Loading presentation...

Present Remotely

Send the link below via email or IM

Copy

Present to your audience

Start remote presentation

  • Invited audience members will follow you as you navigate and present
  • People invited to a presentation do not need a Prezi account
  • This link expires 10 minutes after you close the presentation
  • A maximum of 30 users can follow your presentation
  • Learn more about this feature in our knowledge base article

Do you really want to delete this prezi?

Neither you, nor the coeditors you shared it with will be able to recover it again.

DeleteCancel

Make your likes visible on Facebook?

Connect your Facebook account to Prezi and let your likes appear on your timeline.
You can change this under Settings & Account at any time.

No, thanks

ENFERMEDADES DIARREICAS AGUDAS.-

No description
by

Flor De Paz Amaya

on 30 September 2014

Comments (0)

Please log in to add your comment.

Report abuse

Transcript of ENFERMEDADES DIARREICAS AGUDAS.-

Las EDAS son causa principal de mortalidad y morbilidad en la niñez en el mundo.

En general son consecuencia de la exposición a alimentos o agua contaminados.
DEFINICIÓN
Según la OPS/OMS se considera diarrea aguda a la presencia de
deposiciones líquidas o acuosas
, generalmente en un número mayor de 3 en 24 horas, pudiendo acompañarse de fiebre o vómitos y su duración debe ser menor a 14 días.
La diarrea es una de las principales causas de malnutrición de niños < 5 años.

Las enfermedades diarreicas son la segunda mayor causa de muerte de niños < 5 años.

Son enfermedades
PREVENIBLES y TRATABLES
.

Morbilidad mundial: 1,700 millones de casos/año.

Mortalidad mundial de niños < 5 años: 760,000

Los niños malnutridos o inmunodeprimidos presentan
mayor riesgo
de enfermedades diarreicas potencialmente mortales.

MECANISMO DE TRANSMISIÓN
Ruta
: fecal- oral.
FACTORES PREDISPONENTES:
ETIOLOGÍA
INFECCIOSA
:
Principal causa de diarrea aguda
Principal etiología en la edad infantil es la
vírica
.
Prevención
Determinar:
• Signos de deshidratación.
• El tiempo que el niño/a ha tenido diarrea
• Presencia de sangre en las heces.

INTRODUCCIÓN
ETIOLOGÍA, MECANISMOS DE TRANSMISIÓN Y FACTORES PREDISPONENTES.
BASES TÉCNICAS PARA EL MANEJO DE LAS ENFERMEDADES DIARREICAS.
ENFERMEDADES DIARREICAS AGUDAS.-
Dra. Flor del Rosario De Paz Amaya
Doctora en Medicina
Especialista en Medicina Pediátrica.

En todo el mundo, 780 millones de personas carecen de acceso al agua potable, y 2,500 millones a sistemas de saneamiento apropiados.
En países en desarrollo, los niños < 3 años sufren, en promedio, 3 episodios de diarrea al año.
EL SALVADOR:
El 77% de las aguas superficiales se encuentran con algún grado de contaminación. (2005)

Según MINEC 2009 en el país, el porcentaje de población sin acceso a una fuente mejorada de agua (conexión a cañería, pozo, pila o chorro público) fue 8.5%.

90% de los hogares del área urbana cuentan con agua por cañería, el 3.9% se abastece con agua de pozo, el 5.9% por otros medios.

En el área rural solo el 56% de los hogares cuenta con servicio de agua por cañería, mientras que el 18.3% se abastece con agua de pozo y el 25.2% lo hace mediante otros medios
La diarrea causada por infecciones es frecuente en países en desarrollo.
Vigilancia Centinela de Rotavirus
La positividad acumulada del año es de
10%
(114/1,081), lo cual es menor que la positividad acumulada que se observó en el año 2013 (24% positividad, 416/1,696).
El Salvador:
Enfermedad Diarreica Aguda
El promedio semanal de enfermedad diarreica aguda es de 7,785 casos.

Comparando casos acumulados de enfermedad diarreica aguda a la semana 29 de 2014 (225,779) con el mismo período de 2013 (265,522), se evidencia una
reducción de 17.6%
(39,743 casos).

Las mayores tasas acumuladas por departamento se evidencian en
San Salvador
5,000,
La Libertad
3,875 y
San Vicente
3,333 por 100,000 habitantes.

Del total de egresos por diarrea, el 51.6% se presenta en el sexo masculino, y en cuanto a grupos de edad los más afectados son los menores de 5 años (73.3%).
Clasificación:
Tiempo de duración
:
Diarrea aguda: <14 días
Diarrea persistente: > 14 días
Diarrea crónica: >30 días
Tipos clínicos
:
Diarrea acuosa
Diarrea sanguinolenta aguda (disentería)
Diarrea persistente.
Diarrea con desnutrición grave.
Diarrea acuosa aguda:
Se manifiesta por la pérdida diaria de 3 o más evacuaciones intestinales liquidas o semilíquidas sin sangre visible, que pueden acompañarse de vómitos, fiebre baja, disminución del apetito e irritabilidad, el cuadro se inicia agudamente y tarda menos de 14 días.

El principal peligro es la
deshidratación
;

Produce pérdida de peso si no se prosigue la alimentación.

Cada agente etiológico de enfermedad diarreica puede causar este cuadro clínico.

La mayoría de los pacientes con diarrea líquida aguda se recupera en pocos días, con el uso de la
terapia de rehidratación oral (TRO)
, sin el uso de antiespasmódicos, medicamentos antidiarreicos, ni antimicrobianos (salvo en los casos de cólera).

Diarrea sanguinolenta aguda (disentería)
Los principales peligros son:
Daño a la mucosa intestinal,
Septicemia y
La desnutrición;
También pueden presentarse otras complicaciones como la deshidratación.
Diarrea persistente:
14 días o más,
Principales peligros:
Desnutrición
Infecciones extraintestinales graves
También puede producirse deshidratación.
Diarrea con desnutrición grave:
Principales peligros:
Infección diseminada grave,
Deshidratación,
Insuficiencia cardíaca,
Carencias vitamínicas y minerales
Mecanismos de producción
:
Secretora
Osmótica
AIEPI:
Por la deshidratación:
Diarrea con deshidratación grave
Diarrea con deshidratación
Diarrea sin deshidratación
Por el tiempo de duración:
Diarrea persistente grave
Diarrea persistente
Presencia de sangre en las heces:
Disentería
Enteropatógenos importantes
:
Rotavirus
Shiguella
Campylobacter jejuni
Vibrio cholerae (Cólera)
Parásitos intestinales
Otras causas de diarrea:
Alergia alimentaria:
Proteinas de la leche de vaca
Proteínas de soya.
Transtornos absorción/digestión:
Déficit de lactasa
Déficit de sacarasa- isomaltasa
Cuadros quirúrgicos:
Apendicitis aguda
Invaginación
Ingesta de fármacos:
Laxantes
Antibioticos
Intoxicación con metales pesados:
Cobre, zinc
ROTAVIRUS
Es la causa
más importante
de diarrea grave potencialmente mortal en niños/as < 2 años en todo el mundo.

4 serotipos de Rotavirus humano; la infección con un serotipo produce un nivel alto de inmunidad contra el mismo serotipo, y protección parcial contra los otros serotipos.

Casi todos los niños se infectan por lo menos 1 vez antes de los 2 años de edad y son comunes las infecciones repetidas.

Usualmente solo la primera infección con rotavirus causa enfermedad importante.

Alrededor de 1/3 de los niños menores de 2 años de edad sufren un episodio de diarrea causada por rotavirus.

Se transmite probablemente persona a persona por vía ano-mano-boca. No se ha confirmado la transmisión por la vía aérea.
SHIGUELLA
Es la causa más importante de disentería encontrándose en alrededor de 60% de todos los episodios y en prácticamente todos los episodios graves de este cuadro clínico de diarrea.
CAMPYLOBACTER JEJUNI:
Causa diarrea principalmente en niños/as menores de 1 año en los países en desarrollo, también infecta a los animales, especialmente pollos y perros, y se disemina por contacto con sus heces o al consumir alimentos, leche o agua contaminados.
VIBRIO CHOLERAE (CÓLERA)
Debe sospecharse en niños > 5 años o un adulto con deshidratación grave provocada por una diarrea aguda acuosa (generalmente con vómitos), o cuando un Px > de 2 años que tiene diarrea aguda acuosa y se sabe que hay cólera en la región.
PARÁSITOS INTESTINALES:
El parasitismo intestinal tiene varios efectos dañinos sobre la salud humana, entre estos están:
1. Puede ocasionar dolor abdominal, diarrea y vómitos
ocasionales, a veces, expulsión de parásitos y otros síntomas digestivos variados.
2. Pueden producir anemia, que en muchos casos es severa.
3. Los parásitos compiten con el niño/a por los nutrientes.
Las formas masivas de parasitismo detienen el crecimiento y llevan a una desnutrición más severa en niño/as y embarazadas.
4. También el parasitismo intestinal puede ocasionar
irritabilidad, falta de atención y alteración en el sueño.

Entre los factores de riesgo que favorecen el parasitismo intestinal están:
 La carencia de agua potable
 Pisos de tierra
 Deficiente disposición de excretas humanas y basura.
 Inadecuados hábitos de higiene.

Entre las medidas que contribuyen a controlar los brotes de EDA por Rotavirus se encuentran:
La notificación inmediata,
La planificación de los recursos sanitarios,
El estudio detallado de los factores de riesgo que contribuyen a su aparición,
La información de las cepas circulantes y
La evaluación de la efectividad vacunal.

La morbilidad por Rotavirus puede presentarse en cualquier región del mundo, cerca de 82% de las muertes ocurren en países con bajo ingreso per cápita, mayor prevalencia de desnutrición y pobre acceso a los sistemas de salud.

El cólera se diferencia por 3 características:
-
Se produce en grandes epidemias que afectan tanto a niños como a adultos;
- Puede producirse diarrea líquida profusa, que conduce rápidamente a la deshidratación grave con choque hipovolémico;
- En los casos con deshidratación grave, los antibióticos adecuados pueden acortar la duración de la enfermedad.

La vigilancia epidemiológica del cólera está enmarcada en el Código de Salud del país y en el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) como una enfermedad de
notificación obligatoria e inmediata (primeras 24 horas)

debido a que se considera un evento con repercusión de salud pública grave que se pueden propagar internacionalmente con rapidez.
El Ministerio de Salud Pública en coordinación con las instituciones representadas en la Comisión Intersectorial de Salud (CISALUD) ha elaborado los lineamientos para el abordaje del Cólera basando su accionar en 5 ejes:
1. Participación social,
2. Intersectorialidad y trabajo interinstitucional,
3. Salud Ambiental,
4. Promoción, prevención y comunicación social,
5. Servicios de salud y atención médica,
6. Vigilancia epidemiológica;

El 80% de las personas presentan síntomas de leves a moderados y un 20% padece deshidratación grave. Si no se da tratamiento, esta puede ocasionar la muerte.

Afecta a niños y adultos y puede ser mortal en cuestión de horas. Tiene un periodo de incubación corto, que fluctúa entre dos horas y cinco días.

El ser humano es el único reservorio de
Vibrio cholerae
siendo el agua el principal vehículo de transmisión, así como alimentos preparados y manipulados inadecuadamente o sin desinfección adecuada. Así mismo se incrementa el riesgo por el saneamiento ambiental deficiente.

Factores del hospedero asociados a la mayor incidencia, gravedad o duración de la diarrea.
 No alimentar a los niños/as idealmente hasta 2 años con leche materna hasta por lo menos un año de vida.

 Desnutrición.

 Sarampión.

 Inmunodeficiencia o inmunosupresión.

 Edad, la mayoría de los episodios diarreicos ocurren durante los 2 primeros años de vida. La incidencia es mayor en niños de 6- 11 meses de edad, cuando a menudo ocurre el destete.

Comportamientos específicos de las personas que contribuyen a la propagación de los enteropatógenos y aumenta el riesgo de diarrea:
 Falta de lactancia materna exclusiva durante los primeros 4-6 meses de vida.

 Usar biberones para alimentar a los niños.

 Guardar alimentos a temperatura ambiente.

 Beber agua contaminada con bacterias fecales.

 No lavarse las manos después de defecar, después de desechar las heces de los niños/as o de limpiar los pañales, y antes de preparar o servir alimentos.

 No desechar higiénicamente las heces (incluyendo las de los lactantes).

DESHIDRATACIÓN.
La diarrea aumenta la pérdida de agua y electrólitos por las heces líquidas.

Se produce cuando las pérdidas no se reemplazan adecuadamente y aparece un déficit HE.

En las primeras etapas de la deshidratación, no se produce ningún signo ni síntoma.

A medida que aumenta la deshidratación aparecen los s/s: sed, inquietud o irritabilidad, disminución de la turgencia de la piel, hundimiento de los ojos y hundimiento de la fontanela (en los lactantes).

En la deshidratación grave estos signos se hacen más pronunciados y el paciente puede presentar muestras de choque hipovolémico, como por ejemplo disminución de la conciencia, anuria, extremidades húmedas y frías, pulso rápido y débil presión arterial baja o indetectable y cianosis periférica. La muerte se produce enseguida si no se rehidrata rápidamente.

Evaluación del niño/a con diarrea.
Anamnesis:
Examen físico:
Estado general
Ojos
Puede beber?
Turgencia cutánea
Interrogar sobre los puntos siguientes:

Presencia de sangre en las heces;
Duración de la diarrea;
Número de heces líquidas por día;
Número de vómitos;
Presencia de fiebre, tos u otros problemas importantes (por ejemplo, convulsiones, sarampión reciente);
Prácticas de alimentación antes de la enfermedad;
Tipo y cantidad de líquidos (incluida la leche materna) y alimentos tomados durante la enfermedad;
Medicamentos u otros remedios administrados;
Vacunas administradas.

Comprobar si hay signos que indiquen otros problemas importantes.

. El tratamiento de los distintos tipos de diarrea consiste en prevenir o tratar los peligros principales que presente cada uno.
REHIDRATACIÓN
DESNUTRICIÓN
Durante la diarrea es frecuente que el reducido consumo de alimentos, la disminución de la absorción de los nutrientes y el aumento de sus necesidades diarias se combinen para producir una pérdida de peso y un retraso en el crecimiento: el estado de nutrición del niño empeora y la posible desnutrición precedente se agrava.

A su vez, la desnutrición contribuye a que la diarrea se haga más grave, prolongada y potencialmente más frecuente en los niños desnutridos.

Este círculo vicioso puede romperse:
- si se siguen dando alimentos ricos en nutrientes durante y después de la diarrea;
- si se proporciona una alimentación nutritiva, apropiada para la edad del niño, cuando el niño está sano.

Siguiendo estos pasos se puede prevenir la desnutrición y el riesgo de muerte en un futuro episodio de diarrea se reduce en gran medida.

Plan A: Tratamiento en el hogar para prevenir la deshidratación y la desnutrición.
1.
Darle más líquidos después de cada evacuación.
Seguros: evitar bebidas con alto contenido de azúcar.
Fáciles de preparar.
Aceptables.
Eficaces: deben ser líquidos que ayuden a evitar las complicaciones de la diarrea.

2.
Continuar dándole pecho y alimentación según su edad.

3.
No automedicar.

4.
Cuando regresar inmediatamente al establecimiento de salud.


Plan B: Tratamiento de rehidratación oral para niños/as con algun grado de deshidratación.
Plan C: TRATAMIENTO DE LOS PACIENTES CON DESHIDRATACIÓN GRAVE.
El tratamiento que se prefiere para los niños/as con deshidratación grave es la rehidratación rápida por vía intravenosa, siguiendo el plan C. Cuando sea posible, se ingresará al niño/a en un hospital.
Los objetivos del tratamiento de la diarrea aguda (sin sangre) son:
Prevenir la deshidratación, si no hay ningún signo de deshidratación;

Tratar la deshidratación, cuando está presente;

Prevenir el daño nutricional, mediante la alimentación del niño durante y después de la diarrea; y

Reducir la duración y gravedad de la diarrea y la aparición de episodios futuros, mediante la administración de suplementos de zinc.

Líquidos que normalmente contienen sal:
Soluciones de SRO;
Bebidas saladas (Ej.: agua de arroz salada o yogur al que se le ha añadido sal);
Sopas de verduras y hortalizas o de pollo con sal.

Líquidos que no contienen sal:
Agua simple;
Agua en la que se han cocido cereales (Ej.: agua de arroz sin sal);
Bebidas a base de yogur, sin sal;
Agua de coco;
Té ligero (no endulzado);
Jugos de fruta fresca no endulzados.

Líquidos inadecuados:
bebidas endulzadas con azúcar, que puede causar diarrea osmótica. Ej.: Bebidas gaseosas comerciales; Jugos de frutas comerciales; Té endulzado.
Otros líquidos que también se deben evitar por su efecto estimulante, diurético o purgante son: café, algunos tipos de té o infusiones medicinales.


Siempre debe administrarse líquido al niño/a después de cada evacuación diarreica, como mínimo debe administrarse:
Al niño/a menor de 1 año: 50 a 100 ml en cada toma.
Al niño/a mayor de 1 año: 100 a 200 ml en cada toma.

Recordando siempre que si el niño/a quiere recibir más, debe dársele.

No debe interrumpirse la alimentación habitual del lactante durante la diarrea y, una vez finalizada esta, debe aumentarse.

Nunca debe retirarse la alimentación y no deben diluirse los alimentos que el niño toma normalmente.

Siempre se debe continuar la lactancia materna.
Educar a la madre o cuidador sobre los peligros de la automedicación y las etnopracticas.

Recordar que la selección del antibiótico eficaz requiere personal calificado para ello.

El uso de antibióticos aumenta el costo del tratamiento, el riesgo de reacciones adversas y la aparición de bacterias resistentes.

Los medicamentos “antidiarreicos” y antieméticos no tienen ningún beneficio práctico para los niños con diarrea aguda o persistente. No previenen la deshidratación ni mejoran el estado nutritivo, que deben ser los objetivos principales del tratamiento. Algunos tienen efectos colaterales peligrosos e incluso pueden ser mortales. Estos medicamentos nunca deben administrarse a niños menores de 5 años.

Cuando regresar inmediatamente al establecimiento de salud.
• Si presenta signos de peligro de la deshidratación,
• Comienzan deposiciones líquidas con mucha frecuencia;
• Vomita repetidamente;
• Tiene mucha sed;
• No come ni bebe normalmente;
• Tiene fiebre;
• Hay sangre en las heces;
• En niño no experimenta mejoría al tercer día.

Administrar suplementos de zinc al niño/a todos los días durante 10 a 14 días.
Disminuye gravedad y duración de la diarrea en niños < 5 años.

Reduce la incidencia de la diarrea durante los 2 o 3 meses posteriores al tratamiento.

Se recomienda administrar zinc (10 a 20 mg/día) durante 10 a 14 días a todos los niños con diarrea.

Las causas más corrientes de ineficacia o fracaso de la rehidratación oral son:

 Las pérdidas rápidas y continuas en las heces (más de 15 a 20 ml/kg por hora).

 La ingestión insuficiente de solución de SRO debido a la fatiga o a la letargia.

 Los vómitos frecuentes e intensos.

Lactancia materna:
Exclusiva 6 primeros meses de vida

Menos probabilidad de padecer o morir por diarrea.

Protege frente el riesgo de alergia en la niñez, favorece el espaciamiento de los nacimientos y protege de otras infecciones (por ejemplo, la neumonía).

Continuarse hasta los 2 años como mínimo.

Explicar con lenguaje sencillo las ventajas de la leche materna.

SEN dar instrucciones sobre la preparación higiénica de la leche maternizada.
Mejores prácticas de alimentación:
Ablactación a los 6 meses.

Las buenas prácticas de alimentación implican la selección de alimentos nutritivos y el uso de prácticas higiénicas cuando se los prepara.

Para alentar la lactancia materna exclusiva y favorecer las prácticas de alimentación adecuadas, el personal sanitario debe estar instruido en el uso regular de las curvas de crecimiento para controlar el peso de los niños. Antes de que un niño con diarrea salga de un establecimiento de salud, se lo debe pesar y anotar el peso en su curva de crecimiento.
Abastecimiento de agua:
Potabilización y purificación del agua de consumo doméstico:
Ebullición o hervido del agua
:
Es el método más usado y la práctica más difundida en el mundo. Es un método muy efectivo para purificar pequeñas cantidades de agua que se requieren para consumir en el mismo día. Sin embargo, si no se realiza correctamente se corre el peligro de consumir agua contaminada impura, creyendo que es pura.
Sometiendo a ebullición el agua a temperatura de 100°C durante 10 minutos, se logra matar a todos los microorganismos, bacterias, virus y parásitos, agentes causantes de las diarreas, tifoidea y cólera.

Purificación con puriagua:

Se obtiene a partir de sal industrial limpia. El tapón de recipiente sirve para medir la cantidad de puriagua que se va a utilizar.
Se obtienen grados de purificación del 100%, siempre y cuando se sigan las recomendaciones dadas. La solución de puriagua puede durar efectiva hasta por 20 días.

Lavado de manos
Todos los microorganismos patógenos que causan diarrea pueden propagarse por las manos contaminadas con materia fecal.

El riesgo de diarrea se reduce considerablemente cuando los miembros de la familia se lavan las manos regularmente.

Lavarse las manos muy bien después de defecar, después de limpiar a un niño que ha defecado, después de eliminar las heces del niño, antes de manipular los alimentos y antes de comer.
Inocuidad de los alimentos
Mensajes clave en cuanto a la preparación y consumo de los alimentos:
• no comer los alimentos crudos, excepto frutas, verduras y hortalizas enteras que se hayan lavado, pelado y comido inmediatamente;

• lavarse las manos muy bien con jabón después de defecar y antes de manipular o comer alimentos;

• cocer los alimentos hasta que el calor llegue al interior;

• comer los alimentos cuando aún están calientes o recalentarlos bien antes de comer;

• lavar y secar completamente todos los utensilios de cocinar y servir después de usados;

• mantener los alimentos cocinados y los utensilios limpios separados de los alimentos no cocinados y los utensilios potencialmente contaminados;

• proteger los alimentos de las moscas.

Uso de letrinas y eliminación higiénica de las heces
La materia fecal puede contaminar el agua donde juegan los niños, donde las madres lavan ropa y donde recogen agua para uso doméstico.

Cada familia debe tener acceso a una letrina limpia y que funcione. Si no es el caso, la familia debe defecar en un lugar determinado y enterrar las heces de inmediato.

Vacunación contra el sarampión y rotavirus.
La vacuna contra el sarampión puede disminuir sustancialmente la incidencia y gravedad de las enfermedades diarreicas.

La vacunación contra el Rotavirus ha demostrado ser una estrategia de salud pública que, cuando es parte de un programa estructurado de aplicación, no solo reduce la mortalidad sino también los casos de enfermedad grave por este virus.

Todos los niños deben vacunarse contra el rotavirus y sarampión a la edad recomendada.

Medidas que interrumpen la transmisión de enteropatógenos:
Alimentar exclusivamente con leche materna a los niños menores de 4-6 meses;

Evitar el uso de biberones;

Mejorar las practicas relacionadas con la preparación y almacenamiento de alimentos del destete, para minimizar la contaminación y el crecimiento bacteriano;

Usar agua limpia para beber y para la higiene personal;

Lavarse las manos después de defecar o desechar las heces de niños menores, antes de preparar los alimentos y antes de comer;

Desechar adecuadamente las heces fecales, incluyendo las de los niños de menor edad.


Medidas que aumentan las defensas del hospedero:
Continuar con la lactancia materna hasta los 2 años de edad;

Fortalecer el estado nutricional, mejorando el valor nutricional de los alimentos del destete y aumentando la ingesta alimentaria de los niños/as;

Inmunizar contra el sarampión y rotavirus.

ERRORES FRECUENTES EN EL MANEJO DE LAS EDAS.
Deficiente comunicación entre el personal de salud, y no capacitar a la madre para reconocer signos de alarma por EDA.

No identificar los factores de mal pronóstico

No utilizar la prescripción de terapia de hidratación oral (sólo se indica en 32 a 35% de los casos)

Prescribir medicamentos injustificadamente (el 70 a 82% de los casos reciben antibióticos)

Prescribir ayuno o dietas restrictivas (entre el 28 a 43% de los casos)

Usar en forma injustificada y prolongada las venoclisis.

No trasladar al hospital los casos complicados.

Diarrea secretora:
Ocurre cuando un proceso secretor fisiológico de electrólitos experimenta una estimulación patológica.

Existe un aumento neto de los electrolitos luminales y se produce aumento de agua.

Las deposiciones tienden a ser acuosas y de gran volumen.

Persiste a pesar de la supresión de la ingesta oral.
Diarrea osmótica.
Una sustancia poco absorbible osmóticamente activa y su presencia en la luz intestinal crean un gradiente osmótico que potencia el movimiento de agua hacia la luz.

Aumenta la pérdida de electrolitos, a través del arrastre por solvente y que tienden a no reabsorberse por los gradientes desfavorables.

Cualquier soluto osmóticamente activo puede producir diarrea en las personas normales si se administran cantiades suficientemente grandes para sobrepasar la capacidad de absorción intestinal.
Full transcript