Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

Surrealismo

No description
by

jimena iglesias

on 4 October 2010

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of Surrealismo

SURREALISMO HISTORIA
CIENCIA
FILOSOFÍA ARTE Y LITERATURA Los filósofos que influyeron en el Surrealismo bucaban expresarse sin filtros de lógica que pudieran limitar o modificar lo que sentían y pensaban, tratando de encontrar, fuera de lo "racional" aquello oculto en el inconsciente
A partir de que ni el mundo ni la existencia pudieran ser explicados con lógica, desde las diferentes expresiones artísticas buscaron nuevos caminos y teorías para tratar de resolverlo o de expresar esos sentimientos. Según el estudio de Freud, el inconsciente puede manifestarse de tres formas:
Los sueños: que muestran pensamientos en forma libre, sin restricciones para formar lugares, hechos, expresiones y sentimientos de los personajes, etc.
Los actos fallidos: al no ser pensados en forma conciente, aquellos hechos no intencionales reflejan parte del inconsciente.
Los síntomas neuróticos: a través de la observación y la traducción de estos síntomas y su origen. En esta época a fin de estar preparados ante cualquier conflicto bélico, los países se aseguraban de contar con suficientes armamentos y ejércitos preparados para la guerra.
Se activó una red de alianzas que los países habían firmado entre sí, prometiendo colaborar unos con otros en caso de guerra. Fue así que en 1914, al producirse el crimen de Sarajevo, en el cual fue asesinado el heredero del imperio Austro Húngaro, sus aliados reaccionaron inmediatamente y la Primera Guerra Mundial comenzó.
En 1918 se firmó la paz pero vencedores y vencidos encontraron sus países devastados. Las potencias debían reconstruirse rápidamente para hacer frente a la creciente pobreza y al desempleo.
En 1917 se produjo la Revolución Rusa, que pondría fin a siglos de sumisión de los campesinos a la monarquía. Un nuevo sistema político y económico se impuso que luego influiría en toda Europa: el comunismo, que proclamaba la abolición de la propiedad privada, con el objetivo de hacer desaparecer las clases sociales. Surgió un nuevo régimen de gobierno en el cual el Estado tenía el rol de administrar equitativamente los recursos con los que contaba el país.
Los países vencidos en la Primera Guerra Mundial, sumidos en la pobreza y en la desocupación eran el escenario ideal para que triunfaran los ideales comunistas. Por esta razón, para evitar el surgimiento de nuevas revoluciones obreras, en estos Estados nacieron regímenes totalitarios de gobierno: se destacó la figura de Mussolini en Italia, de Franco en España y de Hitler en Alemania. Estos filósofos mostraban su postura en contra de las determinaciones y de lo preestablecido. Los filósofos anteriores considerados como influencias fueron Marx y Nietzsche, quienes buscaban esa mirada "sobre" la realidad, propia del Surrealismo.
Un filósofo que muestra muchos de los rasgos del movimiento es Jean-Paul Sartre.
El surrealismo fue un movimiento dentro de las vanguardias surgido en Francia. Su inicio (1924) se toma partir del primer texto considerado surrealista escrito por André Bretón (1896-1966). En este período, que abarca la Primera y Segunda Guerra Mundial, el sentimiento de incertidumbre y de angustia fue lo que llevó a científicos, filósofos y a las distintas ramas del arte a buscar nuevos caminos para explicar y superar estas emociones.
Su arte, literatura y filosofía, se basan, como designa su nombre, en una forma de ver la vida más allá de lo real, sobre ella. Principalmente la expresión autómata, la exploración del inconsciente, la interpretación de los sueños y el análisis de ello llevarían a descubrir lo que se tomaba como la forma de ver la vida en ese momento.
En la ciencia, el descubrimiento de la bomba atómica, utilizado por Estados Unidos sobre las ciudades de Hiroshima y Nagasaki, es un ejemplo de los motivos por los que pensadores de esa época consideraban si en realidad los avances científicos, harían progresar o no a la sociedad.
La formación de una obra literaria, filosófica o artística no dependía más de la fuente de inspiración con su figura y presentación propia, sino que se formaba según la percepción del artista, ya que se focalizó más el asunto que la propia realización.
En el año 1938 se realizó la última y gran exposición surrealista en París, y para mediados del siglo XX podría establecerse el fin del movimiento a pesar de seguir influyendo sus escritores, filósofos, artistas y científicos.






Un avance científico que hace resonancia en el surrealismo es "La teoría de la relatividad" postulada por Albert Einstein. Lo que él afirmaba con esta teoría es que el tiempo y el espacio varían según el espectador lo perciba. Y que no es siempre el mismo tiempo ni el mismo espacio. En conclusión revolucionó la ciencia porque hasta ese momento la Física era completamente comprobable y específica.
Otro de los avances del momento fue la teoría cuántica. Ésta amplió nuestros conocimientos de la estructura de la materia y nos ha permitido construir el mundo que vemos en la actualidad: la electrónica, la energía nuclear, las armas atómicas, los sistemas operativos y muchas otras cosas que no serían posibles sin ella.
El inicio del movimiento fue considerado a partir del "Primer Manifiesto Surrealista" escrito por André Breton en 1924. Fue el creador de un rasgo fundamental del Surrealismo llamado “escritura automática” que consistía en escribir sin pensar que lo hacia y con falta total de conciencia y sentido sobre el modo de escritura.
Los artistas intentaban plasmar por medio de formas abstractas o figurativas simbólicas las imágenes de la realidad más profunda del ser humano. La ilustración de imágenes oníricas, el inconsciente, la metamorfosis, la fantasía, el rechazo a la lógica, el misterio y el sexo fueron representadas por los artistas de este movimiento.
Se volcaron además por el arte de los pueblos primitivos, el arte de los niños y de los dementes, ya que en él se hallaba ese modo puro de expresión sin ningún “filtro mental”. El portador artístico destacado por este modo de ver los diferentes aspectos de la vida fue, en pintura, Salvador Dalí (1904-1989), quien le llevó al surrealismo una nueva dosis de energía. Él reavivó la oposición contra el orden establecido, las técnicas de choque y oposición que habían perdido ímpetu en ese momento. Jean-Paul Sartre (1905-1980)


Dramaturgo, filósofo, novelista y pensador político francés. Ateo frío y pesimista. Sus figuras paternas, su gran compromiso con la sociedad capitalista europea, y el aporte del estudio de la psicología y el existencialismo con el que contaba, muestran las bases de su pensamiento frente al ser y su natural libertad.
Luego de la temprana muerte de su padre, su madre no logró mostrarse como figura autoritaria. Esta infancia libre e independiente, muestra el origen de su espíritu existencialista: el ser es lo que hace de sí mismo, es libre y por lo tanto también responsable de formar su propia esencia, y su posición en contra del naturalismo: cree que los determinismos demuestran farsa y eliminan la autenticidad de las personas. A pesar de su autonomía en todos los aspectos de su vida, siente al otro como una limitación, “el otro pensándome como quiera”, esta idea podría limitar o filtrar las expresiones de su conciencia.
Por su acercamiento al teatro en su adolescencia, pudo expresar su gran rechazo hacia los valores burgueses. Su escritura palpable y simple para las abstracciones permitió a Sartre expandir sus pensamientos y su figura así como también su reconocimiento en vida. Gracias a su fama explosiva y rápida, logró voz en la política y fue fundador y gran admirador de la izquierda francesa progresista y crítico potencial del imperialismo y la política estadounidense.
Traspasado por la Segunda Guerra Mundial, en la cual estuvo preso durante un año bajo los alemanes, formando parte luego de La Resistencia como forma de revolución social, por el Nazismo, a lo que más tarde describe como un período mucho mas atroz en comparación de como lo sintió en aquél entonces, por la Guerra Fría, por el Stalinismo y la expansión soviética, a la que apoyó fuertemente hasta la invasión a Checoslovaquia, que generó una gran decepción ya que ésta frenó la apertura política para permitir una mayor expresión y voz para aquél país comunista, así como también por los regimenes en Cuba y Argelia, lo que no se basaba en aquellos ideales que él resaltaba y buscaba del Comunismo. Su pensamiento político, así, fue construyéndose por afirmaciones y por destierros de sus propias posturas.
El hilo de su pensamiento, se reflejó en su forma política, en sus obras literarias y filosóficas y en sus actos sociales (como rechazar el Premio Nobel a sus 59 años, ya que sostenía que era una coronación con otros fines: “Es una manera de decir: «Finalmente, es de los nuestros». Yo no podía aceptar eso” remarcando su desprecio a los modos sociales. Lo demuestra también su vida personal, la relación que mantuvo con su esposa, liberal, abierta y sin normas que más allá de sus particularidades se basaba en el apoyo mutuo y la libertad incondicional de ambas partes. También sus lazos afectivos con su abuelo materno a quien describe como otra persona “para-sí”, su madre, la muerte y la figura de su padre, “Ponía al luto entre mis virtudes. Si hubiera vivido mi padre, me hubiera aplastado.”, aquellas otras mujeres y amigos con los que se relacionó, así como también su frío ateísmo, todo esto remarcó su personalidad, fundada por no haber tenido que demostrar ni responder nunca a nadie como principal factor y por rehusarse a ser parte de aquél mundo confuso y con ídolos groseros en el que había nacido, sosteniendo y defendiendo sus 75 años que “naturalmente nunca se llega a todo, pero hay que querer todo”.
El hijo del sol

André Bretón

Es imposible hablar del Surrealismo sin hacer mención a su vida, ya que fue él quien lo puso en marcha.
Nacido en 1896 , ingresó al Liceo Chaptail de París en 1906, donde descubrió sus habilidades poéticas. En 1913 empezó sus estudios en Medicina y leyó autores como Arthur Rimbauldt, Lautréamont, Paul Valéry , Apollinaire y Sigmund Freud cuyas obras lo inspiraron a realizarse como literario. Abandonó Medicina y en 1919 fundó la revista "Littérature", donde juntó a Louis Aragón y Phillipe Soupault. Allí se ve reflejado el primer experimento con la "escritura automática" Publicó la colección de fragmentos varios "Los campos magnéticos" en colaboración de Phillipe Soupault en 1919 y "Monte de Piedad" (serie de poemas) en el mismo año.
En 1922 rompió con Tristan Tzara líder del grupo Dadá finalizando las relaciones surrealistas-dadaístas al año siguiente. Para finales de 1924 había publicado obras como "Pescado Soluble" y algunos relatos teóricos como "Los pasos Perdidos" y "El Manifiesto Surrealista", cuestionando en dichas obras el "orden intelectual que limita la razón". También en ese año participó en la fundación de la revista "La Revolution Surréaliste" donde pasó a ser director al tercer número. En su obra "Legítima defensa" publicada en 1926 da su punto de vista sobre la "Crisis de Naville" y un año después se unió al partido comunista francés. Mostró su concepción del arte en "El surrealismo en la pintura" y publicó su novela "Nadja en el mismo año".
En "El segundo manifiesto surrealista" atacó el "desviacionismo" de algunos miembros, proponiendo una firme resistencia a la vida burguesa y sus modas. Publicó en 1930 "La Inmaculada Concepción" que fue un conjunto de poemas escrito por él, junto a Pául Éluard y Salvador Dalí y creó la revista "Le surréalisme au service de la Revolution" y la dirigió hasta 1933 año de su expulsión del partido comunista. En 1932 publicó una obra política "Los Vasos Comunicantes" y "Amor Loco" en 1937. En 1938 viajó a México, donde fundó con Diego Rivera y León Trotsky la "Federación Internacional del Arte Revolucionario". Durante la ocupación alemana en París (1942) se exilió en los Estados Unidos hasta 1946 (año de la liberación).
En 1942 publicó "Prolegómenos a un tercer manifiesto o no". Su última contribución a la literatura fué "Le surréaliste meme"" en París, donde participó en cuestiones políticas y culturales hasta el año de su muerte (ocurrida en 1966).




La extravagancia y la polémica.

Excéntrico, extravagante, egocéntrico, provocador, polémico. No hay suficientes adjetivos para definir a uno de los pintores más populares del siglo XX. Salvador Dalí. Este catalán a los 16 años estaba decidido “seré un genio”, dijo. Nació el 11 de mayo en 1904, hijo de Salvador Dalí Cusí, notario del pueblo y Felipa Doménech, un matrimonio acomodado. E
l librepensador y ella amante de las artes.
La muerte fue una de sus primeras obsesiones, ya que nació un año después de que su hermano muriera. Está circunstancia determino por un lado, que sus padres lo sobreprotegieran, lo que ayudo a forjar su personalidad egocéntrica y extravagante, pero también a que se viera a sí mismo como el fantasma de su hermano, ya que eran muy parecidos.
Dalí mostró desde pequeño aptitudes para la pintura y el dibujo. En 1916, los padres de Salvador lo enviaron a pasar el verano a las afueras de Figueras, allí descubrió el impresionismo francés. Este movimiento pictórico le causó un gran impacto, ya que fue el primer contacto con una escuela antiacadémica y revolucionaria. Del impresionismo, rescata la yuxtaposición de colores y el puntillismo.
En 1919, expuso sus primeros cuadros en el Teatro Municipal de Figueras (en el futuro se convertiría en su museo). La crítica de esta época aseguró que se convertiría en un gran pintor.
A Principio de la década de los 20, Dalí se consideró un pintor principalmente impresionista.
Entre 1922 y 1925, se fue alejando del puntillismo y se acercó al cubismo con un cambio muy fuerte hacia las tendencias vanguardistas.
En el año 1924, publicó varios dibujos en la revista “Alfa” y “España”, al mismo tiempo, una publicación de Sigmund Freud llamó su atención: “La interpretación de los sueños”, que no solo lo leyó con interés sino que se acercó estéticamente al surrealismo.
Dalí comenzó a desarrollar un estilo casi fotográfico al que incorporó elementos asociados con los paisajes de su infancia que lo acercaron aún más al surrealismo. Él lo definió como una fotografía pintada a mano de la irracionalidad concreta.
Por cuestiones laborales, Salvador conoció al poeta Paul Eluard, miembro del grupo de los surrealistas y a su esposa, Elena Diaknova, mejor conocida como Gala. Hasta ese entonces, Dalí había estado buscando la mujer de sus sueños.
De vuelta en España, había dejado las técnicas y estilos de otros artistas que había empleado en su formación. Aun no se lo había reconocido como un auténtico surrealista, pero apostó a la creación de una serie de elementos sexuales oníricos y fantásticos que le darían su identidad a lo largo de sus obras.
Más tarde, descubrió que Gala poseía la anatomía de su mujer soñada hasta que una vez reunió el valor de para declararle su amor a lo que respondió: “nunca nos separaremos”. Luego se escaparon a Barcelona y su padre lo desheredó por mantener una relación con una mujer casada.
El rechazo paterno lo impulsó a pintar de forma obsesiva. En este período nacieron algunas de sus obras más importantes. Aquí desarrolló su método paranoico crítico donde avanzó con el automatismo de los surrealistas.
En 1934, se casó con Gala y zarparon a Estados Unidos.
En 1935 volvió a España para reconciliarse con su padre. Allí el ambiente político estaba muy cargado en Cataluña e intuye el comienzo de la Guerra Civil Española, que se desarrollaría un año más tarde, cuando Dalí se encontraba en Londres.
En América se genera un gran interés por el surrealismo. Luego realiza innumerables viajes por América para presentar su estilo y obras.
Al no poder regresar a España por la guerra civil, se trasladaba continuamente entre Francia e Italia. Cuando el conflicto en España se decide en 1939 a favor de las tropas franquistas, Dalí ya había abandonado Italia con Gala.
De regreso en París, André Bretón lo denunció por apoyar el racismo, expulsándolo del movimiento surrealista, a lo cual responde: “yo soy el surrealismo”.
El artista publicó su autobiografía titulada “La vida secreta de Salvador Dalí”, 1944. En este libro, se justifican acciones pasadas, afirmando que no apoya a Hitler y a Lennin, porque él es “daliliano”. En esta declaración pone en relieve la importancia que estaban adquiriendo los aspectos religiosos en su vida, que tiene la explosión de la bomba atómica en Hiroshima, en 1945, el detonante de su misticismo. Dalí lo conceptualiza: “la intuición profunda que implica la comunicación directa con el todo, la visión absoluta a través de la verdad, a través de la gracia de Dios”. De forma casi natural, el átomo se instaló en su “pintura atómica”, y el miedo se trasladó a sus paisajes.
Luego de la finalización de la segunda guerra mundial, Salvador regresó a Europa en 1948, se dirigió a España y abrazó al franquismo, por lo cual no recibió buenas críticas.
En los siguientes años, continuó colaborando en los terrenos artísticos y se definió como ex surrealista, aunque siga pintando.
En 1960 logró entrar a una exhibición surrealista muy importante en Nueva York contra la voluntad de Bretón y sus lienzos se repartieron por los mejores museos del mundo. A pesar de tanta distinción y extravagancia, Dalí continuó el resto de su vida en obras que resumieron su búsqueda de expresión, unificando sus diferentes estilos.
Gala falleció en 1982, y Salvador cayó en una terrible depresión. Dos años más tarde, sufrió grandes quemaduras y se trasladó a vivir al Museo de Figueras. Allí permanecerá hasta su muerte, el 23 de enero de 1989.



* "Adolf Hitler" Ailsby, Christopher (2003) Edit. Lado
* "Explicar a Hitler: Los orígenes de su maldad." Ron Rosenbaum (1998)
* "Hitler a la nueva luz de la clásica y la moderna psicología"
* "Hitler y sus generales" Helmut Heiber. Helmut Heiber Editor.
Colección Memoria crítica. 1987
* "El mito de Hitler: imagen y realidad del Tercer Reich". Ian Kershaw.
Edit. Paidós, 1987
* "Ensayo de un diccionario de la literatura" (Tomo III). Federico
Carlos Sainz de Roblei. Madrid, 1956
* "Las palabras" autobiografía (11-21) Editorial Losada S.A. Buenos
Aires 1964 * "Aula" 1990 editorial cultural S.A.. Abril, 1990
* Diccionario de la literatura universal" (2000) Editorial Océano
* “Caminos abiertos”
Autor: Albert Einstein (autobiografía)
1980 edinormaltda.&cía S.C.A
1977libreria y casa editorial hernano S.A
Desde la pagina 7 hasta la 20.
* “Grandes biografías océano, volumen 4”
Momxcll ediciones océano, S.A
Paseo de Garcia, 26
Imprime: emege industrias gráficas, S.A con Londres 98 int
08036 Barcelona.
Desde la pagina 616 hasta la 619
* Revista “Los hombres” (4)
L. castellani y L. Gigante Centro editor de América Latina. Desde la
pagina 5 hasta la 24.
* Emile, Noel (2009) “François Châtelet”
Ciudad autónoma de Buenos Aires, Nueva visión
* Mann, Heinrich (1942) “El pensamiento vivo de Nietzsche”
Buenos Aires, Losada S.A.
* Yalom, Irvin D., (2006) “El día que Nietzsche lloró”
Buenos Aires, Grupo Editorial Planeta
* Marx, Karl (2005) “La lucha de las clases en Francia”
Buenos Aires, Luxemburg
* Nietzsche, Fiedrich (1933) “Así hablaba Zaratustra”
Barcelona, Ediciones del Mediodía
* Gaunt William (1992), “Los Surrealistas”
Buenos Aires, EditorialLabor, S.A. * Klingsöhr-Leroy Catherin (2005) “Surrealismo”
Teaschen.
* Rius Josep, (2007), “Grandes Maestros de la Pintura: Dalí”
Editorial Sol 90.
* Suñer Iglesias Francisco José, "Glosario teoría cuántica"
http:www.ciencia-ficcion.com/glosario/t/teoriacuan.htm
* Delgado Castillo Rolando y Delgado Castillo Francisco, “La era
atómica y el desarrollo de la física en el siglo XX”,
http://www.galeon.com/histofis/9hitosxxf.htm
* “Energía nuclear” (funcionamiento de la bomba atómica),
http://www.exordio.com/1939-1945/militaris/armamento/bombasatomicas.htm
l* Sánchez Ron, José Manuel (1985), “El origen y desarrollo de la
relatividad”
(Google scholar) http://en.scientificcommons.org/6946500
* Etchart , Douzon, Rabini, “Historia 3” Argentina desde 1832 y el
mundo contemporáneo, Cesarini Hnos.
* Luciano de Privitellio, Lucas J. Luchilo, Silvina I. Montenegro,
Liliana Cattáneo, Alejandro Cattaruzza., “Historia del mundo
contemporáneo” Santillana.
* Lucía García de Carpi, “Descubrir las Vanguardias”
Dadá y Surrealismo, Arlanza.
Bibliografía Adolf Hitler

Receta para ser inolvidable: el horror

Líder indiscutido. Celoso de sus mujeres. Incansable en su trabajo. Dueño de una gesticulación eficaz. Vegetariano y no fumador. Autosuficiente. Solitario. Sin embargo, calculador, cínico, ávido de poder. Frío y por sobre todas las cosas, discriminatorio y cruel hasta un extremo que aunque resulte casi inverosímil, es desgraciadamente cierto. Definitivamente, imposible de olvidar para cualquiera de nosotros.
Estas son algunas de las características que más se destacan en la controvertida personalidad de Adolf Hitler, que muchos historiados y psicólogos han estudiado en profundidad en un intento de explicarse y explicarnos cómo es posible que un hombre llegara a sobrepasar todos los límites para cumplir con un objetivo: aniquilar al pueblo judío y colocar a Alemania en la cima.
Adolf Hitler nació en una pequeña aldea llamada Braunau am Inn, al norte de Austria, en el seno de una familia de clase media. Sus padres, que eran primos, tuvieron cinco hijos, de los cuales solamente Adolf y su hermana Paula alcanzaron la edad adulta. Si bien Adolf era amante de la literatura y del arte, tuvo muy bajo rendimiento durante sus estudios secundarios, lo que se atribuye a la rebelión contra su padre. Éste, que se desempeñaba como agente de aduana, estaba empecinado en que su hijo siguiera sus pasos y no vacilaba en azotarlo para hacerle cumplir su voluntad. De todas formas, Adolf se rebeló contra lo que su padre deseaba, e intentó ingresar en la escuela de arte de Viena. En dos oportunidades fue rechazado y esta frustrante situación marcó su vida para siempre.
La madre de Hitler, Klara Polz, fue una de las dos mujeres que él amó más en toda su vida. Adolf acompañó a su madre hasta el día de su muerte, a los 47 años, a causa de cáncer. Adolf quedó huérfano ya que su padre también había fallecido. Por ser menor de edad, le correspondía un lugar en el hogar de huérfanos, el cual cedió a su hermana Paula. Por su parte, él se dedicó a vagar por las calles de Viena. Ejerció diferentes empleos para escapar de la pobreza, como, por ejemplo, barrer la nieve o trabajar en la construcción como albañil. En 1910 se mantuvo pintando cuadros que luego vendía.
Durante la Primera Guerra Mundial, se alistó como soldado. En este período dejó en claro la clase de soldado que era: valiente y dedicado. De todas formas, Alemania fracasó en la Primera Guerra Mundial y en su fin a Hitler no le quedó otra opción que volverse a Munich (lugar donde había vivido anteriormente), y quedarse en el ejército. Debido a su personalidad fuerte y su facilidad para convencer a las personas, en el ejército se le asignó el puesto de oficial de instrucción. Para cumplir con este cargo, debía hacerles cambiar de opinión a todos aquellos soldados que tuvieran ideales democráticos y pacifistas.
Por el año 1919 se unió al Partido Obrero Alemán, que requería poseer un gran sentimiento nacional, por lo que Adolf no tuvo dificultades para ingresar. Aproximadamente un año después, ya no tenía otra distracción que este partido, al que le dedicaba su tiempo entero. Llegó a ser presidente del partido, que, para ese entonces, se había rebautizado como Partido Nacionalsocialista Alemán del Trabajo (abreviado como “nazi”). Concluido su primer mandato, Hitler ganó nuevamente el cargo de presidente del partido gracias a su carácter y sus dotes de líder. Ya convertido en un líder político absoluto en Alemania, no le gustaba estar rodeado de demasiada gente y exigía que quienes estaban cerca de él, le brindaran pura lealtad a toda prueba y que fueran también discretos. Imponía sus propias costumbres a sus aliados. Les prohibía fumar y tomar mientras se encontrasen en su presencia. Quienes trabajaban con él lo describieron como una persona fría y calculadora al extremo, con una influencia impresionante sobre su auditorio. Hacía uso de su poder de persuasión en sus discursos y conmovía a masas enteras de personas con su oratoria implacable y convincente.
Hitler predicaba con su propio ejemplo: afrontaba sus propios gastos sin usar ningún fondo del Estado. Los ingresos del dictador provenían de los derechos que cobraba por su propia imagen en las estampillas y por la venta de su libro “Mein Kampf” (“Mi Lucha”).
Era capaz de ordenar que ciudades enteras sufriera bombardeos sin preocuparse por las víctimas; de organizar la construcción de campos de concentración donde miles de hombres, mujeres y niños eran exterminados sistemáticamente. Pero, a pesar de su crueldad, era incapaz de presenciar las propias atrocidades que ordenaba hacer. Cuando falló un intento de asesinarlo, Adolf se negó a ver imágenes o filmaciones de los individuos que estaban involucrados en el atentado fallido, que luego fueron ejecutados en 1944.
Pero un día el horror llegó a su fin. Hitler fue vencido y los ejércitos aliados lo cercaron. Prefirió la muerte a cualquier otra forma de castigo. Sin embargo, hasta el día de hoy, la verdad sobre la muerte de Hitler sigue siendo un misterio. La versión oficial fue que se había suicidado en su búnker junto a su esposa y compañera Eva Braun, y que sus seguidores habían quemado los cuerpos posteriormente, aunque estos no se encontraron. Existieron muchos mitos y versiones diferentes, pero ninguna ha sido debidamente fundamentada. Lo cierto es que las costumbres, la ideología y símbolos que impuso el nazismo fueron prohibidos en todos los países de Europa luego de la caída de Hitler, en un intento por erradicarlos por completo. Si bien esto se ha logrado, no será posible jamás borrar este horror de nuestra memoria. Sin duda, Hitler nos hizo aprender una lección imborrable e indiscutible: el deber de respetar, aceptar, tolerar y amar a los otros, más allá de las razas y de las religiones, protegiendo así la única raza que existe: la humana. Albert Einstein
Albert Einstein nació el 14 de marzo de 1879, en Ulm, Alemania. Hijo de Herman Einstein (un hombre alegre al que le gustaba disfrutar de la vida, muy poco religioso y con ideas políticas liberales) y Pauline Koch (mujer de carácter serio y artístico, le gustaba la música aunque solo era una ama de casa media y se reconocía como satisfecha con disponer de cierta seguridad económica). El tío de Albert, quien convivía con su familia era un ingeniero reconocido que estaba muy interesado en la vida intelectual y sobre todo en la de Albert.
Con tanta influencia familiar, Einstein fue un sabio pacifista y defensor de los derechos civiles. Gracias a sus avances hoy podemos admirar al universo a través de una imagen global, que se completa con la razón y experiencia individual según la teoría de la relatividad.
Ha llevado una vida semejante a la de cualquier persona, se separó de su primer mujer con la cual tuvo dos hijos varones y se casó con su prima Elsa Einstein, en 1915, un año antes de dar a conocer la teoría de la relatividad. Éste fue un tiempo en el cual se consideró pleno y dentro de un periodo fructífero en su vida.
Este genio era extraordinariamente amable con todos, siempre fue un hombre súper modesto e incluso cuando discutía temas de física seguía siendo una persona simpática que contagiaba buen humor a quien lo rodeaba. Y creía que la mas hermosa emoción que puede sentir el ser humano es el misterio, aunque a veces viniera acompañado por el miedo.
Sus conocidos solían impresionarse por su capacidad de abstracción, por su facilidad para apartar su mente de sus ocupaciones cotidianas y así poder pensar cuando quisiera, que dicho sea de paso era su ocupación más importante.
Fue una persona de corazón puro que vivió profundamente comprometido con los problemas de su tiempo y constantemente sentía la necesidad de conectarse con su semejantes y compartir sus dolencias. Su sueño era que reinen la libertad política, la tolerancia y la igualdad frente a las leyes.
Por eso si hay algo de lo que Einstein siempre se arrepintió fue de haber enviado una carta al Presidente de los Estados Unidos el 2 de agosto de 1939 en la que dijo “…En los últimos cuatro meses se han logrado efectuar reacciones nucleares en cadena… Este nuevo fenómeno podría también aplicarse a la fabricación de bombas de una enorme potencia…”
Y al pasar seis años, luego del atentado contra Hiroshima volvió a escribirle “si lo hubiera sabido… no hubiera jamás escrito esa carta.” Era comprensible su enojo consigo mismo, ya que tenía una enorme aversión por toda especie de crueldad y odio, detestaba el prejuicio y la violencia, y por eso mismo fue un gran enemigo del nazismo.
Albert nunca fue un niño prodigio, al contrario, fue un estudiante mediocre; a tal punto que sus familiares lo consideraban un lento. Pero su dificultad con el estudio radicò en que se rehusaba a estudiar de memoria y estaba en contra de la disciplina.
Aunque de todos modos poseía el don de maravillarse y estaba convencido de que el pensamiento trabajaba más que nada maravillándose, generalmente de manera inconsciente y sin usar palabras.
Uno de sus amores más importantes fue el violín. Desde niño tocaba y lo acompañó hasta sus últimos años de vida.
Ya en sus primeros años de edad renunció a toda religión revelada pero se declaraba un hombre profundamente religioso diciendo “la certeza de qe aquello que es impenetrable existe realmente y se manifiesta a través de la más alta sabiduría, de la belleza más radiante y nuestras débiles facultades sólo lo pueden comprender en su forma más primitiva, este conocimiento, este sentimiento está en el centro de la verdadera religiosidad.”
Su manera de creer se nutria por la fe en la realidad y en la razón.
Tras su largo recorrido, el científico que con sus teorías asentó las bases del uso de la energía nuclear y revolucionó el concepto del universo planteado por Newton, además de ser una figura que se comprometió con la paz y luchó por los derechos humanos. Y como consecuencia, claro está, que fue el sabio más glorificado en vida de la historia, fue nombrado con frecuencia en los periódicos, y su cara apareció en todos los carteles antimilitares y también se convirtió en el símbolo de lo judíos.
Pero Albert Einstein sí que ignoraba la fama, él hubiese preferido permanecer en el anonimato por siempre. Este místico era demasiado indiferente a la popularidad, la fama nunca fue algo que le quitara el sueño. Es más, sentía el reconocimiento excesivo como opresivo en algunos momentos.
Este sencillo científico que con un lápiz y un pedazo de papel lograba maravillas, falleció el 18 de abril de 1955, en Princenton, Estados Unidos.
Full transcript