Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Evolución de la Organización político-administrativa de España Copia

No description
by

Jose Carlos Fernandez Gersol

on 21 April 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Evolución de la Organización político-administrativa de España Copia

Evolución de la Organización político-administrativa de España Antes de la conquista Romana LOS REYES CATÓLICOS Y LOS AUSTRIAS Al-Andalus Isabel de Castilla y Fernando de Aragón fueron coronados reyes de España, pasandose a llamar en la historia los Reyes Católicos.
Con este matrimonio la Península quedo parcialmente unificada, salvo por El Reino de Portugal, el Reino de Granada (conquistado en 1492) y el Reino de Navarra, que fue anexionado posteriormente en 1512.
Sin embargo, la unión fue unicamente dinástica, es decir, cada reino mantuvo sus propias estructuras político-administrativas y fiscales. LA EDAD MEDIA Centralización y Uniformidad LOS BORBONES LA ORGANIZACIÓN CANTEMPORÁNEA HASTA 1978 La organización político-administrativa actual. ORGANIZACIÓN ACTUAL El territorio de la Península Ibérica estuvo habitado por diversos pueblos indígenas,con sus propias instituciones y costumbres. Los Pueblos prerromanos de la Península Ibérica:
Tartessos (al suroeste, valle del Guadalquivir), el primer estado indígena, del que hay testimonios protohistóricos por su contacto con comerciantes griegos, y que fue probablemente destruido por la expansión cartaginesa.
Iberos (en el este y sur peninsular, la costa mediterránea y el valle del Ebro)
Celtíberos (en el centro peninsular y el valle del Ebro, en torno al Sistema Ibérico)
Pueblos celtas (en el centro, oeste y norte de la Península). Las provincias romanas de Hispania Así durante los primeros sesenta años del dominio republicano sobre las provincias hispanas, desde la división de 197 a. C. hasta el fin de las Guerras Lusitanas y Celtibéricas 137-133 a. C.
Hispania Ulterior: Actual Andalucía en su totalidad, partes del sur de la actual provincia de Badajoz y de la Mancha, así como el suroeste de la actual de Región de Murcia. Posiblemente también englobaría las zonas portuguesas al este del Guadiana (Moura, Serpa, etc.) y el Algarve. Su capital fue fijada en Corduba.
Hispania Citerior: Norte y este de Murcia, gran parte de Castilla la Mancha, incorporada a lo largo de este periodo, la zona valenciana, Cataluña, el Ebro y el Pirineo aragonés, también incorporado durante estos años. Su capital fue Tarraco. Tras finalizar la conquista de Hispania, Augusto la dividió en tres provincias: la Baética (con capital en Cordoba), la Tarraconesis (con capital en Tarraco) y la Lusitania (con capital en Emerita Augusta) Más adelante se crearon nuevas provincias: la Carthaginensis, la Gallaecia y la Balearica. Al frente se hallaba un gobernador del que dependían una serie de funcionarios encargados de las cuestiones administrativas, jurídicas, militares y fiscales. El reino visigodo Desde el punto de vista administrativo, mantuvieron la división romana, pero la unidad territorial básica pasó a ser el territorium o ducado, de menor extensión que la antigua provincia.
La invasión de los visigodos no consiguió controlar toda la Península Ibérica inicialmente, ya que los suevos por un lado se instalan en el noroeste estableciendo un reino independiente, (Galiciense Regnum)4 y por otro, el emperador bizantino Justiniano I logra dominar una gran parte del Sur y el Este peninsular. LA ANTIGÜEDAD Califato de Damasco Al-Andalus en este momento va a ser una provincia gobernada por un delegado del Califa. Ese delegado es llamado VALÍ, por lo que se habla de Valiato en esta etapa, y que sería el Gobernador al frente de la Administración, la Hacienda y el Ejército de toda España. Emirato de Córdoba En este momento del Emirato, la península se va a organizar política y administrativamente de forma similar al Califato, siendo en este momento también en el que definitivamente se configuran la Administración Central, Territorial y Local del Estado musulmán. Califato de Córdoba En cuanto a su estructura administrativa, va a ser igual que en las fases anteriores, si bien, como ya se ha indicado, esta va a ser la época de máximo esplendor de Al-Andalus. Reinos de Taifas En los Reinos de Taifas se van a colocar, a su cabeza, los llamados HACHIB. Con el paso del tiempo van a denominarse a sí mismo Emires, Reyes o, incluso, como Sultanes. Los Reyes Católicos Los Austrias Todos los predecesores de los Reyes Católicos: Juana I la loca, Carlos I (Carlos V de Alemania),Felipe II, Felipe III, Felipe IV y Carlos II; continuarón con esta organización, que se baso en una unificación territorial pero dentro del aspecto administrativo, España presentaba una amplia diversidad de derechos, administraciones, costumbres, monedas... Con la muerte de Carlos II sin descendencia, se produjo la Guerra de Sucesión en la que se enfrentaron Felipe V de Borbón y el archiduque Carlos de Habsburgo. Los primeros Borbones españoles, Felipe V y Fernando VI, asumieron la tarea de unificar y reorganizar los diferentes reinos peninsulares. Se crearon los Decretos de Nueva Planta donde se imponía la organización político-administrativa de Castilla a los territorios de la Corona de Aragón, que perdieron su soberanía y se integraron en un modelo y centralista. A excepción de Navarra y el País Vasco. Se abolieron las Cortes integrándolas en las de Castilla que pasaron a llamarse Cortes de España. También se suprimió el Consejo de Aragón, el Consejo de Castilla asumió sus funciones y el resto de consejos de la época de los Austrias pasaron a ser meros organos consultivos.
El poder residía en el monarca que se ayudaba de las Secretarías (como los actuales ministerios), estaban la de Estado, la de Asuntos extranjeros, la de Guerra y Marina y la de Hacienda.
Se eliminaron los antiguos virreinatos (a excepción de los de América) y se crearon las demarcaciones provinciales, gobernadas por capitanes generales. Inmediatamente después de la muerte de Fernando VII el 29 de septiembre de 1833,1 la regente María Cristina de Borbón trató de llegar a un acuerdo con los partidarios carlistas sin perder el apoyo, al otro lado, de los liberales. Esa fue la misión que le confió a Francisco Cea Bermúdez, líder de un gobierno que duró apenas tres meses. Sin embargo, aunque los esfuerzos por atraerse a Carlos María Isidro fueron vanos, su gobierno emprendió una reforma de gran envergadura, que sigue estando vigente en España más de siglo y medio después: la división de España en provincias.
Mediante una simple circular en noviembre de 1833, su secretario de estado de Fomento, Javier de Burgos, creó un estado centralizado dividido en 49 provincias y 14 regiones. Las provincias recibieron el nombre de sus capitales (excepto cuatro de ellas, que conservaron sus antiguas denominaciones: Navarra, con capital en Pamplona, Álava con Vitoria, Guipúzcoa con San Sebastián y Vizcaya con Bilbao).
El proyecto de Javier de Burgos es prácticamente el mismo que el de 1822, pero sin las provincias de Calatayud, Vierzo y Játiva; además, otras provincias cambian de nombre al cambiar de capital.
La Andalucía , que comprende los reinos de Córdoba, Granada, Jaén y Sevilla, se divide en las ocho provincias siguientes: Almería, Cádiz, Córdoba, Granada, Huelva, Jaén, Málaga y Sevilla.
El reino de Aragón se divide en tres provincias, a saber: Huesca, Teruel y Zaragoza.
El principado de Asturias forma la provincia de Oviedo.
Castilla la Nueva continúa dividida en las cinco provincias: Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Madrid y Toledo.
Castilla la Vieja: Ávila, Burgos, Logroño, Palencia, Santander, Segovia, Soria y Valladolid.
Cataluña: Barcelona, Gerona, Lérida y Tarragona.
Extremadura: Badajoz y Cáceres.
Galicia en las provincias de: La Coruña, Lugo, Orense y Pontevedra.
El reino de León se divide en las provincias de León, Salamanca y Zamora.
El reino de región de Murcia se divide en las provincias de Albacete y Murcia.
El de reino de Valencia en las provincias de: Alicante, Castellón de la Plana, y Valencia.
Pamplona, Vitoria, Bilbao y San Sebastián son las capitales de las provincias de Navarra , Álava , Vizcaya y Guipúzcoa .
Palma de Mallorca es la capital de las Islas Baleares .
Santa Cruz de Tenerife es la capital de las Islas Canarias . EDAD CONTEMPORÁNEA La Constitución de 1978 “reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones que constituyen España”. Este reconocimiento explícito ha dado lugar a la España de las autonomías. España “una nación indisoluble” se convierte así en un país descentralizado en el que el Gobierno de la Nación ha cedido parte de sus competencias a las Comunidades, siempre intentando mantener los principios de igualdad y corresponsabilidad entre comunidades.
Actualmente hay 17 Comunidades Autónomas y dos ciudades autónomas (Ceuta y Melilla). Para el acceso a la creación de las comunidades autónomas la constitución estableció diversas vías:
Las regiones de demostrada tradición autonómica (Cataluña, País Vasco y Galicia), que recibieron el nombre de nacionalidades históricas.
Andalucía accedió después por la vía en la que se exigía que la iniciativa autonómica partiera de acuerdo de todas las diputaciones provinciales y de las tres cuartas partes de los Ayuntamientos.
Navarra por ser el último territorio en incorporarse al reino de España.
Las demás comunidades accedieron mediante acuerdo de las diputaciones y los dos tercios de los ayuntamientos.
Ceuta y Melilla recibieron el cargo de municipios autónomas, pero carecen de capacidad legislativa.
Las comunidades autónomas tiene su base jurídica en el Estatuto de Autonomía, que como dice el artículo 147.1 de la Constitución es “la norma institucional básica de cada Comunidad Autónoma y el Estado los reconocerá y amparará como parte de su ordenamiento jurídico”. Se trata, por tanto, de una ley en la que se recogen y especifican las normas de autogobierno o competencias de las comunidades. Las provincias son divisiones regionales organizadas por el Estado para una mejor administración y gobierno de la nación.
La provincia, según el artículo 141 de la Constitución española, es una entidad local con personalidad jurídica propia, determinada por la agrupación de municipios y división terri­torial para el cumplimiento de las actividades del Estado. Cualquier alteración de los límites provinciales habrá de ser aprobada por las Cortes Generales mediante ley orgánica.
Por lo general el gobierno y la administración de las provincias están encomendados a Diputaciones Provinciales, si bien Navarra y el País Vasco tienen otras Corporaciones de carácter representativo. El municipio es una entidad jurídico administrativa que está constituido por un territorio (termino municipal) y la población que lo habita, bien sea de derecho (empadronada en el censo) o de hecho (residente temporal). El municipio, además, posee autonomía para gobernarse y administrar su hacienda pública.
El municipio está regido por un órgano colegiado denominado ayuntamiento o alcaldía, encabezado por una institución unipersonal: el alcalde, junto con los concejales. Ambos, alcalde y concejales, son elegidos democráticamente cada cuatro años. Trabajo realizado por:
José Carlos Fernández Gersol
2ºH
Full transcript