Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Genealogía de la fotografía

No description
by

Nilsy Angulo

on 3 April 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Genealogía de la fotografía

Genealogía de la fotografía
Genealogía de la fotografía
Un estudio profundo de la imagen fotográfica debe realizarse simultáneamente en dos direcciones:

1.
El campo global de las imágenes, es decir, el
museo imaginario
, la
iconoteca universal
o el
universo de la imaginería
.

2.
El campo del propio medio de producción de imágenes o el
universo de la tecnología
.
Las ramificaciones de la fotografía
El árbol genealógico de la fotografía, que asienta sus raíces en la
imagen
y en la
técnica
, impresiona por su rápido y floreciente desarrollo y por la importancia cultural que de ello se deriva en los diversos ámbitos de nuestra civilización. Sus potencialidades pronto empiezan a multiplicarse y a crecer en todas las direcciones de la
iconicidad,
la representación y la creación.

Así, el tronco central de reproductividad literal, como documento de lo real vivido, se desarrolla sobre todo en el ámbito del fotorreportaje y, más tarde en el de la fotomanía o fotoconsumismo, gracias a la utilización de la técnica por parte de la industrialización y comercialización.
Debido a que la fotografía forma parte del mundo de las imágenes, conviene ubicarla entre la diversidad del conjunto de las demás imágenes obtenidas por medios diferentes, y caracterizarla como tal, tanto por su
aspecto visual
como por su
aspecto técnico.
Es evidente que aun si se desconocen las técnicas de producción, es posible distinguir un grabado de una pintura al óleo, una acuarela de un dibujo al carbón, o una fotografía de un impreso o de una fotocopia, por lo cual, no será difícil esta primera clasificación.
En este contexto de imaginería que exploraremos como campo del estudio icónico, nos parecerá natural que la fotografía, en virtud de que nació en un mundo de imágenes preexistentes a ella, haya sido un reflejo de las artes de la representación.
La fotografía marcó desde sus inicios su distinción de la imagen hecha a mano: pintura, dibujo, grabado. Este momento histórico es personificado por el arte fotográfico con la especialidad primera de su naturaleza técnica. Desde esta perspectiva veremos cómo el árbol genealógico de la fotografía se divide en tres troncos principales; los que a su ves se ramifican en múltiples direcciones dando lugar a un sinfín de manifestaciones y variaciones a través del tiempo.
Genos, genea:

raza, nacimiento, generación, descendencia.
Logos, logía
: ciencia, estudio

Estudio y seguimiento de la ascendencia y descendencia.
Estos tres tres troncos principales simbolizan:
1.

La vocación de la fotografía como imagen.



2.
La búsqueda y la transcripción fiel del instante real.

3.

Lo que podríamos llamar los desdoblamientos técnicos hacía otros campos de aplicación del medio.
1. La vocación de la fotografía como imagen.
El primero de estos tres troncos expresa el carácter investigador, creativo y plástico de la fotografía en tanto que una nueva forma de creación de imágenes y, como tal, el origen de un nuevo
lenguaje
-si bien inevitablemente influido en un principio por el arte pictórico.
2. La búsqueda y la transcripción fiel del instante real.
El segundo tronco representa el triunfo de los automatismos en registro de lo objetivo: captar la apariencia de la identidad de las cosas, la exactitud y la literalidad de la representación.
Si bien el primer tronco de esta genealogía simplificada representa la vitalidad creativa, el segundo personifica la explotación del medio por una de sus características técnicas más significativa: la instantaneidad del registro. Ésta, junto a la objetividad, es la característica que define a la imagen fotográfica como
documento de lo vivido.
En este sentido, se desarrolla todo un mundo de imágenes que, como la fotografía da identidad familiar, periodística y publicitaria, constituye la
memoria del mundo.
3. Lo que podríamos llamar los desdoblamientos técnicos hacía otros campos de aplicación del medio.
El tercer tronco, ha crecido independientemente de los otros. Representa la vertiente técnica, la cual ha evolucionado paralelamente sin cesar, alimentando las posibilidades y también la pasión por fotografiar.

Ha de pensarse aquí, de un modo especial en los desdoblamientos de la técnica fotográfica en muchos otros campos de aplicación, lo cual constituye un desarrollo imprevisto de la tecnología en el amplio mundo de la imagen.
La vocación icónica
Documento de lo real vivido
Las extensiones tecnológicas
En tanto que imagen —que es el aspecto primero que aquí nos interesa—, la fotografía nació con un gran contenido pictórico. La influencia que la pintura ejerció sobre ella es evidente.
Los primeros intentos significativos de la fotografía fueron en el ámbito del retrato y la composición.
Entre 1850 y 1870 se produjeron los mejores daguerrotipos, que fueron el primer procedimiento fotográfico anunciado y difundido oficialmente en el año 1839; la imagen se formaba sobre una superficie de plata pulida como un espejo.
Los inefables retratos de
Nadar
y de
Julia Margaret Cameron
NADAR
Retratos (1850-1910)

Retratos fotográficos realizados por Nadar (seudónimo de Gaspard-Félix Tournachon), entre 1850 y 1910 a pintores, poetas, escritores, músicos, pensadores y revolucionarios de la época. Nadar había empezado practicando en su casa, utilizando su jardín como estudio y a sus amigos artistas e intelectuales como modelos.
Mme Nadar

Sarah Bernhardt
Gaspard Félix Tournachon
http://www.contranatura.org/graficas/fotos/nadar/index.htm
Julia Jackson, 1867
.
I Wait, años 1860.
Julia Margaret Cameron (1815 -1879), fue una fotógrafa inglesa que se dedicó al retrato fotográfico de corte artístico, así como a la representación escenográfica de alegorías (figura literaria o tema artístico que pretende representar una idea valiéndose de formas humanas, animales o de objetos cotidianos.) que la enmarcan en la corriente de la
fotografía academicista.
Julia Margaret Cameron,
por Henry Herschel Hay Cameron, 1870.
Bajo el nombre de
fotografía academicista
se conocen una serie de intentos de identificación artística de la fotografía que se desarrollaron en la segunda mitad del siglo XIX, que buscaban incorporar a esta disciplina elementos propios de la pintura, y que se consideran antecedentes del movimiento pictorialista de finales del siglo XIX y principios del siglo XX.
Surge en el marco de los primeros debates acerca del status artístico de la fotografía, en la década de 1850, donde predominaban las posiciones que negaban el valor artístico de la fotografía, apoyados principalmente en el argumento del carácter mecánico de la operación, o la ausencia de una sensibilidad e inteligencia detrás de la cámara.
Asimismo, entre 1855 y 1860
Oscar G. Rejlender
elaboró grandes composiciones pictoricistas como
Two Paths of Life
(1856), creación alegórica a la manera de la pintura posromántica obtenida con 30 negativos; su
Head of St. John de Baptist
(1860), que recuerda un fragmento de la pintura veneciana y está hecha con dos negativos.
Henry Peach

Robinson
, por otra parte, realzó
Fading Away
(1858), composición expresionista elaborada con cinco negativos.
Oscar G. Rejlender
Henry Peach Robinson
Two Paths of Life (1856).
Head of St. John de Baptist (1860).
Fading Away (1858).
Los primeros fotógrafos observaron las imágenes más que la realidad o, si se prefiere, miraron la realidad a través de las imágenes, pero no directamente.
La fotografía con su aureola de realismo objetivo y su fidelidad a la realidad, empezó no por mirar tanto a ésta, sino a las imágenes del arte. Las nociones de retrato y de composición no provenían de la realidad, sino del arte clásico.
Hay en esta actitud de la fotografía sobre todo y más allá de la imitación, lo que me gustaría llamar la
conciencia de ser imagen
. Y en esta vocación primigenia e instintiva de ser
ante todo imagen
, la que quisiera recuperar para la fotografía, en el sentido exacto de la
iconicidad

(grado de referencialidad de una imagen la relación de apariencias entre la propia imagen y su referente; expresa pues, las categorías y niveles de relación de una imagen, con la imagen de un objeto real).
De manera simultánea, un segundo tronco bifurca nuestro árbol genealógico hacia otra dirección: la foto de reportaje.

El campo de acción del fotógrafo se extendió hacia los espacios al aire libre (como el último reducto de la llamada "pintura de caballete" cuando dejó el estudio) con los pioneros del oeste americado en los campos de batalla.

Este tipo de fotografía no sólo sustituyó el estudio del fotográfo por el escenario exterior, sino que eliminó a su vez la pose y la representación de la escena (decorado, composición, iluminación, etc) por dar lugar a lo espontáneo: lo que transcurre y ocurre inesperadamente.
La foto de reportaje es el registro del instante —la "instantánea"— o del acontecimiento, que es por definición lo que en el curso del devenir es digno de ser registrado, mostrado y conservado.

La fotografía se convierte así en la memoria del mundo y da lugar a su segunda especificidad: la de ser imagen-documento (vivido. )
Hacia 1885 se produce un tercer brote troncal, que simboliza la actitud técnica investigadora. Con los trabajos de Muybridge, Eakins y Marey, la técnica fotográfica inicia el camino del descubrimiento más allá de su propia delimitación, con ello la fotografía toma la conciencia de ser medio, que es la conciencia de su propia naturaleza técnica.
Así, la fotografía se orientará, para siempre, hacia la investigación técnica que es como una reflexión activa sobre sí misma que además le es específica, ya que ningún otro medio de producción de imágenes posee esta característica
La fotografía ya no imita al arte, ni transcribe lo que nuestros ojos ven en la realidad. Investiga la anatomía del movimiento en los seres vivos y en los fenómenos.
Desarticulado y registrado a velocidades diferentes de la velocidad real, el movimiento fotográfico dará lugar más tarde al cinematógrafo (imágenes de luz con movimiento).
Gracias a las extensiones tecnológicas de la fotografía será posible penetrar en la estructura íntima de la célula y en las profundidades del microcosmos.

El estudio de los procesos será objeto asimismo de la investigación por medio de la fotografía, ya todos los procedimientos de registro (como el video) y de visualización (holografía) serán subsidiarios de ella e incorporados al desarrollo del conocimiento.
Siguiendo su crecimiento, este tronco central se ha abierto a su vez en tres grandes ramas.
Así, la fotografía de retrato, que nació del
pictorismo
en la bifurcación troncal de la izquierda, se implanta en el tronco central y libera al tronco izquierdo de la sumisión reproductiva.
El fotorreportaje y la foto de identidad se unen para dar lugar al
documentalismo
, el cual toma su identidad ramificándose en la arqueología, la historiografía, arte y en todas las disciplinas que requieren la reproducción de documentos de cierto valor, hasta llegar a la microfilmación (la cual empalmará con la
reprografía
como uno de los desarrollos tecnológicos en la red troncal derecha).
Las ramas que unen el tronco central (documento de lo real) y el izquierdo (conciencia de ser imagen) generan ahora dos fenómenos de interacción:

a) El
subjetivismo
, que está entre el documento objetivo y la visión individual.

b) El
abstraccionismo
, que ha absorbido el impulso estético del tronco izquierdo.

Estos fenómenos son en buena parte el producto indirecto de la liberación reproductiva que ha experimentado la parte izquierda del árbol, y, en consecuencia, el empuje creativo ha contagiado la parte central.
El tronco izquierdo, que simboliza la conciencia y la vocación de la fotografía por ser imagen (liberada), nace, como hemos dicho anteriormente, de la imitación de las imágenes del arte, es decir, de la pintura y sus derivados. Y se desarrolla inicialmente en dos grandes direcciones: el retrato y la composición.

Más tarde, y fiel a su vocación imaginística, la fotografía seguirá mirando el arte pictórico —y, recíprocamente, el arte pictórico mirará e incluso imitará a la fotografía— y adoptará las formas del impresionismo y del surrealismo.

Se producirán así, con el encuentro de las artes gráficas —impulsadas a la vez por la tecnología fotográfica— fertilizaciones e hibridaciones recíprocas entre la fotografía y arte pictórico, la ilustración, la gráfica, la reprografía, etc.
Pero estos últimos trasplantes son creados en otras latitudes técnicas que han sido objeto del tronco de la derecha.

El grupo que se desarrolla a la izquierda, así diversificado, se afirma definitivamente como una fuerza libre y rebelde, independiente de las servidumbres reproductivas de la realidad objetiva, que en la sumisión de la fotografía.

De aquí nace y progresa el
experimentalismo
como manifestación de los impulsos creativos en el terreno de la abstracción. De las relaciones de la imagen y la técnica nace también el
fotografismo
— que en realidad había sido inspirado por el fotomontaje político y revolucionario—, vinculado al mundo industrial, las artes gráficas, la publicidad, la ilustración, la educación, etc.
El fotografismo es la técnica fotográfica de alternar la realidad con gráficos insertados. Esto se resume a interpolar técnicas collage con fotografías reales, consiguiendo una técnica casi exclusiva publicitaria.
Una tercera vía se desprende de este gran tronco que representa la creatividad, y se desarrolla de manera ya inequívocamente autónoma: la
creación pura,
donde el ímpetu heurístico y la incorporación del
lenguaje visual tecnológico
del propio medio fotográfico abren el inmenso horizonte de la visualización, esto es, la manipulación de la uz y el color como
sustancias visuales.

El tercer brote troncal simboliza las extensiones tecnológicas de la fotografías y sus aplicaciones en los muy diversos campos de la industria y las ciencias. Este tronco se bifurca en dos grandes direcciones: la primera supone el desarrollo constante del medio fotográfico, con la irrupción del color y todas las complejidades técnicas que se injertan por todo el árbol y actúan en todas las facetas de la fotografía; y la segunda supone la extensión tecnológica que desborda el campo específico de la imagen fotográfica propiamente dicha, para desarrollarse como un medio técnico autónomo.
Las artes gráficas son asimismo subsidiarias de la evolución de la técnica fotográfica, con la reproducción fotomecánica y la fotocomposición, que dieron su impulso definitivo a la imprenta gutenberguiana. (Hoy la grafimática o la informatización de las artes gráficas está desplazando la fotografía, y la electrónica resuelve muchos de los problemas antes reservados a la fotografía aplicada y al trabajo del diseñador).
Este tercer tronco sigue y seguirá generando nuevas soluciones en todos los campos del conocimiento. De sus interacciones con el primer tronco —la creación fotográfica— derivarán en el futuro los más importantes logros de la comunicación visual.
Bibliografía
1.
La fotografía entre sumisión y suversión,
Joan Costa.

2.
Un arte medio
, Pierre Bourdieu.
Árbol genealógico de la fotografía
(esquema simplificado)
1. La foto sociológica
, directamente emparentada con el fotorreportaje.
2. La foto psicológica.
3. La fotografía de identidad
; ésta y la anterior derivadas del retrato.
Full transcript