Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

La Eucaristía es una Fiesta, un Banquete, un Memorial y un S

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of La Eucaristía es una Fiesta, un Banquete, un Memorial y un S

La Eucaristía es una Fiesta, un Banquete, un Memorial y un Sacrificio
La Eucaristía es un sacrificio
Jesús con su vida y muerte nos ha enseñado el verdadero sentido del sacrificio, el que por amor a los otros se ofrece todo, desde los actos más pequeños hasta dar la vida como lo hizo Él en la Cruz.
esto es lo que recordamos y conmemoramos en cada Misa, su entrega hasta la muerte y una muerte de Cruz.
Muchos cristianos no participan los domingos en la Misa, y otros asisten por costumbre o presiones de tipo moral o familiar.
Por parte de muchos, la asistencia a la Misa es más bien pasiva y no hay participación activa, piadosa y consciente.
La Primera Comunión de no pocos niños, no es un sacramento de iniciación sino de finalización en su vida sacramental.
Falta sentido comunitario en muchas de las celebraciones Eucarísticas, con motivo de bautizos, primeras comuniones, XV años, matrimonios, etc.
Muchos que participan en la Eucaristía no comulgan, porque carecen de una buena catequesis.
Necesitamos ser conscientes de:
La Eucaristía nos debe llevar a una íntima comunión de vida con Dios y a la unidad con los demás miembros de la Iglesia.
Cristo por el ministerio de los Sacerdotes, ofrece el Sacrificio Eucarístico y es Él mismo la ofrenda.
La Eucaristía es obra Trinitaria, en ella la Iglesia guiada por el Espíritu Santo da gracias a Dios Padre por la creación que es representada en el pan y en el vino, que se convierten en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.


Nosotros debemos aplicarnos en:
Participar en la celebración Eucarística y conocer la riqueza del Sacramento expresada en los distintos nombres
que recibe: Banquete, Celebración - Misa, Presencia.
Recibir frecuentemente la comunión.
Asistir a adorarlo en el tabernáculo (Sagrario).
Privilegiar las celebraciones comunitarias.
Compartir de nuestros bienes a los más necesitados sobre todo en las ofrendas de la Misa.
Fomentar la unión entre los cristianos, el compromiso social en el estado y profesión que se tienen y
socorrer a los pobres.


A la Misa se le llama Banquete Eucarístico.
Cuando Jesús celebró la Última Cena, era una fiesta que acostumbraban los judíos, fue como un festín, una comida entre amigos, ahí nos deja su Cuerpo y su Sangre, en las especies del pan y el vino, es donde precisamente Jesús cumple su promesa: ser alimento que da vida eterna.
“El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre vive en mí y yo en él”. (Jn 6, 54)

La Eucaristía es el alimento de los hijos de Dios, y el momento de tomarlo, en la celebración de la Misa.
Es motivo de gran alegría saber que Jesús siempre nos invita al Banquete de su amor, es decir a comulgar su Cuerpo y su Sangre.
Jesús nos pidió vivir su memorial en cada Eucaristía, donde su sacrificio se actualiza en cada celebración, haciendo presente en el pan y el vino, su Cuerpo y su Sangre.
El Sacrificio de la Cruz, y el sacrificio de la Eucaristía son un único Sacrificio
El Sacrificio de Jesús se realiza en la Cruz y se actualiza en la Eucaristía que es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús, que Él instituyó para perpetuar en los siglos el sacrificio de la Cruz
La vida de los cristianos, su alabanza, su sufrimiento, su oración y su trabajo se unen a los de Cristo. celebramos también nuestro propio sacrificio
En este sentido, todos aquellos que participamos en la Eucaristía, en virtud del sacerdocio común, ofrecemos nuestros propios sacrificios espirituales, ponemos en las manos del Señor nuestra vida, nuestras actividades en la escuela, en la casa, en la calle... con nuestras alegrías, pero también con nuestras tristezas. todo lo presentamos por medio del
pan y el vino, que son transformados, en el
Cuerpo y la Sangre de Cristo, es la
ofrenda para el Sacrificio del altar
Memorial significa: re-avivar, re-vivir, traer a la memoria, hacer presentes y actualizar los acontecimientos liberadores de la historia del pueblo.
Jesús quiso que lo que Él hacía esa noche, en aquella cena con sus discípulos se prolongara para siempre. Por eso dio el poder de hacer eso mismo a sus apóstoles, y les pidió que lo realizaran en su nombre para todos los hombres y mujeres, así todos tendrían el alimento y bebida de salvación: Jesús mismo.
La Misa guarda una íntima relación con la Última Cena, porque esta fue la primera Misa celebrada en el mundo.
Full transcript