moral.-
vivir honestamente entraña un comportamiento despegable en diferente esferas de la existencia humana,
exentas de corrupción. No dañar a otro es también postulado moral del derecho.

d) Derecho como fenómeno social.-
sin el derecho no puede existir ni subsistir la sociedad.


Capítulo cuarto:
tipología del jurista

El jurisconsulto .-
es
equivalente al jurisprudente, pues ambos denotan sabiduría del derecho o jurisprudencia
. Con toda razón Eduardo J. Couture en uno de sus célebres mandamientos advertía:
“Estudia: el derecho se transforma constantemente, sino sigues sus pasos serás cada día un poco menos abogado o jurista ”.

Se han observado a muchos licenciados y doctores en derecho, que en atención a diferentes causas se han alejado de la ciencia jurídica en sus actividades cotidianas.
No son ni abogados, ni jueces, ni profesores de derecho y mucho menos jurisconsultos. La ambición del poder, el relumbro burocrático o en anhelo de hacer dinero,
eliminan su débil y poco arraigada vocación convirtiéndolos en jurisignorantes.

Por otro lado las
buenas leyes son obra de los jurisconsultos.

El jurisconsulto debe ser un crítico de la legislación. Exponiendo sus doctrinas jurídicas en libros, tratados y obras escritas en general, realizando así una trascendente tarea social.

El jurisconsulto lo podemos resumir como:
el ser humano que mediante la sabiduría del derecho pone su razón, su voluntad, su fe y su emoción al servicio de lo que honesta y sinceramente cree justo y recto.


b) El Abogado.-
Debe ser jurisprudente, un sapiente del derecho. Sin los conocimientos jurídicos no podría ejercer digna y acertadamente su profesión.

La vocación por si sola no hace al abogado aunque se posea el grado de licenciado o doctor.
El abogado debe tener talento jurídico e inteligencia.

Como ya comentamos el abogado
debe ser libre.

Debe ser emotivo, ya que la emotividad es el gusto por la profesión nutrido por el sentimiento de justicia.

El abogado que trabaja a disgusto, sujeto a un horario, se reutiliza e incide en la mediocridad, enemiga de la grandeza.

La rectitud de conciencia y de la honestidad, son las armas que tienen el abogado para emprender la lucha que tienen en su actividad.

“Quien oculta la verdad, la teme, por que la verdad vence todo” esta frase siempre la debe tener presente los abogados.

c) Le maestro del derecho.-
debe ser jurisprudente por que “nadie enseña lo que no sabe”

El maestro de derecho se realiza en dos ámbitos: la enseñanza y la educación jurídica.

Enseñanza:
consiste en la
transmisión de conocimientos sobre el derecho
, se debe
estudiar permanentemente
a efecto de ampliar,
profundizar y actualizar sus conocimientos jurídicos.

Educación jurídica:
suele impartirse en la conferencia,
en la exposición de clases y en la obra escrita,
pues comprende
la docencia y la investigación
.

El maestro del derecho debe tener fe ardiente e intenso amor por el derecho y sus valores humanos para contagiar con estos sentimientos a sus alumnos.
Por tal motivo
en su exposición debe ser emotiva y con pasión.

El catedrático debe ser abierto, debe transmitir sus ideas hacia sus alumnos, discutir con ellos temas culturales diversos, desmenuzarse intelectualmente y transmitir lo que sabe en su terreno.

Por ello,
el político metido a profesor universitario,

por mas brillante que sea, será un docente que no se entregue íntegramente a la enseñanza.
El maestro que esta metido en la política defrauda a sus alumnos que requieren sinceridad, autenticidad y veracidad en sus mentores. Ya que
el político actúa con cautela que la veracidad y la autenticidad que requiere todo maestro del derecho.

d) El Juez.-
El juez no administra justicia pese a lo que tradicionalmente se ha sostenido.
Su deber consiste en aplicar el derecho,
diciéndolo al dirimir las controversias que las partes contendientes en un litigio le plantea (juris dictio) y
decir el derecho no es hacer justicia sino acatar sus normas que pueden ser justas o injustas.

De ahí que el
juez debe juzgar conforme a las leyes y no según sus ideas, sentimientos o concepto de justicia.

El juez que no escucha al abogado, que no se interesa por el caso que se le trata por que ya lo tiene resuelto en su mente obscura
, ese pseudo-juez exhibe su inseguridad, su desconocimiento del derecho o su corrupción . E
n síntesis, un falso servidor del derecho y de la justicia y, por consiguiente una lacra social que debe extirparse.

Los buenos jueces
dentro de un autentico estado de derecho donde impera realmente el principio de justicia
llegan a constituir un importante factor de gobierno en que la sociedad deposita su confianza.
Son ellos los baluartes de la democracia y no los políticos.

Capitulo Quinto:
El simulador del derecho

a) Condiciones generales.-
la simulación es la acción de fingir o imitar lo que no se es.

El simulador hace de su vida una farsa, o sea, una comedia.

La audacia del simulador lo convierte en un farsante ante quien lo conoce buscando su aplauso y su admiración.
No tiene vocación por la cultura, se aleja del estudio. Los libros no le interesan pues su objetivo no es saber sino la obtención de ganancias económicas o personales.

b) El simulador como espécimen contrario al jurista

El simulador del derecho aunque posea titulo de licenciado o doctor, no es ni jurisprudente ni abogado ni maestro del derecho, ni juez.

Tenemos que resaltar que el simulador del derecho no es la persona que realiza actividades fuera del campo jurídico aunque tenga la licenciatura o el doctorado correspondiente.
En este caso se trata de un “no jurista”, pudiendo ser político, funcionario público, banquero u hombre de negocios en general. Cuya falta de vocación por el derecho lo haya proyectado fuera de la esfera. En estos casos no actúa como jurista en ninguno de los tipos que se han mencionado por tanto no se le puede señalar como simulador.

Finge atributos intelectuales en los círculos de admiradores ingenuos o ignorantes que se dejan sorprender por sus palabras.
Estos círculos están formados por sus alumnos, si los tienen, por sus amigos y familiares.

Ante los verdaderos jurisprudentes el simulador asume una cautelosa actitud de silencio.

Por si solo es incapaz de resolver un problema de derecho y recurre a quienes le puedan proporcionar el dictamen respectivo, que acostumbra adjudicarse así mismo.
Su vanidad llega al extremo de hacer ostentación de conocimientos que no tiene ante la ignorancia de otros.



En el terreno de la abogacía.-
el simulador no es
un verdadero abogado por que no sabe litigar aunque presume ante terceros que no lo conocen a fondo de ser un hábil postulante.

Alaga a jueces, secretarios y empleados de los tribunales con los que empeñosamente traba relaciones casi familiares.
Los frecuenta y agasaja para capturar su simpatía . Los saluda con abrazos estruendosos y con risas y carcajadas, procurando inspirarles amistad.
Se finge influyente en base a la amistad que dice le brindan los funcionarios judiciales.

Sus relaciones con el personal de los juzgados y tribunales le permiten la tramitación de los negocios que ante ellos se ventilan,
por lo que puede ser un hábil gestor judicial cuyo éxito depende de las relaciones amistosas.

El simulador como maestro del derecho.-

el mal profesor es un simular de buen profesor y esta muy alejado de la excelencia académica. No estudia ni alcanza sus escasos conocimientos.

Si, su labor docente es muy defectuosa, su activad investigación es nula.


Aunque el maestro de derecho sea un portento de cultura y un brillante expositor, su calidad desmerece si
no cumple con sus deberes docentes con asiduidad, si es faltista, si permite que sus auxiliares los sustituya frecuentemente, si posterga su asistencia a clases por compromisos no eludibles, o si evade el dialogo con sus alumnos para no arriesgarse para perder una determinada posición político-burocrática.

El simulador como juez.-
el funcionario judicial que simula o es un ignorante del derecho, o un inmoral es un grave peligro para la sociedad.

Un juez simulador, es un pésimo juez y como señalamos entraña un juez de mayor peligrosidad social que el gobernante corrupto o ambicioso lo utiliza para legalizar sus desmanes e injusticias.

Una de las mas dolorosas maldiciones que se pueden lanzar al hombre es la de “entre jueces simuladores te veas”.

Burgoa tratar de ser como aquella figura Quijotesca: “SER COMO CABALLERO DEL DERECHO Y SOLDADO DE LA JUSTICIA”
Comentario final
Full transcript