Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Piano

Recital de Música Latinoamericana
by

Andrés Ramos

on 7 October 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Piano

Recital de Música Popular Latinoamericana
México
Perú
Paraguay
Chile
Uruguay
Argentina
La Biquina (Rubén Fuentes, 1964)
Cantautora, pintora, escultora, bordadora y ceramista chilena. Recopiló más de 3.000 canciones folclóricas. Fundó el “Museo Nacional del Arte Folklórico”. Fue la primera latinoamericana en exponer individualmente en el museo del Louvre (1964).
Resulta paradójico que se suicidara (5 de febrero de 1967, a los 49 años de vida), un año después de haber compuesto este maravilloso canto a la libertad de vivir, a mirar el pasar del tiempo y el camino que hemos dejado en años; un agradecimiento a la existencia, por tantas bendiciones: la vista, el sonido, el lenguaje, la marcha, el corazón, y finalmente la risa y el llanto, que son la materia prima de su “propio canto”.
Gracias a la Vida (Violeta Parra. 1966)
El Pájaro Campana (recopilación del arpista Félix Pérez Cardozo)
La Cumparsita
(Gerardo Matos Rodríguez, Pascual Contursi. 1915)
Alfonsina y el mar (Ariel Ramírez y Félix Luna. 1969)
Andrés Ramos
Voy a dormir
“Dientes de flores, cofia de rocío, manos de hierbas, tú, nodriza fina, tenme puestas las sábanas terrosas y el edredón de musgos escardados.
Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame. Ponme una lámpara a la cabecera, una constelación, la que te guste, todas son buenas; bájala un poquito.
Déjame sola: oyes romper los brotes, te acuna un pie celeste desde arriba y un pájaro te traza unos compases para que te olvides. Gracias… Ah, un encargo, si él llama nuevamente por teléfono le dices que no insista, que he salido…”
Alfonsina Storni Martignoni
(Sala Capriasca, Suiza, 22 o 29 de mayo de 18921 –
Mar del Plata, Argentina, 25 de octubre de 1938)
El Día Que Me Quieras (Carlos Gardel, Alfredo Lepera, 1935)
En el libro “Gardel en Nueva York”, que escribió el gran músico y director de orquesta Terig Tucci, éste nos cuenta que la canción, nació el 25 de marzo de 1935. Dice Terig Tucci que la única manera en que Gardel podía componer sus canciones era cantándoselas al músico para que éste las anotara en el pentagrama.
Cuenta el autor que Gardel se enfadaba cuando se le ocurría una frase musical y no encontraba a quién dictársela. Así que Tucci se inventó un modo de anotar las melodías que se le ocurrían a Gardel: Consistía en marcar las teclas del piano con pedazos de papel en los que Gardel iba identificando las notas de su melodía con las letras del alfabeto. Cuando llegaba Terig Tucci a la casa de Gardel, todos los días encontraba el piano empapelado.
La Cumparsita es un tango uruguayo, y está considerado el tango más difundido a nivel mundial. La melodía fue creada y escrita entre finales del año 1915 y principios de 1916 por el músico uruguayo Gerardo Matos Rodríguez (en ese entonces estudiante de Arquitectura) quien asimismo creó una letra en 1926, dos años después de la letra del argentino Pascual Contursi, más conocida por su mayor difusión; así pues, La Cumparsita es la “historia de dos orillas”: las del río de La Plata, en 2 países diferentes, pero hermanados por la historia, y sobre todo, por el tango.
“...En ese misterio de sol y de selva
de agreste romance de india y mensú
llegaron tus manos a mi tierra gaucha
tejiendo armonías, ¡oh! “mita guazú”.
Acunando ensueños se nos va la vida
y el viajero parte para no volver.
Hoy el arpa india se quedó dormida
como una guaranía que no pudo ser”.
Versos del gran Athaualpa Yupanqui, dedicados a Félix Pérez Cardozo
El Pájaro Chogüí (Guillermo Breer. 1945)
Arraigada en las memorias venezolanas, por la interpretación del recientemente fallecido, Néstor Zavarce, narra la mágica historia del indiecito Guaraní, que se encontraba encaramado en un árbol y sobresaltado por el grito de su madre perdió apoyo y cayendo se murió. El indiecito convertido en chogüí, regresa todos los días a su casa, acompaña a su madre al trabajo y va a los naranjales a picotear las naranjas que son su fruta preferida.
Tras la simpleza de la narración y la fantasía de la leyenda, se esconde una gran lección para los padres: la de respetar el derecho de los hijos a dejar volar sus sueños, en esta vida y no en la otra.
Fina Estampa – La Flor de la Canela
(Chabuca Granda. 1953)
Brasil
Samba de Verano (Marcos Valle, 1966)
Chica de Ipanema (Tom Jobim y Vinicius de Moräes, 1962)
Tico tico no fubá (Zequinha de Abreu, 1917)

Tom Jobim, Joao Gilberto y Vinicius de Moräes
Brasil
La joven que inspiró a Vinicius de Moraes y Tom Jobim, Helô Pinheiro, debió apresurar su boda para aplacar los celos de su novio.
50 años después, es una empresaria y conductora de tv, que a sus 67 años conserva la frescura, espontaneidad y elegancia que fascinó a los maestros de la música brasileña medio siglo atrás.
Colombia
La Gata Golosa (Fulgencio García, 1890)
Al pie de uno de los cerros que limitan a Bogotá por el lado oriental y en el Paseo del agua Nueva, existía una finca de un señor francés a la que le había dado el nombre de “La gaité gauloise”, lo cual, traducido al español equivale a la “alegría gala”.
La mayor parte de la gente que no tenía conocimiento alguno del idioma francés, ignoraba su correcta traducción y entendían que allí decía “La gata golosa”.
La canción fue escrita por Fuentes después de un paseo por la playa en donde su hijo le comentó que las mujeres que llevaban bikinis deberían llamarse "bikinas".
Granada
El maestro Agustín Lara jamás visitó Granada, a pesar que el General Franco, le regaló una casa allí, en 1965.
Puerto Rico
María Cervantes (Noro Morales, 1947)
«El Rey de la Música Latina en Nueva York»
Cuba
Siboney (Ernesto Lecuona, 1919)
Para Vivir (Pablo Milanés, 1967)
Poema para ser cantado; es una especie de puente entre el Feeling de los años 60 y la Nueva Trova de los 70. Presenta elementos característicos del son cubano: como la anticipación del bajo y la melodía en contratiempo, los cuales, incorporados a la canción, hacen que conserve todo el tiempo, el sabor cubano, a pesar de su lirismo e intimidad.
El Carite (Rafael González, 1926)
Venezuela
El Diablo Suelto (Heraclio Fernández ,1851–1886)
En Venezuela existe la expresión "El Diablo Suelto en Carora", que corresponde a hechos históricos violentos ocurridos en la ciudad de Carora en el siglo XVIII. La expresión aún permanece vigente para significar, como nos dice el filólogo Ángel Rosenblat, que: "pasan cosas extraordinarias, que todo sale mal, que hay desbarajuste, desorden, revueltas, en los pueblos o en las familias".
Venezuela
(Pablo Herrero y José Luis Armentero,1970)
"No es cierto que no hayamos conocido ese maravilloso país. Estuvimos en Caracas antes y durante la grabación, viviendo en Las Mercedes. Los fines de semana íbamos a la playa de Higuerote a descansar. Volvimos varias veces, una de ellas para producir el disco de "Pavo Real". Conocemos Maracaibo y Canaima, la sabana y el Caribe. De eso se llenaron nuestros ojos. Creo que soy venezolano de adopción por que yo quiero y deseo serlo y esa canción me salió del alma. Tienen un fabuloso país, magnífico en sus contrastes y en sus paisajes pero lo mejor de todo....su gente. Un beso para todos".
Pablo Herrero."
Alfonsina y el Mar
Ariel Ramírez
Por la blanda arena
Que lame el mar
Su pequeña huella
No vuelve más
Un sendero solo
De pena y silencio llegó
Hasta el agua profunda
Un sendero solo
De penas mudas llegó
Hasta la espuma.
Sabe Dios qué angustia
Te acompañó
Qué dolores viejos
Calló tu voz
Para recostarte
Arrullada en el canto
De las caracolas marinas
La canción que canta
En el fondo oscuro del mar
La caracola.
Te vas Alfonsina
Con tu soledad
¿Qué poemas nuevos
Fuiste a buscar?
Una voz antigua
De viento y de sal
Te requiebra el alma
Y la está llevando
Y te vas hacia allá
Como en sueños
Dormida, Alfonsina
Vestida de mar.
Cinco sirenitas
Te llevarán
Por caminos de algas
Y de coral
Y fosforescentes
Caballos marinos harán
Una ronda a tu lado
Y los habitantes
Del agua van a jugar
Pronto a tu lado.
Bájame la lámpara
Un poco más
Déjame que duerma
Nodriza, en paz
Y si llama él
No le digas que estoy
Dile que Alfonsina no vuelve
Y si llama él
No le digas nunca que estoy
Di que me he ido.
Matilde Lina
Leandro Díaz, el compositor, y Matilde Lina, se conocieron en Manaure de la Montaña un día de 1964. Ambos se encontraban de visita en la casa del compositor Juan Manuel Muegues, quien era primo hermano de ella y amigo de él. Muy pronto, Leandro empezó a cortejarla. Matilde Lina lo aquietó con una advertencia radical: él tenía más chance de achicar el río Marquezote con una totuma que de conquistarla a ella. Primero, porque ella era una mujer casada, y segundo, porque él tan solo le despertaba un sentimiento de amistad. En aquel tiempo ella acababa de cumplir 29 años, y aunque Leandro la pretendió desde el primer momento, el amor de los dos estaba predestinado a ser imposible porque Leandro, el muy descarado, tenía entonces dos mujeres de planta y una provisional. ¡Y eso que es ciego de nacimiento!
Hoy, a los 86 años, él, con una progresiva sordera y ella, de 67, continúan siendo amigos: “Lo adoro tanto que si él se muere primero que yo, me voy a pie desde mi casa hasta el cementerio”.
Bueno, ahí sí lo mejor es que se vaya caminando, para que sonría la sabana.

Un mediodía que estuve pensando (bis)
En la mujer que me hacía soñar
Las aguas claras del Río Tocaimo
Me dieron fuerzas para cantar
Llegó de pronto a mi pensamiento
Esa bella melodía.
Y como nada tenía
La aproveché en el momento (bis)
Este paseo es de Leandro Díaz (bis)
Pero parece de Emilianito
Tiene los versos muy chiquiticos
Y bajiticos de melodía
Tiene una nota muy recogida
Que no parece hecho mío.
Y era que estaba en el río
Pensando en Matilde Lina (bis)
Este sentimiento se hizo más grande (bis)
Que palpitaba mi corazón
El bello canto de los turpiales
Me acompañaba esta canción
Canción del alma, canción querida
Que para mí fue sublime.
Al recordarte Matilde
Sentí temor por mi vida (bis)
Si ven que un hombre llega a la Jagua (bis)
Coge camino y se va pa´el Plan
Está pendiente que en la Sabana
Vive una hembra muy popular
Es elegante todos la admiran
Y en su tierra fama.
Cuando Matilde camina
Hasta sonríe la Sabana (bis)
Matilde Lina
Ayer salió la lancha Nueva Esparta,
salió confiada a recorrer los mares,
encontró un pez de fuerzas, muy ligero,
que rompe los anzuelos y revienta los guarales (Bis)

Como la costa es bonita
yo me vengo divirtiendo,
pero me viene siguiendo
de fuera una piragüita (Bis)

Ayer salimos muy temprano a pescar,
nos fuimos juntos todos los pescadores,
y entre las olas Io vimos saltando,
que iba persiguiendo a los voladores. (Bis)

Un marinero al verlo se alegró,
a este sabroso pescado de los mares
y en seguida les dijo a los muchachos:
"Preparen los arpones y tiren los guarales". (Bis)

En los ramales del golfo lo pescamos,
en lo profundo del mar donde viv¡a
y lo pescamos en la "Nueva Esparta"
para presentarlo hoy con alegría. (Bis)

Señores todos, les damos las gracias,
los pescadores se van a marchar,
nos despedimos con este Carite
que le presentamos en este lugar. (Bis)
Full transcript