Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Psicopatología del Niño y del Adolescente. Perversión.

No description
by

Rossana Pérez A

on 19 April 2013

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Psicopatología del Niño y del Adolescente. Perversión.

Represión La Perversión como Estructura Piera Aulagnier, 1966 Renegación, Ley y Desafío Los tres hitos del sentido que asume la respuesta
que el perverso forja frente al HORROR De acuerdo con
Freud Horror que surge cuando:
Es enfrentado a la diferencia de sexos Confirmación de estar condenado a: 1. Perder el objeto del deseo
(la madre) 2. Perder el instrumento del placer (el pene) Por no poder reconocer la LEY La prueba de la no-existencia de la castración
y la de que la castración misma es, en su horror,
forma de goce (Renegación) Perversidad normal Henry Ey VS Perversidad patológica Henry Ey.

Psiquiatra y psicoanalista francés, conocido para haber procurado acercar la psiquiatría con el psicoanálisis.
1900 - 1977 Si perversidad = Organización sistemática de un programa vital de acciones cínicas, resultado de una selección psíquica, refinada y calculada Escándalo y vicio Perversidad de la conciencia moral no puede ser fatalmente y siempre patológica Perversidad no patológica "Un cuerpo extraño a la noción misma de enfermedad mental" Una perversidad más pura, tanto más normal Puesto en tela de juicio desde una concepción psicoanalítica Perversión Del latín pervertĕre (volcar, invertir o dar vuelta)

f. Acción y efecto de pervertir. 1. tr. Viciar con malas doctrinas o ejemplos las costumbres, la fe, el gusto, etc.
2. tr. Perturbar el orden o estado de las cosas. Freud, en su texto de tres ensayos de teoría sexual de 1905, la entiende como aquellas conductas sexuales diferentes al fin de la procreación que lleva a los seres humanos a obtener satisfacción Para el psicoanálisis de orientación lacaniana el concepto de perversión designa, junto a la neurosis y la psicosis, una de las tres posiciones subjetivas estructurales. Rasgo principal: el reemplazo
de una forma persistente
las relaciones genitales
heterosexuales. Sin definición universalmente aceptada, la mayoría de los autores están de acuerdo en que la perversión es un tipo de comportamiento sexual que interfiere, total o parcialmente, con la función biológica de la reproducción Niño Perverso Polimorfo Practica un montón de trasgresiones, que, si fueran realizadas por un adulto, se considerarían perversas No se han establecido los diques anímicos (vergüenza, asco y moral). Es polimorfo porque no hay una pulsión dominante. El perverso adulto tiene una pulsión dominante -monoformismo (es fetichista, masoquista, sádico, etc.). Sexualidad del Niño (Ajuriaguerra) 2 - 3 años El niño parece reconocer su pertenencia a un sexo 3 - 5 años Curiosidad sexual expresada directamente. Actitud exhibicionista 5 - 6 años Exhibicionismo disminuye.
Juegos de manipulación o exploración 7 - 8 años Distanciamiento del sexo opuesto, hasta inicio de la adolescencia Evolución Teorías Sobre Concepción Fecundación oral (alimentos - beso)

Miccional

Nacimiento por el ano u ombligo (con fantasías más o menos sádicas)

Escena primitiva es vivida de una forma frecuentemente agresiva (ataque de la madre por el padre, mordedura, castración) Evolución de las Manipulaciones Sexuales 2 - 3 años, verdaderas masturbaciones, se atenúan.

Reaparecen a los 5 -6 años como masturbación directa o actividad rítmica (balanceo del cuerpo, flexión-extensión de las piernas...)

Parece que la niña descubre su clítoris y su vagina, y el niño su pene. (Índice indirecto gran frecuencia de vaginitis en niñas.)

Actividad masturbatoria junto con actividad fantasiosa, más o menos culpabilizada

En el período de latencia esta actividad desciende, aunque puede persistir intermitentemente.

Reanudación pubertad y adolescencia. El desenlace también dependerá de la personalidad de la madre y de sus acciones, de la cantidad de satisfacción o de frustración que ella administre durante los procesos de alimentación y entrenamiento.

Al igual que accidentes como lo pueden ser las pérdidas, muertes, seducciones, enfermedades, dificultades o facilidades para encontrar un objeto amoroso etc. En la pre-adolescencia y adolescencia el objeto representa en muchos casos no sólo su yo real individual sino su ideal de sí mismo (incluyendo en ésta la noción ideal del adolescente de su rol sexual).

Son bastante comunes los episodios tanto homosexuales como heterosexuales (sin ser signos de pronósticos).

La elección del objeto homosexual se puede deber también a la regresión del adolescente desde la catexis objetal hacia el amor por su propia persona y la identificación con el objeto. En la fase fálica el sexo del objeto adquiere una gran importancia y la sobreestimación del pene.

Busca relaciones que lo posean, o, al menos que se supone que lo posean.
No pueden disociarse “de un tipo de objeto definido por una determinante particular” “La decisión de la actitud sexual definitiva tiene efecto después de la pubertad” (S. Freud, 1905) Cuando no aparecen:
La disminución de las tendencias homosexuales en ciertas fases de la adolescencia es por consecuencia del influjo de la masculinidad genital que mueve al varón hacia la elección del objeto heterosexual.
En el caso de los varones, una agresividad sexual hacia las mujeres, por la intensidad de temor a la castración, para negar la posibilidad de ésta. Negación y bloqueo ante todo lo femenino.
El individuo prefiera la normalidad oponiéndose a la homosexualidad por una “tendencia a completar el desarrollo” No obstante muchos de estos patrones no pueden ser utilizados para pronosticar la homosexualidad si forman parte de un cuadro clínico.

Pero si la presencia de varios factores en la niñez en determinados casos han conducido a un desenlace homosexual.

Lo que determina la dirección del desarrollo no son los hechos y las constelaciones infantiles, sino una multitud de circunstancias acompañantes cuyas consecuencias son difíciles de juzgar. Se discute el origen de la homosexualidad en relación con los siguientes casos:

La bisexualidad como base instintiva de la homosexualidad.
El narcisismo individual (escoger un objeto sexual de acuerdo con su imagen)
Las relaciones entre la homosexualidad y las fases pre genitales orales y anales.
La sobrestimación del pene en la fase fálica.
La influencia del amor y dependencia excesivos de la madre o padre o la hostilidad extrema hacia uno de ellos.
Las observaciones traumáticas de los genitales femeninos y de la menstruación.
Envidia al cuerpo de la madre.
Los celos entre hermanos rivales (convierten posteriormente en sustanciales objetos amorosos) Pronóstico y reconstrucción En el periodo de latencia desaparece la vida libidinal en el campo de observación.

Busca la identificación con los del mismo sexo e incluso hay un rechazo, normal, hacia el opuesto.

Se pueden observar posibles tendencias homosexuales al no haber identificación con su sexo y/o buscar actividades contrarias a éste.

La relación con otros niños es por la identificación, no por relaciones objetales. En el complejo de Edipo , ya sea en su forma positiva o negativa, esta basado en el reconocimiento de las diferencias sexuales.

Hace su elección de objeto a la manera del adulto basado en el sexo de su pareja.

Positivo: Sexo opuesto al progenitor como el objeto amoroso preferido.
Negativo: Vínculo con el progenitor del mismo sexo (corresponde a la homosexualidad adulta) En cada periodo de la niñez la elección de objeto esta gobernada por reglas, requerimientos y necesidades.

Al comienzo de la vida del niño, selecciona sus objetos basados en las funciones. (ej. La madre, el padre)

La elección del objeto es determinada por la cualidad y los fines del componente instintivo dominante, es adecuada a la fase y normal sin tomar en cuenta si la relación resultante es heterosexual u homosexual. La selección del objeto:
Factor edad OBJETO PERVERSIONES SEXUALES Favorece:
Permiten tomar objetos amorosos de ambos sexos.
El narcisismo primario y secundario.
Apego anaclítico a los objetos (sexo como importancia secundaria)
Libidinización del ano ( identificación femenina del niño, tendencias pasivas)
Envidia del pene (identificación normal en niñas)
Sobreestimación del pene en la fase fálica (dificultar o hacer imposible la aceptación de la castración en el objeto amoroso.
Complejo de Edipo Negativo (fase normal “homosexual” en el niño y la niña) Homosexualidad, favorecida o evitada por las posiciones normales del desarrollo A diferencia de la sexualidad de los neuróticos, la sexualidad perversa no conocía la prohibición del incesto, ni la represión, ni la sublimación. Si la sexualidad perversa no tiene límites, se debe a que está organizada como una desviación con relación a un empuje, a una fuente (órgano), a un objeto y a un fin.

A partir de estos cuatro términos, Freud distingue dos tipos de perversiones:
las perversiones de objeto
y las perversiones de fin.

1. Relaciones sexuales con un partenaire humano
- incesto, homosexualidad, paidofilia, autoerotismo
2. Relaciones sexuales con un objeto no humano
-fetichismo, zoofilia, transvestismo Perversiones de Objeto Freud plantea al niño como un sujeto en vía de construcción Caracterizadas por una fijación en un sólo objeto en detrimento de los otros Del lado del niño, no existe un paralelo completo a esta conducta de las niñas.

Aparentemente, en nuestra cultura, ninguna fase del desarrollo por sí produce normalmente en el niño el deseo de vestirse como niñas.
Si se da, se considera como algo anormal, intranquiliza a los padres.

Mientras sirve al propósito de defensa contra la ansiedad (angustia de separación, temor de perder el cariño del objeto, peligros fálicos), no hay razón para suponer que el travestismo persistirá más allá de las fases donde estas ansiedades dominan.

Sólo cuando la conducta travestista se acompaña de signos inequívocos de excitación sexual, podría considerar como paralela y precursora de la perversión específica. Exhibicionismo Si los impulsos genitales que aparecen en la pubertad son fuertes o débiles (capaces de dominar las tendencias pregenitales)

Si las cantidades de libido retenidas en puntos de fijación pregenitales ejercen una atracción regresiva suficientemente intensa para interferir y debilitar la genitalidad.

Si el progresivo deseo de ser “grande” sobrepasa en la personalidad la atracción regresiva de las primeras satisfacciones

Si el mundo objetal ofrece oportunidades para la gratificación sexual adulta del individuo o si frustran los primeros intentos genitales, etc. No es posible predecir el destino último de un componente instintivo que se ha desviado de la norma habitual. El enlace dependerá de un número de influencias como las siguientes: Pronóstico del resultado final La mayoría de los autores están de acuerdo en que “aunque el fetichismo infantil se parece al de los adultos”, el fetiche del niño es “simplemente una fase de un proceso que puede o no conducir al fetichismo adulto”. Fetichismo Coderch:

El placer de mirar se erige en la finalidad predominante, al margen del acto sexual, concluyendo generalmente en la masturbación.

En la infancia la curiosidad sexual se dirige hacia los padres, convirtiéndose más tarde en el impulso a espiar los órganos genitales o las relaciones sexuales de otras personas.

Respuesta a la ansiedad de castración

Entra en juego negar la ausencia de pene en la mujer, constatar la integridad del objeto primario (la posesión del pene por parte de la madre) Voyerismo Sólo durante la fase fálica el fetiche se identifica con el propio pene, el del padre o con el imaginario de la madre. Los autores del texto concuerdan con Winnicott y le adjudican suficiente valor a las propiedades calmantes del objeto de transición:
Las ventajas del amor a sí mismo se combina con las del amor objetal.
Aún más, por su importancia como posesión permanente que puede controlar. Melitta Spring dice que si la madre no participara, un niño no se haría adicto a un objeto, de manera que llega a ser más importante que la propia madre. Desviaciones de las intensidades normales de los componentes instintivos, aunque constituyen una común “variación de la normalidad” dentro del marco de la naturaleza perversa polimorfa del niño. Zonas corporales específicas que proveen estimulación erótica no funcionan en el orden temporal que corresponde a la secuencia normal del desarrollo de la libido. Cuantitativa Cronológica Es un error considerar esta expresión sintomática como paralela en significado con la del adulto travestista femenino En la fase de envidia del pene la preferencia por pantalones y otras prendas de varones es tan familiar que se considera característica de esa edad.

Si la niña se niega absolutamente a aceptar la vestimenta femenina, entonces la envidia del pene, sus tendencias masculinas y el rechazo de su femineidad pueden haber alcanzado un nivel excepcional. Travestismo Una gran parte de los fenómenos del fetichismo infantil está asociada con fases específicas del desarrollo, desaparece cuando se superan las necesidades especiales del ello o del yo a las que sirve Número de fetichistas verdaderos Número de fetiches en la niñez Ningún autor lo ha podido resolver de manera satisfactoria. ¿Hasta qué punto el seudofetichismo de la niñez es una preetapa y precursor de una verdadera perversión posterior? El interés por las ropas adecuadas al sexo opuesto o a los adultos de ambos sexos es un rasgo común de la infancia

El juego de disfrazarse les permite imaginarse en el rol del padre/madre/hermano/etc.

Las diferencias de sexo son fácilmente transgredidas en estos juegos. Travestismo Cuándo deben considerarse como los precursores reales de las perversiones del adulto Investigar qué componentes instintivos parciales o en qué condiciones algunos de ellos permanecerán activos después de la niñez Error en que aun los analistas incurren fácilmente Evaluar ciertos fenómenos de la infancia como perversos Cuantitativa Cronológica La experiencia clínica sugiere que la sintomatología puede explicarse como DESVIACIONES DE LA NORMA DEL DESARROLLO en dos direcciones principales Los individuos que no han llegado a la adolescencia no son pervertidos en el sentido adulto del término Diagnóstico de perversión en adultos:
La primacía de los genitales no se ha establecido o mantenido Casi idénticos Cuadro clínico de los adultos Algunos cuadros clínicos de los niños En algunos casos, el objeto elegido tiene desde el principio una significación fetichista (ropa interior femenina perteneciente a la madre) Ajuriaguerra:
Sólo los adolescentes y preadolescentes exhibicionistas, muchas veces con conductas masturbatorias conservan su carácter desviado. En relación con el exhibicionismo, sería quizá más oportuno, en nuestra época, hablar de exhibicionismo de los padres hacia los hijos:

La evolución de las costumbres ha conducido a los padres a un liberalismo beneficioso en lo que se refiere al cuerpo y la desnudez.

Pasearse desnudo por la casa, compartir el baño, son conductas comunes en muchas familias.

Sin embargo, los padres olvidan o fingen hacerlo que cuando su hijo crece puede vivir ese desnudo como una provocación incestuosa, fuente de sufrimientos y paradójicamente de exacerbación de sus conflictos psíquicos (neuróticos o psicóticos). Según el Manual de Psiquiatría de Coderch Consiste en mostrar el pene - generalmente erecto, a una o varias mujeres o niñas, desconocidas por el sujeto, sin realizar ninguna tentativa de aproximación o asalto sexual.

El acto de exhibición produce por sí mismo el orgasmo, o bien, constituye la base de sus fantasías masturbatorias.

Las costumbres femeninas - culturalmente admitidas - de mostrar desnudas ciertas partes del cuerpo no son estimadas, ni clínica ni socialmente, como actos exhibicionistas. En el acto exhibicionista entran en juego los siguientes factores: Predominio de las pulsiones infantiles en la forma de seducción

Lucha contra la castración por la evitación del coito y la imposición de los genitales

Intención de combatir la castración en el momento que la mujer muestre su pene

Defensa contra los impulsos homosexuales

Autocontemplación narcisista en la identificación con el observador. Fenichel
Busca producir un shock, susto o excitación en quien lo ve para quedar satisfecho.
Renuncia a una relación personal con la pareja Naturalmente este
deseo no es satisfecho, insaciable necesidad de ver más y más... Psicodinamia general de las perversiones sexuales - La perversión representa, en la vida adulta, la persistencia de elementos de la sexualidad infantil.
- Un fallo en las transformaciones normales de la sexualidad componente instintivo especialmente enérgico victoria completa imposible Se reprime la mayor parte del componente a cambio de permitir y tomar como propia una pequeña parte del mismo, autorizando su expresión consciente.
• Sexo de las víctimas: En alrededor del 80% de casos las víctimas son niñas; así pues, sólo en un 20 % de casos la víctima es un niño.

• Categoría de los agresores: La mayor parte de agresiones sexuales son perpetradas por un miembro de la familia o un individuo próximo a la misma y conocido de la víctima. Solamente en un 15 % de los abusos sexuales el agresor es un desconocido. Las niñas son con mayor frecuencia que los niños víctimas de un miembro de la familia. En el 99 por ciento de casos, el agresor es un hombre.

• Relaciones incestuosas En el 30 - 40 % de casos son relaciones incestuosas padre-progenitor/hija y en el 30 - 40 % de casos (según los estudios) son relaciones incestuosas padrastro/hija. Apenas se mencionan incestos madre/hijo. Las relaciones incestuosas pueden implicar también al abuelo, tío, hermano mayor, etc.

• Edad de las víctimas. Las situaciones incestuosas empiezan precozmente, a menudo antes de los 10 años de edad. En la mayor parte de casos, la edad es de 6 - 12 años.
1. Evocación sexual (llamadas telefónicas, exhibicionismo, imágenes pornográficas, lenguaje de una extrema crudeza sexual con el niño)

2. Estimulación sexual (contacto erótico o pornográfico, masturbación, contactos genitales incompletos, participación forzada en la sexualidad de una pareja, etc.)

3. Consumación sexual (intento de violación o violación con penetración vaginal, anal u oral). Abuso sexual en niños y sus implicaciones Desde un punto de vista estructural no puede describirse una organización psicopatológica determinada.

Los rasgos depresivos predominantes son el sentimiento de culpa, la vergüenza y la baja autoestima.

Las alteraciones en la organización del narcisismo son habituales, caracterizadas por un sentimiento de humillación muy marcado y una baja autoestima que explica en parte las conductas patológicas posteriores en la adolescencia y en la edad adulta.

Para algunos autores, las conductas patológicas en la edad adulta, sobre todo las conductas sexuales perversas, representarían un intento de liberarse de un sentimiento de humillación experimentado en la infancia La expresión abuso sexual significa la explotación sexual de un niño por un individuo de más edad.

El niño debido a su edad es incapaz de comprender la naturaleza del contacto y por ello de oponer una resistencia adecuada.

Esta explotación sexual puede ser realizada por un familiar de el niño Intromisión de los adultos en la sexualidad infantil: abuso sexual Aspectos comunes El abuso sexual puede adoptar diversos aspectos:
Full transcript