Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Derechos y Libertades Fundamentales

Cátedra derecho constitucional - Universidad Externado de Colombia
by

Bernardo Carvajal

on 8 April 2016

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Derechos y Libertades Fundamentales

Derechos y Libertades Fundamentales
Cátedra de derecho constitucional
Universidad Externado de Colombia
Profesor: Bernardo Carvajal
Programa
Sesión 1.- A. Precisiones terminológicas:
a) Derechos humanos

b) Libertades públicas

c) Derechos públicos subjetivos

d) Derechos fundamentales
B. Primeras cartas de derechos: el antecedente del Bill of Rights inglés de 1689
a) Contexto: monarquía absoluta y revolución "gloriosa" o revolución inglesa de 1688-89
b) Huída de Jacobo II (Estuardo), coronación de Guillermo III y Maria II (de Orange), aceptación de la Declaración de Derechos elaborada por el Parlamento. Paso a un Estado de Derecho, bajo la forma de monarquía parlamentaria, base de una constitución no escrita.
Contenido de la Declaración de Derechos de 13 de febrero de 1689:

Considerando que los Lores espirituales y temporales y los Comunes, reunidos en Westminster, representando legal, plena y libremente a lodos los estamentos del pueblo de este reino, presentaron el 13 de febrero del año de NS (gracia) de 1688, a Sus Majestades, entonces conocidas con los nombres y títulos de Guillermo y María, príncipes de Orange, una declaración escrita, redactada por los mencionados Lores y Comunes en los siguientes términos:

Considerando que el fallecido Jacobo ll, con la ayuda de malos consejeros, jueces y ministros nombrados por el, se esforzó en subvertir y proscribir la religión protestante, y las leyes y libertades de este Reino:

Usurpando y ejerciendo el poder de dispensar de las leyes y aplazar su entrada en vigor y su cumplimiento, sin el consentimiento del Parlamento. Encarcelando y procesando a varios prelados que, respetuosamente, le solicitaron que les excusara de prestar su consentimiento a la usurpación de este poder.

Ideando y patrocinando la creación, bajo la autoridad del Gran Sello, de un Tribunal, denominado Tribunal de Delegados para las causas eclesiásticas. Cobrando, en beneficio de la Corona, ciertos tributos, bajo la excusa de una supuesta prerrogativa, para otros periodos y en forma distinta de la que habian sido votados por el Parlamento.

Reclutando y manteniendo, dentro de las fronteras del Reino y en tiempo de paz, un ejercito permanente, sin consentimiento del Parlamento, y alistando en el a personas declaradas inhabilitadas. Ordenando que muchos buenos ciudadanos protestantes fueran desarmados, mientras que los papistas eran armados y empleados con finalidades contrarias a la ley.

Violando la libertad de elegir a los miembros del Parlamento. Acusando ante el Tribunal Real por delitos para cuyo conocimiento era únicamente competente el Parlamento, y celebrando otros procesos ilegales y arbitrarios. (...)
Que se han exigido fianzas excesivas a personas sujetas a procedimientos penales, para no conceder los beneficios contenidos en las leyes relativas a la libertad de las personas.

Que se han impuesto multas excesivas. Que se han aplicado castigos ilegales y crueles.

Y que se han hecho concesiones y promesas del importe de las multas y confiscaciones, antes de que se hubieran obtenido las pruebas necesarias o la condena de las personas a las que se iban a aplicar estas penas.

Todo lo cual es total y directamente contrario a las leyes, ordenanzas y libertades de este Reino.
(...).
En estas circunstancias, los mencionados Lores espirituales y temporales y los Comunes, hoy reunidos en virtud de sus cartas y elecciones, y constituyendo la plena y libre representación de esta nación, (...) declaran (...), para defender y asegurar sus antiguos derechos y libertades:

I. Que el pretendido poder de suspender las leyes y la aplicación de las mismas, en virtud de la autoridad real y sin el consentimiento del Parlamento, es ilegal.

II. Que el pretendido poder de dispensar de las leyes o de su aplicación en virtud de la autoridad real, en la forma en que ha sido usurpado y ejercido en el pasado, es ilegal.
III. Que la comisión para erigir el ultimo Tribunal de causas eclesiásticas y las demás comisiones y tribunales de la misma naturaleza son ilegales y perniciosos.

IV. Que toda cobranza de impuesto en beneficio de la Corona, o para su uso, so pretexto de la prerrogativa real, sin consentimiento del Parlamento, por un periodo de tiempo mas largo o en forma distinta de la que ha sido autorizada. es ilegal.

V. Que es un derecho de los súbditos presentar peticiones al Rey, siendo ilegal toda prisión o procesamiento de los peticionarios.

VI. Que el reclutamiento o mantenimiento de un ejercito, dentro de las fronteras del Reino en tiempo de paz, sin la autorización del Parlamento, son contrarios a la ley.

VII. Que todos los súbditos protestantes pueden poseer armas para su defensa. de acuerdo con sus circunstancias particulares y en la forma que autorizan las leyes.
VIII. Que las elecciones de los miembros del Parlamento deben ser libres.

IX. Que las libertades de expresión, discusión y actuación en el Parlamento no pueden ser juzgadas ni investigadas por otro Tribunal que el Parlamento.

X. Que no se deben exigir fianzas exageradas, ni imponerse multas excesivas ni aplicarse castigos crueles ni desacostumbrados. XI Que las listas de los jurados deben confeccionarse, y estos ser elegidos, en buena y debida forma, y aquellas deben notificarse, y que los jurados que decidan la suerte de las personas en procesos de alta traición deberán ser propietarios.

XII. Que todas las condonaciones y promesas sobre multas y confiscaciones hechas a otras personas, antes de la sentencia, son ilegales y nulas.

XIII. Y que para remediar todas estas quejas, y para conseguir la modificación, aprobación y mantenimiento de las leyes, el Parlamento debe reunirse con frecuencia.
Reclaman, piden e insisten en todas y cada una de las peticiones hechas, como libertades indiscutibles, y solicitan que las declaraciones, juicios, actos o procedimientos, que han sido enumerados y realizados en perjuicio del pueblo, no puedan, en lo sucesivo, servir de precedente o ejemplo.

Hacen esta petición de sus derechos, particularmente animados por la declaración de S. A. R. el príncipe de Orange, que los considera el único medio de obtener completo conocimiento y garantía de los mismos respecto de la situación anteriormente existente.

Por todo ello tienen la completa confianza de que S. A. R el príncipe de Orange terminara la liberación del Reino, ya tan avanzada gracias a el, y que impedira, en lo sucesivo, la violación de los derechos y libertades antes enumerados, asi como cualquier otro ataque contra la religión, derechos y libertades.

Los mencionados Lores espirituales y temporales y los Comunes, reunidos en Westminster, resuelven que Guillermo y María, príncipe y princesa de Orange, son y sean declarados, respectivamente, rey y reina de Inglaterra.
Sesión 2-3: Fundamentos modernos de los derechos humanos en el iusnaturalismo racionalista, el humanismo laico y el contractualismo social
Contexto: siglo XVIII, siglo de las luces, marca el fin y culmen de la Edad Moderna, que pone fin al absolutismo, al feudalismo y da paso al liberalismo, a la Ilustración, a la revolución industrial, al Estado de Derecho, a la separación de poderes y a las primeras declaraciones de derechos humanos.

Autores representativos:

1. John LOCKE como precursor (1632-1704) y autor muy influyente en el siglo de las luces. Influencia directa en vida durante y sobretodo después de la revolución gloriosa de 1688-89.

Obra clave de filosofía política: su Segundo Tratado sobre el Gobierno Civil, publicado en 1690 junto con el primero.
Locke, a diferencia de Hobbes en el Leviatán (1651), reconoce unos derechos naturales al ser humano en lo que el llama "estado de naturaleza"; derechos anteriores a la sociedad política y a la constitución de un Estado de Derecho. Tales derechos serían: la libertad, la igual libertad, la propiedad y la vida.

Para garantizarlos, los hombres deciden libremente constituir una sociedad política (contrato social), regida por un Estado con separación de poderes, cuya finalidad es proteger y preservar de la mejor manera posible los derechos naturales de los individuos.

Locke pone las bases del liberalismo moderno y de los derechos humanos basados en la primacía de la libertad y de la propiedad privada, visión muy arraigada en el mundo anglosajón.
2. Jean-Jacques Rousseau (1712-1778). Obras más relevantes en filosofía política: Discurso sobre el origen y fundamentos de las desigualdades entre los hombres (1755), El Contrato Social (1762), donde expone igualmente la idea de un estado de naturaleza anterior al contrato social por el cual los hombres pasaron a un estado social que requiere instituciones políticas de formación de la voluntad general.

Para el autor, el hombre es naturalmente libre y bueno cuando no vive en sociedad sino cuando depende de si mismo. Pero al apropiarse de las cosas empieza a competir con los demás en la vida social, se vuelve egoísta y amenaza con imponerse sobre los demás. De ahí que para preservar al hombre en sociedad, se requiere de un Estado donde gracias a la representación política se exprese, mediante las leyes, la voluntad general y no la voluntad individual y se le reconozcan y protejan unos derechos a toda persona.

3.- La Enciclopedia (1751-1772), dirigida por Diderot y d'Alembert, con colaboraciones de Voltaire, de Jaucourt, Rousseau y otros pensadores francófonos. Pretende definir las nociones fundamentales de la humanidad, la sociedad, la política, la economía, el derecho y las ciencias naturales, a través de la razón y de una verdad laica. Allí se habló de derecho natural, libertad, igualdad, propiedad, solidaridad y otros principios de derechos humanos.

4.- Emmanuel Kant (1724-1804). En obras como Fundamentos de la Metafísica de las Costumbres y Crítica a la razón práctica, se desarrolla su filosofía moral y su ética, basadas en los conceptos kantianos de autonomía y dignidad humana, derivados racionalmente a partir de la universalidad y de la inter-subjetividad.
Egalité naturelle, (Droit nat.) est celle qui est entre tous les hommes par la constitution de leur nature seulement. Cette égalité est le principe & le fondement de la liberté.

L’égalité naturelle ou morale est donc fondée sur la constitution de la nature humaine commune à tous les hommes, qui naissent, croissent, subsistent, & meurent de la même maniere.

Puisque la nature humaine se trouve la même dans tous les hommes, il est clair que selon le droit naturel, chacun doit estimer & traiter les autres comme autant d’êtres qui lui sont naturellement égaux, c’est-à-dire qui sont hommes aussi bien que lui.

De ce principe de l’égalité naturelle des hommes, il résulte plusieurs conséquences. Je parcourrai les principales.

1°. Il résulte de ce principe, que tous les hommes sont naturellement libres, & que la raison n’a pû les rendre dépendans que pour leur bonheur.

2°. Que malgré toutes les inégalités produites dans le gouvernement politique par la différence des conditions, par la noblesse, la puissance, les richesses, &c. ceux qui sont les plus élevés au-dessus des autres, doivent traiter leurs inférieurs comme leur étant naturellement égaux, en évitant tout outrage, en n’exigeant rien au-delà de ce qu’on leur doit, & en exigeant avec humanité ce qui leur est dû le plus incontestablement.

3°. Que quiconque n’a pas acquis un droit particulier, en vertu duquel il puisse exiger quelque préférence, ne doit rien prétendre plus que les autres, mais au contraire les laisser joüir également des mêmes droits qu’il s’arroge à lui-même.

4°. Qu’une chose qui est de droit commun, doit être ou commune en joüissance, ou possédée alternativement, ou divisée par égales portions entre ceux qui ont le même droit, ou par compensation équitable & reglée ; ou qu’enfin si cela est impossible, on doit en remettre la décision au sort : expédient assez commode, qui ôte tout soupçon de mépris & de partialité, sans rien diminuer de l’estime des personnes auxquelles il ne se trouve pas favorable.
Enfin pour dire plus, je fonde avec le judicieux Hooker sur le principe incontestable de l’égalité naturelle, tous les devoirs de charité, d’humanité, & de justice, auxquels les hommes sont obligés les uns envers les autres ; & il ne seroit pas difficile de le démontrer.

Le lecteur tirera d’autres conséquences, qui naissent du principe de l’égalité naturelle des hommes. Je remarquerai seulement que c’est la violation de ce principe, qui a établi l’esclavage politique & civil. Il est arrivé de-là que dans les pays soûmis au pouvoir arbitraire, les princes, les courtisans, les premiers ministres, ceux qui manient les finances, possedent toutes les richesses de la nation, pendant que le reste des citoyens n’a que le nécessaire, & que la plus grande partie du peuple gémit dans la pauvreté.

Cependant qu’on ne me fasse pas le tort de supposer que par un esprit de fanatisme, j’approuvasse dans un état cette chimere de l’égalité absolue, que peut à peine enfanter une république idéale ; je ne parle ici que de l’égalité naturelle des hommes ; je connois trop la nécessité des conditions différentes, des grades, des honneurs, des distinctions, des prérogatives, des subordinations, qui doivent regner dans tous les gouvernemens ; & j’ajoûte même que l’égalité naturelle ou morale n’y est point opposée. Dans l’état de nature, les hommes naissent bien dans l’égalité, mais ils n’y sauroient rester ; la société la leur fait perdre, & ils ne redeviennent égaux que par les lois. Aristote rapporte que Phaléas de Chalcédoine avoit imaginé une façon de rendre égales les fortunes de la république où elles ne l’étoient pas ; il vouloit que les riches donnassent des dots aux pauvres, & n’en reçussent pas, & que les pauvres reçussent de l’argent pour leurs filles, & n’en donnassent pas. « Mais (comme le dit l’auteur de l’esprit des lois) aucune république s’est-elle jamais accommodée d’un réglement pareil ? Il met les citoyens sous des conditions dont les différences sont si frappantes, qu’ils haïroient cette égalité même que l’on chercheroit à établir, & qu’il seroit fou de vouloir introduire ». Article de M. le Chevalier de Jaucourt.
Sesión 4: Declaración francesa de derechos del hombre y del ciudadano del 26 de agosto de 1789

Louis XVI convoca a los Estados Generales en Versalles (noblesa, clero y tercer estado "tiers état"), el 17 de junio de 1789 se declara Asamblea Nacional y el 8 de julio de 1789 se transforma en Asamblea Nacional Constituyente (efecto del serment du Jeu de Paume).

4 de agosto de 1789: supresión de los derechos y privilegios feudales en Francia

26 de agosto de 1789: adopción del texto definitivo de la DDHC que serviría de preámbulo de una futura constitución.

Algunos de los representantes: Mirabeau, La Fayette, Mounier, Champion de Cicé, Barnave, Robespierre, Sieyès

Sesión 5-6: Bill of Rights norteamericano de 1791

Contexto: Primer Congreso de los colonos en contra de la servidumbre británica; Declaración de independencia de las colonias unidas del 4 de julio de 1776 (Th. Jefferson, J. Adams, B. Franklin); Guerra de independencia 1775-1783 (Tratado de Paris, 1783); Convención de Filadelfia que conduce a la Constitución de los Estados Unidos de América de 1787 (7 artículos originales, más 27 enmiendas).

El Bill of Rights de 1791 corresponde a las enmiendas 1 a 10 de la Constitución americana.
Influencia de la Declaración de Derechos de Virginia de 1776 (todos los hombres son libres e independientes por naturaleza), de los Federalist Papers (Alexander Hamilton, John Jay, James Madison), de la pluma de J. Madison (principal redactor de la Constitución y del Bill of Rights), del Bill of Rights ingles de 1689, de Locke y de Montesquieu.

TEXTO (extractos):

Preámbulo: "(...), con el fin de prevenir el abuso o malinterpretación de sus poderes, de que cláusulas adicionales declaratorias y restrictivas deberían ser añadidas. Y al extender el ámbito de confianza pública hacia el Gobierno, es la mejor forma de asegurar el fin benéfico de su institución".
ENMIENDA I Libertad de expresión, de prensa, religiosa, asamblea pacífica y de petición al gobierno.

El Congreso no aprobará ley alguna por la que adopte una religión oficial del estado o prohíba el libre ejercicio de la misma, o que restrinja la libertad de expresión o de prensa, o el derecho del pueblo a reunirse pacíficamente y a pedir al gobierno la reparación de agravios.

ENMIENDA II Derecho de las personas a tener y portar armas, así como a mantener una milicia.

Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas.

ENMIENDA III Protección contra el alojamiento de militares.

En tiempo de paz no se alojará a ningún soldado en casa alguna sin el consentimiento del propietario; ni en tiempo de guerra, excepto en la forma prescrita por ley.

ENMIENDA IV Protección contra registros e incautaciones irrazonables.

El derecho del pueblo a que sus personas, domicilios, papeles y efectos se encuentren protegidos contra registros e incautaciones irrazonables, será inviolable, y no se expedirán al efecto órdenes que no se apoyen en un motivo verosímil, estén corroborados mediante juramento o afirmación y describan con particularidad el lugar que deba ser registrado y las personas o cosas que han de ser incautadas.

ENMIENDA V Debido proceso, Non Bis In Ídem, auto-incriminación, propiedad privada.

Nadie estará obligado a responder de un delito castigado con la pena capital o de otro delito infame a menos que un gran jurado lo acuse, a excepción de los casos que se presenten en las fuerzas navales o terrestres, o en la milicia nacional cuando se encuentre en servicio actual en tiempo de guerra o peligro público; tampoco se juzgará a persona alguna dos veces con motivo del mismo delito, el cual conlleve la pérdida de la vida o algún miembro ; ni se le compelerá a declarar contra sí misma en ningún juicio criminal; ni se le privará de la vida, la libertad o la propiedad sin el debido proceso legal; ni se tomará propiedad privada para uso público sin una justa indemnización.

ENMIENDA VI Juicio por jurado y otros derechos del acusado.

En toda causa criminal, el acusado gozará del derecho de ser juzgado rápidamente y en público por un jurado imparcial del distrito y estado en que el delito se haya cometido, Distrito que deberá haber sido determinado previamente por ley; así como de que se le haga saber la naturaleza y causa de la acusación, de que se caree con los testigos en su contra, de que se obligue a comparecer a los testigos que le favorezcan y de contar con la ayuda de un abogado que le defienda.

ENMIENDA VII Juicio civil por jurado.

El derecho a que se celebren ante un jurado los juicios de derecho consuetudinario en que el valor en disputa exceda de veinte dólares, será garantizado, y ningún hecho juzgado por un jurado será reexaminado en tribunal alguno de los Estados Unidos, salvo con arreglo a las normas del derecho consuetudinario.

ENMIENDA VIII Prohibición de una fianza excesiva, al igual que de castigos crueles e inusuales.

No se exigirán fianzas excesivas, ni se impondrán multas excesivas, ni se infligirán penas crueles e inusuales.

ENMIENDA IX Protección de derechos no específicamente enumerados en la Carta de Derechos.

No se interpretará la enumeración en la Constitución de ciertos derechos para negar o menospreciar otros derechos retenidos por el pueblo.

ENMIENDA X Poderes de los estados y de las personas.

Los poderes que la Constitución no delega a los Estados Unidos ni prohíbe a los Estados, quedan reservados a los estados respectivamente o al pueblo.
Full transcript