Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Kant. Crítica del juicio (I)

No description
by

Lucía Stiberman

on 11 August 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Kant. Crítica del juicio (I)

KANT. "Crítica del juicio" (1790)
Cap I. Sobre los diferentes objetos del sentimiento de lo sublime y de lo bello

Sentimiento de lo
sublime
y de lo
bello

Lo
sublime

conmueve
de manera terrorífica o magnífica. La expresión de una persona dominada por este sentimiento es seria, a veces fija y asombrada. Lo sublime siempre ha de ser grande y sencillo
Lo
bello

encanta
. Puede ser pequeño y estar engalanado
Del juicio de gusto, a saber, según su cantidad
Lo bello es lo que, sin concepto, es representado como objeto de una satisfacción "universal"
El puro juicio de gusto es independiente de encanto y de emoción
Todo interés estropea el juicio de gusto y le quita su imparcialidad.
Las diferentes sensaciones de contento o disgusto no se deben tanto a las condiciones externas de las cosas que la suscitan sino a la sensibilidad particular de cada persona para ser grata o ingratamente impresionado por ellas
Del juicio como una facultad legisladora "a priori"
El
juicio
es la facultad de pensar lo particular como contenido en lo universal (lo universal es la regla, el principio, la ley).
El juicio puede ser:
Determinante:
si lo universal es dado, el juicio subsume en él lo particular, ya que la ley le es presentada a priori.

Reflexionante:
sólo lo particular es dado y sobre él se debe encontrar lo universal. No puede sacarse de la experiencia
La belleza debe ser una cualidad del objeto y el juicio ha de ser lógico
Comparación de lo bello con lo agradable y con lo bueno, por medio del carácter citado
Lo
agradable
se vincula a un sentimiento privado y se limita sólo a la persona; es decir, vale el principio de que cada quien tiene gusto propio.
Lo
bello
exige a otros la misma satisfacción; juzga no sólo para sí sino para cada cual: la belleza es una propiedad de las cosas.
La universalidad de la satisfacción es representada en un juicio de gusto sólo como subjetiva
Gusto de los sentidos:
enuncia juicios privados, no exige la aprobación de otros

Gusto de reflexión:
enuncia juicios de valor universal (públicos)
Ambos enuncian juicios estéticos (no prácticos) sobre un objeto.

Juicio de valor universal
objetivo
: es siempre también
subjetivo
porque no descansa en concepto alguno, se trata de un predicado que se extiende sobre la esfera total de los que juzgan
Un
juicio de gusto puro
es aquel en que encanto y emoción no ejercen influjo alguno, y que tiene la finalidad de la forma como fundamento de determinación
Los
juicios estéticos
se dividen en
empíricos
y
puros
. Los primeros declaran el agrado o desagrado; los segundos declaran la belleza de un objeto.
El juicio estético deja subsistir lo que existe fuera y está dictado por el placer que se espera conseguir del objeto como tal, al margen de cualquier consideración
El objeto no tiene como base un concepto sino que se relaciona directamente con el sentimiento en el sujeto.
Además, lo hace desinteresadamente. La satisfacción estética no tiene interés -a diferencia de los otros juicios-se complace con la contemplación
Hasta el momento en que Kant intenta encontrar un principio para la estética que sea independiente, nadie se había planteado esta tarea.
El arte simplemente, o era un problema del conocimiento o lo era de la moral, pero nunca algo que pudiese influir por sí mismo.
Aquí es donde radica la importancia de Kant dentro de la estética
Los juicios de gusto establecen una relación entre la representación y el estado sentimental del sujeto, y su carácter de desinterés y su escasa pretensión de universalidad así lo certifican
La finalidad estética es una finalidad sin fin
Lo bello, el arte, no es útil, ni bueno, ni malvado ni es un oficio o artificio. Sin embargo, tiene una finalidad y es espíritu y libre juego. La finalidad estética se refiere a la conciencia misma, a toda ella, sin escisiones, ni determinismos
Así pues, el juicio estético tiene su base en el sentimiento
El juicio estético es un juicio de valor distinto a los otros, ya que mientras en estos hay satisfacción de un deseo o correspondencia con la voluntad moral; en el juicio estético no hay satisfacción sino agrado desinteresado
El desinterés caracteriza la actitud estética al igual que el juego supone actividad desinteresada, la complacencia sin finalidad útil o moral
Por eso la estética es independiente y no puede estar al servicio de fines ajenos a él
Lo bello no es reconocido como un valor absoluto y sólo tiene relación con el sujeto
La prioridad del juicio estético requiere, a pesar de su referencia al sujeto, el desprendimiento en éste de cuanto sea ajeno al desinterés y a la finalidad sin fin
Para saber si algo es bello basta con saber si la contemplación del objeto va acompañada de satisfacción, aún si es indiferente la existencia del objeto. Esto porque, cuando se mezcla el interés, el juicio es parcial y no un juicio de gusto
Así se diferencia lo bello de lo agradable y de lo bueno. Lo agradable place a los sentidos, expresa un interés mediante la sensación. La satisfacción proporcionada por lo agradable presupone una relación de interés (agrada por interés) y como lo bello no es bello por interés, lo agradable no es bello
Lo
bueno
se entiende como lo que, por medio de la razón, place. Tampoco lo bueno es bello, ya que para definir si algo es bueno se debe tener un conocimiento del objeto (y lo bello no requiere de tal conocimiento
Tanto lo bueno como lo agradable se relacionan con el interés y el deseo. No sólo la representación del objeto genera placer sino también la existencia de éste; mientras que en el juicio de lo bello sólo importa la contemplación (independientemente de si el objeto existe o no)
Lo sublime, al igual que lo bello, genera satisfacción desinteresada a quien lo contempla, y ambos son placeres del juicio de gusto
Lo sublime suele representar cosas grandiosas, impresionantes o conmovedoras de la naturaleza, en casos unidos al terror, a lo noble o a la magnificencia. Lo sublime place pero invadido por el asombro y el respeto (por ejemplo: la muerte, el tártaro)
Lo bello, en vez de conmover, encanta. A diferencia de lo sublime que es siempre grande, lo bello puede ser pequeño y aún así complacer (por ejemplo: las flores, el día). Agrada de una manera que se diferencia mucho de la satisfacción obtenida por las representaciones sublimes asombrosas
De lo agradable se puede decir "esto me agrada a mí", y de lo bueno, que se puede decir "esto me sirve a mí", con lo bello no se puede juzgar así. Es decir: hay cosas que pueden ser útiles o agradables para cierto sujeto, sin necesidad de que lo sean para otro; sin embargo, con lo bello se requiere que lo que causa satisfacción a uno, lo cause a los demás. Tal universalidad se refiere a que la belleza es una propiedad de las cosas
Full transcript