Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

El ebanista y las herramientas

No description

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of El ebanista y las herramientas

Universidad de Guayaquil Facultad de Ciencias Administrativas Cuentan que en una carpintería, hubo una extraña asamblea. Un martillo estaba ejerciendo la presidencia, pero los participantes exigieron que él renunciase. El martillo aceptó su culpa, pero pidió que también fuese expulsado el tornillo, alegando que él daba muchas vueltas para conseguir algo. El ebanista y las herramientas En ese momento, entró el ebanista, juntó a todos e inició su trabajo. PARA REFLEXIONAR Fue una reunión donde las herramientas se juntaron para hablar sobre sus diferencias. Hacía demasiado ruido y además, pasaba todo el tiempo golpeando. Frente a ese ataque, el tornillo aceptó también la crítica, pero por su parte pidió la expulsión de la lija. Dijo que ella era muy áspera en el trato con los demás, entrando siempre en conflictos. La lija atacó, con la condición de que se expulsase al flexometro, que siempre medía a los otros de acuerdo a su medida, como si fuese el único perfecto. Utilizó el martillo, la lija, el metro y el tornillo... Y la rústica madera se convirtió en bellos muebles. Cuando el ebanista se marchó, las herramientas iniciaron su discusión de nuevo Pero el serrucho se adelantó y dijo: - Señores, ha quedado demostrado que tenemos defectos, pero el ebanista trabaja con nuestras cualidades, resaltando nuestros puntos valiosos... Por tanto, en vez de pensar en nuestras flaquezas, debemos concentrarnos en nuestros puntos fuertes. Entonces, la asamblea entendió que el martillo era fuerte, el tornillo unía y daba firmeza, la lija era especial para limpiar y afinar asperezas, y el metro era preciso y exacto. Se sintieron como un equipo, capaz de producir con calidad. Y una gran alegría se apoderó de todos por la oportunidad de trabajar juntos. Lo mismo ocurre con los seres humanos. Cuando una persona busca defectos en otra, la situación se torna tensa y negativa. Al contrario, cuando se busca con sinceridad los puntos fuertes de los otros, se dan las mejores conquistas humanas. Es fácil encontrar defectos... ¡Cualquiera puede hacerlo! Pero..., ¿encontrar cualidades? ¡¡¡Esto es para los sabios !!! Gracias MSc. Lic. Gabriel Ayala Bolaños
Full transcript