Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

L A EDUCACIÓN TANATOLÓGICA PARA EL BIEN DE LA SALUD.

No description
by

Sergio Mantilla

on 7 October 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of L A EDUCACIÓN TANATOLÓGICA PARA EL BIEN DE LA SALUD.

• El ser humano se desarrolla en un medio social, dentro del cual construye formas de comunicación y coordinación para la acción, esto con el propósito de resolver los problemas que se le presentan, en lo individual, en lo familiar y en lo comunitario. Sin embargo, para esto requiere de un proceso educativo, ya sea informal o formal, tendiente al bienestar.
• Este bienestar que se busca no es casual o producto del azar. Por el contrario, el logro de un buen nivel de vida es producto, entre otras cosas, de una adecuada promoción social educativa, para el caso que nos ocupa. La promoción de una educación tanatológica constituye una necesidad insoslayable para el bienestar no sólo individual y familiar, sino también comunitario
• A partir de esto, consideramos que la educación para el bien morir (tanatología), forma parte de la educación integral del individuo para enfrentar también a la muerte de una forma que no impacte negativamente a su bienestar integral como ser humano. En este sentido, constituye una parte esencial de la medicina preventiva, ya que genera la conciencia del autocuidado y permite superar miedos infundados o temores que, en ausencia de una educación para la muerte, llevarían al individuo a evadir el tema y la vivencia de la muerte.
Es justamente dentro de una educación para el bien morir (tanatología), donde está el poder para fomentar la valía de la vida misma. La erostanatología tiene su definición en Tánatos, que es la pulsión de muerte, que se opone a Eros, la pulsión de vida. Los conceptos de Eros más thánatos, explica Miguel Flores (1997, s/n), son un campo fértil para la creación, considerándolos como conceptos contrapuestos que llegarán a necesitarse el uno del otro, teniendo como denominador común el sufrimiento y el temor a lo desconocido.


Viejos y nuevos paradigmas, construcción de la muerte
El hombre como humano desapareció de la historia, pasando a ser pieza de una máquina social. El hombre pasó a ser objeto. Nunca se consideró como ser integral con necesidades, problemas, aspiraciones, etcétera. Se puede ir observando que existen cambios dentro de la misma sociedad, en la cual se tiene que reconocer que presenta a nivel epistemológico una ruptura con la modernidad al admitir una realidad compleja, cambiante, incierta y turbulenta.

Los nuevos problemas sociales, generados en la Segunda Guerra Mundial, más el nuevo avance en ciencia y tecnología, unido a una concepción deshumanizada del hombre, aceleró una nueva concepción de la realidad y de la ciencia, que se ha denominado postmoderna. Se lleva a sus últimas consecuencias la teoría de sistemas y se fundamenta la realidad a partir de la complejidad y la incertidumbre, donde el caos y el orden se intercambian. A esto se le ha denominado visión holística de la realidad (Méndez, 2000:529). Por lo tanto, no debemos rezagarnos en temas complejos, como lo es la educación para el bien morir, no sólo en lo individual, sino también en lo familiar y comunitario.


la muerte, como el nacimiento, se encuentra condicionada por importantes cambios culturales. No obstante la cultura tradicional ha sabido encontrar elementos para postergar la muerte. El avance tecnológico ha producido el desplazamiento de la muerte. Dejó de hablarse de la muerte y por lo tanto se perdió la posibilidad de enfrentarla cara a cara. •
• La finalidad de la tanatología es procurar que cualquier ser humano que sufra una pérdida, se le trate con respeto, comprensión, atención y acompañamiento, y que conserve su dignidad hasta el último momento.
• La ideología de la tanatología según Isla Boris (2008:10), versa en tres puntos:
1. La muerte y el miedo a la muerte son fuente de muchos de los problemas humanos. Eliminar estos miedos es dar vida: vida a plenitud, vida llena de calidad.
2. El suicidio es un mal que se puede prevenir.
3. El amor incondicional es un ideal asequible.
• La tanatología se propone, con educación y trabajo, hacer de la agonía una actitud lo más positiva posible, destacando la importancia de minimizar el dolor, ofreciendo cariño y cuidado personal, e involucrando a la familia y a los amigos cercanos en el cuidado de la persona agónica, siendo susceptibles a los deseos y necesidades del moribundo

• La actual dinámica social se complejiza aún más, obligando a que se generen teorías, conceptos y modelos de educación que expliquen y permitan procesar esa complejidad social actual. Nos encontramos con cambios difíciles de enfrentar en lo concerniente a temas de educación y, más aún, si se trata de una educación para la muerte.

La educación para la muerte tiene ciertos objetivos que vale la pena revisar, entre ellos están ayudar a crear en las personas sistemas de creencias propios sobre la vida y la muerte, pero no es un sentido de fantasía enajenante, sino como una revelación íntima del sentido de la muerte que presupone su aceptación como algo natural. También tiene por uno de sus objetivos el preparar a la gente para asumir la muerte propia y la de las personas cercanas al individuo, enseñar a tratar humana e inteligentemente a quienes están cercanos a la muerte. Entender la dinámica de la pena desde un punto de vista muy humano, donde se acentúe la importancia de las emociones más que cualquier otro aspecto de la psicología
L A EDUCACIÓN TANATOLÓGICA PARA EL BIEN DE LA SALUD.
FRAY BORIS FERNEY JOYA ORDOÑEZ, O. CARM
FRAY HORACIO FLORES RINCÓN, O. CARM
FRAY SERGIO ANDRÉS MANTILLA, O. CARM
María Lourdes Morales Flores
. Lic. en trabajo social, profesora de la UNAM, en la escuela nacional de trabajo social y profesora de la unidad académica profesional.

María Luisa Quintero Soto
. Dra. en Ciencias Sociales. Profesora e investigadora de tiempo completo, coordinadora de investigación de estudios avanzados de la unidad académica profesional. miembro del sistema nacional de investigadores de CONACIT.

Ranulfo Pérez Garcés
. Dr. en ciencias Sociales y Política, profesor investgador de tiempo completo, adscrito al centro universitario UAEM, Amecameca.
Dentro del paradigma positivista, en lo concerniente a la salud, existen diferentes modelos, como el biologisista, el bio-médico, el salud- enfermedad y el biopsicosocial, entre otros. En el modelo bio-médico se le dio credibilidad al médico, a la farmacología, a la tecnología, a la misma enfermedad, sin ver que los sentidos también existían, así como la humanización, los valores, las emociones y los sentimientos entre otras cosas.

Un nuevo paradigma es donde el objetivo sea el sujeto, el cual es parte del fenómeno de estudio (la realidad existe porque él la ve), creando nuevas visiones como el constructivismo. Es justamente en este paradigma donde se rescata lo humano, lo espiritual, lo intangible, lo complejo de entender realidades desde lo subjetivo, desde el sentir, de involucrar los valores e ir construyendo nuevos conocimientos, esto es, captar la realidad que se presenta tal como es: totalizada, unificada, valiosa y armónica, para dar inicio a una intuición. Es captar las cosas con un amplio horizonte, sin estructuras dentro de la temática de la muerte.
Los paradigmas educativos nos han traído consecuencias, creencias y actitudes que van emergiendo dentro de las diferentes sociedades y comunidades. En la época actual, la educación ha rebasado un conocimiento meramente científico y tecnológico. Nos encontramos en una etapa compleja en la que existe una diversificación de las fuentes de acceso al conocimiento. Se ha generado la necesidad de desarrollar importantes modificaciones a los paradigmas, no sólo educativos, sino también dentro de las ciencias sociales, sin dejar de ver lo concerniente a temas del bien morir. Esto es, tener una educación en tanatología, con base en un sustento teórico y epistemológico dentro de un paradigma constructivista, humanista, holístico y de la complejidad
La tanatología, como disciplina de ayuda profesional, concibe integralmente a la persona en su ser bio-pisco-social-espiritual, para vivir en plenitud. Siendo la muerte un evento delicado de enfrentar, es necesario saber cuál ha sido la preparación tanatológica dentro del individuo, la familia y la comunidad, para poder ir entendiendo las nuevas generaciones y dar respuesta a las problemáticas actuales de frente al tercer milenio
Full transcript