Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Don quijote

No description
by

David Cardenas

on 25 May 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Don quijote

Don quijote
Segunda Parte

Camila Cordoba
David Cardenas
Karen Rodriguez
Paula Contreras
Lorena Lozano

Capitulo XI
Cuando don Quijote y Sancho iban de camino a Zaragoza, conversando tranquilamente, se les apareció una carreta con personajes aterradores como la muerte acompañada de maléficos personajes. Ante el aparente miedo de don Quijote y Sancho estos personajes confesaron pertenecer a una compañía de teatro que acababa de representar “Las Cortes de la Muerte” en un pueblo cercano y todavía no les había dado tiempo a cambiarse de ropa.

Cuando don Quijote se encontraba ya más tranquilo y dispuesto a marcharse apareció otro extraño personaje con un palo en la mano con el cual golpeó el suelo haciendo que Rocinante saliese corriendo tirando a don Quijote al suelo, cuando Sancho estaba dispuesto a ayudarle este extraño personaje se montó encima de Rucio, el burro de Sancho, golpeándolo y haciéndole salir corriendo. Cuando Rucio consiguió tirar a su agresor al suelo volvió con Sancho.

Cuando don Quijote se levanto estaba dispuesto a pelearse con los actores pero Sancho le quitó la idea de la cabeza diciendo que ellos no eran caballeros con lo que don Quijote no se podía pelear con ellos. Sancho le dijo esto a don Quijote porque había visto cómo los actores se estaban armando con piedras. Pero don Quijote en su afán de venganza le dice a Sancho que es su deber vengarse, pero Sancho rehúsa el ofrecimiento ya que dice que no es un ser vengativo.

Finalmente, don Quijote le dice a Sancho que partirán en busca de nuevas aventuras.
Capitulo XII
Después de la pequeña aventura del capítulo anterior Sancho y don Quijote se dispusieron a pasar la noche bajo unos árboles no muy alejados del lugar.

Durante la noche, don Quijote comenzó a comparar la comedia con la vida. Sancho le dijo que era una sabia comparación pero que ya estaba demasiado vista. Después de decir esto Sancho comenzó a confesarle a don Quijote lo mucho que estaba prosperando cerca de él ya que antes no tenía ningún tipo de conocimiento y ahora ya conoce bastante más acerca de la caballería, sus leyes y otros temas de cultura de aquella época.

Al llegar a un prado don Quijote aprovechó para descansar tumbado bajo una encina, mientras Sancho dormía también al pie de un alcornoque.

Algo más tarde, don Quijote se despertó al oír cómo un hombre, que se hacia llamar “El Caballero del Bosque”, que al igual que don Quijote era caballero andante, bajaba de su caballo y comenzaba a explicar cómo su amada, Casildea de Vandalia, no le correspondía para nada todo el amor que él le ofrecía. Al darse cuenta el caballero de que don Quijote estaba cerca de él se presentó y comenzaron a hablar de sus amores. Los dos escuderos dejaron a sus respectivos caballeros hablando solos mientras ellos se iban a hablar de cosas de escuderos algo más lejos de allí.
Capitulo XIII
En este Capítulo se nos narran las conversaciones que mantienen Sancho y el escudero del Caballero del Bosque.

Ambos comienzan hablando de las recompensas que sus respectivos caballeros les habían ofrecido. El del Caballero del Bosque dice que su amo le había ofrecido un canonicato, de lo que Sancho deduce que El Caballero del Bosque era un caballero a lo eclesiástico.

Después comienzan a hablar de las respectivas familias de cada escudero. Sancho dice que tiene dos hijos y alaba especialmente a su hija a la cual convertirá en Condesa en cuanto don Quijote le dé su recompensa. En ese momento tras un comentario no apropiado del colega de Sancho, Sancho le dice que sus formas de hablar no son apropiadas de gente que acompaña a caballeros andantes.

Mas tarde comienzan a hablar de las enamoradas de sus amos y de las cualidades de sus amos. El del Caballero del Bosque dice que su amo es muy valiente pero algo bellaco. Sancho dice que don Quijote no tiene absolutamente nada de bellaco ya que, en realidad, es incapaz de hacerle daño a nadie.

Finalmente ambos escuderos comienzan a comer y a beber unos exquisitos manjares que llevaba el escudero del Caballero del Bosque. Después de haber comido y bebido ambos escuderos se quedaron dormidos.
Capitulo XIV
Mientras tanto El Caballero del Bosque y don Quijote dialogaban acerca de sus aventuras y de sus amadas.

El Caballero del Bosque afirmó que entre sus aventuras había vencido a muchísimos caballeros incluyendo entre ellos al gran don Quijote de la Mancha. Don Quijote al oír esto se hizo el tonto para que más tarde confesara su propia mentira. Al ver que éste no lo confesaba y se emperraba en su mentira don Quijote le retó a un duelo en el cual el caballero que saliese vencido obedecería al vencedor.

Ambos caballeros fueron a avisar a sus escuderos para que prepararan todo para la batalla. Momentos antes de la batalla Sancho se subió a un árbol ya que tenía miedo del Caballero del Bosque debido a todo lo que le había contado el escudero de este caballero.

Finalmente, debido a que el caballo del Caballero del Bosque se quedó parado justo delante de Rocinante durante la pelea, don Quijote derribó al Caballero del Bosque y salió victorioso del duelo.

Después de caer al suelo el Caballero del Bosque, Sancho y don Quijote se dieron cuenta de que era el bachiller Sansón Carrasco. A su vez Sancho se dio cuenta de que el escudero del Caballero del Bosque era su vecino Tomé Celial y entonces le pidió a don Quijote que no matara a Sansón Carrasco. Al reanimarse Sansón Carrasco, don Quijote le obligó a ir al Toboso a encomendarse a la dama de don Quijote y a admitir que no había vencido a don Quijote sino a alguien que se parecía mucho a él. Después de esto don Quijote y Sancho prosiguieron su camino hacia Zaragoza.
Capitulo XV
Obviamente, el bachiller había acordado con el cura y el barbero el animar a don Quijote a realizar su tercera salida y que de este modo cuando Sansón se hiciese pasar por el Caballero del Bosque y venciera a don Quijote le obligaría a volver a la ciudad para cumplir el acuerdo como vencido que había salido del duelo.

Sansón Carrasco manifiesta notablemente su deseo de salir y apalear a don Quijote como venganza mientras que Tomé Celial, su supuesto escudero, decide irse a su casa y dejar de actuar como un simple loco.
Capitulo XVI
Iba don Quijote muy contento después de su reciente victoria cuando encontró a un hombre, que iba sobre una yegua tordilla. Don Quijote al verle le propuso que hiciesen el camino juntos. El hombre al oír las aventuras que don Quijote contaba se dio cuenta que no debía de estar muy bien de la sesera.

El hombre dijo que se llamaba don Diego de Miranda y que era un hombre rico que pasaba el tiempo entreteniéndose con buenas obras. Cuando don Quijote le preguntó por la familia este dijo que no estaba muy contento ya que su hijo que acababa de regresar de estudiar leyes en la universidad de Salamanca no quería seguir estudiando leyes porque se encontraba absorto en la poesía. Don Quijote al oír esto le dijo que un padre nunca debía frustrar los deseos de un hijo y que la poesía no tenía nada de malo. Entonces don Quijote comenzó a alabar la poesía de tal manera que el hombre se dio cuenta del buen juicio de don Quijote.

Al poco rato vieron como por el camino se acercaba un carro con muchas banderas reales, don Quijote cuando lo vio se dio cuenta de que estaba ante una nueva aventura.
Capitulo XVII
Al ver don Quijote ese extraño carruaje llamó a Sancho el cual había puesto unos quesos, que acababa de comprar a unos pastores, en la celada de don Quijote, cuando este se la puso y el queso se comenzó a derretir a don Quijote se le comenzó a llenar la cara de queso derretido y pensó que se le estaban derritiendo los sesos o que estaba sudando de una manera impresionante, cuando se quito la celada y se dio cuenta le echó la culpa a los encantadores.

Don Quijote le preguntó al hombre que conducía el carro que cuál era la mercancía que llevaba, este le dijo que eran dos leones que llevaba al rey como regalo del general Orán. Además de esto les pidió que se apartaran ya que los leones estaban muy hambrientos. Don Quijote le ordenó al hombre del carro que abriese la jaula, que se iba a enfrentar a los leones porque no les tenía ningún miedo. El hombre del carro accedió pero le pidió tiempo para que él y sus compañeros se apartaran. Cuando el leonero le abrió las puertas de la jaula al león se dio la vuelta y al no ver nada interesante se volvió a acostar en la jaula ignorando completamente a don Quijote.

Don Quijote le pidió al leonero que sacase a los leones pero tras la negativa le dijo al hombre del carro que contase en todas partes la hazaña de don Quijote que a partir de esa hazaña pensaba llamarse el Caballero de los Leones.

En ese momento don Diego estaba pensando cómo era posible que don Quijote estuviese loco en actos y comportamiento mientras que cuando habla parece la persona más cuerda del mundo. En ese momento don Quijote comenzó a hablar de las diferencias entre caballeros y el ejército de la andante caballería.
Capitulo XVIII
Al medio día don Quijote, Sancho y don Diego llegaron a la casa de este ultimo donde se hospedaron durante unos días. Don Diego le dijo a su hijo, Lorenzo, que juzgara él mismo la locura de don Quijote. Don Quijote comenzó a hablar con don Lorenzo, habló de los caballeros de tal manera que dejó con la boca abierta a todo aquel que le escuchó. Don Lorenzo llegó a la conclusión de que don Quijote estaba loco pero tenía muchos momentos de total cordura en sus comentarios.

Al poco tiempo comenzó don Quijote a hablar con don Lorenzo de la poesía y le pidió a don Lorenzo que le leyese algunas de sus poesías, tras leérselas don Quijote opinó que era un gran poeta.

Al cabo de unos días don Quijote decidió marcharse ya que dijo que un caballero no podía pasar mucho tiempo sin aventuras.

Al irse, Sancho se sentía muy triste ya que en casa de don Diego vivía en la abundancia todos los días.
Capitulo XIX
Cuando proseguían su camino encontraron a dos estudiantes los cuales tras un tiempo hablando invitaron a don Quijote a que asistiera a las bodas de Camacho con una labradora, a la que llamaban Quiteria, la Hermosa. Los estudiantes le dijeron que iban a ser unas bodas muy abundantes y que todos esperaban la reacción de Basilio un joven que estaba enamorado de Quiteria y que además ella le correspondía el amor solo que el padre de ella no les permitía casarse debido a los pocos bienes materiales de Basilio.

Por el camino ambos estudiantes comenzaron una pelea acerca del arte o la fuerza en los combates con espada, esgrima. Tras un largo enfrentamiento se dio a demostrar que predominaba el arte sobre la fuerza.

Cuando llegaron al lugar donde se iban a celebrar las bodas, oyeron numerosos instrumentos con lo que don Quijote se negó a entrar y pasaron la noche al aire libre como era costumbre en los caballeros, decisión que no se tomó excesivamente bien Sancho.
Capitulo XX
Al amanecer, viendo don Quijote cómo su escudero dormía comenzó a hablar acerca del sueño de su criado.

Más tarde Sancho se despertó al oler los manjares que se estaban preparando para la boda de Camacho. Sancho al ver estos platos se acercó a un cocinero y le pidió cortésmente si le podía dar un poco, el cocinero le dijo que comiera todo lo que quisiera que tenía su total permiso para comer.

Mientras Sancho comía, don Quijote se entretenía con las danzas y bailes que, como la noche anterior, animaban el lugar.

Hasta que comenzaron las bodas don Quijote y Sancho siguieron dialogando sobre la muerte.
Full transcript