Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

LA REPÚBLICA ARISTOCRÁTICA

No description
by

Juan Jiménez

on 24 March 2015

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of LA REPÚBLICA ARISTOCRÁTICA

"La República Aristocrática fue un periodo de la historia del Perú contemporáneo comprendido entre
1899 y 1919
, en el que la vida política nacional estuvo bajo la
hegemonía del Partido Civil.
El poder estuvo
monopolizado por las clases altas,
que
excluían
a los
sectores populares
de las decisiones políticas".

Jorge Basadre
Historiador peruano
El modelo político civilista

Durante el segundo gobierno de Piérola, los
civilistas reorganizaron su partido
e introdujeron a sus miembros en instituciones claves como la Junta Electoral Nacional, la Corte Suprema y el Congreso.

Para obtener la simpatía del electorado, buscaron presentar una
imagen moderna
designando como autoridades a
jóvenes profesionales de éxito
. Así se inició la hegemonía del Partido Civil, que se mantuvo en el poder durante dos décadas.
Manuel Candamo y José Pardo y Barreda
El modelo político civilista tenía los siguientes rasgos:
Concentración del poder en la élite costeña agrupada en el Partido Civil.
En él se congregaban los grandes hacendados, en especial los de la costa norte y central, empresarios y grandes comerciantes, así como catedráticos y profesionales de éxito.
Hacendados de la costa norte, miembros del Partido Civil.
Participación política restringida de los sectores populares
. Luego de la reforma electoral de 1896, la gran masa indígena quedó excluida de las decisiones políticas. Solo participaban los sectores medios y el naciente sector popular urbano, que únicamente representaba el 5% de la población del país.
El poder del Estado oligárquico estuvo concentrado en los miembros del Partido Civil.
La existencia de redes de relación entre la élite y los líderes provinciales, que permitían a estos últimos negociar el manejo del poder en sus regiones.
Las relaciones entre la élite civilista y los caudillos regionales estuvieron caracterizadas por la cooperación y la tensión.
Se establecieron alianzas entre la oligarquía costeña y los gamonales del interior del país.
El experimento populista de Billinghurst

Guillermo Billinghurst fue el primer político que
desafió el poder del Partido Civil.
Pertenecía al Partido Demócrata, dirigido por Nicolás de Piérola.

Como
alcalde de Lima
(1909-1912) aplicó medidas orientadas a
mejorar las condiciones de vida de los sectores populares
, como el subsidio de alimentos, la construcción de viviendas a bajo costo y la aprobación de beneficios sociales para los obreros, lo que le permitió contar con
respaldo popular
y de su partido en las
elecciones de 1912
, en las que
derrotó
al hacendado civilista
Ántero Aspíllaga.

Manifestación popular a favor de la candidatura de Billinghurst en 1912
Como presidente, Billinghurst
intentó reformar el excluyente sistema electoral
y trató de implementar una
política social
que protegiera a los más pobres del alto costo de vida y velase por sus
derechos laborales
. Garantizó, por ejemplo, el
derecho de huelga
si esta contaba con el apoyo de las dos terceras partes de los trabajadores. La
oligarquía
vio en estas medidas una
amenaza
a las estructuras que sustentaban su poder. Por eso, los civilistas
bloquearon las reformas
desde el Congreso.
En vista de ello,
Billinghurst amenazó con disolver el Parlamento
y convocar a nuevas elecciones, y promovió manifestaciones populares para intimidar a sus opositores. Estas actitudes convencieron a los militares de que el presidente estaba atentando contra el orden establecido. Ante esa situación, en 1914, el general
Óscar R. Benavides dio un golpe de Estado con el apoyo del Congreso
, que estaba dominado por la oligarquía. Un año después, Benavides
entregó el poder
al ex presidente
José Pardo
, líder de los civilistas.
Guillermo Billinghurst
(Presidente del Perú 1912-1914)
General Oscar R. Benavides
Nicolás de Piérola
La última fase del civilismo

En el segundo gobierno de José Pardo (1915-1919), los
efectos de la Primera Guerra Mundial
provocaron un gran
crecimiento de las exportaciones peruanas.
Sin embargo, esto incidió en un
alza del costo de vida
y el endurecimiento de las condiciones de trabajo, lo que derivó en
protestas sociales.

En las
elecciones de 1919
triunfó el líder anticivilista
Augusto B. Leguía.
Sin embargo, argumentando que el civilismo quería desconocer su victoria, dio un
golpe de Estado.
Así
terminó el predominio del civilismo.
José Pardo y Barreda
En el
mundo rural
, las duras condiciones de vida y trabajo en las haciendas impulsaron l
evantamientos
como el de
Rumi Maqui
en 1915.
La economía primaria exportadora


Durante la República Aristocrática, la economía peruana experimentó un gran ciclo de crecimiento gracias al
auge de las exportaciones
en el mercado internacional.

Este modelo primario exportador tuvo las siguientes
características:


Diversificación de las actividades económicas:
agricultura, finanzas, minería e industria.

Orientación hacia la exportación
, aspecto que la hizo depender de las fluctuaciones del mercado mundial.

Promoción de la inversión extranjera
, que favoreció la modernización material, aunque sometiendo al país a una mayor injerencia del exterior.

Concentración del crecimiento económico en la costa
y sobre todo en Lima.

La minería

La gran demanda internacional convirtió a la minería en el sector más atractivo para el capital extranjero. Para estimular esa inversión, el Estado brindó
exoneraciones tributarias a los mineros
y promulgó una
nueva legislación minera
. Por su lado, los empresarios mineros crearon la Sociedad Nacional de Minería en 1896. La más importante empresa minera fue la
Cerro de Pasco Mining Corporation
, que desde 1901 explotó los principales
yacimientos de cobre
del país, modernizó la minería y construyó el
ferrocarril La Oroya-Cerro de Pasco.
Así, poco a poco se hizo dueña de más del 70% de los yacimientos de la sierra central.

El sector agropecuario

Gracias a la coyuntura internacional favorable, esta actividad concentró a
poderosos grupos económicos.
Desde inicios del siglo XX, grandes extensiones de terrenos agrícolas se concentraron en las manos de unos pocos hacendados, quienes se convirtieron en
latifundistas
. Se crearon así dos tipos de empresas:


Las grandes haciendas agroexportadoras de la costa norte y central.
La mayoría estaba dedicada a la producción de caña de
azúca
r; sus campos eran muy extensos y contaban con tecnología moderna. Destacaban las haciendas Roma, de los Larco; Casagrande, de los Gildemeister; y Cartavio, de la Casa Grace. También existían haciendas dedicadas al cultivo de
algodón
para la exportación.
Por otro lado, la
ganadería
experimentó cierto grado de desarrollo con la crianza de ganado vacuno y ovino. En el
sur andino
hubo un despegue económico gracias a la producción y exportación de
lana
, especialmente de
camélidos
. El circuito económico formado por
Arequipa
como centro comercial y financiero, y
Cusco y Puno
como centros de producción, tuvo auge durante esa época.
Los latifundios tradicionales.
Estaban dedicados al cultivo de productos alimenticios para el mercado interno y el autoconsumo. En su interior, el
hacendado

ejercía un control social
absoluto sobre sus trabajadores. Estos latifundios se ubicaban principalmente en la sierra, estaban poco tecnificados y dependían de la mano de obra indígena, a la que retenían aplicando el
sistema del enganche.
La explotación del caucho

El caucho, cuya explotación se inició a
fines del siglo XIX
, se consolidó como un importante producto de exportación. Era extraído de los
bosques amazónicos
y transportado hasta la ciudad de
Iquitos
, desde donde era embarcado
hacia Europa
. La
amplia demanda internacional
de este insumo hizo que se amasaran grandes fortunas rápidamente.

Extracción de caucho
Sin embargo, la riqueza del caucho tuvo un lado oscuro en el inhumano sistema de trabajo que los caucheros aplicaron sobre la población aborigen.
Hombres como
Julio César Arana
, en la región del
Putumayo
y
Carlos Fermín Fitzcarrald
, en la cuenca del
Ucayali
, establecieron imperios económicos sobre la base del trabajo forzado de los indígenas. En esta época, la ciudad de
Iquitos
experimentó gran
prosperidad económica.
Nativos amazónicos encadenados
Julio César Arana
Roger Casement
fue un diplomático británico que informó sobre el trato inhumano hacia los nativos, contribuyendo a su
liberación.

Nuestro premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, se inspiró en la vida de Casement para su obra "El sueño del Celta".
La industria

El sector industrial se orientó a la producción de bienes semielaborados, pues no contaba con los suficientes capitales, tecnología ni apoyo estatal como para fabricar productos más sofisticados. La mayor parte de las
fábricas
se concentró en
Lima
y se dedicó a la producción de
aceite vegetal, cerveza, manteca, velas y tabaco.
Pero la más desarrollada fue, sin duda, la
industria textil
, que desde fines del siglo XIX
concentraba al grueso de la población obrera
de la capital.

La banca

Desde fines del siglo XIX, el sistema bancario creció significativamente. En 1889, un grupo de comerciantes italianos creó el
Banco Italiano
(hoy Banco de Crédito). En 1897 surgió el
Banco del Perú y Londres
, dedicado a financiar actividades agropecuarias en la costa norte. Finalmente, en 1899, la familia Prado creó el
Banco Popular
para financiar sus industrias y actividades comerciales.
Oficinas del Banco Italiano
Frontis del Banco Italiano
Vista actual del antiguo Banco Italiano (hoy Banco de Crédito)
Obreros de una fábrica textil en Ate-Vitarte
Los movimientos sociales

El crecimiento económico y la estabilidad política que vivió el Perú a inicios del siglo XX influyeron en la aparición de
nuevas clases sociales
. Además, surgieron nuevos
movimientos sociales
que buscaban
representar políticamente
a los
grupos marginados
por el sistema civilista
.

Obreros del Callao en Huelga General (1913)

La clase media.
Estaba integrada por empleados públicos y privados, profesionales (abogados, médicos, profesores, etc.), pequeños comerciantes e industriales. Sus ingresos les permitían tener nivel de ahorro, acceso a la educación y vivienda con servicios. Este sector creció gracias al incremento de profesionales al servicio del Estado y al aumento de la población urbana.


Los obreros.
Constituía el nuevo grupo social surgido con el desarrollo industrial del país. No obstante, dentro de este sector todavía se incluía a los artesanos, un sector tradicional con intereses distintos a los obreros industriales. Por ello, en esta época aún no se puede hablar de proletariado.
Además de las clases sociales tradicionales – la
oligarquía
y el
campesinado
–, dos nuevos sectores adquirieron mayor protagonismo.
El movimiento obrero

Desde fines del siglo XIX empezaron a formarse los
primeros sindicatos
bajo el
influjo del anarcosindicalismo europeo.
Estos sindicatos se formaron en los sectores con mayor número de trabajadores asalariados, como el
textil
y el
portuario
. Sus protestas se centraron inicialmente en la
mejora de las condiciones laborales.
Sobre esa base, en
1901
se organizó el
Primer Congreso Obrero
y se crearon las
sociedades de auxilio y ayuda mutua.

En los años siguientes, la influencia de
intelectuales críticos
a la oligarquía (
Manuel González Prada
, José Matías Manzanilla, Abelardo Gamarra, Francisco Mostajo) les permitió a
rticular mejor sus reivindicaciones
y organizar las
primeras huelgas
, como la de
1904
. Se inició, asimismo, una
activa vida cultural.
Como parte de ello se publicaron numerosas
revistas obreras
, como
La Protesta
, que sirvieron como mecanismo de difusión de sus ideas.
Manuel Gonzales Prada
La
primera conquista obrera
ocurrió en
1913
, cuando los trabajadores del muelle del
Callao
lograron que se les reconozca la
jornada de las ocho horas.
Posteriormente, en
1919
, los sindicatos organizaron en
Lima
una exitosa
huelga general
que fue acatada por todos los sectores. A este paro también se plegaron los estudiantes universitarios, que reclamaban la reforma de la universidad. Durante la huelga, la vida en
la capital se paralizó
y se produjo un fuerte
desabastecimient
o. Finalmente, los obreros negociaron un acuerdo con el gobierno de José Pardo, tras el cual se aprobó, el 16 de enero, la
jornada general de ocho horas
y se reconoció la
primera Federación de Trabajadores Textiles.
Revista Variedades, 18/01/1919
Los movimientos campesinos

A inicios del siglo XX, los campesinos seguían constituyendo la
mayoría de la población.
Vivían en comunidades y se dedicaban a la agricultura y la ganadería. Con el avance de las haciendas, su situación empeoró, pues
los hacendados
– o gamonales –
usurpaban sus tierras
, en muchos casos a través de la violencia. Los gamonales se convirtieron así en
autoridades casi absolutas
y sometieron al campesinado a una
dura explotación.
No obstante, el
Estado
era
indiferente a las demandas de los campesinos
, como el reconocimiento legal de las tierras comunales, la defensa ante la usurpación de tierras por los hacendados, el abastecimiento de agua y el castigo a autoridades locales que cometían abusos. El
descontento
se manifestó a través de
revueltas
, localizadas especialmente en la
sierra sur
, donde la
presión de los productores laneros
empeoró las condiciones del campesinado.
El
levantamiento
más importante fue el de
Teodomiro Gutiérrez Cueva
, funcionario militar que bajo el nombre de
Rumi Maqui
(‘mano de piedra’) se puso al mando de los
campesinos de Puno
(1916-1917).
Los orígenes del feminismo

Desde fines del siglo XIX empezaron a introducirse en el país las ideas de los
grupos feministas
de Europa y Estados Unidos. Un grupo de intelectuales, como
María Jesús Alvarado
, comenzaron a reclamar la
igualdad de trato
para hombres y mujeres. Su demanda prioritaria era el
acceso a la educación y al trabajo
. De esta manera, ella esperaba que las mujeres obtuvieran la
autonomía
necesaria para exigir el reconocimiento de
derechos civiles
como el
divorcio
y el
manejo de sus propios bienes
, y de derechos políticos como el
sufragio
.

Además de Alvarado, otras intelectuales como Dora Mayer de Zulen, Juana Alarco de Dammert y Teresa González de Fanning promovieron los derechos de la mujer.
Dora Mayer de Zulen
María Jesús Alvarado
El movimiento indigenista

La marginación y los abusos que sufrían los indígenas marcaron gran parte de la historia republicana. La sensibilización que provocó esta situación entre algunos intelectuales fue el origen del movimiento indigenista.

Los precursores

El indigenismo surgió inicialmente como una corriente literaria que denunciaba los abusos que se cometían contra la población indígena. La novela de
Narciso Aréstegui
, "El padre Horán" (1848), fue un lejano precursor de esta literatura de denuncia. Progresivamente, la denuncia literaria se materializó en acciones de defensa de indígenas. Uno de los primeros en proceder fue el puneño
Juan Bustamante
, quien formó la Sociedad Amiga de los Indios (1867) y luego encabezó la rebelión de Huancané.
Narciso Aréstegui
La Asociación Pro-Indígena

A inicios del siglo XX, la creación de la Asociación Pro-Indígena marcó el inicio de la fase más importante del indigenismo. Fundada en 1906 por el filósofo
Pedro Zulen
, se encargaba de defender legalmente a los indígenas y de denunciar los abusos de los que eran víctimas. Puso en evidencia, por ejemplo, la
explotación de los indígenas en las minas y en las haciendas del interior del país
. Además de Zulen, otros intelectuales limeños como Dora Mayer y Joaquín Capelo formaron parte de la asociación. En provincias destacaron Francisco Chuquihuanca Ayulo, Francisco Mostajo y Modesto Málaga. La asociación publicó el
boletín El Deber Pro-Indígena
hasta 1916, cuando salió de circulación.
Pedro Zulen
El arte indigenista

Las más importantes expresiones artísticas del indigenismo fueron la pintura y la literatura.

La pintura

El iniciador de la escuela indigenista en la pintura fue
José Sabogal
(1888-1956), quien después de haber estado en el exterior llegó al Cusco en 1919. Allí percibió la belleza del mundo andino y se inspiró para pintar sus primeras obras. Fue llamado a la
Escuela Nacional de Bellas Artes
, en donde formó al núcleo de pintores indigenistas posteriores: Camilo Blas, Julia Codesido, Enrique Camino Brent y Teresa Carvallo. En el interior destacaron Víctor Manuel Martínez, en Arequipa, y Mario Urteaga, en Cajamarca.
El varayoc
El recluta
La santusa
Arquitecto quechua
"Mujer del Collao" de José Sabogal
Camilo Blas
Julia Codesido
Enrique Camino Brent
La literatura

Clorinda Matto de Turner
es considerada la primera escritora indigenista con su novela "Aves sin nido" (1889), en la que denunciaba las injusticias y el abuso que sufrían los indígenas.
Clorinda Matto de Turner
Años después, el indigenismo literario resurgió con "Cuentos andinos" (1920) de
Enrique López Albújar.
Enrique López Albújar
A partir de esa fecha, el indigenismo literario
maduró
hacia una reflexión más profunda y reivindicativa del mundo indígena, en la obra de notables autores como
Ciro Alegría
y
José María Arguedas.
Ciro Alegría
José María Arguedas
Full transcript