Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Literatura española: Siglo XV. Contexto histórico y principales manifestaciones literarias

Contexto histórico social
by

Michele Vio

on 21 January 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Literatura española: Siglo XV. Contexto histórico y principales manifestaciones literarias

Contexto histórico - social
EL ROMANCERO
Siglo XIV-XV
LOS CANCIONEROS

- colecciones de poesía compiladas bajo la protección de nobles e incluso reyes
- Cancionero de Baena
POETAS del Siglo XV
- FERNÁN GÓMEZ DE GUZMÁN (1376-1460)
- ÍÑIGO LÓPEZ DE MENDOZA, MARQUÉS DE SANTILLANA (1398-1458)
- JORGE MANRIQUE (1440-1479), Coplas por la muerte de su padre
- JUAN DE MENA (1411-1456), Laberinto de Fortuna
Literatura española
1) Siglo XV. Contexto histórico y principales manifestaciones literarias
Principales
Manifestaciones
literarias
Los romances se pueden dividir en diversos grupos en base al tema tratado:
- romances de tema épico-nacional
- romances fronterizos (sobre las batallas de la Reconquista y otros sucesos contemporáneos)
- romances de tema francés
- romances bíblicos o de antigüedad clásica
- romances novelescos y líricos (que hablan generalmente de amor)
A pesar de la tensión política y social que reina en toda la Península, en la corte y los palacios se siente necesidad de cultivar las artes y la lectura, al calor del incipiente humanismo y de la propagación de la cultura. En este ambiente cobran éxito sin dificultad los cancioneros, colecciones de poesía compiladas bajo la protección de nobles e incluso reyes, que responden a los nuevos gustos y costumbres. En el siglo XV el noble no es ya solamente guerrero y político, sino también cortesano, mecenas y cultivador del arte. Juan II, por ejemplo, tiene a su alrededor una verdadera “corte literaria”.
Los cancioneros proliferan durante la segunda mitad del siglo XV y los diferentes tipos de manuscritos y la decoración que presentan indican los distintos estratos sociales a los que van destinados. En estas condiciones, el converso Alfonso de Baena, dedica el cancionero que lleva su nombre al rey don Juan, en el año 1445. El Cancionero de Baena es una abultada antología que inclute poetas y poemas desde 1370 y una amplia gama de composiciones, desde las cantigas gallegas a poemas alegóricos de influencia dantesca, pasando por cancioncillas amorosas, obras de contenido moral y religioso e incluso textos políticos y sociales; es decir, todo el espectro de manifestaciones poéticas y poetas del siglo XV.



Bajo el reinado de Juan II –treinta años en los que, no se olvide, el poder efectivo está en manos de Álvaro de Luna- florece todo un grupo de importantes poetas que, con la excepción de Juan de Mena, pertenecen todos a un mismo clan familiar y oligárquico: Fernán Pérez Guzmán, sobrino del canciller Ayala; Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana, sobrino del primero; Gómez Manrique, sobrino del marqués y tío de Jorge Manrique, quien ya vive durante los reinados de Enrique IV e Isabel I. Todo el clan fue enemigo jurado de Álvaro de Luna, de su política y de su clase, y contribuyeron a la caída de este y a la crisis de la monarquía.

JORGE MANRIQUE (1440-1479)

Sobrino de Gómez Manrique, fue soldado y murió durante una batalla defendiendo a la reina Isabel la Católica. Escribió varios poemas trovadorescos, al estilo de sus contemporáneos, de poca importancia, pero si este autor ha logrado hacerse un hueco en la historia de la literatura castellana es por sus Coplas por la muerte de su padre. En ellas parte de su situación personal para hacer un análisis sobre la vida humana, en particular sobre lo fugaz del tiempo que vivimos, lo huidizo de los bienes materiales, en cómo el presente se nos escapa de las manos y se convierte enseguida en “lo vivido”. Asimismo resulta interesante como, al tratar temas tan trascendentes como la vida y la muerte, coloca en el mismo plano a ricos y pobres, recuperando la idea que ya aparece en otros autores, de que, al final, todos hombres son iguales, independientemente de su posición social o su nacimiento.

- Feudalismo en descomposición

- La lucha por el poder
entre la oligarquía nobiliaria
y la Corona continúa
sin descanso
En la Península Ibérica, como en el resto del continente europeo, las contradicciones del feudalismo en descomposición aumentan de manera notable. La influencia y el desarrollo del humanismo avanzan, aunque lo hacen despacio, ya que a su paso encuentran la vieja coherencia religiosa, mientras que las predicaciones franciscanas se manifiestan con gran fuerza en Europa, si bien llegan a España en tono menor. Las persecuciones a los judíos se hacen cada vez más frecuentes y violentas, lo que provoca un vertiginoso crecimiento del número de conversos, creándose una minoría poderosa y odiada, ya que en sus manos estaban muchas de las riquezas del país, mientras que los judíos van desapareciendo hasta su total expulsión en 1492. Al mismo tiempo, la lucha por el poder entre la oligarquía nobiliaria y la Corona continúa sin descanso
Reinado de Juan II (1406-1454)
- la burguesía avanza en su escala de poder (Don Álvaro de Luna)
- muerte violenta de Don Álvaro, otra derrota de la burguesía
Durante el reinado de Juan II (1406-1454) se producen los cambios más relevantes; al mismo tiempo que se acelera la pérdida de los valores tradicionales, la burguesía, una clase hasta entonces poco significativa desde un punto de vista político, avanza en la escala de poder, llegando a las más altas esferas del mismo, como demuestra el ejemplo de don Álvaro de Luna, enemigo mortal de la nobleza y defensor de comerciantes y conversos, que dominará durante muchos años al monarca. Por primera vez se hace patente el choque de intereses entre los burgueses, enriquecidos, y la oligarquía latifundista, que culmina con la muerte violenta de don Álvaro, degollado públicamente, episodio que supone una derrota más de la nueva clase.
Enrique IV (1454-1474)
- máximo poder de los nobles y degradación de la monarquía
(Farsa de Ávila - 1465)
con Enrique IV (1454-1474)el poder de los nobles y la degradación de la monarquía alcanzan su punto álgido, como ilustra la llamada “Farsa de Ávila” (1465), nombre que recibe el destronamiento puro y simple del rey legítimo en favor de su joven hermano de once años, lo que señala la auténtica fuerza de la oligarquía nobiliaria y eclesiástica.
Isabel de Castilla y Fernando de Aragón
- 1479 unión de los dos grandes reinos peninsulares
-1480 Santa Inquisición
-1492 descubrimiento de América, toma de Granada,
expulsión judíos, gramática de Nebrija.

En 1474 sube al trono la princesa Isabel, también hermana de Enrique IV, casada con el príncipe Fernando, heredero de la corona aragonesa, a la que accede en 1479. Esta fecha representa la unión de los dos grandes reinos peninsulares, si bien la unión era más bien a nivel personal, ya que tanto Castilla como Aragón seguían disfrutando de sus propias leyes y costumbres. En esas fechas, entre 1474 y 1479, tiene lugar en Castilla una nueva guerra civil provocada por el grupo aristócrata, apoyado en Juana, hija de Enrique IV. La contienda termina con la derrota de la nobleza, lo que permite a los nuevos reyes reforzar y afianzar el sistema monárquico, y con esa intención se firma en 1478 un concilio eclesiástico que reconoce la supremacía del Estado sobre la Iglesia. Más adelante, en 1480, se logra desposeer a la oligarquía de la mitad de las rentas adquiridas desde 1464, creando una legislación a favor de los campesinos vasallos, con el fin de lograr el apoyo popular contra la aristocracia. La Inquisición se establece en 1480, como instrumento de represión de toda clase de disidencias. 1492 es una fecha particularmente significativa para la historia española, ya que en solo un año se toma Granada, dando fin a la Reconquista, se descubre América, se expulsa a los judíos no convertidos y se publica la Primera Gramática de la Lengua Castellana (Nebrija), la “lengua del Imperio”. Se inicia así una meteórica formación de un gigantesco imperio moderno en Canarias, en América, en el norte de África y en los territorias italianos de la Corona de Aragón, movido por el centralismo, el absolutismo y la intolerancia, y que lleva en sí los gérmenes de su propia destrucción, que actúan con una rapidez insospechada.
Romances
: poemas generalmente anónimos cantados por los juglares y el pueblo durante los siglos XIV y XV característicos de la lírica popular castellana (Romancero Viejo).

Muchos de los poemas reflejan problemas y visicitudes de las clases populares.

Temas: el abuso de las campesinas por parte de los señores feudales, las injusticias cometidas por la iglesia, la elección de entrar a formar parte del clero como única opción para sobrevivir, la nefasta situación de los árabes convertidos que permanecen en la Península Ibérica

La mayor parte de los romances ha llegado hasta nosotros por vía oral, pero algunos han sido manuscritos o impresos.

Es probable que los romances nacieran a partir de los fragmentos de los cantares de gesta, pero que, dado el éxito que tuvieron, los juglares empezaran a crear poemas independientes.
La Monja enamorada
No quiero ser monja, no,
que niña namoradica so.
¿Agora que sé de amor
me metéis a monja?
¡Ay Dios, qué grave cosa!
Agora que sé de amor
de caballero,
¿agora me metéis a monja
en el monasterio?
¡Ay Dios, que grave cosa!

Romance de Abenamar
“Abenámar, Abenámar,
moro de la morería,
el día que tú naciste
grandes señales había.
Estaba la mar en calma,
la luna estaba crecida;
moro que en tal signo nace,
no debe decir mentira.”
Allí respondiera el moro,
bien oiréis lo que decía:
“No te la diré, señor,
aunque me cueste la vida,
porque soy hijo de un moro
y una cristiana cautiva;
siendo yo niño y muchacho
mi madre me lo decía:
que mentira no dijese,
que era grande villanía.”



Este mundo es el camino
para el otro, que es morada
sin pesar;
mas cumple tener buen tino
para andar esta jornada
sin errar.
Partimos cuando nacemos,
andamos mientras vivimos,
y llegamos
al tiempo que fenecemos;
así que cuando morimos
descansamos
más información en
http://roble.pntic.mec.es/~msanto1/lengua/1poesia.htm


Apuntes y redacción: Ana Álvarez San Andrés
Adaptación y realización: Michele Vio
Full transcript