Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

ECOÉTICA: LA NECESIDAD DE UNA EDUCACIÓN INTEGRAL PARA UN VER

No description
by

david garcia

on 14 November 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of ECOÉTICA: LA NECESIDAD DE UNA EDUCACIÓN INTEGRAL PARA UN VER

ECOÉTICA: LA NECESIDAD DE UNA EDUCACIÓN INTEGRAL PARA UN VERDADERO CAMBIO EN MATERIA AMBIENTAL.
LA HISTORIA

“Hace un tiempo compré, dejándome llevar por un impulso, un pequeño juguete de madera para mi nieto de dieciocho meses, un coche de carreras pintado de un color amarillo muy brillante, con una bola verde en el lugar de la cabeza del conductor y cuatro discos negros, a modo de ruedas, pegados a los lados. El juguete costaba 99 centavos y creí que le gustaría.

Ese mismo día, sin embargo, me enteré, por el periódico, de que el plomo es un aditivo que suele añadirse para intensificar el brillo de los pigmentos (especialmente, del amarillo y el rojo) y hacerlos más duraderos –amén de reducir el precio-, razón por la cual es más habitual en las pinturas de los juguetes más baratos. Poco después tropecé con otra noticia, según la cual, el análisis de una muestra de mil doscientos juguetes azarosamente elegidos de las estanterías de ciertas tiendas –entre las que se hallaba, por cierto, la cadena en la que yo compré el coche a mi nieto- revelaba un porcentaje elevado de plomo” (Goleman, 2009).
La
inteligencia
se refiere a la
capacidad
de aprender de la experiencia y de tratar adecuadamente a nuestro entorno, mientras que el término
ecológico
connota la comprensión de la relación existente entre los organismos y sus ecosistemas.
La expresión
inteligencia ecológica
ilustra a la perfección la capacidad de aplicar nuestro conocimiento de los efectos de la actividad humana para hacer el menor daño posible a los ecosistemas y vivir de un modo sostenible en nuestro nicho, que, en el momento actual, abarca la totalidad del planeta. (Goleman, 2009)
H. Gardner define la inteligencia como la “
capacidad
de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas“. Esas potencialidades (capacidades) se van a desarrollar de una u otra manera dependiendo del medio ambiente las experiencias vividas, la educación recibida, modelos de vida predominantes, cultura, etc...
Pero el derecho, los modelos de desarrollo, las iniciativas de hábitos y fomentos... no pueden dar respuesta a todo.

¿Qué nos falta, qué camino seguir?
La inteligencia siempre la hemos entendido desde una visión individual, pero la inteligencia ecológica debe ser entendida como una inteligencia colectiva. El nacimiento de una inteligencia compartida en materia ambiental solo será posible con la
colaboración: la voluntad de trabajar con un objetivo común
, bajo unos principios comunes, a saber: el cuidado y respeto del medio ambiente. Es una extensión de la inteligencia social, ya que supone empatía con las personas, con los demás seres vivos y con los ecosistemas.
La inteligencia ecológica compartida, nos impulsa hacia numerosas iniciativas locales y personales a las que somos invitados a actuar diariamente en pro del medio ambiente:

Deposite los residuos en los contenedores adecuados para su correcto reciclaje; utilice transporte público; instale bombillas de bajo consumo; desconecte los enchufes; sustituya las bolsas de plástico por otras reutilizables; apague el agua mientras se está enjabonando; obtenga la certificación energética y ahorre energía; etc.
Y apoyando todo tipo de iniciativas que fomenten la necesidad de una conciencia y cuidado ambiental...

¿son suficientes las iniciativas? ¿necesitamos "buenas conductas mecánicas"?, o como dice Daniel Goleman “…lo que hay que cambiar realmente es
nuestro modo de pensar
. Todos nuestros actos tienen un impacto en el medio ambiente: negarlo es de ignorantes”.

Por tanto ... es ineludible abordar soluciones desde una perspectiva
ética del medio ambiente
.
¿Qué podemos hacer para construir juntos la inteligencia ecológica? D. Goleman señala tres principios:
• Conocer los impactos de tus acciones.
• Promover las mejores que se proponen para reducir los impactos ecológicos.
• Compartir lo que vas descubriendo sobre estas cuestiones.
¿Pero donde queda el amor por la naturaleza y por el medio ambiente?

¿Dónde está la magia del cuidado por el cuidado y el respeto por el respeto?

¿Qué ocurrió con el sentido del deber, el deber querer y el querer deber?

Ejemplo: es decir… ¿ayudo a una anciana a cruzar la calle porque valoré el impacto de mi acción, promoví el respeto hacia la tercera edad y lo compartí con mis amigos?

¿¿O… simplemente sabemos / intuimos que es un acto bueno… objetivamente bueno independientemente de la interpretación cultural realizada...??

Recuerdo las palabras de Michel Barlow, cuando define que la educación es “arder en amor y propagar el incendio”.

Ejemplo: debes hacerlo porque así no contaminas y ahorras energía... o no debes comprarlo porque hay otros productos más eficientes... y ¿Donde quedó hazlo porque si amas (respetar y cuidar) la naturaleza entenderás que esquilmar los recursos, dañar el ecosistema o no cuidarlo, y, en definitiva, perjudicar la tierra es dañar tu amor (respeto y cuidado) propio y faltar a tu ética?
Recapitulamos
para resolver problemas: inteligencia
problemas medio ambientales: inteligencia ecológica
la inteligencia es una capacidad, se desarrolla
la inteligencia ecológica, es además una inteligencia compartida, se necesita colaboración
Hacen falta cambiar los modos de pensar
la ética nos aporta los modos de pensar (un marco referencial), cambiando la ética cambiamos los esquemas de pensamiento, en este caso:

ECOÉTICA
1ª. El sentido de la ética es arrojar luz sobre la objetividad, sobre qué cosas son mejores que otras, se trata de buscar una jerarquía, y defenderlo de objeciones.
2ª. En toda disputa teórica subyace la idea de la existencia de una verdad común, si cada cual tuviera su propia verdad, no habría disputas. Sólo la recíproca seguridad hace que se produzca el conflicto. Pero los conflictos sólo demuestran que determinados comportamientos son mejores (más buenos) que otros, no mejores para alguien o en relación con determinadas normas culturales.
3ª. Bueno: Palabra que designa el punto de vista bajo el que se ordenan todos los demás, que son la causa de que queramos esto o aquello.
4ª. Tenemos costumbre de unir las susodichas cuestiones morales con la palabra deber, de exigencia, de mandato. Las exigencias se dirigen a nuestra voluntad. Para hacer algo, debemos quererlo. A quien nada quiere no se le puede plantear ningún deber, ninguna exigencia (exceptuando de corte legislativo). Si tenemos un deber, eso quiere decir que debemos quererlo. Así, todo deber tiene que fundamentarse en un querer previo, de otro modo no tendríamos razón alguna para hacer propio ese deber.
deber
debo respetar las emisiones de co2
deber querer
debo querer respetar las emisiones de co2
querer deber
quiero deber respetar las emisiones de co2
¿cual es la herramienta por excelencia para generar un cambio en nuestro modo de pensar, en nuestro marco referencial y fomentar la inteligencia ecológica?

LA EDUCACIÓN
Conclusiones

Hay personas que tratan a los demás como animales; hay personas que comen como cerdos; y otras, que hacen el amor como los perros. Frente a ellos, hay otras cuyo trato humano es una delicia, pues tienen un exquisito cuidado en no herir a los demás; hay personas que han hecho de la gastronomía un arte; y otras que afrontan las relaciones sexuales con información, delicadeza y un enorme respeto hacia el otro. Eso es lo que ofrece la educación. (Esteve, 2010. P. 15).

Hay personas que tratan a los animales con desprecio, cuando no explotándolos de manera masiva bajo ínfimas condiciones o simplemente usándolos como medio para el entretenimiento humano; hay personas que por intereses, principalmente económicos, perjudican los ecosistemas (abióticos y bióticos) sin ningún tipo de escrúpulo; y otras, que simplemente cierran los ojos y creen que preservar el medio ambiente no les concierne. Frente a ellos, hay personas que tratan de forma delicada y conviven de manera sostenible con los animales y con su medio; hay personas que les preocupa el impacto ambiental de sus actividad e intentan minimizarlo de forma meridiana, invirtiendo en recursos y cumpliendo la legislación vigente; y otras que están concienciadas en la prioridad que supone mantener una actitud de cuidado y vigilancia que respete el medio ambiente. Eso es lo que ofrece la educación.

Gracias por vuestra atención
Full transcript